Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Lugo, la esperanza de Paraguay
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2016

Paraguay
Lugo y la revolucin posible

Bernardo Coronel
Rebelin


Lugo no es progresista, menos revolucionario. Es s un poltico populista que hbilmente supo aprovechar los cambios que se operaban en Amrica Latina, de un gran ascenso popular encabezado por Hugo Chvez, desde principios de este siglo. El ex obispo se mont en los vientos bolivarianos y emulando el discurso del lder caribeo lleg a la presidencia en el 2008. Su emergencia no es fruto del azar, sino de la historia. Su acceso al poder no puede ser entendido fuera del auge de masas latinoamericano, que hoy sufre un traspis en algunos pases, pero retornar con ms fuerza cuando la efmera llama neoliberal se apague. La tendencia continental es de cambio radical, el neoliberalismo es slo un lapsus, que reapareci por las equivocaciones de la izquierda.

Lugo y el cambio subjetivo

Lugo no es sujeto sino factor de cambio, no est en sus planes la transformacin social, l simplemente quiere volver al poder. Por una necesidad de supervivencia poltica, durante su gobierno dio participacin a la izquierda, y sin quererlo provoc un cambio en la subjetividad de las bases populares. A partir del 2008 la gente empez a creer en el cambio y empez a creer en la izquierda como alternativa de poder. Esa es la transformacin cualitativa que se gener en el pas con la derrota del partido colorado, tras 61 aos en el poder. Lugo uni polticamente al campo popular, tarea jams alcanzada por la izquierda, pero la unidad no fue su obra, sino de la situacin histrica. Existe un antes y un despus para la izquierda. Antes la izquierda era testimonial, ahora es protagonista.

Es sabido que en el Paraguay las condiciones objetivas de miseria, pobreza y desigualdad estn dadas hace dcadas, pero lo subjetivo fue siempre el factor ausente por la propia debilidad de la izquierda que no supo constituirse en conductora de la lucha de masas que discurri permanentemente en el espontaneismo. Un eventual triunfo luguista en el 2018 probablemente volver a revitalizar la subjetividad hoy adormecida, creando condiciones favorables para la acumulacin de fuerzas del campo popular. Se sentarn las bases subjetivas (que ya se dieron entre el 2008 y 2012), y depender de la fuerza poltica de la izquierda poder transformarlas hacia cambios radicales. La subjetividad, requisito bsico para para el cambio, ser enriquecida, pero sin la existencia de una organizacin poltica que la transforme revolucionariamente no servir para nada. Este es el desafo para la izquierda.

Los oportunistas

En un hipottico escenario de un nuevo gobierno luguista los oportunistas de izquierda son lo que tienen mayores chances de posicionarse en el poder tal como ya ocurri entre el 2008-2012. La razn es sencilla: son mayora y con el apoyo de Lugo fcilmente pueden construir su dominacin desde la burocracia estatal apelando a la coercin y el clientelismo. Pero una dominacin construida sobre la prebenda es ficticia e inexistente. En las elecciones del 2018, stos, invocando un discurso radical slo buscarn acceder a cargos pblicos que es su mayor utopa. No obstante, su condicin de oportunistas otorga una ventaja adicional a la izquierda: son incapaces de contener un gran movimiento de masas.

El problema del bolivarianismo

El problema fundamental del Socialismo del Siglo XXI es que sus actores no supieron conducir el proceso hacia cambios profundos a travs de la movilizacin de masas, la principal herramienta de transformacin social. La mayora de sus dirigentes fueron cooptados o directamente corrompidos por la estructura burguesa que permiti el triunfo electoral pero no su alteracin como sistema de dominacin. Proceso que llev al sometimiento de los dirigentes y su aislamiento de las bases, que siguen en la espera de nuevos vientos para el salto haca un verdadero cambio.

El papel de la izquierda

El factor subjetivo_-ausente desde la finalizacin de la guerra civil del 47- es la materia prima que la izquierda debera trabajar con creatividad. La subjetividad global se puede convertir en una fuerza incontenible con una vanguardia poltica que la sepa conducir, estructurando una organizacin de cuadros con influencia de masas. Las condiciones objetivas estn dadas, y probablemente se generarn nuevamente contextos subjetivos favorables en el 2018. Slo faltar el papel de la vanguardia, que tendr cinco aos para profundizar los cambios. La izquierda deber convertir la subjetivad en una fuerza de masas, capaz de radicalizar el proceso, sin olvidar que tendr en contra a los partidos tradicionales, los oportunistas de siempre y Lugo en primer lugar.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter