Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-07-2016

Entrevista a Jos Herrera Plaza sobre "Accidente nuclear en Palomares. Consecuencias (1966-2016)"
"En la zona de Palomares y Villaricos predomina una Ley del silencio"

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Jos Herrera Plaza (Almera, 1955) curs estudios de Economa en la Universidad de Valencia. Tcnico Superior en Imagen y sonido, trabaja actualmente, como cmara operador, en Canal Sur TV. Desde 1985 ha seguido de cerca todo lo relacionado con el accidente nuclear de Palomares. En 2003 fue coautor y coorganizador del libro y exposicin en el Centro Andaluz de Fotografa Operacin Flecha Rota. Accidente nuclear en Palomares. Posteriormente dirigi el largometraje documental homnimo (2007).

***

-Estamos en el apartado 4.5 -Resumen y conclusiones- de tu libro. Nos ir bien para resumir algunos puntos, no todos, de lo que ya hemos hablado. Antes de ello (si no nos diera lo tiempo lo dejamos para la prxima conversacin), te pregunto por unos correos tuyos. Sobre este por ejemplo: Hola, continuamos a lo largo de este 2016 con la labor de intentar promover con sosiego el conocimiento de lo sucedido en estos 50 aos de historia del Accidente de Palomares, con la esperanza de una pronta y efectiva descontaminacin. Si hace dos semanas llevamos el documental "Operacin Flecha Rota" al Uranium Film Festival de Ro de Janeiro:

http://www.lavozdealmeria.es/vernoticia.php?IdNoticia=107475&IdSeccion=5 Ahora siguen las entrevistas sobre el libro realizadas por Salvador Lpez Arnal: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=213180.

Gracias por la referencia. Nos explicas algo del festival de Ro de Janeiro?

-JH.- Uranium Film Festival, con sede fija en Ro de Janeiro, es un festival nico en el mundo sobre tema nuclear. Acoge obras relacionadas con la minera del uranio, las pruebas y accidentes nucleares, sean civiles o militares y las consecuencias de la radiactividad en las personas y medioambiente. La singularidad de este festival es que cada ao tiene otras sedes mviles. La ms repetida es Berln, pero tambin Los ngeles y otros pases como Canad, Japn, India o Jordania. Afortunadamente nos han seleccionado para commemorar el 50 Aniv. del Accidente de Palomares en Berln, que se celebrar a finales de septiembre. Por cierto, anhelan organizar una edicin en Barcelona, pero para ello tendran que contactar con una organizacin alternativa que les ayudara en la bsqueda de financiacin y organizacin local.

El principal activo es tambin su principal problema: nadan a contracorriente de las oligarquas financieras, propietarias directas o indirectas de las centrales nucleares, o de los gobiernos cmplices con los abusos de la secta nuclear, por lo que los apoyos institucionales no estn siempre disponibles. Para ms informacin: http://uraniumfilmfestival.org/pt-br

-Sealas tambin en ese correo: Es preciso no cesar en la rehabilitacin de la memoria colectiva de todo lo sucedido y por suceder en Palomares. La presencia meditica, aunque sea de tipo cultural, recuerda a nuestros gestores polticos, que viven a ms de 500 km., la imperiosa necesidad de una solucin final. Quedan pendientes algunas actividades, como dar el nombre de la Duquesa de Medinasidonia a una calle de Palomares, o la posible presentacin del documental en la sede de Berln en el otoo del mismo festival, o la exposicin en Almera, en el Centro Andaluz de la Fotografa, como clausura. Es preciso unir esfuerzos de todos aquellos que deseamos el fin de la actual situacin radiolgica. Cualquier acto que emprendas tendente a participar y dar a conocer los actos conmemorativos de este ao, ser de agradecer. No hay ninguna calle en Palomares que lleve el nombre de la Duquesa Roja? Se la merece?.

 -JH.- Sobradamente. Nadie ms, pues fue la nica que ayud de manera filantrpica a los afectados. Recordemos brevemente su hoja de mritos: lleg a Palomares para asesorar a los vecinos tanto en el mbito legal como sanitario. Para ello se trajo a abogados y mdicos. Arriesg su integridad; sufri presiones, coacciones y amenazas. Emple su tiempo, libertad y patrimonio. Comprometi su prestigio nobiliriario defendiendo al vulgo, a los pobrsimos y humildsimos, que llamaba el director de Pueblo, Emilio Romero. Lo que no se merece es el olvido y la ingratitud de esas pedanas, ni el agravio comparativo realizado hace 2 aos por el Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora, con la concesin por estrictos motivos ideolgicos de una calle en Palomares a Manuel Fraga, uno de los artfices de la estafa y la mentira a los vecinos contenida en la Historia oficial.

-Nos cuentas algo de la exposicin en Almera, en el Centro Andaluz de Fotografa.

-JH.- Fue creada en 2003 por el productor Antonio Snchez Picn y yo a partir de las 8,5 horas de material flmico de 16 mm. indito que hall Antonio en los archivos nacionales de los EEUU. Con una finalidad didctica se escogieron 60 fotogramas, adems de editar un libro catlogo. Se acompa con una serie de paneles explicativos. Estos han sido actualizados 13 aos ms tarde para su inauguracin en el municipio de Cuevas del Almanzora, del que dependen las zonas afectadas. Para clausurar el 50 Aniversario hemos pensado reinaugurar en la sede central del CAF en Almera 13 aos ms tarde, pero con mucho ms contenido, como es la creacin artstica asociada al accidente, con muestras internacionales de pintura, narrativa, cmic, humor grfico, una mesa redonda y alguna sorpresa.

-Hablas de solucin final Qu sera una solucin final en tu opinin? Nos explicas brevemente la actual situacin radiolgica. Como resumen, s que ya hemos hablado de ello.

 -JH.- No hay ms solucin que una descontaminacin a fondo, que deje las reas con menores o iguales niveles que la radiactividad natural de zonas con rocas magmticas, porque cero es imposible. El CIEMAT, para compensar las deficientes actuaciones de los primeros 30 aos, elabor un magnfico Plan de Rehabilitacin de Palomares avalado por el CSN y la comisin Euratom de la UE. Pero cuando han iniciado conversaciones bipartitas con los norteamericanos, han llegado las rebajas. Unas rebajas inaceptables, contra las que lucharemos alertando a la opinin pblica del nuevo engao y la permanencia del estigma para las generaciones futuras. La Historia tiende a repetirse. De los 50.000 m3 de tierras a retirar se ha pasado a 50.000 toneladas, que equivalen a solo 26.000 m3.

-Encuentras apoyos entre compaeros y ciudadanos de Almera y de otros lugares de Espaa? Eduard Rodrguez Farr, por ejemplo, suele preguntarme por vuestras actividades.

 -JH.- Afortunadamente tenemos algunos apoyos locales, pero el resto, la mayora, vive sometida al panem et circenses (pan y circo, o actualizado, pan y ftbol). En la zona de Palomares y Villaricos predomina una Ley del silencio, aunque no todos estn de acuerdo que sea tan frreo. Sus dos pilares econmicos, la agricultura y el turismo, son muy sensibles; especialmente el turismo. Gracias a la ayuda de colaboradores espontneos, voluntarios locales o algunos de Madrid y de Catalua, hemos podido avanzar en la investigacin.

-Tambin he recibido estos das otras notas tuyas. Esta por ejemplo: () si quieres ver un magnfico artculo de investigacin, de los que ya no se hacen en Espaa, sobre los pobres soldados de la USAF que estuvieron en Palomares, mira este del New York Times. Nos dabas esta referencia: http://www.nytimes.com/2016/06/20/us/decades-later-sickness-among-airmen-after-a-hydrogen-bomb-accident.html?_r=0 Me volvas a escribir

-JH.- Ya recuerdo, ya recuerdo.

-Y me decas: El enlace del artculo del New York Times que te mand ha salido en varios diarios, radios y tv. Por primera vez se sospecha el juego sucio en la otra orilla con sus veteranos de Palomares. De 40 que contactaron, 21 tenan cncer y 9 haban fallecido de la misma enfermedad (75%). A juzgar por la fecundidad creadora que tienes, andars peor de tiempo que yo, pero si dispusieras de unos minutos, te aseguro que merece la pena tanto el vdeo que lo encabeza como el resto del artculo.

-JH.- Creo que se tradujo en rebelin.

-Exacto. Lo envi a los amigos rebeldes y lo tradujeron. Me enviaste tambin esta nota: Una meticulosa investigacin de The New York Times desvela que 21 de 40 militares que limpiaron la tierra contaminada con plutonio en Palomares contrajeron cncer. "John Young, muerto de cncer; Furmanksi, cncer; Dudley Easton, cncer" Se trata de un artculo de Julin del Olmo (www.andalucesdiario.es). Te pregunto sobre algunos comentarios:

Sonaron las alarmas en las bases de la Fuerza Area estadounidense en Espaa y los oficiales pidieron a todos los soldados que pudieron reunir que se subieran a unos autobuses. Tenan una misin secreta. Eran cocineros, responsables de almacn e incluso miembros de la banda musical de una base cercana. As comienza el reportaje firmado por Dave Phillips en The New York Times con el ttulo Las consecuencias ocultas de un accidente nuclear en Espaa causado por Estados Unidos.

Creo que ya hemos hablado de ello pero insisto: de todas las bases usamericanas? No les informaron con rigor de lo que haba sucedido? Cuntos fueron en total?

-JH.- Fueron aproximadamente 1.600 de la USAF adems de 100-200 en la Base de San Javier (Murcia) y ms de 3.000 de la marina. La mayora era personal auxiliar y provenan de la Base de Morn y Torrejn. Es muy posible que tambin de Zaragoza, pero no tenemos constancia. Posteriormente vino un refuerzo de las bases alemanas: soldados de verdad, como deca uno de ellos.

A tenor de sus testimonios, no solo fueron a Palomares con poca o nula informacin; all tampoco fueron informados de los riesgos. Cuadra perfectamente esta omisin con las innumerables operaciones de trnsito por terrenos contaminados en das de viento a las que se vieron obligados. La ignorancia en dosmetra y radioproteccin de militares y civiles es un instrumento til para sus mandos. Una tropa bien formada, pero sin equipos de proteccin adecuados, hubiese sido una fuente de insubordinacin, motn, o lo que para ellos es peor, una puerta abierta a futuras y millonarias demandas judiciales. El proceder fue el mismo para las tropas soviticas que mandaron a Chernbil. All no les explicaban nada y tambin mantuvieron en secreto las fichas dosimtricas de los soldados.

-Prosigo. Una veintena de militares de EEUU que participaron en las tareas de limpieza de Palomares, en la provincia de Almera, inmediatamente despus del accidente nuclear del 17 de enero de 1966 ha desarrollado un cncer, segn la investigacin del peridico neoyorkino. De los 40 veteranos que el rotativo ha logrado identificar entre el personal que particip en las labores de limpieza, que se prolongaron durante tres meses, un total de 21 ha desarrollado la enfermedad, y de entre ellos, nueve han fallecido como consecuencia del cncer. John Young, muerto de cncer Dudley Easton, cncer Furmanksi, cncer, cont al peridico Larry Slone, de 76 aos, durante una entrevista en la que luchaba contra los temblores provocados por un desorden neurolgico. 40, 21, 9. Lograste hablar con algunos de ellos?

 -JH.- Conoca por su blog nicamente a Franklin B Thompson, el taedor de trombn de la orquesta de la Base de Torrejn. He entrevistado a otros 3 que han aparecido en el largometraje documental Operacin Flecha Rota y en el libro. Uno de ellos era un alto oficial de la Unidad de Desactivacin de Explosivos (EOD) de la NAVY. Segn su testimonio, avalado por otras fuentes, cuando transcurridos 7 das, lleg con sus hombres a Palomares, pregunt al General Wilson si haban tomado alguna medida de control y radioproteccin para los soldados, le confes que no. nicamente buscar las bombas. Cuando ms tarde en los anlisis dieron positivo la mayora (1.586), pues toca negar la validez, algo que no sucede si salen negativos. Reconocerlos supondra una riada de demandas legales de imprevisibles consecuencias.

 

 -Sigo ahora con el artculo

 -De acuerdo, cuando quieras.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter