Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2016

No crearse falsas esperanzas
Lo ltimo del proceso que vive Turqua

Huseyin Civan
Infosnews Service

Traduccin del ingls para Rebelin de Carlos Riba Garca


La concentracin realizada el domingo pasado en Yenikapi, Estambul, es una muestra importante de la extensin de la movilizacin poltica en Turqua que ha tenido lugar en el ltimo mes. El mitin, que reuni a cinco millones de personas y a los lderes de los partidos de la oposicin (salvo el HDP), que mostr la unidad de los defensores de la democracia, tuvo en realidad muchos mensajes dirigidos tanto a los polticos nacionales como a los del extranjero. Durante el fallido golpe de Estado, que puede ser descrito como el choque de grupos de poder dentro del Estado, da la impresin de que el presidente Erdogan y el gobierno AKP se las han arreglado para atraer a distintos grupos polticos en su poltica para el golpe de Estado.

Qu pas?

Aqu donde vivimos, el Estado est directamente relacionado con la existencia de las fuerzas armadas, sobre todo si se considera su relacin con el proceso fundacional. La expresin golpe de Estado tiene un importante lugar en la vida poltica de la repblica de Turqua. Es posible ver que el golpe de Estado es una realidad poltica inevitable de la existencia del Estado en estas comarcas y, si se tiene en cuenta el ltimo golpe ocurrido el de 1980, afecta a las habituales polticas de Estado. Lo que pas el pasado 15 de julio, tiene el carcter de la continuidad de esta realidad poltica. El ejrcito, que quera intervenir en el poder poltico, intent controlar edificios estatales de importancia estratgica, muchos burcratas con cargos importantes fueron tomados como rehenes, el parlamento y los organismos de inteligencia fueron bombardeados, puentes y aeropuertos fueron bloqueados por militares, hubo enfrentamientos entre soldados y policas. El intento de golpe de Estado, que dur cinco horas, fue sofocado mediante diferentes y rpidas maniobras del gobierno actual, especialmente del presidente Erdogan. Entre estos movimientos, los ms notables fueron el control de los medios y, a partir de ellos, el control de la movilizacin ciudadana; adems, el control del cumplimiento de la ley a cargo del ministerio de Asuntos Interiores.

La movilizacin

Desde el 15 de julio, el poder poltico actual fue capaz de mantener una importante movilizacin mediante lo que llam democracia vigilante, que se enfoc sobre todo en la calle y las zonas militares. Para crear la movilizacin civil que interrumpi el avance de los tanques que se dirigan hacia los puentes bloqueados por soldados desde la noche anterior, el AKP haba hecho uso de todas las instituciones estatales. Desde el 15 de julio, mientras esta movilizacin se identificaba con los sagrados valores del Estado y quienes perdieron la vida en ella eran declarados mrtires por su herosmo, se trat de instaurar un estado de vigilancia continua machacando sin cesar sobre la necesidad del odio y la venganza. La gran concentracin mencionada en el comienzo de esta nota es una extensin de ese estado de vigilancia. Nosotros, los integrantes del colectivo DAF, vemos que parte de la movilizacin en la calle tiene tambin en la mira a varios sectores (los kurdos, Alevi, Oposicin) que se plantan en contra del Estado en diferentes aspectos. El AKP y Erdogan, que mantienen el poder poltico vigente, se han convertido en una plataforma para las formaciones nacionalistas islmicas. Esto ha quedado patente en la simbologa creada por el proceso.

La cobertura democrtica

Todos los golpes de Estado son un proceso mediante el cual la opresin violenta se muestra en toda su dimensin. Solo se trata de presionar a los oprimidos mediante el uso de la fuerza y la violencia para hacerse con el poder poltico. Como revolucionarios que vivimos el periodo en el que el golpe de Estado militar de 1980 e incluso el periodo siguiente nos asesin, tortur y reprimi sin reparos, sabemos demasiado bien qu es en realidad un golpe de Estado.

Tambin sabemos, desde el 15 de julio, lo que es ser llevados un tribunal con la excusa de la supuesta lucha democrtica contre el golpe. La condicin de ser un poder elegido por el pueblo que se invoca como argumento contra sectores que tramaron el golpe de Estado tiene un papel importante en la legitimacin de la posicin actual del AKP y Erdogan. De hecho, todo el discurso poltico que ha surgido a partir del 15 de julio est relacionado con esta tapadera democrtica.

Ya hemos puesto de relieve antes que el AKP y Erdogan han hecho explcito su carcter de tribuna de los sectores nacionalistas islmicos. Sobre todo si se tiene en cuenta la lucha de esos sectores contra los grupos de poder laicos y radicales kemalistas partidarios del golpe de Estado desde la fundacin de la repblica, puede verse que hay una contradiccin existencial entre esta plataforma y el ejrcito y los burcratas republicanos. A pesar de que buena parte de esta contradiccin tiene apariencia pro-democrtica, en realidad est muy lejos de ello. Para ver la distancia existente, solo basta echar una mirada a las reivindicaciones en la calle. Pena de muerte, poderes extraordinarios para la presidencia, y muchas otras basadas en los mismos valores islamistas y nacionalistas que se esconden bajo la tapadera de la democracia.

Mientras la democracia es santificada por el actual poder poltico, las reivindicaciones del 51 por ciento que vot a favor de este poder poltico en las ltimas elecciones son descritas como la voluntad popular. La realidad est incluso mucho ms lejos de esto. El poder poltico de este momento est intentando vender sus planes y estrategias como si se trataran de reivindicaciones populares. Dado que esta plataforma es contraria a todos los valores polticos de Occidente, su juego en pro de la democracia es una falacia.

Por otra parte, debe hacerse notar que no deberamos caer en la misma trampa que han cado algunas organizaciones socialistas mientras hacan su anlisis. Nuestra crtica de ms arriba no significa que nosotros abracemos los valores democrticos del sistema. De hecho, es el propio sistema democrtico el que hace posible que la mayora oprima a la minora en el juego en pro-democrtico. En el interior de este sistema democrtico, cuando el islamismo radical se hace con el poder lo hace en favor de la democracia; como tambin los hacen los nacionalistas o los liberales. Este es exactamente el mensaje que el AKP y Erdogan quieren mandar a Occidente: Nosotros somos demcratas.

Quin plane el golpe de Estado?

En nuestra valoracin inicial, nosotros sealamos que el actual proceso es el resultado de la lucha por el poder que libran diversos grupos dentro del Estado. Es sabido que desde las primeras elecciones, el AKP empez a trabajar para mantenerse en el poder; el AKP est vinculado con la Comunidad Gulem, que ha estado adquiriendo popularidad especialmente en los medios internacionales. Incluso el mismo Erdogan declar en un acto reciente que l tuvo vnculos con la Comunidad Gulem y que fue engaado, por lo que pidi disculpas al pueblo.

Fethullah Gulem una autoridad religiosa y lder comunitario ha tenido una influencia cada vez mayor en la poltica turca durante los ltimos 30 aos. Esta creciente influencia llag hasta el poder poltico junto con el AKP y esto abri la puerta a la organizacin de significativas posiciones polticas dentro de importantes agencias estatales turcas. El poder actual del AKP tambin se ha beneficiado de esta ventaja posicional. La identidad conservadora del partido lo permiti. Hasta hace cuatro aos, Fethullah Gulem fue visto como un importante lder espiritual por los integrantes del AKP y el propio Erdogan. Debido a diversos clculos polticos y econmicos, el punto culminante en esta lucha por el poder ha sido el intento de golpe de Estado del pasado julio. Considerando la profundidad de las relaciones descritas y los vnculos de los conspiradores golpistas con la Comunidad Gulem, el proceso define algo muy diferente a las contradicciones clsicas entre kemalistas y conservadores. Se trata de un conflicto de intereses. Fethullah Gulem y su comunidad, que han sido acusados de traicin por el poder poltico, no son ms que una parte de una sociedad rota.

Los escenarios

Como lo que est en cuestin es el poder poltico del pas, es obvio que el choque poltico de grupos de poder dentro del Estado tenga un sitio en los esquemas internacionales. Desde el mismo da del intento de golpe de Estado, todos los canales de televisin, los peridicos, las radios excepto los medios revolucionarios se convirtieron en escenarios mediticos que todava hoy continan hacindose or. La mayor parte de esos escenarios expusieron que el golpe de Estado era obra de Estados Unidos, que cont con el apoyo de la Comunidad Gulem, debido a que Gulem reside en ese pas. Los escenarios decan frecuentemente que el intento de golpe de Estado haba sido diseado por la CIA como respuesta a la poltica exterior anti-occidental del gobierno de Turqua.

Otros escenarios dijeron que el fallido golpe de Estado haba sido planificado y puesto en marcha por el AKP y el mismo Erdogan. Estos medios destacaron el hecho que de esta manera, Erdogan reforzara su poder y eliminara cualquier oposicin. Por supuesto, la opresin poltica contra los kurdos desempea un importante papel en la creacin de un contexto de no oposicin. El AKP, el CHP y el MHP, que desde el comienzo actuaron como una unidad por la democracia que explcitamente dejaba fuera al HDP creando una supuesta coalicin democrtica, acus al HDP y al movimiento kurdo de formar parte de una conspiracin para invalidar as al HDP.

Otro escenario que forma parte del mimo proceso de inhabilitacin es el blico. En este escenario, despus de las violentas operaciones desarrolladas durante un ao sobre todo en el Kurdistn Norte, se ha destacado el hecho de que el Estado se est preparando para realizar matanzas en una escala incluso mayor. En el contexto de una coyuntura en la que en los ltimos 10 aos se ha borrado la lnea que separa la guerra civil de la convencional con un pas extranjero, es imposible dejar de pensar que uno de los fines de la guerra es Rojava y Siria. Teniendo en cuenta solo a Siria y la movilizacin en Oriente Medio, es posible pensar que el fracasado golpe de estado formara parte de otros esquemas internacionales.

El estado de emergencia, para quin?

Para nosotros, revolucionarios anarquistas, es importante analizar bien todos los escenarios sealados ms arriba como posibilidades respecto de nuestras perspectivas de corto y largo plazo. Necesitamos estrategias revolucionarias que tengan en cuenta ambas perspectivas. Sin embargo, ms all de todos esos escenarios, como revolucionarios nos sentimos afectados por las repercusiones prcticas del Estado de Emergencia vigente desde el 20 de julio.

Desde esta fecha, el Estado est en proceso de reconstruccin. Las operaciones que se dan en el ejrcito, la polica, la justicia, los centros econmicos, los ministerios, los ayuntamientos, etc., todava no han acabado. El Estado, que es un dispositivo de opresin y violencia, se hace an ms opresivo y violento con esta legislacin delegada; aparte de los sectores vinculados con la Comunidad Gulem, aprovechando el proceso se han incrementado los ataques contra los revolucionarios.

La oposicin populista comprometida con el poder y los grandes medios se ha convertido en la voz del poder poltico, y los mecanismos para asegurar el cumplimiento de la ley trabajan a las rdenes directas de Erdogan; una masa fascista lista para movilizarse segn los valores del nacionalismo islmico, un ejrcito listo para atacar territorios cercanos dentro del contexto de la coyuntura internacional... En estos territorios, a los oprimidos y los revolucionarios les esperan potenciales peligros.

La lucha por el poder se da entre los grupos polticos que pretenden aduearse de un dispositivo basado en la injusticia econmica y poltica; eso no es ms que la hegemona de los opresores contra los oprimidos prolongndose en el tiempo para destruir su libertad. Ni la aparente o insinuada dictadura, ni las fuerzas armadas o las formaciones civiles, ni los golpes de estado o las elecciones de los poderes polticos enemigos del pueblo tienen relacin alguna con la voluntad popular. Nosotros, que creemos que una vida libre no puede ser el fruto de un golpe de Estado ni de unas elecciones, sabemos de la existencia del Estado por su ataque constante a la libertad; nuestra rebelin durar hasta la creacin de un mundo libre. Lo que todos necesitamos es no esperanzarnos con las peleas entre grupos de poder, sino convencernos de que la nica esperanza es la revolucin por la libertad.


Huseyin Civan es integrante del colectivo DAF. DAF es un colectivo anarquista de Turquia con gran actividad, publica el periodico Meydan, posee cafs sociales en la capital, Estambul, para la difusin de sus ideas. En esta "nueva etapa" en Turquia temen represalias de todo carcter por parte del gobierno kemalista de Erdogan.

Fuente: http://www.ainfos.ca/ainfos336/ainfos76075.html

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y Rebelin como fuente de la misma.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter