Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2016

Toma de Caracas: parada insurreccional

Miguel Ugas
Rebelin


Por fin, el conglomerado poltico opositor, Mesa de la Unidad Democrtica, MUD, a travs de su secretario ejecutivo, Jess, (Cho) Torrealba, anunci el trazado de la accin que tienen pautada para el 1 de septiembre; operacin que al principio haban definido como una megamarcha y que ahora han terminado por concebirla y denominarla como una toma, la Toma de Caracas, en la que el tufillo insurreccional gravita como una constante.

En rueda de prensa, Cho Torrealba seal siete sitios del rea metropolitana que han de servir de arranque a los marchistas opositores, provenientes de todo el pas, para luego confluir en un solo sitio de concentracin cuya ubicacin se reserv para indicarlo en otro momento, cercano a la fecha mencionada.

No mera catarsis

Despejada ya la incgnita del tipo de actividad que van a realizar falta ahora precisar la intencionalidad con la que est revestida esta accin poltica, que, evidentemente, no ha de limitarse a una mera catarsis mitinesca para satisfacer los efluvios de opositores exaltados sino que tiene propsitos secretamente delineados por quienes, en el mximo nivel, manejan el tinglado que mueve a la oposicin venezolana.

No es que creamos que la dirigencia visible de la oposicin local no disponga de un margen relativo de autonoma frente a los grandes decisores, es decir, los crculos imperiales que controlan los hilos de la derecha internacional, incluyendo, por supuesto, a la venezolana, sino que, en ltima instancia, la orientacin de lo que termina por hacerse no lo delinean venezolanos (ni siquiera lderes de la estatura de Betancourt y Caldera tenan esa potestad en su poca, menos los cagatintas de esta hora); es un problema de relacin de poder y de intereses de clases determinados en esferas que trascienden lo meramente nacional.

De tal manera que, mientras, a cualquier observador, atento con lo que acontece y tiene que ver con nuestro pas, le resulta relativamente fcil determinar la incidencia imperialista estadounidense en esta operacin, entre otras cosas, porque las mismas agencias estadounidenses, sin muchos tapujos, haciendo gala de su prepotencia imperial, dejan traslucir su intencin injerencista, ostensiblemente, destinada a truncar abruptamente el proceso poltico bolivariano.

Punto imperial

Como muestras elocuentes, all estn, la desproporcionada Orden Ejecutiva de Obama, de marzo del 2015 y ratificada este ao, de calificar a Venezuela como una amenaza a la seguridad exterior de los Estados Unidos, aeja prctica utilizada por la lite de ese pas para justificar sus propsitos expansionistas e injerencistas contra los pueblos del mundo; y la ms reciente, febrero de 2016, con el informe del Comando Sur que, explayndose suficientemente, con pelos y seales, marca, incluso, la actuacin de diferentes actores tanto a nivel internacional como local, en este caso de la MUD, en el desarrollo de un plan tctico destinado a concretar el ansiado anhelo de recomponer su influencia poltica en Venezuela y, con ello, en primer lugar, reconquistar el control sobre las riquezas nacionales y, en segundo trmino, apagar el impacto luminoso que ha significado la revolucin bolivariana entre los pueblos latinoamericanos y caribeos.

El centro imperial acta as, con impdico desparpajo, a sabiendas, que su poderoso aparato comunicacional le permite manipular a la opinin pblica mundial y, con ello, taparear y ajustar sus deleznables prcticas a la imagen que ms se acomode a sus aviesos intereses y, porque, adems cuenta con la cmplice concupiscencia de organismos multilaterales y de la derecha internacional dispuestos, siempre, a plegarse a la voluntad imperial; con el ingrediente adicional que la administracin Obama tiene planteado zanjar lo que denominan la cuestin de Venezuela antes de que concluya su mandato real, pautado hasta el prximo noviembre, con las elecciones para designar un(a) nuevo(a) residente de la Casa Blanca.

Por supuesto, que el imperialismo en aras de sus propsitos planifica y acta a corto, mediano y largo plazo, manejando, a la vez, diversos escenarios, es decir, no mete todos los huevos en un solo canasto, hasta llegar al punto de inflexin, en el que procede a dar el zarpazo, como los tantos que han dado en el sometido mundo; claro est esto no indica que sea infalible, en ms de un caso se han llevado un merecido chasco, sin ir muy lejos, el proceso bolivariano es una prueba viviente y elocuente de ello.

Y creemos, ese es el planteamiento, que estamos frente al punto en que el imperialismo intentar dar el nuevo zarpazo, para el cual ha venido hilando pacientemente en estos ltimos aos; su nudo gordiano es la unin cvico-militar que, en buena hora, supo armar la sabidura estratgica de Hugo Chvez Fras.

Desojan los ptalos

La MUD, dentro de su autonoma relativa, se debate en sus contradicciones internas, signadas por las ambiciones particulares de las dirigencias de las parcialidades partidistas que la conforman, a pesar de su manifiesta obsecuencia ante el mandato imperial, no termina de delinear una nica conducta a seguir para la fase que se abre a partir del primer da del noveno mes del ao, y no es que no tengan disposicin general a la parada insurreccional sino que en su seno se mueven clculos e intereses particulares que de alguna forma les enreda la posicin a tomar.

Mientras los ultra radicales fascistas que anidan en su seno, Voluntad Popular, la gente de Mara Corina Machado y grupos inconexos, como los de Lorent Saleh esparcidos por el pas, con sus nexos paramilitares, apartan el planteamiento sobre el cacareado revocatorio y procuran forzar la barra reeditando la Salida inspirados en el modelo ucraniano aplicado en la Plaza Maidn, Kiev, (2013-2014), que culmin con el derrocamiento del gobierno constitucional; los otros factores mudistas desojan los ptalos de la frgil flor. Amanecer el 1 de septiembre y das subsiguientes y ya veremos qu pasa.

[email protected]


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter