Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-07-2016

Lin Chun, China y el capitalismo global (IV)
La encrucijada china

Rosa Guevara Landa
Rebelin


Samir Amin tambin seala las consecuencias de que China siga inclinndose hacia los Estados Unidos que son negativas para los movimientos sociales, desde la causa palestina hasta la poltica verde, pero positivas para la globalizacin capitalista, incluida la competencia global por los recursos. China debera rectificar esa posicin y sumarse a la reconstruccin de un frente del Sur o Bandung 2

Lin Chun (2013)

 

Tanto China como Rusia pudieron emerger como grandes potencias aprovechando el ltimo gran auge de la economa capitalista global. Rusia como potencia energtica-militar y China como potencia industrial. En ambos casos las exportaciones hacia los pases ricos fueron los motores de la prosperidad. Pero esa etapa global ha concluido. Los mercados desarrollados se comprimen y los Estados Unidos -liderando a la OTAN- acosa a esas naciones emergentes tratando de capturar grandes reservas de materias primas y quebrar el podero militar en el caso ruso, y en el caso chino intentando esclavizar a la ms grande clase obrera industrial del planeta: 250 millones de trabajadores, y subordinar a ese temible competidor financiero e industrial pero tambin tecnolgico y con cada vez mayor capacidad militar. Liquidar la alianza estratgica ruso-china es el objetivo mayor de Occidente. Pero por otra parte los capitalismos ruso y chino no estn fuera de la crisis global, forman parte de ella, son afectados por sus turbulencias, sus contracciones comerciales. Tratan de desacoplarse parcialmente de la decadencia mundial atrincherndose en el espacio euroasitico. El proyecto de la Nueva Ruta de la Seda, una gigantesca red de transporte martimo y terrestre uniendo a los pases de la regin, constituye una de sus ms grandes esperanzas.

Jorge Beinstein (2016)

 

Recuerdo lo ya dicho sobre la autora en otras entregas. Lin Chun, profesora en la London School of Economics y autora de La transformacin del socialismo chino, es tambin autora de China and Global Capitalism (Palgrave Macmillan, Londres, 2013), un libro que ha sido traducido recientemente por Esther Prez para El Viejo Topo: China y el capitalismo global. Reflexiones sobre marxismo, historia y poltica. En mi opinin, uno de los libros ms interesantes sobre la historia reciente de China: informado, excelentemente argumentado, con claridad en la exposicin, defendiendo principios socialistas, apuntando sus tesis e hiptesis ms importantes, reivindicando figuras injustamente denostadas, con agudas notas epistemolgicas y singulares aportaciones a la tradicin marxista, etc. Para no ocultar mis cartas: fui maosta de joven y probablemente antiguas pasiones e ilusiones puedan jugar su peso en mi valoracin.

LC sostiene que el desarrollo de China se encuentra en una encrucijada: de una parte est la legitimidad o la inevitabilidad de una transicin compleja al capitalismo; de la otra, la necesidad moral y la factibilidad prctica de una alternativa socialista. O barbare capitalista o socialismo, de nuevo es esta la cuestin.

1. En su opinin, la primera opcin domina el pensamiento poltico interno.

1.1. Ese mismo pensamiento describe la segunda opcin como un deseo de dar marcha atrs al reloj para asumir una economa centralizada ultraizquierdista.

2. La poltica que subyace a esta divisin, segn Lin Chin, puede verse ms claramente si se explicitan las razones de la lgica torcida que se oculta en la comparacin entre Chongqing y la revolucin cultural: mientras que los blancos a los que apuntaba esta ltima eran los seguidores de la va capitalista -entonces an por venir- y los burcratas corruptos, son esos quienes han ocupado ahora muchos cargos de direccin, y, por supuesto, quienes se sienten amenazados.

2.1. En este contexto, la RC puede blandirse como un arma argumentativa y retrica letal contra los crticos de las polticas neoliberales y las lites.

2.2. De hecho, la hegemona incontestada del capitalismo solo se sostiene gracias al ncleo utpico de esa ideologa capitalista, ciega ante la explotacin y la destruccin capitalistas, la quimrica idealizacin de una mercado mgico, y la creencia totalmente injustificada de que el capitalismo es necesario e inevitable.

3. Como es evidente esto es una distorsin y una clara manipulacin. Es desarrollo capitalista no es inevitable, adems de no ser deseable.

4. De hecho, el capitalismo en su forma clsica ya no resulta viable. No es una opcin disponible para el desarrollo tardo en general, y para China en particular.

5. China, aun teniendo inversiones en el extranjero, de ningn modo es actualmente una potencia colonial.

6. No hay que olvidar por otra parte los costes de una transicin poscomunista. Rusia es ejemplo en el que puede mirarse China: un enorme saqueo a gran escala.

7. En vez de potenciar la autonoma y la libertad de las personas, como prometen los fabuladores de la transicin capitalista, la mercantilizacin de los valores humanos loes esclaviza y corrompe, incluso en las sociedades postrevolucionarias.

7.1. Los dos pases menos preocupados en general acerca del fundamentalismo del mercado son actualmente China y Estados Unidos.

8. No existe un capitalismo idealista que pueda ofrecer a China un futuro real.

9. La dependencia de Chia de la va del socialismo no se ha desvanecido en la China actual donde muchas fuerzas luchan en su contra.

10. La oportunidad histrica de renovar legados colectivos pueden ser aprovechada por China. El socialismo sigue siendo una opcin posible a la que regresar si las circunstancias lo exigen.

Dicha opcin es para la autora la ms deseable y factible para China en especial en sus condiciones inmediatas de un proceso de acumulacin particularmente crudo, inestable, contradictorio y confuso.

Para que se produzca esta necesaria reorientacin es necesario que los socialistas ganen una batalla poltica. Una alternativa econmica no puede comenzar a materializarse sin una lucha poltica que le abra el camino. La decisin poltica, la sabidura y el liderazgo son decisivos, segn Lin Chun, para la calidad del programa y el establecimiento de las prioridades nacionales.

En sntesis: lo que est en juego si China cambia su patron de desarrollo y se centra en su mercado interno ya no es el crecimiento o el abastecimiento de energa sino un reordenamiento global. Internamente ese cambio implicara tambin una feroz pugna de intereses y poder. Por supuesto.

En esencia, el socialismo chino no es un concepto cultural que tiene que ver con la sinitud sino un concepto poltico que tiene que ver con el socialismo.

En cuanto a la democracia, es posible alguna democracia en China?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter