Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-08-2016

Estado, pueblo y medios de comunicacin: nos entregamos?

Iroel Snchez
La pupila insomne


Hoy Granma me publica este texto que incorpora algunas ideas y datos junto a otros que ya hemos venido compartiendo en el blog sobre el tema de los medios de comunicacin.

El 15 de abril de 2009 el Jefe de la entonces Seccin de Intereses de Estados Unidos en Cuba escriba en un cable que luego revel Wikileaks es improbable que el movimiento tradicional de disidentes reemplace al Gobierno cubano, aadiendo que blogueros, msicos y artistas plsticos, no pertenecen a organizaciones de disidentes, y adoptan mucho mejor, posiciones rebeldes de gran impacto.

Pero los nombres escogidos aparecan en la propias revelaciones de Wikileaks y en los reportajes de la agencia Associated Press que vinieron despus, se desacreditaba as el nuevo proyecto y se perda lo ms importante para su eficacia: la conexin con la sociedad cubana.

Sacar a alguien de Cuba, prepararlo, asignarle un financiamiento no proveniente directamente del gobierno de EEUU, declarar transparencia en el origen y uso del dinero y proclamar preocupacin por asuntos ciudadanos como el derecho a la informacin y los problemas de la comunidad insuficientemente atendidos por instituciones gubernamentales, organizaciones de masas y la prensa cubana era el procedimiento, pero se necesitaban nombres sin pasado contrarrevolucionario y si estaban conectados con la academia, los medios de comunicacin y la naciente comunidad de blogueros cubanos, mejor.

Cuba cre una plataforma nacional gratuita para blogs pero entonces, o tal vez por eso mismo, ya los blogs no interesaban y, oh casualidad, tomaron auge los medios de comunicacin privados, recogiendo las inconformidades de nuestra prensa, pagando lo que no pagamos y ocupando los vacos que dejamos. Y el dinero hace maravillas: Quien en un medio cubano homenajeaba al Che, poco despus lo irrespetaba all donde pagan mejor.

Adems, de acuerdo con las nuevas realidades el dinero gubernamental se ramifica y terceriza de manera que es cada vez ms difcil saber quin est detrs. El Departamento de Estado de Estados Unidos anunci el 24 de diciembre de 2014 -exactamente una semana despus de los acuerdos del 17D entre los gobiernos de Cuba y EEUU- que estaba buscando organizaciones estadounidenses o basadas en el extranjero interesadas en programas que promuevan los derechos civiles, polticos y laborales en Cuba para adjudicarles hasta $ 11 millones en subvenciones que van desde $ 500.000 a $ 2 millones cada una, declarando que dara prioridad a las propuestas que hagan hincapi en el papel de los interlocutores cubanos en el desarrollo y el logro de los objetivos programticos. Las actividades a financiar abarcan capacitaciones, becas de corta duracin, o de compromiso, no en la misin diplomtica de Washington en La Habana sino en otros pases, incluyendo EEUU.

En el mundo entero la prensa privada es unnime a la hora de juzgar a Cuba y sealarnos el camino que debemos tomar, es unnime cuando se enfrenta como un solo partido poltico a los procesos progresistas en Amrica Latina y es unnime en coincidir con las estrategias de Estados Unidos en la regin pero vaya paradoja- se nos dice que tenemos que tener prensa privada para ser plurales. Y si preguntas dnde la prensa privada (o peor, la gubernamental que se concentra exclusivamente en nosotros desde medios pblicos de EEUU y Europa), defiende a los de abajo, dnde da voz a los sindicalistas y los desempleados, entonces eres extremista. Resulta que el extremo estara no en la minora que controla todo eso o en quien le sirve pidiendo una purga calcinante de los ltimos sesenta aos de nuestra historia en el mejor estilo de los tres das para matar, sino en quienes lo denuncian.

As se trate de medios gubernamentales con divisiones especiales dedicadas a la Isla, o de medios privados con gestores instalados al interior del pas, la lnea editorial que ocupa el centro de la prensa construida desde el exterior para conducir a Cuba al capitalismo es exhibir el xito del individualismo frente al fracaso de lo colectivo. Pero para nuestros inteligentes consejeros eso no es propaganda.

En su vista panormica de la autopista del capital no aparecen quienes se arrastran por sus mrgenes, pero es ms atractiva si junto al triunfador individual -emprendedor o emigrado- se colocan en primer plano los baches en el proyecto colectivo. Claro est, sin decir cuntos son fruto de las minas sembradas all por quienes les pagan a quienes escriben el encargo.

Que se haga a travs de la seduccin mercantil no lo hace menos propaganda que la indicacin explcita. Ya se sabe que para la CIA la forma de propaganda ms efectiva es aquella en que el individuo acta en la direccin en que se espera, por razones que cree son las suyas propias. En cuanto al uso de la censura, sobran los testimonios de que all cuecen habas, pero es cierto que cuando manda el dinero hace menos falta porque como dijo el fundador del neoliberalismo, Milton Friedman:

Cuanto ms amplio sea el uso del mercado, menor ser el nmero de cuestiones en las que se requieren decisiones expresamente polticas y, por tanto, en las que es necesario alcanzar un acuerdo.

Mucho tiene que cambiar nuestra prensa para ser el instrumento de control popular, participacin ciudadana y crecimiento espiritual que Cuba necesita y para aprovechar en ella todo el potencial de nuestros jvenes periodistas y nuestros intelectuales, pero no es con la ayuda interesada de quienes han convertido a Noam Chomsky en un desconocido en su propio pas y con su persecucin llevaron a la muerte al joven activista por el libre acceso a la informacin Aaron Swartz que lo lograremos.

O es gratuito que en esta estrategia esos medios promotores de la restauracin capitalista coincidan con el planteamiento explcito del Presidente Barack Obama en su visita a La Habana oponiendo el pueblo y el estado cubanos, y atacando al Partido Comunista como garanta de ese poder?Ha dejado alguna vez el estado revolucionario de luchar en beneficio de los intereses del pueblo cubano?No es estatal la poltica de un medio privado que sirve a la estrategia de un estado extranjero?No son precisamente los que se han opuesto histricamente a los intereses de nuestro pueblo los que necesitan, y financian, una prensa hostil a nuestro estado?

Si alguna duda hay de qu lado est cada cual, que se revise qu postura adoptaron unnimemente esos espacios cuando el estado, para proteger la alimentacin del pueblo, adopt medidas para detener la especulacin con los precios de los alimentos.

Cmo se relacionan estado, Partido y medios de comunicacin en el socialismo para servir mejor al pueblo y vencer en la lucha ideolgica frente al capitalismo es una cuestin no resuelta y donde se han cometido no pocos errores en muchas latitudes. Lejos estamos de haber hecho realidad lo planteado por Fidel en 1977 cuando expres:

En nuestro concepto, los peridicos y los medios masivos de divulgacin pertenecen al pueblo. Y debe existir la ms amplia libertad para que el pueblo utilice esos medios en favor de los intereses de la causa, en la crtica dura contra todo lo que est mal hecho. Creo que mientras ms crtica exista dentro del socialismo, eso es lo mejor

Pero el estado socialista al que aspiramos, cada vez ms democrtico y popular, y cuyo diseo discuten ahora mismo cientos de miles de cubanos en total libertad no es el problema, sino que puede ser la nica solucin para alcanzarlo. El gran periodista argentino Vctor Hugo Morales, que ha sufrido la censura, la persecucin y el acoso de los medios privados en su pas lo explica con claridad:

El problema ms serio de la democracia es la influencia de los medios de comunicacin convertidos en partidos polticos, escudados en la libertad de expresin como un bien que est por arriba de todos los dems. La libertad real es la que est comprometida cuando los medios concentrados asfixian ese ideal.

De todas las corporaciones es la ms poderosa, porque se ubica al frente de ese ejrcito que combate al Estado como si este fuese el causante de los males, y no su remedio, o por lo menos, un paliativo dentro de este mundo rendido a los pies del capitalismo. Solo el Estado puede regularlo y adecentar la derrota de las mayoras, porque hace ms grande y ms profunda la discusin poltica.

Fuera del Estado, para los ms vulnerables no hay mundo, no hay dignidad, no hay nada que valga la pena. Y la guerra enmascarada en los valores de la libertad de expresin es impiadosa, constante, cruel y mentirosa. Sin Estado no hay democracia, porque es el que puede arbitrar en la despareja relacin de las fuerzas en pugna.

En esa guerra, donde nos jugamos el destino como Revolucin de los humildes por los humildes y para los humildes, no tenemos derecho a entregar las armas de la comunicacin a los ricos, por los ricos y para los ricos que son en definitiva quienes ya las controlan en la mayor parte del planeta.

Fuente: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/08/01/estado-pueblo-y-medios-de-comunicacion-nos-entregamos-por-iroel-sanchez/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter