Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2016

Viejas y nuevas paces

Dairo Ruiz
Rebelin


Demonizar, deslegitimar y asesinar a las capas excluidas de la sociedad para proscribir sus luchas ha sido en Colombia el camino para las disidencias, a quienes desde el poder se les intenta someter perennemente a viejas paces o a vivir humilladas y con profundas desigualdades y violencias.

Sin embargo y por el otro camino, el de la rebelin del pueblo, y en ms de cincuenta aos de lucha y resistencia emergen nuevos sujetos sociales de la trasformacin radical, [email protected] que son millares, se continan preparando para otra la paz, y contra su exterminio y el de la humanidad, el de la guerra de [email protected] contra [email protected], con la determinacin de construir entre [email protected], nuevos conceptos y luchas para estas nuevas realidades del capitalismo actual, del pueblo Colombiano, de Amrica Latina y del Caribe donde se multiplican de manera alarmante las formas ms viles de exclusin social, frente a las que hay que plantarse redefiniendo los conceptos y prcticas de democracia, paz, Estado, poltica, as como y desde luego el de poder.

Subvertir desde abajo las relaciones de poder es la ruptura indispensable, ya no ms paces indirectas, degradadas, suplantadas, ni polticas delegativas, mentirosas, criminales.

Desde la clase popular seguiremos mirando en una lgica y hacia una paz emancipadora, genuinamente anticapitalista, anti- sistmica, y que permitan a los pueblos salir de la guerra capitalista, de su laberinto, que en palabras de Walter Benjamn Miren las cosas desde el punto de vista de las vctimas.

Hemos de perseverar en la lucha, sin hegemonizar ni homogeneizar, pero sin rendirse, ni venderse o dejarse cooptar, y lanzando una vigorosa ofensiva de los pueblos y las insurgencias sociales de Colombia y en Nuestra Amrica.

El capital no podr sobrevivir sin el trabajo ni la guerra, en cambio, los pueblos si somos imprescindibles; ellos y los que como en Colombia nos engaan, reprimen, explotan, torturan, desprecian o excluyen, son los enemigos de la vida, la paz y de la humanidad, no pasaran

Hoy, la ofensiva de los pueblos devuelve la esperanza al mundo, sus fuerzas de renuevan, la tradicin de lucha se crece, y estamos [email protected] a la resistencia permanente en contra de toda forma de explotacin, de opresin, de dominio.

Sobreviviremos con nuestra rebelda a las modas, las paces capitalistas e impunes, a los efmeros brillos y espumas del momento, al falso protagonismo y a los fuegos fatuos de la gloria fcil y de la fama artificialmente creada.

Aunque esta guerra permanezca entre el engao y el olvido siempre interesado y selectivo de las clases dominantes y del imperialismo, nuestros pueblos le apuestan a una inagotable lucha por un pas sin ms violencia estructural (la violencia ms original) provocada por el Estado criminal, que en realidad no quiere terminar la guerra, pues su verdadero final hace parte de otra etapa de negociacin ms de fondo encabezadas por el pueblo, y que son las transformaciones estructurales.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter