Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-07-2016

[Crnics sabatinas] Ms ac y por debajo del nacionalismo-secesionismo
Cierre y despedida provisional, definitiva?

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para ustedes, por su paciencia y con mi ms sincero agradecimiento.


Tambin vale repetir que el fenmeno de Bernie Sanders es igual de sorprendente y significativo que el de Trump; revel que millones de estadunidenses apoyan el mensaje del autoproclamado socialista democrtico por una revolucin poltica en favor de las grandes mayoras y en contra del consenso neoliberal. Eso tambin es parte del rostro estadounidense y al ser el ms apoyado por los jvenes buen augurio para el futuro, ante la amenaza ultrareaccionaria que desfilar esta semana en Cleveland. Cornel West, filsofo, poltico e intelectual afroestadunidense, recientemente escribi que en esta coyuntura "estamos entrampados en optar entre Trump, quien sera una catstrofe neofascista, y Clinton, un desastre neoliberal". Agrega: "El imperio estadounidense est en un profundo declive espiritual y cultural que genera desesperacin". Pero sostiene que movimientos de jvenes, como Black Lives Matter y otros, "muestran un despertar moral y espiritual. Nos ofrecen esperanza democrtica. No se trata de tener esperanza, sino de ser la esperanza".

David Brooks (2016)


 La refundacin del partido del catalanismo conservador, recientemente reconvertido al independentismo, no parece que vaya asumir la ms mnima responsabilidad por la corrupcin estructural que le rodea y que cuenta con la complicidad de importantes sectores de la clase poltica y la sociedad catalana. Como la senyera, con Pujol, la estelada est sirviendo para tapar la podredumbre que emana de demasiadas instituciones catalanas. En este tema existen bien pocas diferencias entre el comportamiento de la sociedad catalana y espaola, donde la unidad nacional en un caso y la independencia en el otro estn siendo utilizadas eficazmente para tapar la corrupcin.

 Antonio Santamara (2016)


No se trata de tener sino de ser esperanza. No est mal, nada mal, la formulacin de Cornel West.

Antonio Santamara, una vez ms, ha dado en el clavo (aunque tal vez debamos a empezar a repensar esta separacin-disyuncin, discutible a todas luces, entre sociedad catalana y espaola). Quien dice tapar la corrupcin, dice consolidar y aumentar an ms el poder de clase de las clases dominadoras y hegemnica por el momento; el dominio indiscutido de las 400 familias; su apuesta (calculada pero arriesgada), a corto pero sobre todo a largo plazo, por quedarse con todo el pastel (o lo ms que puedan) en exclusiva; su cosmovisin profundamente neoliberal y antipopular; su apuesta (a excepcin de la CUP) por la actual UE y la actual eurozona; su ms que clasista estar-en-el-mundo; su crematstico sentido de la vida; su catalanismo excluyente, homogeneizador y antiespaol (sin apenas matices), etc.

Quedan, por supuesto, mil otros asuntos para comentar. El gran tema-monotema y sus alrededores, que dira Vctor Snchez de Zavala, dan para mucho incluso en pocas veraniegas. Pero hoy no toca como dira el gran manipulador y estafador, e incluso tambin su principal hijo poltico, el del chiste -seguido y redo en sede parlamentaria- sobre la forma de hablar castellano de los nios andaluces y gallegos. No se les entiende, dijo, sin que la cara se le llenara-cayera de vergenza y sin que hasta ahora haya rectificado.

Las vacaciones han llamado a la puerta y, a diferencia del cartero, no suelen repetir. Me despido pues, ya se ha molestado suficientemente!, con mis mejores deseos y con una duda.

Llevo dos o tres aos (ni yo mismo recuerdo el momento en el que inici estas notas!) escribiendo estas sabatinas federalistas y anti-secesionistas y me da que a veces me repito como un loro, que insisto en lo ya sabido, que no aporto nada que sea de inters (y de su inters), que no hay novedades en lo dicho y argumentado, que mi perspectiva poltico-cultural (nada novedosa ciertamente: est o ha estado en la tradicin de la izquierda, tambin de la catalana) ya est suficientemente clara, que todo resulta una vuelta ms (sabida y ms o menos conocida) en un retorno que de ninguna manera puede y debe ser eterno o muy largo.

En definitiva, que me he quedado sin combustible sostenible ni chispa argumentativa y crtica y que el inters que pudieron tener estos textos (si lo tuvieron) se ha ido disolviendo poco a poco. Si todo lo slido se disuelve en el aire, como nos ensearon los clsicos cuando jvenes, podemos imaginar la evolucin y desarrollo de lo que est muy lejos de serlo!

As, pues, se impone una despedida, provisional (hasta despus del verano) o definitiva (para siempre)? Esta es la duda. Hic Rodhus, hic salta!, con el estilo esopista del padre de la inolvidable Tussy Marx.

No creo que sea una descortesa pedir su ayuda si tienen un poco de tiempo. No les pido un desarrollo detallado, lejos de mi ese cliz. Me basta con una nota: regular, mal, bien, depende del da, muy mal en general,... lo que ustedes prefieran. Y alguna reflexin complementaria si fuera el caso. Les dejo, pues, mi correo y una brevsima tarea: [email protected] Cualquier comentario ser muy bien recibido. Muchas gracias.

Mi regalo de vacaciones. De Eduardo Romero, En mar abierto, Oviedo, Cambalache, 2016, p. 201. Por ustedes, por tantas compaeras y compaeros que han venido de otros lugares y tantos trabajos imprescindibles han realizado. Y tambin por Jenny y Jennyschen Marx:

Una maana a Jenny le suena el telfono mvil mientras le da el desayuno a la seora Rosario. Se fija en que es un numero internacional, con el prefijo de su pas. Le extraa que le llamen a estas horas desde Per, all son las tres de maana. No suele coger el telfono cuando est dando de comer a la seora, pero esta vez interrumpe su tarea y responde, un poco temerosa. Su hermana mayor le anuncia que su padre ha muerto

Jenny se desploma en el suelo, comienza a llorar desconsoladamente, olvida por un momento que est en el trabajo, olvida a la seora Rosario sentada a la mesa. Se acurruca en el suelo y se mete en su propia cueva. Cuando logra recuperar la conciencia de dnde est, observa que la seora Rosario sigue en su sitio. Desde que enferm, prcticamente no habla, aunque a Jenny le impresiona su mirada penetrante. Ahora mira a Jenny de esa forma. Y ruedan por las mejillas de la anciana unas lgrimas

A veces la seora es capaz de decir, con mucha dificultad, ga-lle-ta.

Ahora le dice a Jenny: lo siento mucho.

Recarguen las pilas todo lo que puedan! No podrn con nosotras, ni incluso con nosotros, especialmente con ustedes. Se puede, ustedes pueden.

Me olvidaba, otro regalo ms: Prefiero amar, Miguel Poveda y Luis Eduardo Aute: https://www.youtube.com/watch?v=8twCQdOC69Q. Por creer que la belleza no se rinde ante el poder. Nada menos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter