Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2016

Andaluca, fuera del tablero

Isidoro Moreno
Rebelin


En la reciente fallida investidura de Rajoy se evidencia la profunda crisis del rgimen construido en la llamada transicin poltica: el rgimen del bipartidismo de la alternancia entre dos partidos que han sumado durante casi treinta y cinco aos un altsimo porcentaje del total de los votantes, compartiendo tres fidelidades fundamentales (al sistema econmico-social capitalista, al nacionalismo espaolista con la monarqua como piedra angular y al atlantismo supuestamente europesta) mientras se separaban lo ms posible en los temas secundarios y en el verbalismo, con objeto de ser percibidos como si fuesen alternativas realmente enfrentadas en lo esencial. Lo que muchos llaman estancamiento, falta de generosidad o incapacidad de los lderes no es otra cosa que el reflejo de una muy profunda crisis, que es de rgimen: el bipartidismo no puede ya reproducirse porque, para que haya investidura, uno de sus dos componentes (el PSOE) debe facilitar al otro (el PP) que forme gobierno, con lo que se viene abajo toda la ficcin de la polarizacin entre ellos.

Es esta la razn de fondo que explica, ms all de intereses personales y de partido, que tambin los hay, la resistencia obstinada de Snchez y su equipo a abstenerse y dejar gobernar al PP. Y tambin explica la insistencia en la posibilidad de un gobierno de las fuerzas del cambio (entre las que se autosita el propio PSOE, aunque pueda parecer una broma) aunque sepan que es inviable. La inquietud creciente de las fuerzas fcticas del Sistema responde precisamente a que la actual situacin cortocircuita su traduccin a la dimensin poltica en forma de bipartidismo alternante. Por eso redoblarn la presin para garantizar la gobernabilidad, es decir, para seguir controlando el rgimen poltico aun sacrificando la ficcin de bipolaridad.

Aunque sea su probable suicidio, el PSOE, de una u otra manera, con o sin Snchez, terminar aceptando y ello le supondr dificultades insalvables para seguir presentndose como partido alternativo y de izquierda, las dos caractersticas ficticias que tanto xito le han deparado por tanto tiempo sobre todo en Andaluca, cuyo nombre, por cierto, ni siquiera ha sido pronunciado en las largas (y en general tediosas y muy previsibles) horas de los sucesivos monlogos (ms que debates) parlamentarios.

No se trata slo de que no exista en el parlamento voz alguna de una fuerza poltica andaluza cuando s existe de partidos y grupos nacionalistas o regionalistas espaolistas (la gran mayora de los diputados lo son), catalanistas, euskaldunes, galleguistas, canarios, valencianos, navarros y hasta asturianos, sino que los gravsimos problemas de Andaluca no han sido citados ni una sola vez por nadie (incluyendo en ese nadie a quienes utilizaron con profusin banderas andaluzas y alusiones al 4 de diciembre o el 28 de febrero en sus recientes mtines electorales). Quienes componen el actual tablero poltico no han dado importancia alguna a que Andaluca se encuentre en una situacin de emergencia real: a que ms del 35% de los andaluces vivan bajo el umbral de la pobreza (el 42,3% segn algunos estudios), a que los niveles de desempleo, falta de cobertura de los parados y empleos-basura alcancen ndices muy por encima de la media espaola, a que el paro juvenil llegue al 50% y a casi el 70% en muchos lugares, a que la emigracin se haya triplicado en los ltimos ocho aos, a que se sigan destruyendo o expoliando nuestros bienes naturales y culturales convertidos en meros recursos econmicos para beneficio ajeno, a que sea aqu donde han sido expulsados del sistema educativo y el sistema sanitario un nmero ms alto de trabajadores, a que nuestro territorio y nuestra dbil industria se militaricen cada ao ms

Ni los gravsimos problemas que mantienen a Andaluca en el primero o segundo puesto de todas las clasificaciones negativas, ni los derechos de Andaluca como pueblo han estado presentes en este ni en anteriores debates en el Congreso de los Diputados. Esto es muy grave. Tomaremos los andaluces nota de este ninguneo, o incluso desprecio, no slo para constatarlo sino para hacernos or? Quiz convendra recordar la letra de una preciosa copla del siempre actual Carlos Cano: Si en vez de ser pajaritos furamos tigres Bengala

Isidoro Moreno es Catedrtico emrito de Antropologa Social y miembro de Asamblea de Andaluca

Artculo publicado el 07/09/2016 en La Tribuna de Diario de Sevilla y otros diarios andaluces del Grupo Joly.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter