Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2016

La urgente y necesaria movilizacin para salvar la escasa democracia que tenemos

Vicen Navarro
Pblico.es


Estamos viendo la masiva movilizacin del establishment poltico-meditico del pas (detrs de la cual est el establishment financiero y econmico) con el objetivo de asegurarse que el gobierno PP, liderado por el Sr. Rajoy, contine gobernando en Espaa, impidiendo as que haya un gobierno progresista que pueda sustituirlo. Parte de esta movilizacin es promover la imagen, a travs de prcticamente todos los mayores medios de informacin, de que Rajoy ha ganado las elecciones y, por lo tanto, sera antidemocrtico negarle la investidura. Algunas voces poderosas dentro del PSOE estn aadiendo su voz a este coro meditico, utilizando tambin este argumento, alentando a la direccin de su partido el PSOE- a que no obstaculice que el Sr. Rajoy pase de ser presidente en funciones a presidente con plenas responsabilidades para asumir tal cargo.

Detrs de este argumento hay otro objetivo, menos explcito, pero igual de claro: el de evitar por todos los medios posibles que Unidos Podemos pueda alcanzar una alianza con el PSOE que, aun cuando facilitara la investidura del dirigente socialista Pedro Snchez como presidente, tendra el riesgo de que pudiera significar la entrada de Unidos Podemos en el gobierno, lo cual es totalmente inaceptable. Los seis meses de campaa mostraron claramente que, para el establishment poltico y meditico, el enemigo nmero uno del pas es Unidos Podemos, identificando pas con sus intereses particulares, que sienten que estn amenazados por tal formacin poltica.

Y en su campaa anti Unidos Podemos, tales voces dentro de PSOE, incluyendo su direccin, han enfatizado que Podemos es el partido responsable de que Pedro Snchez no haya sustituido a Rajoy como presidente, al haberse opuesto a la alianza PSOE-Ciudadanos-Podemos, presentando tal alianza como la nica alternativa que haba para la investidura del candidato socialista. Este mensaje se ha ido transmitiendo machaconamente por tierra, mar y aire, con la activa colaboracin de los mayores medios de informacin, en contra de Podemos entonces, y en contra de Unidos Podemos ahora. Y ha calado entre personas que votaron a Podemos en 2015, las cuales aceptaron el mensaje promovido por la direccin del PSOE de que Podemos haba sido el responsable de mantener a Rajoy en el poder, tal como seal en mi ltimo artculo El comportamiento antidemocrtico del Estado y de los mayores medios y sus consecuencias en las elecciones, Pblico, 05.07.16.

La gran falsedad de las voces conservadoras dentro del PSOE

Es fcil de ver que tal acusacin es falsa. Siempre hubo otra alternativa que hubiera permitido investir a Pedro Snchez como presidente de un gobierno de coalicin, con mayora de izquierdas, y con el apoyo del PNV. Sumando 90 escaos del PSOE con 71 de Podemos, sus aliados e IU, y los 6 del PNV, da un nmero de 167, superior al nmero que daba la suma del PP con Ciudadanos, 163. En la segunda votacin es ms que probable que los partidos nacionalistas ERC, CDC y Bildu no hubieran votado en contra de la coalicin del PSOE, Podemos y sus confluencias, IU y PNV, permitiendo as la formacin de un gobierno con mayora de izquierdas que hubiera podido revertir el gran nmero de polticas reaccionarias que han hecho un gran dao al bienestar de las clases populares y que, debido a su intolerancia hacia la aceptacin de la plurinacionalidad, han activado las tensiones entre los distintos pueblos y naciones de Espaa, incluyendo el crecimiento del independentismo. El dilogo del gobierno central con las fuerzas que se han convertido al independentismo recientemente (como consecuencia de la intolerancia primordialmente del PP) es esencial para que se resuelva el mal llamado problema cataln. Y digo mal llamado porque es bsicamente un problema grave espaol, creado primordialmente por el Estado espaol, exacerbado cuando ha gobernado el PP. Debido al gran antagonismo de ERC y CDC con el PP, tales fuerzas nunca habran votado por la investidura de Rajoy y se habran abstenido en la investidura de Pedro Snchez. De ah que la alianza del PSOE, Podemos y sus confluencias, IU y PNV hubiera permitido la investidura de Pedro Snchez.

Las voces conservadoras del PSOE se opusieron, pues bsicamente no queran aliarse con Podemos, utilizando el eterno argumento de defender la unidad de Espaa (que nadie estaba amenazando en la coalicin PSOE-Podemos-PNV) como justificacin para no considerar dicha alternativa. El manoseado argumento de que no queran depender del voto de los independentistas (que nadie peda, pues no se peda el voto a tales fuerzas, sino su abstencin) queda desacreditado, pues el PSOE ha colaborado con tales fuerzas aprobando conjuntamente muchas leyes en las Cortes. Es ms, en Catalunya el PSC gobern en coalicin con ERC, siendo tal partido un componente leal del programa del tripartito (el mejor gobierno que ha tenido Catalunya), que no inclua ningn paso hacia la secesin de Catalunya de Espaa.

Qu pas en la fallida alianza PSOE-Ciudadanos-Podemos?

Igualmente falsa es la acusacin de que Podemos hizo fracasar el proyecto de alianza PSOE-Ciudadanos-Podemos. En esta acusacin se manipula la informacin, pues no fue una propuesta de alianza tripartita, sino una alianza (en realidad, ms que alianza, fue incluso un pacto) entre el PSOE y Ciudadanos a la cual, una vez ya se haba firmado el pacto, se invit a Podemos a aadirse, en una situacin subalterna, pues el pacto PSOE-Ciudadanos era el punto de referencia. Es imposible que la direccin del PSOE no fuera consciente de que la manera como estaba diseando el proyecto destinaba a este al fracaso, fracaso que muchas voces en el PSOE deseaban.

Podra haberse hecho un pacto PSOE-Podemos, y entonces invitar a Ciudadanos a sumarse. En caso de que este no se hubiera sumado, hubiera aparecido este, Ciudadanos, como el responsable de mantener a Rajoy en el gobierno. Pero esto no era lo que los conservadores en el PSOE deseaban, pues lo que queran era utilizar el pacto con Ciudadanos para mostrar que era Podemos el responsable del fracaso. Su objetivo era destruir a Podemos, al cual la direccin del PSOE continu presentando como el adversario (cuando no el enemigo principal).

Pero de todas las falsedades, ahora la mayor es que Rajoy gan las elecciones

Las mismas voces conservadoras del PSOE ahora acentan que debe reconocerse que Rajoy gan las elecciones de junio. Pero ello no es cierto. Rajoy no gan las elecciones. Unas elecciones a un parlamento no son una liga de ftbol. En un sistema pluripartidista gana el que consigue ms votos y escaos para que pueda formar gobierno, no el partido minoritario que consigue ms votos. Es profundamente antidemocrtico asumir que el partido minoritario que consigui ms votos es el ganador. Es un insulto a la mayora del electorado que no vot a Rajoy (15.257.732 personas, que votaron a los otros partidos con representacin en el Congreso) decir que este gan y/o que los representa (con solo 7.906.185 de votos). Solo en una cultura democrtica de tan baja calidad como la espaola (incluyendo la catalana) se puede presentar en base a estos datos que Rajoy gan las elecciones. En realidad, tenemos ya evidencia de que la gran mayora del electorado y de los espaoles no desean que Rajoy (la derecha dura con ribetes franquistas) contine de presidente. As lo han indicado no solo Pedro Snchez y Pablo Iglesias, sino tambin Albert Rivera (que lo repiti machaconamente durante las elecciones) y los dirigentes de casi todos los otros partidos (PNV, ERC, CDC y Bildu). No puede ser, pues, que salga escogido presidente de Espaa el que todos los dems no desean.

Este deseo generalizado en contra de Rajoy y su partido se debe a que la gente tiene memoria histrica y sabe qu es y lo que representa el PP, fundado por ministros de la dictadura, siendo hoy uno de los partidos ms corruptos, ms antidemocrticos y ms reaccionarios que existen en la UE, continuador y sostenedor de la cultura franquista todava extendida a lo largo de amplias reas del territorio espaol. La gran mayora de partidos polticos en las Cortes (excepto Ciudadanos) participaron en la lucha antidictatorial y se consideran antifranquistas. El PP nunca rompi con los lazos que le unen a sus fundadores, prximos, cuando no ligados, al anterior rgimen. Es percibido como la ultraderecha dura, antidemocrtica y corrupta, por la mayora de fuerzas democrticas enraizadas en las formaciones que participaron en contra de la dictadura.

De ah que se necesite una alianza de todas las fuerzas democrticas frente a los herederos de la dictadura. El hecho de que el Presidente Rajoy no haya condenado el comportamiento fascista del Ministro del Interior, el cual ha sido apoyado por el PP, adems de mostrar su complacencia con la corrupcin masiva en su partido, es indicador de su carcter antidemocrtico. De ah que, tal como hicieron en el ao 1936, las fuerzas democrticas deben aliarse frente a la continuidad en el poder de los herederos del franquismo, bajo el mismo lema que utilizaron sus antecesores de No pasarn. Naturalmente que Ciudadanos, Podemos, En Com Podem, En Marea, Comproms y otros partidos son partidos nuevos. Pero algunos estn enraizados en fuerzas progresistas. Y otros han mostrado a lo largo de su corta vida un comportamiento democrtico que se ha distinguido del del PP.

Hay todava alternativas

Hay que sealar, tal como ocurri en 2015, que hoy contina habiendo alternativas al gobierno Rajoy, si pudiera establecerse una alianza de todas las fuerzas democrticas para evitar su permanencia en el poder. Los votos al PSOE y Unidos Podemos (10.474.443) suman ms que los votos al PP (7.906.185). Y los escaos de PSOE-Unidos Podemos (156) suman ms que los escaos del PP (137). Faltara que Ciudadanos (que ha dicho repetidamente en la campaa electoral que nunca votara o facilitara la investidura de Rajoy) votara en contra de Rajoy y a favor de Pedro Snchez, o se abstuviera en la investidura de este ltimo para que Pedro Snchez sustituyera a Rajoy. Es ms, Unidos Podemos podra apoyar la investidura de Pedro Snchez en base a una alianza, tomando como punto de referencia el programa electoral del PSOE, sobre el cual trabajar un acuerdo. Para ello se necesitara que el PSOE dejara de considerar a Unidos Podemos como el adversario (casi el enemigo), vindolo como un partido clave para poder proteger los logros alcanzados en las reas sociales, e incluso expandirlos, impidiendo su retroceso. Y el otro requerimiento sera que Ciudadanos cumpliera sus promesas y que, por lo tanto, adems de no votar a Rajoy permitiera que Pedro Snchez gobernara, abstenindose. Ciudadanos es, despus de todo, el partido que ha perdido ms escaos. En el caso de que este partido votara en contra de Pedro Snchez, quedara claro que es Ciudadanos el responsable de la permanencia de Rajoy en el gobierno.

Otra alternativa sera que la coalicin PSOE-Unidos Podemos fuera apoyada por el PNV y ERC (170), que s sumaran ms escaos que la suma PP + Ciudadanos (169). Ello facilitara la resolucin no solo del tema social, sino del tema nacional, abriendo un muy necesario dilogo con las fuerzas nacionalistas.

Son tales alianzas posibles?

La respuesta de la direccin el PSOE a cada una de estas alternativas sera el test de si PSOE quiere o no gobernar en coalicin o en alianza con Unidos Podemos. Soy escptico en cuanto a que el PSOE aceptara ninguna de estas alternativas, permitiendo al final la permanencia del PP. Pero si renuncian a cualquiera de las alternativas, estar claro que, en 2016, tal como ya ocurri en 2015, habr sido el PSOE y no Podemos el responsable de la permanencia de Rajoy. Esta es la nica manera de probar que no es Unidos Podemos, sino el PSOE, el responsable de que contine gobernando Rajoy.

Si dice no a cada una de estas alternativas, es este partido el que claramente no quiere ninguna relacin con Unidos Podemos, incluso a costa de mantener a Rajoy en el poder. Termino invitando a los dirigentes del PSOE a que consideren las consecuencias de su comportamiento. La clase trabajadora y las clases populares de Espaa no pueden aguantar ms el enorme dolor que estn causando las polticas impuestas al pueblo espaol por el PP. El PSOE, el heredero de millones de personas, incluidos mis padres, que lucharon para defender el gobierno democrtico de unidad popular durante la Segunda Repblica para conseguir una Espaa justa, democrtica y plurinacional, no puede por activa o por pasiva hacer posible que contine en el poder el heredero de aquellas fuerzas que impidieron la obtencin de aquel objetivo. Y otra consecuencia que deberan considerar es que el triunfo de Rajoy ser la agudizacin de lo que se llama el problema cataln, que es, en realidad, el problema espaol, que ser enorme si sigue gobernando el PP. No hay duda de que la eleccin de Rajoy, heredero de las derechas que ganaron la Guerra Civil y establecieron la dictadura contra los rojos y separatistas, agudizar los problemas mal llamados territoriales. Y es ms que seguro que el porcentaje de la poblacin catalana que desea separarse de Espaa (hoy el 48%) llegara a ser la mayora. Los que estn pidiendo dentro del PSOE que no se dificulte que Rajoy gobierne sern responsables de todo ello.

Vicen Navarro. Autor del libro Ataque a la democracia y al bienestar (Anagrama, 2015)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter