Portada :: Cultura :: Teatro
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-08-2016

Una resea de la obra Teatral del Director argentino Damian Ciampechini
"Embovedados", encerrados en nuestro propio destino

Milson Salgado
Rebelin


El Teatro siempre fue el lugar comn de la disipacin y el ocio, y del escape de la realidad por la ventanita de las tablas que inventan un mundo paralelo que como lneas asntotas perviven a la par de la vida cotidiana, de esa de ritos y comportamientos repetidos, que nos conectan y nos hacen discurrir en la corriente de la fuerza gravitacional del pathos singular y colectivo, y sta que se sigue reproduciendo en los personajes de mscaras que muestran su verdadero yo o un cumulo de subjetividades, que solo conocemos por dolos y actos exteriores o por silencios u omisiones, y contina siendo la verdadera realidad del mundo, solo que esta vez ms desenfadada y sin inhibiciones, porque el arte tiene la fiel costumbre de cargar con todos los vicios, con toda clase de laxitudes y sacar a relucir todos las introspecciones que guindan como complejos al portador en el hilo profuso del alma de los desesperados.

Toda arte es deseo de expresarse, pero las grandes artes, las que precisan de mayores inversiones fueron creacin monrquica y burguesa que permiti en los primeros momentos de la historia consciente lisonjear a las familias reales y recrear los maravillosos parajes de los mundos imaginarios creados por las divinidades que construyeron mundos perfectos, que en la realidad eran cargados en las espaldas de los excluidos. Mucho circo y poco pan. Sin embargo, la reivindicacin se iba producir bajo ese formato, y las producciones independientes descorreran el velo de las mentiras montadas y portaran la llave para descifrar tantas falsedades que se han patentado a lo largo de la historia.

Fue un verdadero milagro ver la obra Embovedados. Encontr, quiero decir, un paralelismo con la obra de Jean Paul Sartre, "A Puerta Cerrada", pero esta obra teatral del filsofo francs es una parodia de la vida misma que existencialmente nos lanza a un lugar del cual es difcil escapar, y el que nos enfrenta a miles y miles de encrucijadas morales, las que terminan con las respuestas de los personajes que no tienen otra alternativa ms que el compromiso y la solidaridad con los dems, y el abrir la puerta es el ejercicio de la discrecionalidad.

Embovedados sigue otro camino, y es el de la sobrevivencia y el amor por la vida que se agota segundo a segundo, minuto a minuto, y la conciencia de que las agujas del reloj marcarn de forma efectiva, cul va ser la hora en que el destino nos despachar del mundo de los vivos. Esta desesperacin de estos dos personajes que se ven atrapados en una bveda de un banco cualquiera, impermeable y con oxgeno limitado, nos ofrece el drama de dos personas condenadas a un patbulo sin fusilamientos, a una muerte sin sentido alguno, a un atracar en el puerto de los recuerdos para conferir alguna razn a los frugales pasos de la existencia humana, y sobre todo, a un adis sin interlocutores que nos den palmaditas de conmiseracin y nos acompaen en esa soledad absoluta de la intrascendencia del partir sin sentido alguno.

Embovedados obra genial de este joven Director argentino Damin Ciampechini, nos termina persuadiendo sobre el profundo valor de la vida humana, y en una metfora que nace espontneamente en las tramoyas propias de la esencia de la obra, los dos personajes se ven ante el fasto, ante ese oro que vale por su propia esencia al margen del valor de los mercados mundiales, con ese amontonar de dinero y riquezas que nada resuelven adentro, aunque afuera mueven las motivaciones de quienes le roban al pas, en limitadas porciones proporciona el pan de cada da a los pobres, y hace que una minora de los acomodados pierdan sus vidas en pos de tener ms y ms para coleccionar los esfuerzos y tenerlos seguros en una bveda, donde dos vidas se enterarn en el paroxismo de sus agonizantes existencias, cuan vano es el tener y almacenar en graneros, frente al milagro de existir y sacarle y exprimirle el jugo a los momentos que no se repetirn.

Embovedados saca a relucir los ms ntimos secretos que no confesamos ni al sacerdote, pero que dichos tienen la magia de librarnos aunque sea por esos segundos de redencin, de ese yo que nos hemos rehusado en aceptar a lo largo de nuestras vidas, no obstante, ante el espectculo infalible de la muerte, el otro constituye el testigo-mundo que nos dar la absolucin total y nos reconciliar con nosotros mismos antes que la muerte impdica toque la dbil sensibilidad de ese aire enrarecido que nos deja sin aliento, y sin un corazn de acero que pueda resistir a lo certero de los elementos bioqumicos.

La vida por otra parte se parece a embovedados, lo nico diferente es que en la vida normal ese aire lo vamos perdiendo poco a poco con nuestras enfermedades y con el paso implacable de los aos, pero en embovedados, la conciencia de ese misterio que solo era dable conferirle explicacin a la divinidad, hoy nos aterra con su precisin temporal y con su hora exacta que no ofrece ninguna clase de alternativa ni el toque de una campana salvadora. El tiempo es la categora de Bergson porque, aunque discurra de forma objetiva en varios mundos paralelos, la subjetividad ante la inminencia del misterio de la muerte hace que este corra ms de lo habitual y sea un atleta desesperado por dejarnos sin una pizca de aliento y estupor.

Embovedados es la tragedia de la vida cotidiana que la civilizacin actual se niega aceptar como destino comn de millones de seres humanos que tienen las horas contadas en un mundo que solo les ofrece exclusin, marginacin y segregacin social, en un mundo creado a imagen y semejanza de los que mandan y si se equivocan vuelven a equivocarse, de ese mundo de placares y de instalaciones modernas y deslumbrantes que ofrecen el espectculo de granito y cemento que sobrevivir al paso del tiempo, pero no se inmuta ante el destino de estos seres que para vivir una vida digna solo precisan una oportunidad digna enmedio del escenario cruel de la abundancia oprobiosa y el despilfarro ignominioso de dinero que se almacena para generar intereses y porcentajes que nada dicen ms que figurar en bolsas de valores y en fluctuaciones al alza de ndices, porque eso es embovedados estar rodeado de tanta riqueza y de tanta opulencia, pero no poder hacer nada, no poder comprar para comer y sobrevivir, porque los pocos que manipulan hasta la produccin de alimentos tienen la llave no solo para abrir las cajas fuertes donde descansan ufanas las plusvalas y los dividendos de los sudores obreros y campesinos, sino que tambin tienen la llave para abrir la puerta de las oportunidades, pero no les importa el destino de millones de seres humanos porque Malthus en su lgica de sobrepoblaciones tena razn, pues sobrarn los brazos cados de los trabajadores y porque este mundo segn su perspectiva particular es el espacio privilegiado para unos pocos que se bastarn a s mismos dentro de muy poco tiempo con mquinas que no cobrarn ni salarios ni derechos laborales, y no inquietarn con pesadillas de revoluciones sociales inminentes, de usurpacin de bienes y de sistemas polticos y econmicos los sueos confortables de los acomodados.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter