Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-08-2016

Entrevista a Vicente Serrano, filsofo y ensayista chileno, ganador del Premio Anagrama de Ensayo en el ao 2011
"La amistad y la biografa simplificadas que ofrece Facebook son versiones falsas"

Santiago lvarez Cantalapiedra
FUHEM Ecosocial


Vicente Serrano, filsofo y ensayista chileno, ganador del Premio Anagrama de Ensayo en el ao 2011 por su obra La herida de Spinoza. Felicidad y poltica en la vida posmoderna, ha publicado recientemente un libro sobre el papel de las redes sociales, titulado con toda intencin Fraudebook. Lo que la red social hace con nuestras vidas (Plaza y Valds Editores). El protagonismo adquirido por las redes sociales en poco tiempo obliga a reflexionar sobre el papel que representan en nuestra vida cotidiana.1 Frente a las innegables ventajas que ofrecen en muchos rdenes de nuestra existencia, contienen tambin riesgos indudables por las posibilidades que abren para el control y la manipulacin de las personas, particularmente de las ms jvenes. Pero esto es algo sabido, como lo es tambin que el entorno virtual se ha convertido en una sofisticada maquinaria de apropiacin de nuestro tiempo y atencin, desterrando en gran medida el pensamiento calmo, profundo y concentrado. Sin embargo, en Fraudebook, Vicente Serrano va ms all y nos alerta de que, tras la aparente inocencia e ingenuidad de estos dispositivos, nos encontramos ante un artefacto que cabra calificar de biopoltico al ser capaz de incidir sobre nuestra intimidad, afectividad e identidad personal, transformndolas profundamente.

Santiago lvarez Cantalapiedra (SAC): 1.500 millones de usuarios de Facebook, cul es la clave del xito de esta red social? Cmo la caracterizaras y distinguiras de otras redes sociales? Qu elemento singular la define que no debemos ignorar?

Vicente Serrano (VS): La cifra que mencionas es superior a la del nmero de fieles de la mayora de las religiones. Solo es superada por el cristianismo si unimos las distintas iglesias que lo conforman, de las cuales la Iglesia catlica tiene 1.400 millones de fieles, por debajo de Facebook. Claro que esta red social es una herramienta de comunicacin en la era digital y en el capitalismo globalizado, pero ese dato comparativo es muy revelador de las claves de su xito, precisamente porque, como las religiones, incide en la vida afectiva, en el mbito de los sentimientos, y establece tambin una comunidad. Y eso la diferencia de otras redes en las que la dimensin afectiva est menos marcada. Pero como digo, esto lo hace en una poca de mutacin del capitalismo global y esa comunidad en la que se vuelcan los afectos es a la vez una gran herramienta que permite a la publicidad acceder a esa dimensin de intimidad, que es la misma sobre la que operaban las religiones. Ese cruce entre lo publicitario, la afectividad y la sensacin de libertad es la frmula que explica su xito. En el libro utilizo la expresin gran fbrica de afectividad porque, de hecho, a travs de Facebook la vida afectiva se convierte en riqueza, una riqueza que se produce mediante el tiempo y la vida afectiva de los usuarios.

SAC: Si el valor de la amistad es lo que pone en el centro esta red social, de qu tipo de amistad estamos hablando?

VS: Obviamente no es el concepto de amistad en sentido estricto de ese vnculo afectivo desinteresado que se ha considerado desde siempre uno de los elementos ms valiosos de la vida humana. Antes todos sabamos que haba amigos, conocidos, colegas, vecinos, etc., y dentro de los amigos haba grados, los ms cercanos e ntimos nunca por definicin podan ser muchos, porque la amistad es algo delicado y muy valioso, difcil y que hay que cuidar, que requiere tiempo. En el caso de Facebook se trata de una amistad en el sentido ms laxo que empuja a la acumulacin de amigos. Y aunque admite distintos grados, lo cierto es que en Facebook la idea de amistad se aplica por igual a todo y se ha ido decantando hacia aquellos elementos positivos, en ocasiones falsamente positivos, que definen lo publicitario, razn por la cual nunca admitir el No me gusta. En su concepto de amistad cabe todo, desde intereses profesionales hasta verdaderas amistades reales, pasando por el elemento de promocin y propaganda que lo convierte en esa herramienta publicitaria de la que hablaba. De este modo, la amistad corre el riesgo de confundirse con un simple espejo vinculado a una tendencia narcisista de la sociedad. Si eso es un problema en general se hace ms preocupante en determinantes rangos de edad. Los ms jvenes, ya nativos digitales, corren el riesgo de no conocer otro concepto de amistad que el de Facebook. Y eso lo considero una distorsin muy peligrosa.

SAC: Sealas en tu libro que los usuarios al publicar en su biografa esperan sobre todo aprobacin. Afirmar lo que nos gusta, como forma de singularizarnos, y buscar en ello adems el reconocimiento ajeno, es poco menos que una necesidad que experimentamos permanentemente los seres humanos. No es Facebook, aparentemente, un eficaz satisfactor de esta necesidad tan humana?

VS: En los doce aos de vida de Facebook ha ido quedando claro que constituye, adems de una formidable e indudable forma de comunicacin, un escaparate en el que la aprobacin a travs del Me gusta ha adquirido un peso determinante en el sentido de la red. Es obvio que los humanos necesitamos la aprobacin de los otros, pero esta se articula a partir de nuestras acciones, y es igualmente obvio que no todas son igualmente dignas de aprobacin. El problema es cuando la aprobacin se convierte en un fin en s mismo. Es ah donde la vida afectiva se convierte en publicidad, pero la publicidad lo es para vender un producto, no para relacionarse con los amigos. En la medida en que el usuario interioriza ese modelo, la identidad virtual que construye tiende al narcisismo y al exhibicionismo al verse reflejado en la pantalla mediante aprobaciones. Por supuesto hablamos de una tendencia dominante. No todos los usuarios se relacionan de la misma manera, pero creo que s la mayora.

SAC: Qu otros aspectos conlleva Facebook?

VS: Adems de ese falseamiento de la amistad y de la biografa, convertidas ambas en un modelo acumulativo propio de la actividad empresarial, creo que el otro rasgo ms interesante es el hecho de que el usuario es productor de riqueza y ni siquiera lo es con plena conciencia. Ciertamente no es un trabajador al uso, porque no recibe un salario. En realidad se le dice que recibe un servicio que es gratis y lo ser siempre. Pero el usuario invierte su tiempo y aporta su intimidad para producir riqueza para otros.

SAC: Dnde est el fraude?

VS: El fraude, en un sentido no jurdico, desde luego, est precisamente en ese hecho de estar produciendo bajo la apariencia de que se recibe un servicio que es gratis y lo ser siempre. La promesa de libertad y comunicacin, por cierto muy real, lleva por as decir una letra pequea, en este caso literalmente, que son las clusulas de un contrato mediante el que cedes el uso de tu vida privada para que se produzca con ella. E igualmente me parece fraudulenta la incidencia sobre la amistad y la biografa que se articula desde el dispositivo. La amistad y la biografa simplificadas que ofrece son versiones falsas de lo que es nuestra biografa y de lo que son las relaciones de amistad, mediadas ambas por una estructura que las somete al impulso acumulador. SAC: No es un ejemplo de lo que nos ofrece continuamente el capitalismo? VS: Sin duda. Y en varios sentidos. Por un lado mediante ese contrato el usuario se convierte en productor no consciente que aporta su vida afectiva al proceso productivo. El capitalismo se hace afectivo en el sentido literal de que ha emergido una nueva mercanca y una nueva relacin de produccin propia de la era digital y de la informacin. Pero por otro lado esa identidad articulada mediante la constante tensin hacia las adhesiones convierte a la afectividad y a la propia biografa en una especie de tarea empresarial que versa sobre uno mismo. Utilizo en el libro otra metfora que es la de la cuenta corriente. La cuenta de Facebook tiene la misma estructura, solo que lo que se deposita no es dinero, sino sentimientos y acontecimientos de la vida de cada cual. Pero, como en la cuenta, lo decisivo es la tendencia acumulativa que define el capitalismo y que ahora tiende a interiorizarse.

SAC: Podras extenderte un poco en tu afirmacin de que nos encontramos ante un dispositivo biopoltico?

VS: Tiene mucho que ver con esa interiorizacin y con la produccin. El trmino biopoltica lo utiliz Foucault para definir un modo de entender el poder que no consiste ya en hacer morir y dejar vivir, como en el caso del soberano clsico que decide sobre la muerte y deja vivir en lo dems. Foucault lo invierte y habla de dejar morir y hacer vivir, es decir, de producir vida. Ha habido interpretaciones de lo que quera decir con esto, autores que lo han interpretado sobre todo en clave biologicista, como Giorgio Agamben o Roberto Esposito. Pero lo cierto es que Foucault lo vincul al liberalismo econmico. En uno de sus cursos de finales de los aos 80 del siglo pasado titulado El nacimiento de la biopoltica hablaba de la tendencia del liberalismo a que cada cual se convierta en empresario de s mismo. Mi lectura es que precisamente Facebook expresa esto de una manera ntida mediante la produccin de esas biografas falseadas de las que hablaba ms arriba. La produccin de vida entendida como produccin de biografas y adems marcadas por ese principio acumulativo interiorizado al que me refera. Es un modo de gobernar millones de vidas, pero que pasa inadvertido como tal, que es vivido como una ampliacin de libertad. A esa situacin es a lo que Foucault llamaba la irona del dispositivo, que al dominarnos nos hace creer que somos ms libres. l lo aplic a mediados de los aos 70 del pasado siglo al discurso en torno a la sexualidad, pero creo que es perfectamente extensible al discurso en torno a las nuevas formas de comunicacin que llamamos redes sociales, y en particular a Facebook.

SAC: Estamos abocados a vivir nuestra afectividad mediada por estas nuevas realidades? Qu cabe hacer: confiarlo todo a la eleccin de la persona incidiendo en su educacin sentimental o es legtimo pensar adems que, dada la naturaleza y efectos de estos dispositivos, necesitamos regular conscientemente esta mquina de los afectos?

VS: Est claro que no hay marcha atrs con las tecnologas y con todo lo que supone la revolucin digital. Pero hay que tener en cuenta que esta no es ms que un nuevo salto en el proceso complejo de la modernidad. En otras obras, como en Soando Monstruos o La herida de Spinoza, he defendido que el mundo moderno viene instalando de modo creciente un orden afectivo determinado, dando prioridad a una jerarqua de afectos vinculada a la acumulacin, a la inquietud, a la voluntad de poder, a una ansiedad constante que se corresponde con la mirada moderna. En una obra publicada en Chile en 2014, que lleva el ttulo de Naturaleza muerta, desarrollo la idea de que la naturaleza premoderna era sobre todo un orden afectivo. Ya no podemos recuperarlo de ese modo, en los mismos trminos que tena para la vieja Grecia o para las culturas originarias de Amrica, por ejemplo, pero s como una indagacin en nuestra afectividad. El reto es ser capaces de establecer un orden afectivo despus de la muerte de la naturaleza en el sentido que menciono. Y no creo que el problema sean las mquinas, porque desde los artificios es posible articular otro tipo de afectos, como lo demuestran mltiples artistas digitales. Pensemos por ejemplo en un artista como Bill Viola, que desde las nuevas tecnologas recupera el universo de las pasiones La cuestin estriba en saber que debajo y detrs de cada mquina y de cada clic est presente un afecto, y saber identificarlo. Lo que planteo en Fraudebook es precisamente el modo en que esa dimensin ha pasado inadvertida y que esa red en particular posee una estructura y un orden afectivo como dispositivo biopoltico. El objetivo al escribir el libro es sacarlo a la luz.

SAC: Las redes sociales evolucionan, cambian, pasan de moda, lo hemos visto con twitter Cmo crees que evolucionar Facebook? Qu futuro le aguarda? Qu futuro le desearas?

VS: Ha habido quienes anunciaron el final de Facebook para este mismo ao. Es difcil hacer predicciones, pero es obvio que cada vez hay ms reticencias a colgar determinados contenidos, sobre todo los ms ntimos y afectivos. Facebook va mostrando cada vez ms su cara ms publicitaria y profesional. Si esa tendencia se confirma estamos en el comienzo del declive, porque su fuerza fue precisamente esa incidencia sobre lo afectivo, que a su vez aliment la dimensin publicitaria. Ahora bien, que el territorio conquistado por Facebook esa integracin de lo afectivo en la produccin lo heredarn otros dispositivos, de eso no tengo duda. Como tampoco la tengo de que el pensamiento crtico y la bsqueda esttica y tica seguirn pugnando por pensar nuestra relacin con las mquinas y con nosotros mismos como se ha hecho a lo largo de la historia.

1 V. Serrano, Fraudebook. Lo que la red social hace con nuestras vidas, Plaza y Valds Editores, Madrid, 2016.

Entrevista elaborada por: Santiago lvarez Cantalapiedra director de FUHEM Ecosocial

 

Para descargar el texto completo: Entrevista a Vicente Serrano.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter