Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-07-2016

Las organizaciones sociales denuncian instituciones como el criadazgo y la relacin entre pobreza y embarazo temprano
Los abusos sexuales a menores se multiplican en Paraguay

Enric Llopis
Rebelin


La organizacin feminista Kua Roga realiz un seguimiento de tres diarios de circulacin nacional en Paraguay ABC Color, ltima Hora y La Nacin- entre septiembre y octubre de 2015, dentro del proyecto Mirando con lentes lilas las noticias de desarrollo rural, agricultura familiar y derecho a la tierra. De las 17.772 noticias publicadas en el periodo, slo 151 (0,8%) tenan relacin con el desarrollo rural, la agricultura familiar y el derecho a la tierra. De este grupo, se seleccionaron por su relevancia 134. En total aparecan 22 mujeres. sta es una de las razones por las que cobra relevancia el VI Congreso Feminista de Paraguay, que se celebrar entre el 29 y el 31 de julio en Encarnacin (Itapa). Convocado por la Coordinacin de Mujeres del Paraguay, el congreso tiene como lema Autonoma para decidir, poder para avanzar.

Sandra Fessler milta desde 2004 en Kua Roga y trabaja con adolescentes en el rea de derechos sexuales y reproductivos. El mbito de actuacin principal es la ciudad de Encarnacin. Actualmente hay una gran esperanza en el pas respecto a la juventud, destaca la psicloga. Movimientos como el UNA no te calles justifican esta afirmacin. Un alumno de Ciencias Polticas en Francia, Leander Badura, resuma el 12 de octubre de 2015 lo que estaba ocurriendo en Paraguay. Estudiantes declararon la guerra a la corrupcin y al clientelismo poltico; con marchas, serenatas y patrullas en la Universidad Nacional de Asuncin (UNA), lograron echar al rector corrupto de la universidad ms grande e importante del pas, escriba en el peridico paraguayo EA. El 18 de septiembre de 2015 ms de 4.000 estudiantes de secundaria y universitarios marcharon por la capital y llegaron hasta el parlamento. Reivindicaban la educacin pblica y de buena calidad, tambin exigan la dimisin del rector, Froiln Peralta. Eran los albores del UNA no te calles.

El tres de mayo de 2016 los estudiantes de secundaria del Colegio Nacional Repblica Argentina de Asuncin tomaron el centro educativo. Un centenar de colegios pblicos y privados de todo el pas se adhirieron a las tomas (siete en Encarnacin, en menos de una semana), que pedan la renuncia de la ministra de Educacin, Marta Lafuente. Dimiti a los pocos das de un cargo que desempeaba desde agosto de 2013. Adems del dficit en las infraestructuras educativas, las protestas tuvieron un detonante inmediato: la escandalosa sobrefacturacin en las licitaciones ministeriales, en productos como el agua o las infusiones. Antes de participar en un acto organizado por CEDSALA-Pas Valenci, Sandra Fessler seala que ste es el marco en el que se ubica la labor de Kua Roga con los jvenes de Encarnacin. Resalta, entre otros objetivos logrados, los servicios de salud especializados para adolescentes en el Hospital de Encarnacin y en el distrito de Obligado. Pero no se prestan con un enfoque de derechos de los adolescentes, sino de modo asistencialista; si alguien se dirige all con ciertas pintas, resulta estigmatizado, subraya la activista. Hasta hace dos aos Kua Roga trabajaba con el Ministerio de Salud, pero nos separamos.

En noviembre de 2014 un grupo de jvenes se manifest en Encarnacin por el cumplimiento de los programas de salud sexual y reproductiva en el hospital regional. Un ao antes ya se haba realizado esta denuncia. Entre otras cuestiones, criticaron la discriminacin que sufren los jvenes y adolescentes con VIH-SIDA para acceder a un puesto de trabajo. Adems, los servicios estn muy orientados hacia las adolescentes que ya son madres, no a prevenir el primer embarazo, asegura Sandra Fessler. Tampoco los trabajadores de los centros renen en muchos casos las caractersticas adecuadas, lo que disuade a los jvenes de hacer uso de los servicios. Organizaciones como Kua Roga o Presencia Joven afirman asimismo que no se adopta un enfoque preventivo, sino de atencin cuando ya existe un problema. Los dos colectivos difundieron a travs de Radio Itapa (102.5 FM) una campaa titulada Espantemos tabes con informacin. Se trataba as de desmontar tpicos como que la masturbacin es una adiccin, que la prueba del amor es mantener relaciones sexuales o que no es posible quedar encinta despus de la primera vez.

Paraguay ocupa la segunda posicin respecto a embarazos de adolescentes entre los pases del cono sur (Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay), segn un informe del Ministerio de Salud y el Fondo de Poblacin de Naciones Unidas (UNFPA). De cada 100 nacimientos, al menos 20 se deben a adolescentes entre 15 y 19 aos (y uno menor de 15). La estadstica demuestra que la situacin de pobreza duplica los riesgos de preez a edades cada vez ms tempranas. Hecho pblico el pasado mayo, el informe aporta dos tendencias de inters: el 45% de las menores no planific su embarazo; y buena parte del incremento de los ltimos aos (cada da dan a luz dos nias entre 10 y 14 aos) se explica por los abusos sexuales. El peridico ltima Hora se hace eco de los datos del doctor Vicente Bataglia, responsable de la Unidad Sexual y Reproductiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Asuncin. En 2015 el 15,4% de los partos realizados en el Hospital de Clnicas fueron de adolescentes, y en un elevado porcentaje se trataba del segundo embarazo. Otro nmero significativo volvi a quedar encinta antes de un ao.

Basta de criadazgo esclavo! No ms violencia machista! Carteles como estos se reprodujeron en la Costanera de la ciudad de Encarnacin y por todo el pas. Formaban parte de la campaa Justicia para Carolina, en recuerdo de una nia de 14 aos, Carolina Marn, que muri el pasado 20 de enero en Vaquera (Caaguaz) golpeada por su tutor, un militar retirado, hasta provocarle la muerte. El criadazgo. Carolina era una criada, una de los cerca de 47.000 nios y nias que en Paraguay son vctimas de esta forma de esclavitud moderna, recordaba el Movimiento contra la Violencia Sexual hacia Nios, Nias y Adolescentes. Integrado por las asociaciones Callescuela, Panambi, BECA, Mil Solidarios, Ceniju, Presencia Joven, Luna Nueva, kua Roga, Plan Paraguay y Somos Pytyvohra, el movimiento plante en pblico algunas preguntas. De qu hogar sacaron a una nia de tres aos y le tuvieron durante once bajo una supuesta tutora legal? Hace una dcada, recordaron, Paraguay ya contaba con una Ley de Adopciones y un Cdigo de la Niez. Cmo una nia es entregada en esas condiciones y sin supervisar posteriormente?

El pasado 16 de junio la madre de una adolescente de 15 aos, vctima de abusos sexuales, se encaden frente al Palacio de Justicia de San Pedro de Ycuamandiy. Protestaba porque el supuesto autor del desafuero fue puesto en libertad en menos de dos meses. La madre sealaba el contraste entre condicin de mujer pobre y la posicin privilegiada del agresor. La espiral continu el 28 de junio. Una nia de 12 aos de Ciudad del Este (Alto Paran) afrontaba ya seis meses de embarazo despus de tres aos de abusos sexuales, cometidos supuestamente por el padrastro. Se trataba asimismo de una familia con pocos recursos. La lacra se extendi un poco ms con los abusos de dos hermanos contra su sobrino de 10 aos en el departamento de San Pedro. Y con el nio de tres aos maltratado y quemado en una fogata por su padrastro en la ciudad de Limpio. Sobre estos casos (cuatro en menos de 48 horas), Sandra Fessler afirma que se trata slo de una pequea proporcin. Sostiene que hay una falta de respuesta por parte del gobierno; tambin del poder legislativo, que no toma en serio la necesidad de un endurecimiento de las penas; y del poder judicial, en concreto la Fiscala, por el abandono y poca preocupacin en la investigacin y acusacin de los responsables.

Entre enero y abril de 2016 se computaron en Paraguay 933 denuncias de violacin sexual a menores, de las que 699 corresponden a abusos, 31 a trata de personas, 212 a pornografa y 21 a proxenetismo, segn los datos proporcionados por la Fiscala a la Secretara Nacional para la Niez y la Adolescencia (SNNA) reproducidos por la Agencia Efe. Las cifras oficiales se recordaron en el da nacional de lucha contra el abuso y la explotacin sexual de menores, en el que se tuvo un especial recuerdo para Felicita Estigarribia. Era una nia trabajadora, de 11 aos, violada y asesinada en 2004 en el Cerro de Yaguarn. El crimen permanece en la impunidad. Respecto a la oleada de casos recientes, el Movimiento contra la violencia sexual hacia nios y nias subraya la importancia del entorno escolar. De hecho dos de las denuncias fueron canalizadas por las profesoras, bien por la alerta de las vctimas, bien por la comunicacin de una de las compaeras. Es otro argumento que abunda en la importancia de una formacin integral en sexualidad, para que los nios y los adolescentes conozcan sus derechos. El 5 de julio el peridico ABC Color aportaba nuevo material. Informaba de la imputacin por parte de la fiscala a dos sacerdotes por coaccin sexual y tentativa de violacin a siete jvenes en Paso Yobi. Los hechos ocurrieron supuestamente en 2012, y las vctimas tenan entre 16 y 21 aos.

El Fondo de Poblacin de Naciones Unidas (UNFPA) apunta que el aborto es la primera causa de muerte materna en Paraguay; de hecho, en 2010 afect a ms de un tercio de las mujeres que fallecieron por muerte materna, destaca la Agencia Efe en un comunicado. La penalizacin del aborto en Paraguay, segn la ONU, empuja a la prctica clandestina y son las mujeres pobres y rurales las que interrumpen el embarazo en peores condiciones. El mayor nmero de abortos se registra entre las adolescentes, las mujeres urbanas y las que tienen un nivel socioeconmico ms elevado. A los noticieros nacionales y mundiales salt el nombre de Nainumby, embarazada a los diez aos despus que su padrastro la violara reiteradamente. Tuvo que dar a luz en agosto de 2015, compelida por una legislacin paraguaya que deja pocos resquicios al aborto. Segn Amnista Internacional, las autoridades paraguayas decidieron jugar con la salud y la vida de Nainumby, pese a que su embarazo era muy arriesgado y fue objeto de una violacin. La Comisin Interamericana de Derechos Humanos pidi la adopcin de medidas cautelares, que las autoridades rechazaron al considerar que estaban cumpliendo con la Constitucin. Amnista Internacional recuerda que el aborto en Paraguay slo est permitido cuando la vida de la mujer o la nia embarazada corre peligro, y sigue penalizado en todas las dems circunstancias.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter