Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2016

Retroceso regional desde el Mercosur
La integracin amenazada

Basem Tajeldine y Laila Tajeldine
Rebelin


La victoria electoral del Comandante Hugo Chvez en 1998, de Luis Ignacio Lula Da Silva en 2002, de Nestor Kirchner en 2003, de Evo Morales en 2005 y de Rafael Correa en 2007 abrieron los caminos hacia la creacin de nuevos espacios de integracin regional, esta vez, basado la cooperacin y la solidaridad mutua, bajo criterios NO puramente mercantiles y de respeto a las asimtricas econmicas. La visin de aquellos gobernantes visionarios era de allanar los caminos con miras a la unin de nuestros pases.

El eje conformado entre los gobiernos revolucionarios y progresistas (Venezuela, Brasil y Argentina, Bolivia y Ecuador) logr enterrar durante la Cumbre de las Amricas celebrada en 2005 en Mar de Plata, Argentina, al ms ambiciosos y lesivo proyecto estadounidense que pretenda socavar las soberanas de todos los pases de la regin y someterlos a los intereses de sus transnacionales: El rea de Libre Comercio para las Amricas, mejor conocido como el ALCA.

La prioridad de los gobiernos progresistas y revolucionarios liderizados por Venezuela, Brasil y Argentina pas a ser la integracin regional y el intercambio Sur-Sur. Estos constituyeron un bloque opuesto de forma frontal al ALCA y los Tratados de Libre Comercio (TLC) bilaterales (o por separado) que desarrollaron Estados Unidos y Europa con pases como Per, Chile, Colombia y Mxico.

En el caso del Mercado Comn del Sur (MERCOSUR) que haba nacido en 1991 y adoptado polticas econmicas influenciadas por las tesis neoliberales, lo cual le trajo serios problemas, con la llegada al poder de los gobiernos progresistas y revolucionarios, este organismo subregional logr colocar "los caballos de la poltica y al ser humano por delante de las carretas econmicas"[1]. Sin embargo, la respuesta del hegemon que vio perder a su histrico "patio trasero" no tard en llegar.

Para hacer frente a las nuevas realidades de la regin, Estados Unidos promovi junto a sus pases satlites-vasallos un conjunto de polticas destinadas a socavar al bloque suramericano. Por lo que se constituy la Alianza del Pacfico con Estados Unidos para hacer frente al MERCOSUR. En el campo diplomtico y las relaciones multilaterales, estos pases presionaron por darle mayor peso a la Organizacin de Estados Americanos (OEA) con el propsito de hacer frente a la Unin de Naciones Suramericanas (UNASUR) fundada en 2008 y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC) creada en 2010, al tiempo que era reactivado el Comando Sur de EE.UU. y la 4ta Flota estadounidense en 2008 encargada de "velar por la seguridad del hemisferio y los intereses nacionales de Estados Unidos" y poner en marcha un nuevo Plan Condor 2.0, esta vez, por medio de acciones encubiertas y mtodos de guerra no -convencional, orquestados a travs de ONG's (la USAID y la NED) que incrementaron el financiamiento a los medios privados opositores, partidos y movimientos polticos con el propsito de desestabilizar aquellos gobiernos.

La derrota electoral del Kirchnerismo en Argentina en diciembre de 2015, la consumacin del golpe de Estado "institucional" en Paraguay 2012 y Brasil 2016, y el revs poltico del 6D ocurrido en Venezuela crearon un panorama poltico complejo de retrocesos en toda Amrica Latina. Los das de gloria suramericana, en que la regin se levantaba al unsono, en bloque, con posiciones propias y desafiantes al imperialismo estn quedado atrs. No existen dudas que Ecuador, Bolivia, Venezuela, Nicaragua, El Salvador y Cuba resisten estoicamente a los xitos de la arremetida imperialistas y de sus parsitas burguesa locales, pero los reveses polticos ocurridos en los pases cuyas economas ejercan un peso especfico de importancia en mecanismos como el MERCOSUR (Brasil y Argentina) significaron un duro golpe para la continuidad de los procesos integracionistas.

Hoy nadie duda de que la regin atraviesa por un proceso de restauracin neoliberal que amenaza a todos sus pueblos.

Restauracin neoliberal en el continente y la agresin a Venezuela

Recientemente, el actual ministro de economa de Argentina, Alfonso Prat-Gay, devel los verdaderas propsitos que mueven la poltica exterior de los gobiernos de Mauricio Macri y al de su vecino usurpador Michel Temer. Frente a varios medios, Prat-Gay declar en relacin de los cambios polticos en Brasil que su pas era muy "respetuoso del proceso institucional y, desde el punto de vista econmico, quizs Brasil entienda que su integracin al mundo no puede ser de manera individual, por lo tanto ser una buena oportunidad para refundar el Mercosur" [2].

Los mismos gobiernos que plantean el restablecimiento del modelo neoliberal y su realineamiento a Estados Unidos, en esta oportunidad pretenden demoler los procesos de integracin regional que tanto esfuerzo costaron a nuestros pueblos y su vanguardia.

Aos atrs, con el fortalecimiento del MERCOSUR, gracias a la prtesis colada por los gobiernos progresistas de Brasil y Argentina y la entrada de Venezuela al organismo, se pudo avanzar hacia la fundacin de UNASUR, con su Consejo Suramericano de Defensa, el Banco del Sur, entre otros organismos. Al calor de aquellos procesos de integracin nacieron otros organismos, unos ms temprano como la Alianza Bolivariana el ALBA y Petrocaribe en 2004 y la CELAC en 2010, espacios que derrotaron la Doctrina Monroe impuesta por Estados Unidos en toda la regin.

Desde la independencia de nuestros pases, nunca el imperio estadounidense haba estado tan aislado de todo el continente. La UNASUR y la CELAC -espacios multilaterales en los que no participa Estados Unidos- fueron organismos creados para contrarrestar la influencia negativa de Estados Unidos en la regin y generar la necesaria independencia poltica.

Amrica Latina haba comenzado a desarrollar relaciones soberanas con otras potencias emergentes en el mundo, especialmente con China, pas que prometi la inversin de 250 mil millones de dlares para los prximos aos en el continente. Adems, la regin pas a tener vos propia en los espacios internacionales para denunciar las pretensiones imperiales y combatir el modelo neoliberal que se pretenda imponer desde el norte a travs de sus agentes polticos y las burguesas parsitas.

Al respecto, el reconocido intelectual brasileo, Emir Sader, comentaba en su ms reciente y certero artculo titulado "El desmontaje de la integracin regional" que "el intercambio regional, la intensificacin del comercio con China y la extensin y profundizacin del mercado interno de consumo popular fueron claves en esa resistencia a la recesin, que en otras condiciones nos habra llevado a la peor recesin de nuestra historia". Y que "el cambio de gobierno en Argentina y ahora en Brasil es la oportunidad tan aguardada por los EEUU para la ruptura de su aislamiento en Amrica Latina" [3].

Qu significa refundar el Mercosur?

La derecha siempre ha querido, sin terminar con el Mercosur, abrir espacios para acuerdos bilaterales de libre comercio con la Unin Europea y Estados Unidos y su acercamiento con la Alianza del Pacfico. Es decir, se pretende imponer el TLC de golpe a todos el bloque regional, lo que en otras palabras sera, en efectos prcticos, el replanteamiento del ALCA para toda Amrica Latina. Es ese el objetivo central de esa refundacin a la que se refera el argentino Alfonso Prat-Gay, que resultara en el comienzo del desmonte de los procesos de integracin regional, debilitando al MERCOSUR, UNASUR y la CELAC, tal como reconoce Emir Sader en su citado escrito.

La estrategia actual de los gobiernos neoliberales es arreciar el cerco contra Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador y Cuba. Para ello, han intentado utilizar a la OEA para justificar una intervencin militar estadounidense contra Venezuela bajo el falso pretexto de "crisis humanitaria".

Ahora Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay pretenden evitar que Venezuela asuma la presidencia protempore del MERCOSUR, tal como corresponde segn los estatutos del organismo de rotacin alfabtica. Para ello, esgrimen la falsedad de que en Venezuela se ha "roto con el hilo constitucional" y por tanto, aplicara la declaracin de Ushuaia que justificara suspender al pas de ese organismo.

La restauracin neoliberal no dispone del apoyo de las grandes mayora de los pueblos de la regin. Los movimientos y partidos de izquierda debern asumir un papel ms combativo para el rescate de los procesos de integracin regional y el intercambio Sur Sur, para dejar de ser el patio trasero del Imperio.

Podrn las derechas bastardas de la regin volver a reinstaurar el mismo modelo neoliberal que haba fracasado estrepitosamente 20 aos atrs?

Despus de tantos logros y conquistas sociales alcanzados por nuestros pueblos; despus de haberse recuperado la dignidad y la soberana de la regin ser muy difcil que se imponga el neoliberales en paz y sin resistencia. El jugo no ha terminado.


Fuentes

[1] Palabras del Comandante Hugo Chvez en el marco de la incorporacin de Venezuela al MERCOSUR como pas observador en 2006.

[2] Declaraciones del ministro Prat-Gay: http://www.telam.com.ar/notas/201605/147132-prat-gay-blanqueo-capitales-moratoria-ordenamiento-economia.html

[3] Emir Sader. http://www.alainet.org/es/articulo/177453


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter