Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-07-2016

La OEA, Venezuela y un puado de dlares

lvaro Verzi Rangel
alainet.org


Si durante los aos que fue canciller uruguayo poca gente lo lleg a conocer, desde que desembarc en la secretara general de la OEA, Luis Almagro estuvo acaparando titulares en la prensa. Claro, pocos de ellos halageos.

Si siendo canciller se opuso al ingreso de Venezuela en el Mercosur, pese a la decisin de todos los presidentes de los pases del bloque, entre ellos el de su pas, Jos Mujica, su problema personal con el pas caribeo sigui creciendo en Washington.

No pocos han denunciado la actitud injerencista de Almagro, pasando por encima de todas las formas y reglamentos del acuerdo panamericano, siguiendo aparentemente- el guin escrito en el Departamento de Estado estadounidense para socavar la revolucin bolivariana, a la que no han podido derrocar por la fuerza, pese a los intentos y esfuerzos desestabilizadores por 15 aos.

Desde el Vaticano indican que fue realmente Almagro, con su agresiva poltica antibolivariana, que impidi el dilogo del gobierno de Nicols Maduro con la oposicin, alentado por la Unin de Naciones Sudamericanas (Unasur) con la mediacin de tres ex presidentes- e impulsado por el papa Francisco.

Su sucesor en la cancillera uruguaya, Rodolfo Nin Novoa, seal esta semana en el Senado de su pas que para aplicar el protocolo de Ushuaia tiene que haber una ruptura institucional, y aadi que Uruguay no considera que exista este escenario en Venezuela.

No cabe dudas que Almagro se ha extralimitado en sus funciones. Ms all de eso, no cabe dudas que no solo est actuando bajo presin, sino tambin contra reloj.

Algunos de los que trabajaban (ya no) con Almagro en la OEA sealan que ms all de posiciones ideolgicas, la activacin de la Carta Democrtica de la OEA para sancionar el gobierno venezolano, tiene precio y lmite de tiempo. Hay un puado de dlares (bueno, se habla de un milln) por el trabajito y la fecha lmite es la de las elecciones presidenciales estadounidenses.

Esto explicara el desatino, el apuro, la desesperacin de Almagro, que no desaprovecha ninguna cmara de televisin, micrfono de radio, fotgrafos de prensa, para que perdure en el imaginario colectivo y en sus patrocinadores que l sigue en su cruzada, aunque la mayora de los pases no estn de acuerdo con ella.

Almagro tiene pocos defensores, y no porque no haya algunos gobiernos que s quieren el fracaso de la revolucin bolivariana, sino porque su posicin no tiene asidero ni jurdico ni reglamentario, y mucho menos diplomtico o poltico. Varios de los integrantes de su gabinete en la OEA, prefirieron hacer mutis por el foro.

Junto a l siguen alineados los dirigentes de la oposicin venezolana, sobre todo aquellos de las posiciones ms radicales, los que siguen soando con vas cruentas o una invasin estadounidense para terminar con el chavismo.

El presidente de la unicameral Asamblea Nacional venezolana, el opositor Henry Ramos Allup tuvo su momento de gloria en los selfies de la OEA, pero ahora su presencia junto al cruzado uruguayo fue reemplazada por los diputados Luis florido (de Voluntad Popular) y William Dvila (de Accin Democrtica), presidente y miembro de la comisin de Relaciones Exteriores de la Asamblea, respectivamente.

Precisamente, Florido presidente de la empresa Servifood Este y vic de Inversiones Caribe 2005- ha sido el principal protagonista de los concilibulos entre los asamblestas opositores venezolanos y Almagro, para buscar las formas de imponer la Carta Democrtica.

Florido es un hombre con muy buenas relaciones en Estados Unidos. A fines de abril realiz una gira por el pas del norte, cuando fue recibido en el Senado por Ed Royce, representante de la comisin de Poltica Exterior, y por los senadores cubano-estadounidenses Marco Rubio y Bob Menndez. Tras estos encuentros Florido se reuni con Almagro para ponerlo a tono con el nuevo guin y solicitarle el apoyo de la OEA para impulsar el referendo revocatorio del mandato del presidente constitucional Nicols Maduro.

Un viaje Florido

El viaje de la misin que encabezaba Florido en Washington supuestamente para denunciar una crisis humanitaria en Venezuela- fue preparada y supervisada por Brian Naranjo, actual ministro consejero de la embajada estadounidense en Caracas, quien les coordin el recibimiento (y las fotos) en el Senado y los encuentros con Royce, Rubio y Menndez, previo a la reunin con Almagro.

Lo cierto es que el esfuerzo no se limit a Washington. Durante marzo, abril y mayo los dirigentes opositores venezolanos viajaron por Brasil, Uruguay, Paraguay, Mxico y Canad (aun cuando se sentan como en casa en Miami), buscando un futuro apoyo de la derecha regional en el marco de la OEA.

Tres semanas despus de ese encuentro en la capital estadounidense, el 19 de mayo Almagro y Florido volvieron a encontrarse en Washington, ocasin en la que el diputado venezolano le entreg formalmente la solicitud de la Asamblea Nacional con los supuestos elementos por los que exigan la invocacin de la Carta Democrtica. A partir de este informe, Almagro elabor su informe, presentado en la sesin extraordinaria de la OEA del 23 de junio.

Ya iba en camino al premio, se allanaba el camino para que Almagro a esa altura divorciado de Pepe Mujica y criticado hasta por el actual presidente uruguayo Tabar Vzquez- pudiera ver ms cerca el puado de recursos prometidos.

El puado de dlares le sigue siendo esquivo, por ahora. Aun cuando Almagro y la oposicin fracasaron en su intento de aprobar la aplicacin de la Carta Democrtica, florido ha coherente: pblicamente continu exhortando a la OEA y en particular a Almagro de no desistir en el empeo de activar la Carta y se apruebe el referendo revocatorio, como una va efectiva para presionar al gobierno de Maduro.

Ay, el asesor argentino

Pero no todo es poltica ni siempre estn disfrazados de defensores de la democracia y las libertades, porque en esas visitas peridicas a Washington, Florido y Dvila aprovecharon para coordinar las acciones con un sorprendente asesor de Almagro - Senior Advisor-, el empresario argentino Gustavo Cinossi.

Este personaje, quien ocup algunos espacios en la prensa de su pas siempre vinculado a escndalos financieros, es el puente de los opositores venezolanos con el secretario general de la OEA. A travs de Cinossi, Almagro conoce de segunda mano todo lo que sucede en Venezuela versin opositora, claro- y las acciones que emprende la desunida Mesa de Unidad Democrtica para presionar por la realizacin del revocatorio y liquidar al gobierno de Maduro.

En los noventa tena un taller que haca stands para exposiciones de supermercadistas. Se las arreglaba para viajar a ferias internacionales, supo tenderle la mano a Luis Pagani, de Arcor, acercarse a Alfredo Coto y luego ligarse a Juan Mirenna para desembarcar en el Sheraton Pilar, donde tiene slo el 5% de las acciones, aade.

Sin dudas, mantener buenos vnculos con gente de poder en el pas y en el exterior es el mayor capital de este hombre de 50 aos quien tena en el Sheraton de la ciudad bonaerense de Pilar su base de operaciones donde reciba a figuras del mundo de los negocios, la Justicia, la diplomacia y hasta el propio Carlos Chino Zannini, ex secretario privado de la presidencia argentina y candidato a vicepresidente en las ltimas elecciones.

Participa de un hotel Sheraton en la ciudad de Tucumn y tiene un yate con bandera panamea en Uruguay, en el que se sacaba fotos con empresarios, polticos (Habr alguna con Almagro, tambin?)

Perfil recuerdas que tuvo muy buena llegada con embajadores, como la estadounidense Vilma Martnez y el consejero poltico Jeff Brown, entre otros, desde donde fue tejiendo vnculos con el Departamento de Estado. Los que no lo quieren deslizan que hasta puede ser agente de la CIA, aade..

Cinosi fue parte de una sociedad que organiz la logstica de la Cumbre de las Amricas en Mar del Plata en 2005, con la presencia del presidente estadounidense George Bush y donde fue sorprendido con el No al ALCA. En 2008 se lo vincula a intento de operaciones petroleras en Venezuela, y hasta apareci en crnicas de la causa de lavado de dinero en la que investigan al empresario Lzaro Bez.

Cinossi ha intentado hacer negocios petroleros con Venezuela, recuerda el diario Perfil, e incluso trat de presionar al representante de la empresa estatal venezolana en la Argentina, con una foto sacada a ste y su acompaante, su Porsche y el fondo del Sheraton Pilar...

En 2008 fue allanada su residencia por la justicia, que investigaba el trfico de efedrina y sus relaciones con un triple crimen y los grandes carteles de droga de Mxico. Amante de los autos y corredor de frmulas deportivas (suele pasearse en un Porsche Carrera) fue nombrado por Almagro como asesor de Asuntos Institucionales y responsable del dilogo interreligioso y presentado como "empresario argentino de amplia trayectoria en el mbito interamericano". Quin le hizo el guin?

Ser todo por un puado de dlares?

* lvaro Verzi Rangel es investigador del Observatorio en Comunicacin y Democracia

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/179003


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter