Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Pueblos originarios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-08-2016

Con lo que tenemos nos basta y nos sobra
No al Mando nico en Chran

Jaime Quintana Guerrero
Rebelin


Chern, Michoacn. No necesitamos el Mando nico, no necesitamos ese tipo de seguridad porque sentimos que con lo que tenemos nos basta y sobra, fue la respuesta de Pedro Jimnez Ceja, miembro del Consejo Coordinador de los Barrios de la comunidad indgena purpecha de Chern, en Michoacn, a la tentativa de los gobiernos estatal y federal de incorporar la seguridad comunitaria al acuerdo del Mando nico.

En la sierra purpecha, la comunidad de Chern es la ms resguardada, ya que cuenta un sistema propio de seguridad articulado en la Ronda Comunitaria, la Ronda de Voluntarios y los Guardabosques; lo integran ms de 200 personas, y es regulado por el Consejo de Honor y Justicia.

El Consejo de Honor y Justicia es una instancia operativa que forma parte del Consejo Mayor, rgano conformado por representantes de las asambleas de los Barrios y Fogatas, explica Pedro Chvez Snchez, miembro del Consejo Mayor.

El 10 de marzo 2016, el gobierno de Silvano Aureoles recibi un contundente rechazo por parte del Consejo Mayor de Chern frente a la propuesta de establecer en la localidad el Mando nico de policas: como comunidad ratificamos la posicin de seguir nuestra organizacin poltica en base a la libre determinacin, lo cual nos da derecho de ejercer la autonoma en materia de seguridad a travs de nuestra Ronda Comunitaria tradicional, al mismo tiempo que exigen el respeto a sus derechos como pueblo originario.

El Mando nico es un acuerdo de las entidades estatales y federales en materia de seguridad y consiste en quitar a los municipios la responsabilidad de la seguridad pblica, que ser asumida por una unidad de polica estatal.

Se ha escrito en diversas investigaciones que el Mando nico puede fomentar y profundizar la distancia entre los gobiernos y la poblacin, fortalecer un estado policial, fracturar la soberana municipal y estatal, fomentar la violacin de los derechos humanos y generar una mayor militarizacin del pas.

A principios de marzo, varios medios de comunicacin anunciaron que Chern se adhera a dicho acuerdo. Enedino Santaclara Madrigal, miembro del Consejo Mayor, aclara: nosotros sabemos que el gobierno nos quiso involucrar al Mando nico, pero nosotros estamos bien definidos, nuestro Mando nico son las Fogatas, las Asambleas de Barrios, esta estructura es nuestro mando.

Tenemos nuestras propias leyes, nuestra forma de organizarnos, nosotros servimos a nuestro mando que es el pueblo. Al gobierno no tenemos que hacerle caso, solo quiere imponer.

El Mando nico lo quisieron imponer en la comunidad, se consult a las Asambleas de los Barrios y se dijo que es preferible confiar nuestra seguridad en nuestra gente y se ratific que al nico mando al que se debe obediencia: al pueblo constituido en asamblea, precisa Rubn Fabin Madrigal, miembro del Consejo de Honor y Justicia.

El 15 de abril del 2011, cuando la comunidad se levant en contra de la delincuencia organizada, nos toc la conciencia, las fibras ms ntimas; se cre un sentimiento de autoproteccin en la comunidad, seala Fabin Madrigal.

Antes del 2011 en Chern exista un caos, ya que la tala de rboles estaba en manos de organizaciones delictivas; en el 2008 esto se agrav de manera alarmante, seala Pedro Chvez Snchez.

Segn los testimonios, entre 2008 y 2011 se contaban ms de 200 camiones repletos de madera del bosque que cada da y noche los talamontes bajaban del cerro, con el respaldo del crimen organizado, narra Chvez Snchez.

La gente armada se paseaba en la comunidad para burlarse, nos gritaban y amenazaban. Ellos llegaban y saqueaban las tiendas, nosotros no podamos ni siquiera mirarlos, ni estar en alguna esquina, recuerda Enedino Santaclara Madrigal, del Consejo Mayor.

A las mujeres jvenes se les faltaba el respeto, pasaban los carros en fila con gente armada, en las escuelas existan clases y en la calle fiestas, todo con mucho temor de asistir; los comuneros o campesinos no podan ir a trabajar la tierra y menos subir al bosque, rememora Pedro Chvez Snchez.

A nosotros, expone Chvez Snchez, nos toc ser jvenes en ese tiempo, pero la rabia y el temor era compartida por todos. Eran las armas que tenan ellos, que hacan sentir su poder y someter a un pueblo. Ahora despus del levantamiento nosotros controlamos nuestra seguridad.

Nuestra seguridad comunal

Los ronderos son los que caminan, los que rondan por la comunidad y son elegidos por las Fogatas, en el movimiento nosotros desarmamos a la polica municipal y tomamos las armas y es ah donde surge de manera ms activa nuestra Ronda Comunitaria, seala Pedro Chvez Snchez, miembro del Consejo Mayor.

La comunidad de Chern est dividida en cuatro Barrios. En cada Barrio se realiza semanalmente una asamblea, misma que nombra el Coordinador del Barrio; entre todos se encargan de la organizacin de la seguridad y del control en las barricadas, puntos de revisin ubicados en las entradas de la comunidad y vigilados por miembros de la Ronda Comunitaria.

El grupo de Guardabosques se encarga de salvaguardar el bosque.

La Ronda Voluntaria est compuesta por comuneros y comuneras, que se organizan en las Asambleas de los Barrios y los fines de semana participan en la vigilancia de los barrios. No estn armados, ellos vigilan las calles y ayudan en las tareas de la Ronda Comunitaria, explica Pedro Chvez Snchez.

Esta Ronda de Voluntarios es una prctica de nuestros antepasados y que hemos retomado, expone Enedino Santaclara. Ahora estamos retomando lo de antes, el arma fundamental es que la poblacin tiene la misma conviccin de resguardar y cuidarse el uno al otro.

Entonces ahora se retoma otro modelo de seguridad, antes del movimiento era la polica municipal al mando del Ayuntamiento Constitucional, esa estructura desapareci con el movimiento, explica Rubn Fabin Madrigal.

El pueblo tom el control de la comunidad, hubo desaparecidos, asesinados. Por eso, sabemos que la misin de todos es salvaguardar la comunidad, relata Pedro Chvez Snchez; descubrimos la polica local coludida, la polica municipal en contubernio con el crimen organizado y autoridades municipales y locales. Fue hasta que nos levantamos en defensa de nuestra propia vida que voltearon a vernos.

Nosotros realizamos nuestra propia seguridad por medios de las Rondas. No quisiramos vivir lo que viven en otras comunidades con la seguridad del gobierno, porque la gente que integra nuestra seguridad son personas que conocemos; son vecinos, el pintor, el cartero, el de la tienda, aqu todos nos conocemos, y por eso todo participan, explica el representante comunal Rubn Fabin.

El Mando nico en nuestra comunidad est en la organizacin de los barrios, en los coordinadores de fogata. Nosotros al nico que reconocemos es al pueblo, concluyen las autoridades comunitarias.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter