Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-08-2016

[Crnicas sabatinas] Ms ac y por debajo del nacionalismo-secesionismo excluyente
El incorrecto (e incluso sorprendente) teorema de inconsistencia e incompletud de Ada Colau y sus comunes

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para la generosa y admirable pandilla de los ocho


Frente a este repliegue tribal y tecnocrtico, una cultura resistencialista encaminada a defender derechos costosamente conquistados y hacer propuestas emancipatorias, tiene que alentar un conocimiento integrado y socialmente motivado: la funcin del saber, la prioritaria, es mejorar la vida de las personas, todo lo dems es instrumental. Establecer la prevalencia normativa de la dignidad de las personas, de la inaceptabilidad de la desigualdad creciente, es una condicin de sostenibilidad social, cranlo o no los devotos de la escolstica de Wall Street. La resistencia tiene que cifrarse hoy en enfrentarse al gran expolio, el que nos arrebata no slo los recursos necesarios sino el sustento mismo de la dignidad, sin la cual la ciudadana es un cascarn vaco. Desde ah hay que construir las nuevas utopas. Partiendo, contra lo que expresan las prcticas de las elites depredadoras, de que no hay signo ms elocuente de la deshumanizacin que la insensibilidad ante el dolor ajeno. El maltrato y la complicidad con la injusticia es tambin una forma de suicidio moral. Y un indicador de la gravedad de la regresin civilizacional.

 Martn Alonso (2016)


De sus observaciones y comentarios crticos: una cita como mximo, dos si son breves; uniformidad temtica a ser posible (y que lo sea casi siempre); posiciones claras y explcitas sobre el asunto (o los asuntos) de la nota y, sobre todo (valen aqu quince signos de exclamacin) mucha, muchsima menor extensin: tres pginas como mximo de los mximos (y en el peor o mejor de los casos, slo, por ejemplo, cuando la ciudadana popular est a punto de tomar el palacio de la Generalitat en invierno o en otoo).

Tomo nota de todo ello. Y gracias, muchas gracias.

Mientras el conseller del territorio del gobierno de la Generalitat de Catalunya, Josep Rull, apuesta por las marinas de lujo para reactivar los puertos catalanes siguiendo la senda de su maestro Xavier Trias que ya dirigi con mano de hierro la reconversin del Port Vell de Barcelona; mientras la coordinadora del PDC, doa Marta Pascal, asegura que formar parte del Estado -del espaol por supuesto- no es rentable para los catalanes desde una perspectiva social (el mejor chiste del ao hasta el momento); mientras Pere Macias, ex conseller de los gobiernos Pujol, militante del PDC en la actualidad y fichaje (acaso para convencer a las bases convergentes, una idea muy borgiana-borjana) del consistorio barcelons para la conexin del tranva, declara con admirable claridad que el enemigo pblico de la ciudad es el coche (Manuel Sacristn lo seal hace ms de 35 aos y algunos dijeron con prejuicio y orgullo que haba vuelvo a enloquecer), mientras ocurre todo eso se acerca un nuevo 11S-I: independncia, independncia, independncia. Temblad malditos, temblad!

Pues bien, la alcaldesa de Barcelona ha hecho unas declaraciones la semana pasada en torno al tema y el da. Si no han sido bien recogidas (cosa poco probable porque hay diversas confirmaciones de lo dicho y de los razonamientos anexos), esta nota no tiene ningn inters y est equivocada de la A a la Z. Si la informacin es correcta, prosigo. Estas son las reflexiones de Colau:

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha hecho un llamamiento a la "participacin masiva" en la manifestacin independentista del 11 de septiembre, convocada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y mnium Cultural. Segn Colau, llenar las calles de Barcelona es "tan o ms necesario que otros aos", no slo porque es el Da Nacional, sino porque hay "motivos polticos para salir, movilizarse y protestar". "Estamos en una situacin de bloqueo acumulado respecto al Estado espaol, con un Gobierno del PP en funciones, que requiere que siga habiendo esta movilizacin masiva", ha esgrimido este domingo, antes de visitar las Fiestas de Grcia. A pesar de esta llamada a la participacin, Colau an no ha decidido si asistir o no a la marcha, tal y como le han pedido las entidades convocantes: "La decisin final sobre la participacin del gobierno municipal en las diferentes iniciativas que pueda haber la tomaremos a finales de este mes".

Sigue con otras consideraciones relacionadas con el PSOE y la formacin de un nuevo gobierno. No vienen al caso.

Es decir, para entendernos, alguien que ha manifestado en diversas ocasiones no ser nacionalista ni independentista (cada vez con menos frecuencia eso s) hace un llamamiento pblico a asistir masivamente a una manifestacin secesionista (marcadamente neoliberal adems en sus lemas y finalidades, incluso en su estilo) arguyendo razones muy similares a las esgrimidas por ella misma -y por otros dirigentes de la izquierda catalana soberanista- cuando votaron S-S en la jornada de agitacin nacionalista del 9N de 2014: como los del PP son muy burros, muy de derechas, muy zafios y muy espaoles, yo voto porque Catalua tenga un estado propio e independiente. Las luchas de otros ciudadanos espaoles no van con nosotros; estamos hechos de otra pasta nacional muy pero que muy alejada. Viene a ser, ms o menos, como derivar la cardinalidad transfinita de los nmeros primos del hecho de que Marx tuviera un yerno llamado Paul Lafargue y una hija maravillosa a la que llamaban Tussy. Dnde se ubica la validez y consistencia de este tipo de argumentaciones? Hay que repetir una y otra veces falacias de esa dimensin?

Por si hubiera alguna duda sobre este nudo y tomando pie, precisamente, en un artculo reciente de un regidor del consistorio barcelons, Josep Maria Montaner (El derecho a la vivienda: recuperando el tiempo perdido). La ley mnibus del gobierno de Artur Mas, recuerda Montaner, recort la Ley de Derecho a la Vivienda de Catalua de 2007, en conceptos como la expropiacin del uso de las viviendas vacas.... No hace falta seguir. Se imaginan que alguien hubiera razonado en los siguientes trminos? Dado que el gobierno Mas es muy de derechas, muy neoliberal, muy la voz de los Amos y muy-muy rancio en temas sociales, nosotros apostamos por independizarnos de la Generalitat de Catalunya. Viva la secesin! No es lo mismo o, cuanto menos, no es algo muy parecido?

Cmo es posible entonces que la alcaldesa de una ciudad donde no hay ni de lejos una opcin secesionista mayoritaria, la cabeza de lista de una candidatura que muchos votamos, entre otras razones, por defender una opcin no secesionista, la misma dirigente que ha apoyado en dos ocasiones (20D15 y 26J16) una candidatura en absoluto independentista asociada a Unidos Podemos que es una fuerza federal, haga un llamamiento para asistir a una manifestacin que desde aos tiene el sesgo que tiene, una manifestacin organizada por fuerzas que, adems, en dos o tres de convocatorias engaaron a sabiendas a la ciudadana hablando del dret a decidir que en absoluto implicaba (as nos vendieron su moto) la secesin y la ruptura del demos comn?

An ms: cmo es posible que la alcaldesa barcelonesa tenga dudas sobre su asistencia personal a esta manifestacin (tanto da, desde luego, si enva, como ocurri en 2015, a uno de los polticos importantes e independentistas de su gobierno donde hay unos cuantos)? Qu tipo de indecisin es la suya?

Una arista ms, la ltima para no agotar ni de entrada ni de salida: qu duda hay de que las fuerzas que convocan el prximo 11S, la ANC y OC, estn estrechamente vinculadas a las fuerzas nacionalistas de PDC (ex CDC) y ERC, y al mismo gobierno de Junts pel s, el mismo gobierno que sigue apoyando los acuerdos con escuelas concertadas opusdestas que segregan a los nios y jvenes por sexo?

Dnde se ubica la mnima consistencia poltica exigible a cualquier representante de la ciudadana popular? Qu verdades se nos escapan, una y otra vez y de manera incorregible, en el sistema poltico ideado y abonado desde instancias prximas a Barcelona en com por intelectuales-polticos profesionales que decan ser hace ya algunas dcadas (que veinte aos no es nada!) internacionalistas y federalistas? Qu tipo de cosmovisin real mantienen y abonan estos supuestos comuneros (que ms quisiramos!) que en un disparate lingstico se llaman y hacen llamar comunes o comuns?

Un escndalo, un verdadero escndalo, una estafa para ser ms preciso, que muchos y muchas no estamos dispuestos a soportar ms. Nunca ms, nunca ms. Palabra de honor y dignidad federalistas.

Que la vida iba en serio, escribi el autor de Cancin del aniversario en uno de sus mejores poemas, uno empieza a saberlo muy tarde. Es entonces cuando algunas verdades desagradables asoman. Esta por ejemplo: rascas un poco, miras sin acritud pero sin autoengaos (hay muchas relaciones de amistad en estas coordenadas), y ves ante ti, digan lo que digan en las fiestas de guardar o en momentos oportunos ante un pblico confiado al que dicen representar, nacionalistas, partidarios exacerbados de las identidades nacionales (lo que nunca haba ocurrido en la izquierda), soberanistas excluyentes, independentistas-secesionistas, antiespaoles (no slo antiespaolistas) que en lugar de sentirse prximos al poeta asesinado (tan querido por cierto en Barcelona), a Machado, a Hernndez, a Rosala de Castro, a Blas de Otero, a Espriu, a Morente, a Juan Ramn Jimnez, se alejan aos luz de esa tradicin humanista, socialista en muchos casos, luchadora y crtica que tanto nos herman y puede hermanarnos. Deberan leer Rojos de ultramar de Jordi Soler Pero ni con esas.

Por qu asegurara Pablo Iglesias a principios de mes de que toda identidad exiga un relato adecuado y recomendaba de paso Victus -una novela histrica que, por supuesto, novela la historia!- de Albert Snchez Piol? Ustedes lo entienden? A mi me cuesta mucho. Veo inconsistencias e imcompletudes al acecho.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter