Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-08-2016

Acerca de Hajah Zainab
Sigue siendo Palestina la cuestin fundamental para los rabes?

Ramzy Baroud
The Palestine Chronicle

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales.


Palestina est cada vez menos presente en la conciencia rabe, cuando menos en los mbitos oficial y meditico. Durante aos la discusin ha virado hacia otra partes, hacia otras zonas y otras preocupaciones diferentes debido a que la cuestin de Palestina ya no impulsa las alianzas regionales rabes.

Tanto si se culpa de ello a las llamadas Primaveras rabes como si se explica en el contexto de la rivalidad regional, los hechos no se pueden negar, ni siquiera se pueden ignorar. Palestina ya no es el punto principal de la agenda de la mayora de los intelectuales rabes, me dijo recientemente un querido amigo saud y escritor respetado. Pero los pocos para quienes sigue sindolo, seguiremos luchando por Palestina, insisti.

Esta afirmacin confirmaba mi propia lectura y la de muchas otras personas referente a la importancia cada vez menor de Palestina en el discurso poltico rabe actual. Lo peculiar es que aunque Palestina ha quedado relegada al final de la lista, ahora atestada de guerras y conflictos en Siria, Libia, Yemen y por todas partes, de hecho sigue siendo la principal condicin previa para la paz y la estabilidad en la zona.

Esta paz y estabilidad no es meramente un imperativo moral para acabar con dcadas de colonialismo y ocupacin militar israeles, sino que Israel ha demostrado ser la amenaza ms comn para la zona. Su pasado y su presente estn llenos de ataques militares, ocupacin e intervenciones constantes en los asuntos ajenos. Por lo tanto, la cuestin de Palestina de hecho es la cuestin de la paz tambin en toda la zona de Oriente Prximo.

Pero, cmo hemos llegado a esto, al punto en el que Palestina ya no es el problema principal? Es un problema de la historia, de la Primavera rabe o de la rivalidad regional?

Todos somos Hajah Zainab

A la edad de 21 aos sal de Gaza y fui a Egipto para seguir los estudios de ciencias polticas. El momento no poda ser peor. La invasin de Kuwait por parte de Iraq en 1990 haba provocado una coalicin internacional encabezada por Estados Unidos y una guerra importante, que acab preparando el camino para que Estados Unidos invadiera Iraq en 2003. Me dijeron que en Egipto se odiaba a los palestinos porque entonces Yasser Arafat apoyaba a Iraq. Simplemente yo no conoca alcance de este supuesto odio.

Fue en un hotel barato de El Cairo, en el que poco a poco me fui quedando sin las escasas libras egipcias que tena, donde conoc a Hajah Zainab, una amble y anciana limpiadora que me trat como un hijo. Tena mal aspecto, se tambaleaba al andar y se apoyaba en la pared para recuperar el aliento antes de seguir con sus interminables tareas. Los tatuajes de su cara, que en algn momento haban sido dibujados primorosamente, se haban convertido en una mezcolanza de tinta arrugada que le desfiguraba el rostro. An as, segua teniendo una mirada dulce y siempre que me vea me abrazaba y lloraba.

Hajah Zainab lloraba por dos motivos: se compadeca de m porque luchaba para no ser deportado por la simple razn de ser palestino en un momento en que Arafat apoyaba a Saddam. Yo estaba cada vez ms desesperado y tena pavor a enfrentarme a la inteligencia israel, el Shin Bet, que con toda probabilidad me citara en su sede en cuanto volviera a cruzar la frontera de vuelta a Gaza. El otro motivo era que el nico hijo de Hajah Zainab, Ahmad, haba muerto luchando contra los israeles en el Sina.

La generacin de Zainab consideraba las guerras de Egipto contra Israel, las de 1948, 1956 y 1967, unas guerras en las que la causa principal era Palestina. Ningn poltico con intereses particulares ni medio de comunicacin condicionado habra podido cambiar eso. Pero la guerra de 1967 fue una derrota rotunda. Con el apoyo directo y generalizado de Estados Unidos y de otras potencias occidentales, los ejrcitos rabes fueron derrotados de forma contundente en tres frentes diferentes. Se perdieron Gaza, Jerusaln Oriental y Cisjordania, junto con los Altos de Goln, el valle del Jordn y el Sina.

Fue entonces cuando empezaron a cambiar las relaciones de algunos pases rabes con Palestina. La victoria de Israel y el apoyo incondicional de Estados Unidos y Occidente convencieron a algunos gobiernos rabes de rebajar sus expectativas y esperaban adems que los palestinos hicieran lo mismo.

Egipto, antao abanderado del nacionalismo rabe, sucumbi al sentimiento colectivo de humillacin y a continuacin redefini sus prioridades para liberar su propio territorio de la ocupacin israel. Sin el liderazgo fundamental de Egipto, los pases rabes se dividieron en bandos diferentes, cada gobierno con su propia agenda. Como Palestina, toda Palestina, estaba bajo control israel, los rabes se alejaron paulatinamente de lo que antao haban considerado la causa principal de la nacin rabe.

Finalmente Egipto luch y celebr su fragmentada victoria de la guerra de 1973 que le permiti consolidar su control sobre la mayor parte de sus territorios perdidos. Unos pocos aos despus los Acuerdos de Camp David en 1979 dividieron an ms las filas rabes al tiempo que concedan al Estado rabe ms poblado un control condicionado de su propio territorio en el Sina. No se pueden exagerar las consecuencias negativas de este acuerdo. No obstante, a pesar del paso del tiempo el pueblo egipcio nunca ha normalizado verdaderamente sus relaciones con Israel.

Un abismo

En varios pases rabes sigue existiendo un abismo entre el gobierno, cuyo comportamiento se basa en la urgencia poltica y en su propia supervivencia, y un pueblo que a pesar de una clara campaa antipalestina en diferentes medios de comunicacin est cada vez ms decidido a rechazar la normalizacin de relaciones con Israel hasta que Palestina sea libre.

A diferencia del bien financiado circo meditico que ha criminalizado Gaza en los ltimos aos, las personas como Hajah Zainab tienen muy pocas plataformas en las que puedan expresar abiertamente su solidaridad con los palestinos. En mi caso tuve la suerte de encontrarme con esta anciana limpiadora que lloraba por Palestina y por su nico hijo hace muchos aos. Con todo, este mismo tipo de persona como Zainab se reencarn una y otra vez en cada uno de mis viajes. Me la encontr en Iraq en 1999. Era una anciana vendedora de verdura que viva en la ciudad iraqu de Sadr City. Me la encontr en Jordania en 2003. Era un taxista que llevaba una bandera palestina colgada en su desvencijado retrovisor. Tambin era un periodista saud jubilado que conoc en Jeddah en 2010 y una estudiante marroqu que conoc en una gira por Pars para dar charlas en 2013. Despus de la charla sollozaba al decirme que para su pueblo Palestina era una herida ulcerada.

As pues, los rabes han traicionado a Palestina? Se oye a menudo esta pregunta y a menudo la respuesta es afirmativa. Como ejemplos de esta traicin se suele citar la criminalizacin de Gaza en algunos medios rabes, el ataque a los palestinos de Yarmuk, Siria, y el hambre padecida, la pasada guerra civil en Lbano y el maltrato a los palestinos en Iraq en 2003. Algunas personas insisten en que la Primavera rabe fue la puntilla definitiva a la solidaridad rabe con Palestina.

Siento disentir. El resultado de la desventurada Primavera rabe fue una decepcin generalizada, si no una traicin, no solo para los palestinos sino para la mayora de los rabes. El mundo rabe se ha convertido en un enorme terreno para la poltica sucia entre antiguos y nuevos rivales. Aunque las vctimas han sido los palestinos, tambin lo han sido los sirios, los libios, los yemenes y tambin otros pueblos.

Es muy probable que Hajah Zainab lleve mucho tiempo muerta, pero millones de personas como ella siguen existiendo y ellas tambin anhelan una Palestina libre al tiempo de que siguen buscando su propia libertad y salvacin.


Dr. Ramzy Baroud lleva ms de veinte aos escribiendo sobre Oriente Medio. Es un columnista internacional, consultor de medios, autor de varios libros y fundador de PalestineChronicle.com. Su ltimo libro es My Father Was a Freedom Fighter: Gazas Untold Story (Pluto Press, Londres). Su pgina web es: www.ramzybaroud.net

Fuente: http://www.palestinechronicle.com/hajah-zainab-palestine-still-central-issue-arabs/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter