Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-08-2016

Una lengua, una raza, una bandera, una religin
Erdoğan y su proyecto nacional-islamista

Jos Antonio Gutirrez D.
Rebelin


Poco despus de la tibia y mal preparada intentona golpista del 15 de Julio en el Estado turco [1], comenz el contragolpe del presidente turco Erdoğan, quien suspendi la convencin de derechos humanos europea -a la que estaba adscrito- y decret el estado de emergencia. Erdoğan describi el golpe como un regalo de Dios y es fcil ver por qu. Con las facultades extraordinarias, busca cambiar la constitucin y reclama, entre otras cosas, el re-establecimiento de la pena de muerte en el Estado turco. Ms de 60.000 personas han sido sancionadas, 18.000 arrestados, decenas de miles de profesores han sido expulsados, sus licencias revocadas, el consejo de investigacin cientfica turco (Tubitak) ha sido allanado y varios de sus miembros detenidos, miles de soldados, jueces y funcionarios del Estado se encuentran tras las rejas, junto a decenas de periodistas que han visto 24 medios de distintos tipos cerrados por el rgimen. Hay denuncias de torturas y los espas del rgimen estn, da y noche, sealando a opositores del gobierno, tanto en territorio turco, como entre las comunidades turcas en otros pases. El ensaamiento ha llegado incluso al ms all: los soldados muertos durante la intentona de golpe, estn siendo arrojados en una fosa comn, marcada con el nombre de traidores, atrs de una perrera, prohibindose el servicio religioso, para que, segn palabras del alcalde de Estambul, no tengan paz siquiera en la tumba [2].

La escandalosa escala de la purga no se condice con la realidad de un golpe improvisado y con escaso apoyo (al punto que muchos soldados, apenas conscriptos, pensaban que haba alerta terrorista y no eran conscientes que estaban participando en un golpe), sino que responde a la existencia de un plan prefabricado para comenzar una reingeniera profunda del Estado turco, que refleje las nuevas hegemonas, que lo aleje del modelo secular en que se fund la repblica en la dcada de 1920 y lo acerque al modelo del neo-sultanato defendida por el sector islamista poltico del bloque dominante. Como se ha dicho, Erdoğan, por fin, ha tenido su incendio del Reichstag.

Erdoğan, maestro de la instrumentalizacin

Quienes estuvieron detrs del golpe parecieran ser, efectivamente, sectores medios ligados al clrigo Fetullah Glen, el gran artfice del golpe segn el gobierno turco (que exige a EEUU que lo extradite y cuyos partidarios estn entre los sectores ms perseguidos en esta purga), que habran sido promocionados por el propio Erdoğan luego de las purgas en el ejrcito en el 2010, dirigidas en esa ocasin en contra de los sectores nacionalistas-seculares, bastiones del kemalismo republicano, hasta entonces hegemnicos en las filas castrenses. Despus del 2013, en que Glen rompe con Erdoğan, comienza una nueva pugna por el control de un ejrcito poderoso y miembro de la OTAN. Sin embargo, ni todos los implicados en el golpe parecieran haber sido Glenistas, ni todos los Glenistas estuvieron implicados en el golpe. De hecho, el movimiento kurdo ha denunciado que culpabilizar exclusivamente a los Glenistas de la fracasada intentona golpista, es clave para que Erdoğan justifique una purga total de elementos cercanos a este personaje del aparato estatal, as como para polarizar la opinin pblica, convirtiendo a Glen en el chivo expiatorio, mientras avanza su proyecto autoritario [3].

Glen, acusa, a su vez, a Erdoğan de haber preparado un auto-golpe [4]; en realidad, no pareciera ser tal el caso. Lo que s est claro es que el golpe fue instrumentalizado por Erdoğan. Inmediatamente despus del golpe, personeros del partido gobernante AKP dijeron que saban, desde hace un tiempo, que habra una intentona de golpe; cuando algunos generales se enteran que habra arrestos de oficiales el da 16 de Julio, hecho que los podra haber llevado a actuar precipitadamente [5]. No pareciera descabellado pensar que el gobierno dej andar el golpe hasta donde les fue til, mientras tenan todo preparado para derrotarlo a nivel institucional y en la calle: el rol fundamental lo jug la polica, y en segundo lugar estuvo la base social del partido gobernante, que salieron cuando los clrigos desde sus minaretes llamaban a los fieles (mayoritariamente sunitas sectarios) a salir a enfrentar al ejrcito. Los oficiales golpistas habran cado redondos en el juego de Erdoğan y habran terminado sirvindole en bandeja la oportunidad de consolidar el poder que no pudo lograr en las pasadas elecciones, por va de las facultades extraordinarias que le otorga el estado de emergencia. Con estas facultades, busca cambiar la constitucin y moldearla acorde a su proyecto islamista sub-imperialista.

No es el primer ejercicio de Erdoğan en la instrumentalizacin de terceros para avanzar su agenda propia. Erdoğan tambin instrumentaliz al Estado Islmico (EI) en su lucha en contra de los kurdos y lo que queda del nacionalismo rabe, representado en la figura de Bashar al-Assad en Siria. Objetivo clave en su consolidacin del Estado a lo interno, y de la expansin de su influencia regional. Est claro que el Estado turco no es quien cre al EI, pero la evidencia de la complicidad de las fuerzas del Estado turco con esta organizacin principalmente de la polica, pero tambin del Ejrcito y de funcionarios de aduanas- es abrumadora [6]: los combatientes que engrosaron el EI se pasearon como Pedro por su casa por territorio turco, hubo asistencia directa e indirecta al EI, particularmente en el perodo del cerco sobre Rojava entre el 2014-2015, que incluy apoyo con bombardeos a las posiciones kurdas en momentos que stas repelan al EI. Durante el perodo electoral, la inteligencia turca permiti que el EI realizara atentados suicidas en contra de manifestaciones de la izquierda kurda y turca en Suru, Diyarbakır y en Ankara [7]: todo esto fue utilizado para instalar el miedo en el electorado turco que termin votando al AKP mayoritariamente en segundas elecciones. Pero los atentados terminaron golpeando al corazn mismo de la sociedad turca, cuya mxima expresin fue el atentado al aeropuerto Atatrk en Estambul el 28 de Junio, que dej ms de 40 muertos. Si estos atentados recientes indican que la instrumentalizacin del EI se devolvi en contra del bloque gobernante, o forman parte de la estrategia de la tensin por parte del mismo gobierno turco, es algo que an no puede determinarse a ciencia cierta. Lo que s es cierto, es que terminaron por fortalecer el proceso autoritario favorecido por Erdoğan.

El otro aspecto clave de la jugada de Erdoğan, es su instrumentalizacin de la crisis de refugiados para chantajear a la UE con el acuerdo migratorio, el cual, aparte de significar millonadas para el Estado turco, dara a los ciudadanos turcos la posibilidad de ingresar sin visa a la UE. Esta instrumentalizacin es particularmente repugnante, en tanto que el Estado turco y la UE actan como autnticos traficantes humanos. Pero este chantaje garantiza la complicidad de la UE y su tolerancia a este proceso de arquitectura autoritaria, a la relacin cmplice del Estado con los fundamentalistas sirios y con las violaciones masivas y crmenes de guerra en territorio kurdo.

La poltica autoritaria de masas

Segn un artculo escrito por Basheer Nafi, un acadmico que propone una fusin del nacionalismo y el islamismo y que es un entusiasta simpatizante del AKP [8], el fracaso del intento del golpe rectificara el equilibro de fuerzas entre los revolucionarios y los contra-revolucionarios, dando una primaca supuestamente a los revolucionarios (que l equipara con los seguidores del AKP) sobre los contrarrevolucionarios (que l equipara a una nebulosa conspiracin transnacional). Nada ms alejado de la realidad. En efecto, el nico movimiento revolucionario en territorio turco est representado por dos momentos que ni siquiera aparecen en el artculo de Nafi: las protestas multitudinarias del parque Gezi (2013) y el serhildan, o levantamiento kurdo (2014). Ambos momentos han sido aplastados por Erdoğan antes de que pudieran florecer, por lo cual, si resulta estpido hablar de una revolucin por parte del conservadurismo islamista, tampoco es preciso hablar de una contrarrevolucin en marcha, pues los dos momentos mencionados no desarrollaron su potencial. A lo que asistimos es a un golpe a lo Fujimori que sume las formas de un contragolpe, capitaneado por Erdoğan, que busca una reingeniera de la arquitectura estatal turca, dando palo al mismo tiempo a los sectores nacionalistas-seculares, a los rivales islamistas y al movimiento popular.

Nafi disfraza las advertencias de Erdoğan a EEUU y la UE de que se ocupen de sus propios asuntos, como si fueran expresiones de un supuesto cono del anti-imperialismo. Toda la propaganda del mundo no podr convertir a Erdoğan en otra cosa que lo que realmente es: un oportunista pragmtico. Los berrinches hacia occidente son lo mismo que sus amenazas y alaridos en contra de Israel despus del incidente de la Flotilla de Gaza (Mayo 2010) [9] son tiles para atizar el chovinismo de las muchedumbres, para mostrarse como un duro que frentea al que sea, pero al tiempo enterr la verborrea, se olvid de las amenazas y termin en la cama con Israel. Y el Estado israel ni siquiera tuvo que recurrir a sanciones como los rusos tuvieron que hacer despus del incidente del caza-bombardero (Noviembre 2015) [10], para tenerlo de vuelta con el rabo entre las piernas. Lo mismo pasar con las amenazas y diatribas hacia occidente las cuales son calculadas para ganar aplausos domsticos sin poner en riesgo su condicin de pas miembro de la OTAN del Estado turco: de hecho, ya han planteado que la re-estructuracin militar en curso ser cautelosamente acorde a la normativa de esta organizacin [11]. Es decir, a cada paso, tratan de ganarse la aprobacin de sus patrones extranjeros. Pueden arriesgar la frgil negociacin con la UE, pero jams arriesgarn la slida pertenencia a la OTAN.

Por lo pronto, agitando un chovinismo superfluo y la religiosidad manipulada, la calle las mismas calles en las que Erdoğan prohibi la protesta popular despus del 2013- se ha convertido en un espacio de movilizacin (domesticada, dirigida, instrumentalizada) permanente para los partidarios de Erdoğan, alentados y protegidos por el Estado, azuzados por clrigos obscurantistas que chillan desde sus minaretes centenarios, que recuerda a los peores momentos de la derecha europea en la dcada de 1930. Aparte de los linchamientos a soldados y la saturacin chovinista, las turbas de Erdoğan atacaron a barrios kurdos, refugiados sirios, barrios tradicionalmente de izquierda y barrios de la minora religiosa Alevi [12]. Erdoğan les ha facilitado la tarea declarando transporte pblico gratuito y mensajes de texto gratuito durante varias semanas, para que sus partidarios pudieran comunicarse y movilizarse libremente, representando el ejrcito de choque que da una dimensin de masas al golpe al estilo de Fujimori que Erdoğan desarrolla desde su palacio. Su rol es intimidar a la posible oposicin y convertirse en la voz que demanda el linchamiento mediante medidas como la pena de muerte por razones polticas, para que aparezca como una decisin popular y no como lo que realmente es, una decisin del propio gobierno.

Califato/Neo-sultanato a la vista

El proyecto de Erdoğan ya adquiere contornos cada vez ms claros, imposibles de pasar por alto an para aquellos que no pueden ver ms all de la punta de su nariz. El mismo Nafi, en un artculo ms reciente, en el que defiende la necesidad de una nueva constitucin, expone de manera entusiasta el carcter profundamente reaccionario y sub-imperialista de este nuevo Estado: Por sobre toda las cosas, la nueva Turqua debe redefinir su rol y su posicin en la regin y en el mundo. No hay una necesidad de romper de manera absoluta y completa con el Estado kemalista () Lo que es necesario hoy en da es volver a poner junto toda la herencia turca, a lo menos desde los ltimos aos del Imperio Otomano. Este legado debe ser remodelado y el trabajo de sentar las bases para una nueva repblica debe comenzar [13]. Une nueva repblica, claro est, que mezcle lo peor de la poltica islamista y secular, erigiendo un nuevo sub-imperio regional.

La Repblica turca se edific sobre las ruinas del Imperio Otomano y sobre los cadveres sangrientos del genocidio armenio, con la consigna autoritaria una raza, una bandera, una lengua la cual exclua a la enorme diversidad dentro de las fronteras de ese Estado, que han debido enfrentar sangrientas polticas de asimilacin y/o exterminio, de lo cual el pueblo kurdo es hoy un ejemplo vivo (an). Pero tambin se construy desde la negacin del Califato, desde un secularismo autoritario y feroz, fruto de la obsesin de Mustaf Kemal Atatrk de consolidar un Estado-nacin moderno. En la era del neoliberalismo globalizante, posterior a la emergencia de los tigres de Anatolia que constituyen la base dura de respaldo al proyecto poltico del AKP-, Erdoğan busca ampliar la esfera de influencia del Estado turco en la regin del Medio Oriente, con lo cual suea con volver a edificar el Califato, pues el Islam ante el retroceso del nacionalismo rabe y de los proyectos de izquierda secular- se convierte en el fundamento legtimo a esta expansin en el escenario regional. Por ello es que el proyecto islamista poltico rechaza el secularismo pero no el conjunto del Estado autoritario forjado por Atatrk y consolidado en dcadas de hegemona militar. Pareciera incluso querer imitar la figura paternalista de Atatrk (que significa, literalmente, padre de los turcos). En las plazas, la masa adicta al rgimen ondea banderas de Erdoğan junto a las de Atatrk, como se apreci en la manifestacin pro-rgimen del 7 de Julio, en que el himno se cant junto a las plegarias religiosas. Por eso es que en la visin de unidad nacional que pretende forjar el AKP, tienen cabida tantos los kemalistas del CHP como los proto-fascistas del MHP mientras se sigue criminalizando a la principal expresin de izquierda en el Estado turco, a los pro-kurdos del HDP. Incluso el ejrcito, despus de sucesivas purgas, se muestra respaldando a Erdoğan en este proyecto, junto a los partidos del establecimiento. Erdoğan, lo que ha hecho, en medio de toda la retrica de la nueva Turqua y la segunda independencia, es agregar un cuarto pilar a la doctrina autoritaria en la cual se asienta tradicionalmente el Estado turco, para hacerlo apto para las ambiciones sub-imperialistas de su bloque dominante: una raza, una bandera, una lengua y una religin [14].

Qu implicancias tendr esto en la regin es algo difcil de pronosticar. Cmo reaccionarn las potencias de las cuales el Estado turco objetivamente depende, qu pasar con la OTAN, con Rusia, con EEUU y con la UE. La realidad, es que Erdoğan ha quedado al desnudo y tendr que enfrentar un escenario geopoltico incierto y un pueblo que, pese a todo, sigue siendo el nico lmite objetivo que Erdoğan tiene hoy en el poder, y el cual, aunque hoy pueda estar intimidado y perseguido, tiene importantes reservas polticas y sociales para oponer una firme resistencia. Y la resistencia es creadora.

 


Notas

[1] http://anarkismo.net/article/29450

[2] https://www.theguardian.com/world/2016/jul/28/turkey-builds-traitors-cemetery-for-insurgents-who-died-in-failed-coup

[3] http://kurdishquestion.com/article/3306-turkey-s-failed-coup-and-Erdoğan-s-anti-kurdish-agenda

[4] http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-36827608

[5] Ibid

[6] https://undercoverinfo.wordpress.com/2015/11/20/isis-survives-largely-because-turkey-allows-it-to-the-evidence/

[7] http://www.turkeyanalyst.org/publications/turkey-analyst-articles/item/464-the-ankara-bombings-collusion-incompetence-or-willful-indifference.html

[8] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=215052

[9] http://www.anarkismo.net/article/16758

[10] http://www.anarkismo.net/article/28776

[11] https://uk.news.yahoo.com/turkish-military-overhaul-line-nato-framework-defence-minister-152136636.html

[12] http://sendika10.org/2016/07/attacks-and-provocations-under-way-after-the-declaration-of-democracy-fest/

[13] http://www.middleeasteye.net/columns/ashes-failed-coup-new-turkish-republic-born-kemal-Atatrk-1903963305

[14] En la manifestacin del 7 de Julio, expres esta frmula en trminos inequvocos: Nos erigimos unidos como una nacin, una bandera, una patria, un Estado, un espritu. https://www.theguardian.com/world/2016/aug/07/turkish-authorities-hold-anti-coup-rally-in-istanbul

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter