Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-08-2016

Si, pero por qu es as la buena gente?

Julio Garca Camarero
Rebelin


No nos parecer lo ms grave las fechoras de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas. Martin Luther King

 

Por estos das corre la noticia de que la ONU ha declarado el comienzo de la 3 Guerra Mundial, pero que al fin fue desmentida por este mismo organismo internacional. El caso es que cuando el ro suena es que agua lleva la corriente y que incluso de facto esta 3 Guerra se puede decir que ya est en marcha. En efecto, segn las Naciones Unidas, para considerar que la 3 Guerra Mundial ya ha comenzado es preciso que entren en litigio blico ms de 5 naciones. Pero es que ya estn en guerra declarada 5 estados: Estados Unidos, Francia, Alemania, Rusia, Irak, y si consideramos al Estado Islmico como un estado, actualmente ya hay mas de 5 estados en litigio.

Pero, segn buenas fuentes, parece que hay dos estados ms que se quieren apuntar a esta guerra, que son Arabia Saud y Turqua [1], que pretenden invadir Siria. Y si esto sucede, irremisiblemente se sumarian tambin Irn e Israel, con lo cual ya suman diez estados en litigio. Es decir, algo ms que suficiente para considerar que este acontecimiento blico ya es una Tercera Guerra Mundial. Adems con el agravante de que EEUU, Rusia, Francia e Israel son poseedoras de armamento nuclear.

A parte de esto, lo que est clarsimo es que vivimos en un mundo de muerte y barbarie generalizadas y en constante aumento. Y que est sucediendo esto es de la ms meridiana lgica [2].

Y en efecto, es lgico que esto suceda si tenemos en cuenta que la fabricacin y trfico de armas resulta ser el negocio ms rentable que existe. Y esto se confirmar an ms si tenemos en cuenta que la primera motivacin del sistema [3] es el fundamentalismo del crecimiento del PIB. Y es que uno de los aportes ms importantes para acelerar el crecimiento es que se aceleren y universalicen las guerras que usen armamento de ltima generacin, ya que como hemos dicho la fabricacin y trafico de armas sofisticadas resulta ser el negocio ms caro y rentable que existe y que ms hace crecer al PIB.

As que, para los oligarcas fundamentalistas del crecimiento, cada vez se hace ms imprescindible la extensin de las guerras (tales como las de Libia, Irak, Afganistn, Sudn, etc.) y que cada vez sean ms prolongadas (tales como la de Siria). Cuantos cientos de miles de bombas han recibido sus ciudades que cuando las vemos en la caja tonta de de la TV parecen autnticos esqueletos de dinosaurios? Adems, a esta gran rentabilidad, hay que aadir que estas guerras se suelen dar en pases en donde existen los ya escasos recursos de energa fsil o en los que suponen un paso indispensable para que en ellos circulen los oleoductos transportadores del crudo hacia Occidente.

As que los oligarcas fundamentalistas del crecimiento propician una serie de influjos malignos, para conseguir sus objetivos de aumentar su PIB (a costa de atemorizar y empobrecer a los dems) que describiremos a continuacin.

Resulta que hace algunos decenios las atrocidades de la guerra se solan esconder lo ms posible, en los medios, para evitar levantar protestas como las del movimiento pacifista-ecologista hippie, que surgi como repulsa de la guerra del Vietnam.

Pero, parece ser que, ltimamente, los psico-sociologos lacayos de los oligarcas fundamentalistas del crecimiento, se han percatado de que es mucho ms til (para sta oligarqua) exhibir continuamente la violencia y atrocidades, con la finalidad de que al final la buena gente (o buenas personas) se acostumbre a ellas y las vea como algo cotidiano y normal. Algo as como sucede con la permisividad en la compra de armas de la que disfrutan ciudadanos gringos.

Otra fuente de influjos malignos sobre la buena gente es la que realizan los medios de comunicacin que consiste en compaginar este exceso de informacin violenta con una ausencia total de protestas enrgicas necesarias a estas injusticias. Al contrario, procuran crear confusin y ocultar quienes son verdaderamente los culpables de estas situaciones, al tiempo que procuran distraer la atencin en las mentes de la buena gente hacia la obsesin de temores y pnico a los terroristas yihadistas. Cuando estos no son otra cosa del brazo armado y oculto de los oligarcas fundamentalistas del decrecimiento.

Pero, qu mayor terrorismo que a callar estas atrocidades y permitir con ello que sea posible su impunidad?

Pero es que adems de acostumbrar a la buena gente a las atrocidades los medios de comunicacin consiguen acostumbrarlas a desear las obsesiones futbolsticas y las competitivas y fascistas Olimpiadas.

Otro influjo maligno consiste en conseguir en hacer adictivas a las buenas gentes a los horrorosos programas de TV entre los que se pueden citar programas como el de los tertulianos de Telecinco (que no son slo TV-basura, que son en realidad TV-veneno): envenenan sus mentes y las inculcan el sndrome de Estocolmo, como lo es que adoren a sus verdugos corruptos del PP y lleguen incluso a votarles. Esta si que es una verdadera campaa electoral permanente.

Otro influjo maligno que inculcan los oligarcas fundamentalistas del crecimiento a las buenas gentes (o buenas personas) es el del miedo y la mentira.

Esta buena gente tiene miedo, miedo a perder su atroz y precario trabajo, a los desahucios de las hipotecas, miedo a los terroristas yijhadistas, miedos a represalias del Estado opresor, etc.

Y adems estn influidos por las mentiras y falsedades que difunden los medios de desinformacin (lacayos de los oligarcas fundamentalistas del crecimiento) por ejemplo odian a sus salvadores, quienes son los que pueden sacarles de su pozo de miseria, como pudieran ser sistemas del socialismo del siglo XXI. Como fue en el caso de la Venezuela de Chvez en la que la propia ONU admiti que en la Venezuela de Hugo Chvez la pobreza baj del 53% al 24%, al cual los medios han conseguido satanizarle hasta el extremo de que la buena gente haya llagado a llamarle dictador cuando Venezuela es un modelo de democracia, con sus elecciones revocatorias, algo que, por ejemplo, no existe en ningn pas de Europa, y cuando Chvez gan 18 de las 19 consultas electorales a las que fue sometido. Y sin embargo admiran a sus verdugos como aquellos corruptos del PP que han llegado a ser declarados organizacin criminal. Y no solo los admiran, sino que incluso llegan a votarlos.

S resumimos, hemos visto que las utilsimas herramientas (tiles para los oligarcas fundamentalistas del crecimiento) para confundir a la buena gente (o buenas personas) son:

1 Acostumbrarles a la violencia y a las atrocidades de la guerra para que se vuelvan indiferentes a ellas.

2 Los medios hacen confundir a las mentes mediante falsedades consiguiendo que la buena gente vean verdades donde hay mentiras y mentiras donde hay verdades.

3 Se les acostumbra a disiparse con distracciones que les impida reflexionar y rebelarse. Distracciones como puedan ser la liga del futbol, las Olimpiadas, Pokmon, etc.

4 Potenciar sobre buena gente una especie de sndrome de Estocolmo que les hace admirar y votar a sus verdugos.

5 Difundir miedos para acobardar y hacer sumisa a la buena gente (o buenas personas).


Notas

[1] Lo del golpe de estado de Turqua, que ha conducido al estado de excepcin y control absoluto y dictatorial por parte de Erdogan, parece una accin para aumentar el enfoque militarista y dictatorial en el pas. Algo as como un preparativo para que Erdogan tenga las manos mas libres para declarar abiertamente la invasin de Siria. Algo que hara, claro est, con el apoyo de la OTAN de EEUU y de Israel. De forma similar a como Franco gan el golpe de estado contra la Repblica Espaola gracias al apoyo de las fuerzas nazi-fascistas alemanas e italianas.

[2] Lgica capitalista, la del sistema global en que vivimos.

[3] En realidad solo es motivacin par una pequea oligarqua que impera sobre todos los dems.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter