Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2016

Existe la clase trabajadora?

Vicen Navarro
Pblico


Uno de los libros escritos en el Reino Unido que sera de desear que fuera ampliamente ledo en Espaa (al ser especialmente relevante para este pas) es el excelente libro de Owen Jones Chavs. La demonizacin de la clase obrera. En este libro, el autor detalla cmo en la sociedad britnica, caracterizada por una estratificacin muy acentuada por clase social, la clase dominante que controla los mayores medios de informacin ha configurado una cultura que ensalza a tal clase, mientras que menosprecia y discrimina a la clase trabajadora, utilizando en su lenguaje expresiones ofensivas para definir a dicha clase. Un ejemplo es la utilizacin del trmino chavs para definir a miembros de tal clase, la palabra utilizada en el ttulo del libro, que en la cultura espaola (incluyendo la catalana) equivaldra a definir a miembros de la clase trabajadora como miembros de la clase baja.

En cierta manera, la situacin es incluso peor en Espaa, pues aqu ni siquiera aparece el trmino de clase trabajadora. En realidad, la clase trabajadora ha desaparecido prcticamente en el discurso poltico, literario y meditico del pas, y raramente aparece en los medios. Las series televisivas tienen como protagonistas profesionales de la clase media de renta alta (frecuentemente de la clase media profesional), que reflejan esta visin (errnea) de que la mayora de la poblacin es y se siente de clase media. En Espaa el trmino de clase trabajadora definitivamente ha dejado de existir, de manera que en la estratificacin social ms utilizada en los medios (incluyendo los acadmicos) se distinguen tres clases: la clase alta, la clase media y la clase baja, utilizndose este ltimo trmino para definir a la clase trabajadora, la cual se considera que est desapareciendo, encontrndose prxima a su extincin. Hoy incluso dirigentes de izquierdas son reacios a utilizar el trmino de clase trabajadora por considerarlo anticuado, y en su lugar utilizan el trmino clase media (o en ocasiones clase baja) para definirla.

El origen de la desaparicin del discurso de clases: la Guerra Fra contina viva en la cultura del pas

El pas donde se hizo este cambio de definiciones fue EEUU, en el cual, ya en los aos cincuenta, se dejaron de utilizar los trminos de clase capitalista, clase media y clase trabajadora, siendo sustituidos por los de clase alta, media y baja. Este cambio en la utilizacin del lenguaje ocurri en los aos cincuenta en plena efervescencia de la Guerra Fra, cuando se intent barrer en toda la sociedad estadounidense cualquier elemento que sonara a socialismo o a comunismo. Lo ltimo que quera la estructura de poder era que se conservara una conciencia de clase por parte de la clase trabajadora.

Fue en aquel periodo cuando en los centros intelectuales del pas, universidades y fundaciones, y en los mayores medios, se redefini el concepto de clase, definindolo por el nivel de renta del individuo, independientemente del origen de tal renta. El objetivo era evitar por todos los medios que se estableciera una conciencia de clase, ocultando o intentando evitar cualquier percepcin que significara el reconocimiento de la existencia de clases sociales que pudieran estar en conflicto. En su lugar, se enfatiz el rol de los individuos en busca del sueo americano, segn el cual todo individuo podra subir por la escala social en base al mrito y a la oportunidad. De esta manera, el lenguaje de conflicto colectivo, incluido el conflicto de clases, desaparecera, desapareciendo con ello incluso el concepto de clases.

Lo que era permisible en la narrativa y en el lenguaje dominante era agrupar a los individuos segn la jerarqua social, tomando el nivel de ingresos como indicador del lugar que dichos individuos ocupaban en aquella escala. De ah la redefinicin de las clases en clase alta, clase media y clase baja, que sustituan los trminos de clase capitalista, clase media y clase trabajadora, un cambio de gran importancia para enmascarar la dinmica de poder del orden capitalista. La sociedad de clases se presentaba como la sociedad de niveles de renta, siendo el ms bajo el que correspondera a la que objetivamente continuaba siendo la clase trabajadora, la clase que adquiere sus rentas a base del trabajo, en una relacin subordinada con la clase capitalista, mediada esta relacin por la clase media, que objetivamente no era la mayora de la poblacin, siendo sta la clase trabajadora.

ltimamente esta clase capitalista, que en EEUU se le llama la clase corporativa (The Corporate Class) y que incluye los propietarios y gestores del gran capital (las mayores corporaciones financieras y econmicas de los distintos sectores econmicos del pas), ha pasado a definirse como el 1% (sealando con ello el grado de concentracin tan elevado de la propiedad del capital), situndose frente a todos los dems, el 99% de la poblacin. Esta visin del capitalismo, que movimientos sociales contestatarios, como el Occupy Wall Street, han hecho suya, tiene algo de verdad, pero no de toda la verdad, pues este 1% necesita para el sostenimiento de su dominio un sector de la poblacin que tiene como funcin garantizar dicho dominio. Este sector juega un papel clave en la reproduccin del sistema y est constituido por la clase media de renta alta (incluyendo la clase media profesional), que tiene intereses distintos a los de la mayora de la poblacin, pues su poder depende de su relacin con el 1% superior. El 1% no estara donde est sin la existencia y apoyo de este sector cuyo tamao va del 15% al 20% de la poblacin. Se incluyen en esta poblacin todos los gerentes y profesionales de direccin, por ejemplo, de los medios de informacin, comunicacin y persuasin. De ah que el conflicto no sea solo del 1% frente al 99% restante, sino del (1+19)% frente al 80% restante.

Existe conciencia de clase?

Parece una paradoja que, aun cuando los medios de informacin casi nunca utilizan los trminos y conceptos de clases sociales, estas persistan en la conciencia de la poblacin. As, si a la poblacin en EEUU (y lo mismo en Espaa) se le pide su identificacin social presentando como alternativas clase alta, clase media o clase baja, la gran mayora de la poblacin contesta que clase media, de lo cual se deduce errneamente que la mayora de la poblacin se considera clase media. Ahora bien, si la eleccin es entre clase alta, clase media o clase trabajadora, hay ms personas en EEUU (y en Espaa) que se definen de clase trabajadora que de clase media. En EEUU, por ejemplo, la gran mayora (56%) de personas entre los 18 y 35 aos se definen como de clase trabajadora (porcentaje que ha ido subiendo durante los aos de crisis). Solo un 33% se sienten de clase media.

La gran mayora de los que se definen como clase trabajadora apoyaron la candidatura del socialista Bernie Sanders, el candidato del Partido Demcrata que explcitamente se refiri a la clase trabajadora, utilizando dicho trmino para definirla. El otro candidato, este del Partido Republicano, Donald Trump, tambin habla a y de la clase trabajadora, y el gran empuje de estos dos candidatos en las primarias de ambos partidos ha cogido al establishment (el 20% de la poblacin con renta superior) por sorpresa, pues ignoraba o quera ignorar que exista tal clase social y desconoca o quera desconocer la gran reduccin de los estndares de vida de tal clase que ha ido ocurriendo desde que se inici la revolucin (o mejor dicho, contrarrevolucin) neoliberal en los aos ochenta.

La proletarizacin de la clase media

Las nuevas generaciones, que en EEUU siempre creyeron que la educacin, incluyendo la universitaria, les garantizara un futuro mejor que el de sus padres, han visto que ello no era cierto, pues, despus de haber realizado sus estudios y endeudarse hasta la mdula para poder alcanzar el ttulo y los conocimientos que crean que les garantizaran el futuro mejor, no lo han alcanzado. En realidad, los salarios para los puestos de trabajo a los que aspiran son mucho ms bajos que hace treinta aos. Y en muchas ocasiones ni siquiera encuentran tales trabajos, teniendo que aceptar otros trabajos muy por debajo de lo que aspiran. Esta situacin ha sido incluso ms marcada durante la Gran Recesin (2008-2016). Esta es la causa de su gran enfado y su radicalidad, que explica, de nuevo, el xito de las candidaturas de Bernie Sanders (que cogi por sorpresa al establishment del Partido Demcrata, representado por Hillary Clinton) y de Donald Trump (que tambin cogi por sorpresa al establishment del Partido Republicano). Hoy la estructura de poder est altamente cuestionada, pues las instituciones mal llamadas representativas han perdido su credibilidad y su legitimidad para la gran mayora de la clase trabajadora, cuyo tamao, objetiva y subjetivamente, ha ido aumentando.

Y esto es tambin lo que est ocurriendo en Francia (donde el partido con mayor apoyo electoral entre la clase trabajadora es el partido de Marine Le Pen), en el Reino Unido (donde la mayora de la clase trabajadora apoy el Brexit), en Espaa (donde la mayora de los jvenes apoyan a Unidos Podemos), y as un largo etctera. Cranme que la clase trabajadora, aunque no aparece en los medios, contina existiendo. Y si no se lo creen, esperen la evolucin de los acontecimientos polticos en Europa y lo vern.

Fuente: http://blogs.publico.es/dominiopublico/17521/existe-la-clase-trabajadora/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter