Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-07-2016

Del Sahara a Canad, la industria minera y petrolera priva a las poblaciones de un bien vital, el agua

Olivier Petitjean
Basta!

Traducido del francs por Beatriz Morales Bastos


Algunos querran mantenernos en el siglo XIX y no solo en el mbito del derecho laboral: la propuesta de abrir nuevas minas o de autorizar la fractura hidrulica en Francia es producto de la misma lgica de regresin social y medioambiental en nombre del beneficio de algunos. Un nuevo informe publicado hoy [30 de mayo de 2016] por nuestro Observatoire des multinationales [Observatorio de las Multinacionales] con el apoyo de France Liberts saca a la luz el peligro que representan para este bien vital que es el agua las minas y los sondeos petroleros o de gas, a los que ya se haba acusado de contribuir al desajuste climtico.

En los pases andinos los campesinos y los indgenas luchas contra los megaproyectos mineros en la cima de sus montaas. En Australia se establece una alianza muy poco habitual entre agricultores y ecologistas contra la explotacin del gas de esquisto que necesita recurrir a la fractura hidrulica. En Brasil y Canad los residentes locales y las autoridades acusan de incuria a las empresas mineras tras la ruptura de embalses mineros que contenan aguas residuales txicas. En Argelia la poblacin del sur del Shara se rebela contra la llegada del gas de esquisto. Tambin en Francia varios colectivos ciudadanos denuncian unos proyectos de nuevas minas, aunque a da de hoy las antiguas minas abandonadas siguen contaminando su entorno. Todas estas luchas tienen un punto en comn: el agua.

Algunos querran mantenernos en el siglo XIX o hacernos volver a l y no solo en el mbito del derecho laboral, tambin en el dominio de las industrias extractivas. Desde la dcada de 2000 el planeta ha conocido una verdadera explosin de nuevas minas y nuevos sondeos petroleros y de gas bajo el efecto del crecimiento de China y de los pases emergentes, pero tambin de la demanda de economas supuestamente inmateriales (basadas en las tecnologas de la comunicacin y de la informacin) que son, sobre todo, cada vez ms consumistas y no igualitarias. Basta con pensar en los minerales y la energa necesarios para producir y utilizar los smartphones y las redes sociales. Y en la propia Francia muchos industriales y polticos defienden en nombre del crecimiento la apertura de nuevas minas o el desarrollo del gas de esquisto.

Sin embargo, tras los complacientes discursos responsables de las empresas, la realidad de las minas y del petrleo a menudo sigue presentando la misma cara que en una poca que nos gustara creer superada: una realidad de inseguridad y de contaminacin que afecta tanto a los trabajadores como a las personas que viven en el lugar, una realidad de violencia y de conflictos sociales, de connivencia poltica y de millones de dlares o de euros que se acumulan en las sedes sociales de las multinacionales en Pars, Londres, Nueva York o Toronto.

Amenazas a un bien vital

El informe Eau et industries extractives : la responsabilit des multinationales [Agua e industrias extractivas: la responsabilidad de las multinacionales] publicado por el Observatoire des multinationales con el apoyo de France Liberts estudia uno de los impactos de las industrias extractivas: su impacto sobre el agua. Las no siempre bien conocidas consecuencias directas e indirectas de las minas y de los sondeos sobre los recursos en agua no dejan de revestir una importancia capital puesto que el agua es esencial para la vida y la salud de las poblaciones, al igual que para la integridad de los ecosistemas, y puesto que las repercusiones de las explotaciones extractivas se pueden sentir durante mucho tiempo. Por esa razn, desde el Shara argelino a las montaas andinas la cuestin del agua suele ser el centro de las protestas contra los proyectos mineros o de sondeos de hidrocarburos.

Este informe es producto de un trabajo de investigacin de varios meses, basado sobre todo en informes sobre el terreno concernientes a proyectos extractivos, realizados sobre todo por multinacionales francesas, y los conflictos que suscita desde Australia a Colombia, pasando por Tnez, Mxico, Estados Unidos, Canad e incluso Francia. Saca a la luz las mltiples maneras en las que el sector extractivo (minas, petrleo y gas) afecta a los recursos de agua, as como la falta de adecuacin de las reglamentaciones vigentes, la falta de conocimientos cientficos y la inconsistencia de las respuestas aportadas por las empresas concernidas.

 La contaminacin empeora

El impacto que las industrias extractivas tiene sobre el agua no tiende a atenuarse gracias a una modernizacin de las tcnicas, todo lo contrario. Los recientes avances en el sector extractivo, como los hidrocarburos no convencionales (gas de esquisto, arenas bituminosas), presentan unos riesgos significativamente mayores para los recursos de agua. Lo mismo ocurre con los proyectos mineros en zonas cada vez ms recnditas, como las cumbres de las montaas andinas, o que implican triturar y tratar cada vez ms cantidad de roca para explotar unos filones cada vez ms modestos. Existe el riesgo de que la crisis por la que atraviesa actualmente todo el sector extractivo sirva de pretexto para recortar an ms en muchos pases las regulaciones sociales y medioambientales, que ya est muy debilitadas.

En un momento en que el gobierno francs y los industriales planean abrir nuevas minas en la Francia metropolitana y en que algunas personas defienden el desarrollo del gas de esquisto en Europa, esta constatacin debera servirnos de advertencia, tanto ms cuanto que parece que no se han aprendido bien las lecciones del pasado. Entre otros muchos, el ejemplo de Salsigne* en la regin francesa de Aude demuestra que los antiguos emplazamientos mineros franceses siguen contaminando todava hoy el agua y el medioambiente. Sin embargo, la reforma en curso del Cdigo Minero, de la que es responsable el ministerio de Economa y Finanzas de Emmanuel Macron, ignora olmpicamente estos retos. A pesar de ello, es imperativo abrir el debate.

* Salsigne fue la principal mina de oro de Francia, cerrada en 2004 tras un siglo de explotacin, y la primera mina de arsnico del mundo. La contaminacin del agua debido al arsnico es altsima en toda la regin. Vase A Salsigne, un sicle dextraction dor, dix millnaires de pollution ? (N. de la t.)

Fuente: http://www.bastamag.net/De-la-loi-travail-aux-mines-le-XIXe-siecle-toujours-parmi-nous

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter