Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-08-2016

La OTAN como amenaza a la paz mundial

Augusto Zamora R.
Rebelin


Hace pocos das, el Atlantic Council, un think tank prximo a la OTAN, public un alarmante informe, titulado Arming for Deterrence, sobre la posible invasin de Polonia por Rusia. Tambin haca especulaciones sobre la ocupacin rusa de los pases blticos en menos de 48 horas. Para prevenir tales amenazas, los autores del informe pedan un drstico despliegue de tropas de la OTAN en esos pases y un aumento destacado del gasto militar. El nico inconveniente con ese informe es que no existe ninguna amenaza rusa ni hay nadie en Mosc pensando en ocupar Polonia. Se trata, ms bien, de un informe ms dirigido a crear alarma para justificar la existencia de la OTAN, el gasto militar, la militarizacin de Europa y la omnipresente presencia militar de EEUU.

Semanas atrs, los ministros de la Alianza Atlntica reunidos en Varsovia, los das 8 y 9 de julio, aprobaron nuevas medidas de cerco militar sobre Rusia. La decisin fue revestida de huecas frases, dirigidas tanto a disfrazar la poltica de acoso contra la superpotencia eslava, como a engaar al ciudadanito de a pie, que debe seguir creyendo que la OTAN es, para Europa, la reencarnacin del Espritu Santo y est aqu para velar hoy por los vivos -maana por los muertos. Escasa verdad hay en las frases y demasiada verdad en las acciones (por sus hechos los conoceris, dice el Evangelio), que apuntan a preparativos disimulados y pautados para una guerra de la OTAN contra Rusia.

No hay novedad en ello para quienes hemos seguido la poltica de EEUU desde los aos 90 del pasado tan presente- siglo XX. En 1997, an bajo el impacto del suicidio de la Unin Sovitica, se cre un grupo de presin estadounidense bajo la denominacin de Project For a New American Century (PNAC), cuyo fin era promover la hegemona de EEUU en el siglo XXI, aprovechando el enorme vaco de poder dejado por la Unin Sovitica. El PNAC estaba integrado por destacados polticos republicanos como Dick Cheney y Paul Wolfowitz quienes despus sern los cerebros de la guerra en Iraq- y tericos de extrema derecha como Robert Kagan. El documento del PNAC, a su vez, se haba inspirado en otro, elaborado por el Departamento de Defensa en 1992 (Draft Defence Policy Guidance DDPG-o Gua para la Planificacin de la Defensa), sobre cmo reestructurar el mundo tras la desaparicin de la superpotencia sovitica. El PNAC propona tres ejes que deban regir la poltica de Washington, para garantizar la hegemona absoluta de EEUU en el siglo XXI:

1.-Impedir el surgimiento de una potencia rival (Nuestro principal objetivo es prevenir la aparicin en el escenario internacional de un nuevo rival. Esta consideracin es innegociable y precisa que pongamos en marcha ahora las medidas necesarias para evitar el surgimiento de poderes hostiles en regiones vitales que no son otras que Europa Oriental, el Sudeste Asitico y la antigua URSS).

2.- Determinacin de los escenarios de potencial amenaza a EEUU, como el Golfo Prsico, los misiles balsticos y las armas de destruccin masivas.

3.- Imponer el unilateralismo de EEUU y formar coaliciones internacionales ad hoc para enfrentar crisis especficas.

Muchos miembros del PNAC influyeron en el gobierno de Bill Clinton y, luego, fueron parte del gobierno estadounidense con George Bush Jr., Desde sus nuevos cargos, se aplicaron a fondo a ejecutar las polticas para establecer el nuevo siglo americano. Las sucesivas guerras tardo-imperialistas en Yugoslavia (1999), Afganistn (2002) e Iraq (2003), obedecieron a la lgica del PNAC. Con Yugoslavia se aseguraron el control de Europa del Este (ingreso de Polonia, Hungra y Chequia en la OTAN) y la sumisin de la Unin Europea, que abandona sus proyectos de autonoma (creacin del Euroejrcito y poltica exterior propia), para plegarse a EEUU. La guerra en Afganistn dirigida a establecer el dominio de EEUU en Asia Central- ofrece el marco para el ingreso en la Alianza Atlntica, en 2004, de Bulgaria, Rumania, Eslovaquia y las repblicas blticas. En 1998 el ex consejero de Seguridad Nacional, Zbigniew Brzezinski, afirma que la Alianza Atlntica inserta la influencia y el poder militar estadounidense directamente en el continente euroasitico cualquier expansin del mbito europeo automticamente conlleva una expansin del rea de influencia directa estadounidense. Brzezinski, por dems, es considerado por el historiador estadounidense Webster Tarpley, en su libro Obama, The Postmodern Coup, The Making of a Manchurian Candidate, como el verdadero poder en la sombra [del gobierno Obama] al tiempo que su estrategia es mucho ms peligrosa que la de los aclitos neo-conservadores de George W. Bush.

El siguiente paso era la militarizacin de Europa, desde las fronteras con Rusia hasta Espaa, as como el ingreso en la OTAN de Estados exiguos, sin relevancia alguna, como Montenegro, para no dejar cabos ni espacios sueltos. Aplicando esa poltica, no han dejado de crearse nuevas bases y establecimientos militares estadounidenses, desde Rota a Estonia, pasando por Polonia, Bulgaria y Rumania. El resultado est a la vista, para los que deseen ver: Europa del Este se est convirtiendo en una enorme base militar, en la que Alemania empieza a jugar el papel de Estado-gendarme, abandonando las polticas de amistad y conciliacin con Rusia. En febrero de 2016 se aprob la creacin de una fuerza de intervencin rpida, capaz de desplegar en muy pocos das, 5.000 efectivos, de los que Espaa aporta 4.000, estando al mando de la misma. El Escudo Antimisiles se desplegar en Espaa, Polonia y Rumania. Ahora, cuatro batallones se establecern en Letonia, Estonia, Lituania y Polonia. Que todo esto es preparacin de la guerra lo dijo el comandante saliente de las fuerzas de la OTAN en Europa, el general estadounidense Philip Breedlove, el pasado 25 de febrero, cuando que EEUU est preparado para combatir y derrotar a Rusia en Europa.

El otro escenario es el Sudeste Asitico. Siguiendo los lineamientos del PNAC, EEUU ha promovido el rearme de Japn, reabierto la base Clark en Filipinas, aumentado su presencia naval y firmado un acuerdo con Corea del Sur para el establecimiento, en este pas, de una base ms del Escudo Antimisiles, bajos las advertencias de China y Rusia.

EEUU tiene establecidos dos escenarios de conflicto, que definirn el xito o el fracaso de su proyecto de hegemona mundial en el siglo XXI: Europa y el Sudeste Asitico (sin olvidar Irn y el Golfo Prsico). Pero EEUU sabe que no puede enfrentar slo a dos potencias de las magnitudes de China y Rusia. Necesita que Europa proporcione tropas cipayas para combatir en el frente ruso, mientras ellos lo hacen en el frente asitico, repitiendo la estrategia de la II Guerra Mundial. Una invitacin al suicidio de Europa.

Ninguna de estas superpotencias se ha quedado de brazos cruzados. Rusia, para empezar, no est sola. Tiene a la Organizacin del Tratado de Seguridad Colectiva, que rene a Rusia, Bielorrusia, Kazajistn, Armenia, Kirguizistn y Tayikistn. Desde 2002 ha mantenido un poderoso proceso de modernizacin de su ejrcito, armada, aviacin, misiles y poder nuclear, que estar concluido en 2020. China, por su parte, tiene veinte aos realizando multimillonarias inversiones en la modernizacin de sus capacidades militares, preparando lo que muchos en China consideran una inevitable confrontacin con EEUU por el control del mar de la China, los estrechos malacos y el mar del Japn.

Conscientes de que comparten un adversario comn, Rusia y China mantienen, desde hace tres lustros, un acelerado proceso de cooperacin, que abarca desde el campo alimentario hasta la colaboracin espacial. El embargo noticioso que existe de facto en Europa sobre esos sucesos, impide que la ciudadana tenga conciencia de la envergadura de la alianza estratgica entre China y Rusia. En la visita de Vladimir Putin a Beijing, a fines de junio, se firmaron decenas de acuerdos, dirigidos a multiplicar el poder y desarrollo econmico, comercial, energtico, militar y estratgico entre ambos pases. Una alianza que junta los inmensos recursos econmicos y comerciales chinos con la enorme capacidad cientfico-tcnica y los recursos materiales y humanos de Rusia. Hablamos, para quien necesite argumentos ms visuales, de pases que, juntos, suman 35 millones de km2, 1.500 millones de habitantes y que se extienden del mar Bltico a Extremo Oriente. No son el Japn de 35 millones de habitantes de 1939, ni la Alemania agostada de enemigos y sin recursos materiales de esos aos. Tambin recordar que son la primera y segunda potencias nucleares del mundo, dato a colgar sobre la almohada.

En esta desinformada Europa no se informa de la Organizacin de Cooperacin de Shanghi (OCS), creada en 2002 con el objetivo de que los Estados de la regin resuelvan por s mismos sus problemas, sin injerencias externas de ningn tipo. Un mensaje dirigido contra EEUU que, so pretexto la guerra en Afganistn, intent implantar bases militares en el corazn de Asia Central, de donde fue expulsado. La OCS es, posiblemente, la organizacin ms importante jams creada en Asia, a la que se incorporarn, en 2017, India y Paquistn, dos Estados adversario, con tres guerras en sus costales, y que se sentarn juntos, por ver primera, en un foro de esa magnitud. Irn ser el siguiente miembro. EEUU ha intentado, vanamente, cooptar a India para su poltica contra China, demostracin de sus debilidades en Asia. India es aliada de Rusia desde los aos 50 y Paquistn de China. Ingresarn en la OCS como fruto de la creciente concordia entre Rusia y China. Al lado de esas alianzas, la OTAN es un pigmeo envejecido y reumtico, sin posibilidad alguna de triunfar en ningn frente. De la ineficacia de la OTAN dan fe sus fracasos clamorosos en Afganistn, Iraq y Libia.

En ese panorama la pregunta es: qu gana Europa en su papel de banana republics de EEUU? Por qu tienen los pueblos europeos que verse arrastrados a un conflicto blico para sostener el delirio estadounidense de dominio mundial y donde Europa tiene todo que perder y nada que ganar? Dnde estn los europestas que hablaban de construir una Europa autnoma, con presencia independiente en el escenario global? Europa an est a tiempo. Otra cuestin ser que las lites gobernantes permitan que los europeos se salven a s mismos. O tendrn los rusos que salvar a Europa nuevamente?

 

Augusto Zamora R., Profesor de Relaciones Internacionales. Autor de Poltica y geopoltica para rebeldes, irreverentes y escpticos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter