Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2005

Sadam Hussein: juicio poltico, no jurdico

Augusto Zamora R.
El Mundo


El inicio del juicio contra el ex dictador y ex presidente de Iraq, Sadam Husein, est siendo calificado de histrico por quienes creen que debe ponerse fin a la impunidad y que dictadores como el iraqu tienen que comparecer ante los tribunales. Nada que objetar a ese planteamiento, pues no cabe excusar bajo ningn criterio la violacin de derechos humanos o el atropello de pueblos o minoras. No es menos cierto que la aplicacin de la justicia exige el respeto pleno y cabal de las leyes y procedimientos nacionales e internacionales, cuyo acatamiento es esencial para una correcta aplicacin de la misma.

El juicio que enfrenta el ex dictador est afectado, desde una perspectiva jurdica internacional, de graves vicios que privan de legitimidad al tribunal designado para enjuiciarlo. El mayor, aunque no nico impedimento, es la forma en que Sadam Hussein fue derrocado y capturado. Tal se logr perpetrando el mayor de los crmenes contra la paz y la seguridad de la humanidad como es una guerra de agresin, que viola las normas ms sagradas del orden jurdico mundial. Para entender mejor la trascendencia judicial de este crimen debe recordarse que el Estatuto del Tribunal Penal Internacional (TPI) reafirma, en su Prembulo, la obligacin de los Estados de abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia poltica de cualquier otro. El artculo 5 del Estatuto incluye, adems, el crimen de agresin dentro de la competencia del TPI. No se admite, pues, que la captura de personas acusadas de crmenes perseguibles internacionalmente se haga perpetrando crmenes mayores. Admitir tal posibilidad sera aceptar que, para capturar a un criminal, pueda un gobierno masacrar a pueblos enteros. Tal aberracin abrira la puerta a la comisin de crmenes an ms horrendos que es, ni ms ni menos, lo que viene ocurriendo en Iraq desde el inicio de la agresin y la ocupacin.

Otra cuestin es la referida a la legitimidad de las autoridades que nombraron al tribunal y, en consecuencia, a la legitimidad e idoneidad de dicho tribunal. El artculo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos dispone que toda persona tendr derecho a ser oda pblicamente y con las debidas garantas por un tribunal competente, independiente e imparcial. Iraq es un pas ocupado por 200.000 soldados y mercenarios extranjeros y la permanencia del gobierno actual depende de las fuerzas de ocupacin. Iraq, hoy, carece de instituciones independientes, de Constitucin y de un ordenamiento legal que sea reconocido como tal. No hay, por tanto, un sistema jurdico fiable que pueda dar garantas de juicio imparcial. El tribunal es casi secreto y, salvo para EEUU y sus aliados, nadie puede creer que sea independiente. Es un remedo de tribunal o un tribunal poltico, creado para legalizar la venganza de los enemigos internos y externos del rgimen baasista.

Un tercer aspecto se refiere a los crmenes por los que ser juzgado el ex dictador y ex presidente de Iraq. Las represiones internas, sobre todo en caso de sublevaciones o de movimientos separatistas, tienen una interminable lista, contndose por decenas los pases, regmenes y tiranos que han ensangrentado sus pases. En Guatemala, por cuarenta aos, los indgenas sufrieron una represin brutal que dej 200.000 muertos. Leyes de amnista cerraron el captulo sin juicio contra nadie. Otro tanto ocurri en Argentina, Uruguay o Chile. En la ltima dcada, frica ha sido escenario de las guerras ms sanguinarias de las ltimas dcadas, con millones de vctimas. Nadie ha sido perseguido ni enjuiciado. Con excepcin del genocidio en Ruanda y de la ex Yugoslavia, para lo que se crearon tribunales internacionales ad hoc, el resto de los crmenes no cuenta, preocupa ni perturba a nadie. Esta dolorosa realidad lleva a considerar el juicio contra Sadam como una revancha. Se trata de una aplicacin selectiva de la justicia, donde lo que realmente se juzga no son los crmenes en s que los hubo y deben ser juzgados- sino el desafo de Sadam a EEUU.

Interesante ser ver la lista de cargos contra Sadam. Habr un alarde de cinismo si se le acusa, por ejemplo, del empleo de gases txicos o similares, prohibidos por el Derecho Internacional Humanitario desde 1925. EEUU lanz sobre Vietnam 80.000 toneladas de qumicos, entre ellos el agente naranja, que adems de provocar centenares de miles de vctimas en la poblacin civil, es causante de miles de muertes y de deformaciones que an hoy siguen afectando a la poblacin vietnamita. Nadie plantea perseguir y enjuiciar a los gobernantes estadounidenses responsables de la barbarie. Por dems, las armas usadas en Iraq fueron entregadas por Occidente a sabiendas del uso que tendran, lo que planteara una cuestin de corresponsabilidad o de complicidad en la comisin de crmenes de guerra. Los adversarios de Sadam le acusan tambin de la muerte de 15.000 personas. Desde el inicio de la guerra de agresin han muerto en Iraq ms de 100.000 seres humanos y decenas de ciudades y pueblos han sido bombardeados o destruidos. Quin juzgar esos crmenes?

Sadam, como en los 90 el ex presidente panameo Manuel Antonio Noriega, ha sido llevado ante un tribunal espurio para satisfacer una poltica imperial, no para mejorar el Derecho y la Justicia. Si de perseguir criminales se tratara, no es Sadam el peor de todos. Hay otros, poderosos y blancos, que matan en nombre de Dios y los gobiernos occidentales callan o dicen amn. No hay en Bagdad un acto de justicia, sino su negacin. El gobierno de EEUU, impulsor del juicio, dara mejor ejemplo ratificando el Estatuto del TPI y aceptando un tribunal internacional para Sadam. Otro tribunal habr que pedir para los responsables de la guerra de agresin contra Iraq.

Augusto Zamora R. es profesor de Derecho Internacional Pblico y Relaciones Internacionales en la Universidad Autnoma de Madrid [email protected]

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter