Portada :: frica :: Agresin militar en Libia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2016

Libia
La Guerra de los canbales

Guadi Calvo
Rebelin


Los grandes medios occidentales estn anunciando con gran entusiasmo la inminente cada de la ciudad libia de Sirte, declarada capital del Estado Islmico, que se calcula cuenta entre 3 y 7 mil hombres.

Sirte, justamente la ciudad donde naci el lder de la Yamarihiya y donde fue asesinado en octubre de 2011, por las hordas alentadas, armadas y entrenadas por la OTAN, bajo la cobertura de la Primavera rabe, hace casi ao y medio que fue conquistada por el Daesh y desde entonces ha sido asechada por algunas de las innumerables facciones que operan en el pas norafricano.

Pero recin ahora, tras el pedido del primer ministro, Fayez Serraj, jefe del Gobierno de Unidad Nacional (GNA) a la sazn, un vulgar testaferro del Departamento de Estado, blanqueado por la resolucin 2273 del 14 de marzo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas organismo que desde el 2011, casi de manera diaria no ha dejado de cometer alguna aberracin en Libia, se han decidido por bombardear posiciones del Daesh, particularmente dentro del casco urbano de Sirte. Claro, tras estos ataques, la prensa internacional, no menciona la cantidad de muertos civiles, lo que no sucede cuando la aviacin rusa bombardea posiciones de Estado Islmico en Siria en que la prensa mundial conoce con particular exactitud en nmero de muertos asesinados por el presidente Putin y el rgimen de al-Assad.

Con la operacin contra el Daesh llamada Bonyan al Marsus (Estructura Slida,) que se inici en mayo ltimo, parece ser que Estados Unidos junto al remedo de naciones que conforman la parte minoritaria de la OTAN, y las fuerzas alineadas con el GNA, que nadie sabe a ciencia cierta quienes son y de donde provienen, han decidido de una vez poner punto final a la anarqua en Libia, y ya no solo han empezado a bombardear, sino que ya se habla de contingente militares, por ejemplo italianos, que pronto volveran a invadir el pas ya que segn se ve, la democracia que llevaron en 2011, no estaba en muy buen estado.

El propio presidente estadounidense, Barack Obama, ha reconocido el proceso de reconstruccin libio como el mayor fracaso en sus ocho aos de gobierno.

Claro, Libia se merece una segunda oportunidad ya que casualmente es el pas africano con las mayores reservas petroleras y noveno a nivel mundial, adems de guardar en sus subsuelo ms de 35 mil kilmetros cbicos de agua dulce, en las cuencas de Kufra, al sureste, prximo a la frontera egipcia, cuyo potencial sera de 20 mil km; la regin de Sirte cuenta con otros 10 mil km; Murzuk, al sur de Jabal Fezzan 4.800 km a los que se le suman las cuencas de Hamadah y Jufrah, que van desde el Arco Qargaf y Jabal Sawda hasta el Mediterrneo. El acufero de Piedra Arenisca, en la regin de Nubia, en el oriente del Sahara, entre Libia, Egipto, Chad y Sudn, con la friolera de 75 mil refrescantes kilmetros cbicos de agua dulce es la mayor del norte africano y todo eso a tiro de piedra de Europa y en un territorio sin gobierno que pueda impedir el saqueo que se aproxima.

Tras la invasin que termin con el gobierno del Coronel Gadaffi, y su estado de bienestar, la Primavera rabe pulveriz los destinos de millones de libios y los empuj a ser hoy un estado fallido, gobernado por bandas armadas que responde a quien mejor le pague.

En la batalla por Sirte, se puede ver claramente la cantidad de organizaciones de mayor capacidad de fuego, que combaten autonmicamente, contra el enemigo comn: el Estado Islmico, de salir victorioso de este encierro, cosa por dems difcil, hara que su venganza superara a todo lo conocido.

Libia, desde hace cinco aos no ha dejado de retroceder y ya solo tienen poder territorial fctico, solo algunas tribus en especial las del sur donde la guerra de 2011, parece haber sido menos cruel.

El centro del pas y toda la franja costera se encuentra fraccionada por diferentes organizaciones paramilitares, carteles del narcotrfico, bandas de contrabandistas, traficantes de armas, de personas y segn algunas versiones. difciles de confirmar y de creer posible solo por la complejidad que requiere el negocio de rganos.

La prxima batalla despus de Sirte.

Si los grupos que hoy combaten a Estado Islmico en Sirte, lograran neutralizar a los califados del Ibrahim, solo se estara retrotrayendo la situacin libia a octubre de 2014, cuando el Daesh apareci en la ciudad de Derna, a pocos kilmetros de la frontera con Egipto, desde donde comenz a avanzar hacia el sur y despus al este.

Para entonces la situacin en Libia, ya era un caos y Estado Islmico, solo fue un condimento ms del pandemnium.

Sin Ejrcito, sin recursos, ya que no se logra reactivar la produccin petrolera, sin un mando que consiste el respeto y el encolumnamiento de los grupos armados seores de la guerra y caudillejos han brotado por todas las regiones: el Ejrcito libio que comanda el ex general Khalifa Haftar, expulsado por traidor del ejercito de Gadaffi y ms tarde reclutado por la CIA, cercano al Parlamento de Tobruk a quien tambin acompaan las milicias de Zintn y Washarfana y en el exterior cuenta con el beneplcito de Egipto, Emiratos rabes y Arabia Saudita; por otra parte la poderosa milicia del puerto de Misrata, unidas en el movimiento Fayer Libia (Amanecer Libio), vinculado a los siempre omnipresente Hermanos Musulmanes, son apoyado por Turqua y Qatar, y circunstancialmente por Ansar al-Sharia, organizacin terrorista que ha quedado diezmada por las pugnas internas y la migracin de sus militantes tanto a Estado Islmico como al-Qaeda para el Magreb Islmico (AQMI). La milicia de Misrata, rivaliza con Trpoli y con Bengasi, y es cercana al parlamento de Trpoli, adems de controlar la seguridad de algunas infraestructuras como centrales elctricas o la base area de Ghardabiya.

Los milicianos misrates, manejan tambin el trfico de las embarcaciones que desde ese mismo puerto salen cargadas de refugiados rumbo al sur de Italia, lo que le deja importantes recursos, se estima entre 800 mil y un milln de extranjeros prximos al puerto de Misrata esperando su turno para embarcar. Otro de los tantos brazos armados que perpetu el caos en Libia es la Guardia de Instalaciones Petrolferas (GIP), milicia comandada por Ibrahim Yadran, que ha sido desplazada desde Ras Lanuf, su base natural, a unos 300 kilmetros de Sirte, para participar en los combate contra el Daesh. Ellos han cerrado el camino de muchos salafistas que pugnaban por llegar a la cuenca petrolera del Golfo de Bengasi, donde podran haber atentado contra las ltimas destileras que dispone el pas.

En el sur del pas milicias de tuaregs y tubus, tribus rivales entre s, han profundizado frente al caos, sus ansiados e histricos reclamos de autonoma en pos de su independencia final.

Libia, un pas ejemplo y modelo, no solo para frica, sino para las naciones del tercer mundo, ha sido devastada y convertida en un estado fallido al ejemplo de Somalia, quizs su nico record hoy sea ser la nacin que cuenta con mayores cantidad de gobiernos de unidad por kilmetro cuadrado, el Parlamento de Trpoli, de Tobruk y ahora del impuesto por Naciones Unidas el Unidad Nacional (GNA), solo sellos de goma que no puede controlar ni las puertas de los sitios donde funcionan.

Ya no importa quien triunfe en la pugna libia, ya no importa si hubiera alguna vez un resultado claro en la disputa, quien sea que trepe al kurosawano trono de sangre, no ser por ser el mejor, sino por ser el ms salvaje de los canbales.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino . Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter