Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-07-2016

El Acuerdo de la Junta de Andaluca sobre el desamiantado de todos los colegios de la Comunidad, a examen

Antonio Bernardo y Paco Puche
Rebelin


El pasado 12 de julio se public en el nmero 132 del Boletn Oficial de la Junta de Andaluca el Acuerdo de 5 de julio de 2016, del Consejo de Gobierno, por el que se aprueba la planificacin de la retirada progresiva del amianto en las infraestructuras pblicas educativas. [i]

Como en el mismo se expone, es una respuesta del gobierno de Andaluca a una demanda social, derivada de la preocupacin de la comunidad educativa, especialmente de las AMPAS, por la presencia de materiales con amianto en los centros educativos.

Una preocupacin por el riesgo que ello representa tanto para la salud futura de los nios y nias, como de las personas que desarrollan su trabajo cotidiano en dichos centros (profesores/as y personal no docente, como conserjes, ordenanzas, mantenimiento, etc.).

Debemos congratularnos de que la administracin regional, de acuerdo con sus competencias, asuma las correspondientes responsabilidades y acte consecuentemente: La Consejera de Educacin, consciente de la importancia de que la actividad educativa se desarrolle bajo condiciones de seguridad y salud idneas, considera como principio prioritario y objetivo fundamental garantizar las mismas en todas sus instalaciones.

En qu consiste la planificacin acordada por el Consejo de Gobierno andaluz? En un conjunto de actuaciones destinadas a identificar e inventariar las infraestructuras educativas pblicas con materiales que contengan amianto, evaluar el estado de dichos materiales, y proceder, en su caso, a su retirada gradual, de aqu al 2022.

La retirada de los materiales con amianto seguir un orden de prioridades, comenzando con los considerados como friables, para proseguir despus con los no friables, estableciendo unos plazos y recursos para stos en funcin de una serie de criterios: estado de conservacin, antigedad, dimensiones, accesibilidad, etc.

Quedan cuestiones importantes an por concretar y perfilar, de modo que en el Acuerdo el Consejo de Gobierno faculta a la Consejera de Educacin para dictar las disposiciones necesarias para su desarrollo y ejecucin. Y tambin premisas y consideraciones, contenidas en el propio Acuerdo, que resultan contradictorias con ese principio prioritario y objetivo fundamental antes aludido, garantizar que la actividad educativa se desarrolle bajo condiciones de seguridad y salud idneas.

Pasamos a continuacin a indicar esas contradicciones, y los motivos que justifican la necesidad de su aclaracin, por parte de la Junta de Andaluca, en esta fase inicial del plan de eliminacin del amianto instalado en los centros e infraestructuras educativas.

1. No existe legislacin obligatoria que fundamente este plan?

Se indica en el Acuerdo que no existe actualmente legislacin o planificacin nacional, ni internacional, que obligue a la retirada inmediata de este elemento de las construcciones educativas. Sin embargo, se menciona que la Orden de 7 de diciembre de 2001 por la se prohiba definitivamente la comercializacin y uso del amianto en Espaa, sealaba que El uso de productos que contengan las fibras de amianto, que ya estaban instalados o en servicio antes de la fecha de entrada en vigor de la presente Orden, seguir estando permitido hasta su eliminacin o el fin de su vida til.

Por tanto, s existe una legislacin nacional que establece la necesidad de retirar los materiales con amianto que hayan llegado al fin de su vida til. Adems, la Directiva 1999/77/CE de la Comisin, cuya trasposicin a nuestro derecho interno se realiz a travs de la citada Orden de 2001, aada que Sin embargo, los Estados miembros podrn prohibir en su territorio, por razones de proteccin de la salud, el uso de tales productos antes de su eliminacin o el fin de su vida til.

El hecho de que efectivamente no haya un plan de accin nacional para la gestin, control y eliminacin definitiva del amianto en el entorno laboral y social es un problema grave al que el Estado espaol debe dar solucin, porque la Directiva europea de 1999 ya apuntaba esa posibilidad, y porque la Orden de 2001 estableca una obligacin que supone implcitamente desarrollan una poltica especfica al respecto.

Y como se menciona en el Acuerdo, la Conferencia Europea sobre el amianto de 2003 y la resolucin del Parlamento Europeo de 2013 instan a los gobiernos europeos a elaborar esos planes de accin. La alternativa, que es la situacin en la que ahora nos encontramos, y que en Andaluca podra corregirse a travs de este Acuerdo, es mucho peor, actuar sin criterios ni regulaciones conllevar en el futuro ms afectados por el amianto; es lo que en otros pases han denominado la tercera oleada de vctimas del asbesto.

Al mismo tiempo, los centros educativos son centros de trabajo, donde desempean su actividad profesional personal docente y no docente. Estn, por tanto, afectados por la normativa de prevencin de riesgos laborales.

La Ley 31/1995 constituye el marco de referencia en nuestro pas de esta normativa, estableciendo los principios generales relativos a la prevencin de los riesgos profesionales para la proteccin de la seguridad y de la salud, y la eliminacin o disminucin de los riesgos derivados del trabajo. Dentro de estos principios generales de la accin preventiva se encuentran evitar los riesgos, y sustituir lo peligroso por lo que entrae poco o ningn peligro. Es evidente que este mandato legal es plenamente aplicable al caso: la exposicin a fibras de amianto o asbesto es un riesgo conocido para la salud en el mbito laboral, como en el propio Acuerdo se indica. Antes que evaluar ese riesgo, con mediciones o criterios poco o nada concluyentes, se antepone la urgente necesidad de eliminarlo. Retirando estos materiales, se cumple con ese mandato legal.

2. Una accin especfica, o integrada en la programacin ordinaria de mejora de infraestructuras educativas?

El Acuerdo contempla la retirada de los materiales con amianto como una accin especfica, para dar respuesta a la preocupacin de la comunidad educativa. Sin embargo, insiste en que ya se venan realizando actuaciones de este tipo dentro de la actividad ordinaria de mejora de infraestructuras de los centros educativos, y que las nuevas actuaciones propuestas darn continuidad a las incluidas en la programacin ordinaria de la Agencia Pblica Andaluza de Educacin, con el objeto de continuar e intensificar su paulatina retirada de los centros educativos.

Estas actuaciones ordinarias, programadas, a las que se hace referencia en el Acuerdo, no han resultado suficientes para dar respuesta a la demanda social de las AMPAS y sindicatos de enseanza, demanda que no es puntual, ni novedosa, si no que ya lleva tiempo producindose, tanto en Andaluca como en otras CCAA. Casos como el colegio Jos Caldern de Campanillas (Mlaga), que viene reclamando la retirada de materiales con amianto desde 2008, o el colegio Reggio de Puerto Real (Cdiz) son ejemplos evidentes de que las actividades ordinarias programadas aludidas por la gobierno andaluz no han sido efectivas hasta la fecha.

3. La gravedad de los efectos nocivos del amianto.

Si por una parte en el Acuerdo se especifica que la exposicin a fibras de amianto o asbesto es un riesgo conocido para la salud en el mbito laboral, por otra se tiende a minimizar la gravedad que comporta dicho riesgo para las personas, y parece sugerirse en las ltimas declaraciones aparecidas en prensa de responsables de la Consejera de Educacin que la preocupacin por el amianto es infundada (la mera presencia de fibrocemento no debe ser motivo de alarma para la comunidad educativa. Solo si el material se manipula, perforndolo o cortndolo, o en menor medida si se rompe, puede haber riesgo de desprendimiento de partculas de amianto [ii] ), que si se retira este material es para tranquilizar a los padres y madres, no porque el amianto sea nocivo por su simple existencia, llegando a calificar el fibrocemento con amianto como un material de los ms seguros y no contaminante en absoluto a no ser que se manipule [iii] .

En el Acuerdo del Consejo de Gobierno se expone que De los estudios existentes no queda patente, ni determinados, sus efectos inmediatos en la poblacin general. No, evidentemente; no pueden existir estudios que establezcan efectos inmediatos en la salud de la poblacin general, porque el amianto acta a largo plazo. Las personas expuestas hoy, podrn enfermar dentro de 30, 40 o 50 aos. De cncer de pulmn, de laringe, o del terrible y letal mesotelioma; particularmente, de esta gravsima patologa, para la que no existen dosis o exposiciones mnimas.

Por supuesto que en el caso del amianto, como cualquiera otra sustancia cancergena, la probabilidad de padecer un cncer depender de la dosis, duracin, va de exposicin, etc. Como se menciona en el Acuerdo. Pero no es el caso del mesotelioma; solo el amianto puede originar esta enfermedad mortal, an con exposiciones breves o espordicas, incluso de baja intensidad, pudiendo afectar tanto al sistema respiratorio (pleura) como a otras partes del cuerpo: pericardio, peritoneo, tnica vaginal, etc.

Como se afirma en la Gua de Buenas Prcticas del SLIC [iv] (pg. 10) aludida en el Acuerdo, Se considera que el riesgo de contraer mesotelioma a lo largo de la vida es ms elevado para alguien que haya estado expuesto a una edad temprana que para alguien que haya estado expuesto en una etapa posterior de la vida.

Afirmar, entonces, que en un centro educativo donde an se encuentran instalados materiales con amianto, sean placas de cubierta o conducciones de fibrocemento, o cualquier otra aplicacin de las llamadas no friables, su mera existencia no supone un peligro es una absoluta falta de rigor, que debera ser subsanada. Si de lo que se est tratando, insistimos, es de garantizar que la actividad educativa se desarrolle bajo condiciones ptimas de seguridad y salud, es preciso ser totalmente escrupulosos.

4. Amianto friable o no friable?

En el Acuerdo se expone, por un lado, que Las fibras de asbesto pueden liberarse al aire al friccionar materiales que lo contienen durante el uso del producto, demoliciones, mantenimiento, reparacin y renovacin de edificios o viviendas, as como a causa de la degradacin de depsitos naturales o de productos de asbesto manufacturados, como podran ser las planchas de uralita dispuestas a la intemperie por largo tiempo.

Y sin embargo, de deslizan afirmaciones que sugieren algo diferente, cuando no lo contrario, generando una confusin que entendemos debe igualmente clarificarse: si no se manipula friccionndolo o por su degradacin por exposicin ambiental, no se liberan las fibras de asbesto. O sta otra los trabajos que conllevan la manipulacin de este material s son susceptibles de producir riesgo de inhalacin, especialmente para los trabajadores que efectan estas tareas o para las personas que se encuentren en el entorno inmediato mientras se llevan a cabo las mismas. Y sta ltima: el 77% del amianto generalmente utilizado entre los aos 1960-1980 estaba presente en elementos de fibrocemento material no friable en un 10-20% de su composicin, por lo cual no es fcil que emita polvo o fibras que suponen el mayor riesgo, ya que estn fuertemente retenidas en la matriz y no puede ser disgregado manualmente, necesitando para ello la intervencin de herramientas. A su vez no todos los fibrocementos contienen amianto.

El amianto es por definicin una sustancia friable, esta caracterstica es intrnseca a su naturaleza. La clasificacin entre materiales con amianto friables y no friables tiene su razn de ser, que la industria del amianto y los pases que la apoyan y sustentan han aprovechado y aprovechan muy eficazmente: unos materiales son peligrosos, y los otros no (si no se manipulan, rompen, taladran, etc.). A partir de esa falsa premisa, se llega a la argumentacin de que el fibrocemento y otros materiales no friables son totalmente seguros, para, finalmente, concluir que es mejor no retirarlos, porque su manipulacin generar ms riesgos que mantenerlos instalados.

Estas consideraciones sobre la no friabilidad de los materiales con amianto no deben ser empleadas por la administracin si no es para priorizar la retirada de los mismos, como as se hace en el acuerdo (primero los materiales friables, luego los no friables, y entre stos, por un orden que se establezca en funcin de su antigedad y estado, dimensiones, accesibilidad, etc.; cualquier otra consideracin es una trampa en la que no se debe caer). Todo material con amianto es susceptible de desprender fibras al ambiente, como se indica inicialmente, y debe ser retirado. Antes o despus, segn se prioricen los trabajos con criterios razonables.

5. La vida til del amianto instalado

Se sealaba anteriormente, y as se especifica en el Acuerdo, que la Orden del Ministerio de la Presidencia, de 7 de diciembre de 2001 estableca que el uso de productos con amianto, que ya estaban instalados o en servicio antes de su entrada en vigor, seguir estando permitido hasta su eliminacin o el fin de su vida til, por lo que sera fundamental definir cul es la vida til de este producto.

Sin embargo, se elude esta definicin en el Acuerdo, aduciendo que no existe una definicin, y que es adems un tema complejo y difcil de caracterizar, dependiendo de diversos factores.

Si, como indica la Resolucin del Parlamento Europeo de 2013, que en el Acuerdo se cita, la vida til de los materiales con amianto est entre 30 y 50 aos, por tanto en un promedio de 40 aos, y adems se expone en el propio Acuerdo que la antigedad de los edificios en los que persista la presencia de estos materiales estar en el entorno de los 45 aos cuando finalice el plazo previsto en el mismo para la retirada de los mismos, 2022, es obvio que no pueden existir alternativas en la poltica a desarrollar ahora y hasta esa fecha. Todo el amianto instalado va a llegar al fin de su vida til y es preceptivo retirarlo.

6. Qu materiales o aplicaciones con amianto pueden encontrarse en las infraestructuras educativas?

Segn se indica en el contenido del Acuerdo que venimos analizando, el 77% del amianto generalmente utilizado entre los aos 1960-1980 estaba presente en elementos de fibrocemento. Sin embargo, se expone que de los materiales con amianto existentes en los centros educativos de Andaluca, objeto del Acuerdo, se considera que prcticamente el 95% son elementos de fibrocemento utilizado en las cubiertas de las edificaciones.

A qu responde esta diferencia tan acusada? Cuando se habla de ese porcentaje estimado del 95%, ntese que no se est haciendo referencia a elementos de fibrocemento en general, si no que exclusivamente se cita a las cubiertas de edificaciones, que es precisamente la aplicacin ms comn, pero tambin la que generalmente es ms reconocible por la poblacin.

Es razonable pensar que una buena parte de los materiales con amianto que no formaban parte de ese porcentaje del 77% de elementos de fibrocemento ya no se encontrarn instalados: nos referimos especialmente a los categorizados convencionalmente como friables, entre los que podemos citar, segn la Gua de Buenas Prcticas del SLIC iv iv (pgs. 12 a 18) aludida en el Acuerdo, los calorifugados y empaquetaduras, tableros, cartones y papeles aislantes, cordones e hilaturas, tejidos, masillas, sellantes y adhesivos, pinturas etc. Los motivos de que estos elementos o aplicaciones ya no se encuentren instalados es su mayor obsolescencia (a mayor friabilidad, menor durabilidad), y su sustitucin progresiva para la adecuacin de los centros e instalaciones a normas relativas a las instalaciones elctricas, de calefaccin, proteccin contra el fuego, etc. En la mayora de los casos, sin haber considerado los peligros a los que se exponan las personas encargadas de estas labores de mantenimiento o sustitucin.

Pero existirn otras mltiples aplicaciones que an pueden continuar instaladas, y que no consisten exclusivamente en las conocidas como uralitas: otros materiales de fibrocemento como bajantes y conducciones, paneles o revestimientos, pizarras para las aulas [v] , cisternas y depsitos, conductos de evacuacin de humos, conductos para proteccin de cableado, etc; revestimientos proyectados de amianto en estructuras metlicas; impermeabilizaciones mezclado con betn en azoteas y canales de desage; y suelos de vinilo-amianto, que se emplearon asiduamente en los colegios y que podran estar presentes [vi] en las aulas, pasillos, gimnasios, baos, laboratorios, etc. etc.

Una de las actuaciones fundamentales acordadas en el Consejo de Gobierno es la de identificar e inventariar las infraestructuras educativas pblicas con materiales que contengan amianto. Es preciso que esta identificacin e inventario tenga en cuenta todas las aplicaciones y materiales susceptibles de contener amianto, por parte de tcnicos con competencia y sin planteamientos previos o ideas preconcebidas. Y, desde luego, sin limitar este estudio a los centros de los que se tiene conocimiento, por las diferentes fuentes de informacin existentes, de la presencia de materiales de este tipo.

7. La evaluacin del riesgo: las mediciones ambientales.

Uno de los criterios que, segn el Acuerdo que ahora analizamos, se emplearn para valorar el riesgo de exposicin al amianto en los centros e infraestructuras educativas, ser el resultado de mediciones ambientales, en el caso de materiales no friables con deterioro manifiesto, es decir, de los niveles de fibras de amianto en el aire. Segn los resultados que se obtengan de estas mediciones, se realizar una propuesta de actuacin.

Es necesario recalcar que desde el punto de vista preventivo debe primar el principio general de evitar los riesgos, y de sustituir lo peligroso por lo que entrae poco o ningn peligro. Este principio, la ausencia del riesgo, es el nico que permitir garantizar el objetivo primordial que, segn el Acuerdo del Consejo de Gobierno, se persigue con las actuaciones programadas, garantizar unas condiciones de seguridad y salud idneas.

La toma de decisiones a partir de unas mediciones ambientales no permitir garantizar ese objetivo fundamental e irrenunciable.

En primer lugar porque los valores lmites de referencia existentes actualmente en nuestra legislacin laboral no pueden considerarse como un valor que garantice la proteccin de la salud, ya que no se ha podido determinar el nivel por debajo del cual la exposicin al amianto no entraa ningn riesgo de cncer, como afirma el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo [vii] . Del mismo modo se expresa en la Resolucin del Parlamento Europeo [viii] aludida en el Acuerdo: ya en 1977, un grupo de expertos encargado por la Comisin Europea concluy que no existen pruebas tericas de que exista un lmite de exposicin por debajo del cual no haya riesgo de desarrollar un cncer y que no se ha establecido un nivel seguro de exposicin al amianto, y considerando que esta opinin ha sido confirmada a lo largo de los aos por todos los organismos cientficos consultivos, y que los tribunales aceptan, por lo general, que no se conoce un lmite de exposicin al amianto por debajo del cual no existan riesgos.

En segundo lugar, porque no existe un valor lmite en la legislacin espaola aplicable a las concentraciones de fibras de amianto en el aire en las mediciones de control e ndice de descontaminacin, y es preciso establecer previamente estos valores para las mediciones a efectuar, que en este caso requerira el consenso con la comunidad educativa, incluida AMPAS, lo que no se ha producido.

Y por ltimo, porque las tcnicas habituales para la determinacin de fibras de amianto en el aire (microscopa ptica) no permiten obtener con certeza la totalidad de las fibras presentes en ambiente.

En definitiva, que los resultados de unas mediciones ambientales, con nuestra regulacin actual, y con los mtodos empleados para su determinacin y recuento de fibras, no van a ajustarse a la realidad: existirn fibras que no se van a ver o no se contabilizarn [ix] . Un ejemplo evidente de todo esto lo tenemos en el reciente caso del CEIP Reggio de Puerto Real: se efectuaron mediciones ambientales cuyos resultados estaban por debajo del valor de referencia, por lo que se concluy diciendo que no existe riesgo de exposicin a amianto. Pero en un segundo informe, correspondiente a la determinacin cualitativa de la arenilla situada bajo la cubierta de fibrocemento se conclua que se ha detectado la presencia de amianto, de variedad crisotilo.

Insistir en esta opcin de realizar mediciones ambientales, cuando el nivel de tolerancia ante la existencia de fibras de amianto en el aire ha de ser 0, precisamente para garantizar la salud de los nios y nias, y de las personas que trabajan y acceden a los centros educativos, carece totalmente de sentido. Existen otros elementos de juicio, si lo que se pretende es establecer el orden de prioridades para la retirada de materiales con amianto.

8. La identificacin de las infraestructuras educativas con amianto y el inventario para la retirada programada .

Estas actuaciones son claves en el plan de retirada de amianto de los centros educativos, y debe abarcar el conjunto de centros e infraestructuras educativas de Andaluca, todas ellas. As se establece en el Acuerdo, en su mbito de actuacin, especificado en el Anexo, apartado II.b) El mbito de actuacin comprende sobre la base del principio de cooperacin interadministrativa, todos los edificios, tanto de titularidad municipal como los de titularidad de la Comunidad Autnoma, destinados a escuelas infantiles, colegios de educacin infantil y primaria, institutos de educacin secundaria, centros de educacin especial, as como las escuelas oficiales de idiomas y centros que imparten las enseanzas artsticas y las residencias escolares, del mbito de gestin de la Comunidad Autnoma de Andaluca.

No obstante, en otros apartados del Acuerdo se introducen acotaciones que podran generan dudas sobre el alcance final del mismo. Son stos:

 

Notas:

[i] http://www.juntadeandalucia.es/boja/2016/132/BOJA16-132-00006-12551-01_00095031.pdf

[ii] http://www.elplural.com/2016/07/05/andaluc-destinar-60-millones-de-euros-la-retirada-del-amianto-de-colegios-e-institutos

[iii] http://www.europapress.es/andalucia/educacion-00651/noticia-calle-recuerda-actuaciones-retirada-amianto-son-verano-20160711132943.html

[iv] http://www.istas.ccoo.es/descargas/asbestoguide.pdf

[v] Ver artculo El amianto estaba en las aulas http://www.eldiario.es/norte/euskadi/amianto-aulas_0_458804344.html

[vi] http://informesdelaconstruccion.revistas.csic.es/index.php/informesdelaconstruccion/article/viewFile/3657/4143

[vii] http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Normativa/GuiasTecnicas/Ficheros/Gu%C3%ADa%20T%C3%A9cnica%20Exposici%C3%B3n%20al%20Amianto.pdf

[viii] http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P7-TA-2013-0093+0+DOC+XML+V0//ES

[ix] http://www.rebelion.org/docs/213890.pdf

[x] https://www.ucu.org.uk/media/4999/Asbestos-in-schools---all-party-parliamentary-report-Feb-2012/pdf/asbestos_in_schools_booklet_lo_res.pdf

[xi] https://www.tuc.org.uk/sites/default/files/asbestoseradication.pdf

[xii] http://www.juntadeandalucia.es/educacion/vscripts/centros/

[xiii] https://issuu.com/sindicatomalaga/docs/amianto_en_la_escuela

[xiv] http://www.anedes.org/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter