Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2016

Para qu pensar si se puede embestir?

Juan Torres Lpez
Rebelin


Cuando los sabios quieren ser valorados por otros, primero valoran a los dems; cuando quieren ser respetados por otros, primero los respetan. Cuando quieren superar a otras personas, primero se superan a s mismos (Lao Ts)

Lo reconozco. Soy un apasionado de los cachivaches electrnicos. Me gusta descubrirlos y utilizarlos aunque no gasto mucho dinero en ellos, por una cuestin de principios y porque no tengo el que hara falta tener para satisfacer mi aficin y curiosidad.

Leo bastante, eso s, sobre innovacin y suelo estar al tanto de las novedades que salen al mercado, aunque solo sea, como digo, para satisfacer esa curiosidad. Era, pues, inevitable que me informara de la aparicin de nuevo modelo de telfono de Apple, el Iphone 7.

Cuando le las novedades que traa consigo sent una sensacin que no es nueva para m, sobre la que he escrito en otras ocasiones y que me lleva a pensar que el mundo en el que vivimos ha perdido la cabeza. Este telfono, que en algunas de sus versiones costar ms de 1.000 euros, se presenta supuestamente como el ltimo grito pero qu aade? Adems de que se puede mojar, unos auriculares sin cables (que justifican vender una pieza nueva para quienes vengan usando los antiguos de modelos anteriores y que por s solos valen creo que algo ms 150 euros) la innovacin que contiene es de un rendimiento impresionante y el disponer de una cmara de fotos que parece que ser capaz de hacer no s cuntas versiones de la toma cada en milisegundos, o algo as, para que el resultado sea perfecto. Tan perfecto que, segn he ledo, en el evento pblico de presentacin no se pudo demostrar que efectivamente lo es, porque la gran pantalla del saln no tena definicin suficiente. Lo mismo que seguramente pasar cuando se tenga en la mano porque dganme ustedes si el ojo humano es capaz de distinguir entre unos niveles tan extraordinarios de perfeccin como los que proporcionar este nuevo aparato. Y todo ello, en medio de las noticias de esta ltima semana sobre las prcticas fiscales de Apple.

No dudo que esa novedad, y otras que seguramente contenga el telfono, pueden tener una gran utilidad en determinadas actividades: lo imagino, por ejemplo, en manos de cirujanos que necesiten contemplar con la mxima precisin un tejido u rgano. O de los fotgrafos profesionales. Sin duda, el desarrollo tecnolgico que conlleva ese telfono es ejemplar y quiz muy valioso. Pero me pareca a m que, en el da a da, que es al fin y al cabo para lo que sirve un telfono mvil, se trata de una tecnologa, digmoslo as, desproporcionada.

Inmerso en esas reflexiones no muy profundas se me ocurri escribir una frase en mi cuenta de Twitter. Un simple irona con la que hacer pensar sobre lo que a m me parece una enorme desproporcin. Tom una de las frases con las que se promociona el Iphone 7 y escrib: El nuevo iPhone reconoce la imagen y hace ms de 100 millones de operaciones en 25 milisegundos. Esencial e imprescindible en la vida diaria.

A partir de ah no se imaginan ustedes la que me cado. No solo me han acusado de hacer propaganda de Apple sino de ser un comercial del capitalismo, de estar drogado o de cobrar por decir eso y algunas cosas ms que ya quedarn para siempre en la red.

Es verdad que expres una opinin en unas pocas palabras, sin pensarlas mucho y que los matices simplemente estn ausentes, pero creo que ni siquiera as se pueden justificar el tipo de reacciones que se reciben en la red y que siempre siguen ms o menos la misma secuencia: interpretacin sin contexto alguno e insulto a continuacin. Yo creo que cualquiera que haya ledo dos lneas sobre m puede saber sin lugar a dudas que no me dedico precisamente a hacer publicidad de este tipo de empresas.

Pero, para colmo, no termin ah la cosa.

Esta maana, muy a primera hora y mientras viajaba a Madrid, le un artculo que tena pendiente: Confronting the Parasite Economy. Why low-wage work is bad for businessand all of us.

Me pareci interesante pues su autor hace una crtica dursima al rgimen salarial y de explotacin laboral que se ha impuesto en Estados Unidos en los ltimos aos.

Los datos que proporciona son impactantes y muestra que una gran parte de las ayudas sociales, de comedor, vivienda, etc. que da el gobierno van a personas que trabajan pero con salarios tan bajos que no pueden sobrevivir.

La que l llama economa real proporciona salarios dignos e ingresos el Estado para poder sufragar la educacin y el bienestar de millones de personas. Pero la que califica de economa parsita de las grandes corporaciones es una economa subsidiada y que vive de la explotacin del trabajo. Y la llama parsita no solo por esto ltimo sino porque con los sueldos de miseria que paga arruina al resto de las actividades econmicas. Si ningn negocio quiere clientes que ganen 7,25 dlares la hora por qu permitimos que haya esos salarios?, dice.

Denuncia que una cuarta parte de sus conciudadanos son pobres y que la mayora de ellos, en contra de lo que se cree, trabajan para las grandes corporaciones. Y que el 47% de los nios que nacen en Estados Unidos necesitan ayudas del Estado porque sus familias carecen de ingresos suficientes.

La explicacin que da de todo eso es que el mercado de trabajo se encuentra en un profundo desequilibrio porque los compradores de fuerza de trabajo (capitalistas) y los vendedores (trabajadores) tienen un poder de negociacin muy distinto debido a la prdida de peso de la negociacin colectiva. Y porque los trabajadores tienen recursos limitados y necesidades inmediatas que le obligan a aceptar lo que le ofrezcan, mientras que la mayora de los empleadores pueden aguantar sin sufrir demasiado dao. El autor del artculo lo dice muy claro: los empleadores imponen salarios ms bajos porque pueden, porque tiene poder para ello.

El autor pone ejemplos de Estados e incluso de empresas que han mejorado su economa y sus resultados cuando han subido los salarios e incluso afirma que una subida de 1 dlar a la hora en el salario se traduce en un incremento de 2,08 dlares en el ingreso total nacional como resultado del efecto multiplicador que tiene una mayor capacidad de gasto que se va diseminando por la economa.

Su artculo termina diciendo que en ausencia de accin colectiva, la economa parsita seguir pagando salarios parsitos, empobreciendo a la economa real. Pero cuando los salarios mnimos se elevan razonablemente todo el mundo prospera.

Como el artculo me pareci interesante y no conoca al autor, Nick Hanauer, fui a mirar quin era y descubr que se trata de un empresario bastante conocido en Estados Unidos. Un empresario que ha liderado interesantes movimientos de activismo social en defensa de las libertades, la educacin pblica y la igualdad.

Aunque el artculo estaba en ingls me pareci interesante difundirlo. Y mucho ms porque quien deca eso (que perfectamente casa con lo que dicen los sectores ms progresistas o radicales) no era un rojo extremista sino un empresario que ha creado m de 30 empresas. Por eso escrib en Twitter: Afortunadamente, hay capitalistas inteligentes que luchan contra la sinrazn del capitalismo. En Espaa, muy pocos. Esa es mi sincera opinin. Me alegra que haya incluso capitalistas que se dan cuenta que la explotacin del trabajo solo lleva a la ruina de todos y que, en mayor o menor medida, abrazan la causa de las libertades civiles.

No pueden imaginarse lo que a partir de entonces me han dicho: oportunista, sinvergenza redomado, palmero de empresarios, ignorante, dedicado a contar billetes, anticomunista y ms cosas que se me han ido olvidando a medida que las lea.

Ya me ha pasado otras veces pero este tipo de incidentes me sigue resultando desolador. Utilizo las redes sociales porque creo que es bueno difundir informacin, contribuir aunque sea pobre y modestamente a la reflexin colectiva y debatir en la medida en que esto se pueda hacer utilizando tan solo 140 caracteres, como en Twitter. Pero cuando uno se encuentra con esta lluvia de insultos hay que sacar fuerzas de no se sabe dnde para seguir porque la tentacin de pensar que nada tiene arreglo es muy fuerte.

Las redes son importantes, sin duda, pero han reforzado actitudes y comportamientos que solo reflejan las manifestaciones ms groseras de la inteligencia humana (o de su carencia), del desafecto y la mala sangre.

No es algo propio de ninguna corriente poltica. Se puede encontrar este tipo de reacciones llenas de insultos entre personas de extrema derecha y o de extrema izquierda y es lgico porque quienes se definen como liberales, socialistas, comunistas o cualquier otra cosa pero actan as, solo a base de insultos y sustituyendo la reflexin por la embestida, no tienen en realidad ideologa alguna.

Es algo desgraciado pero que ocurra en la red es en cierta medida lgico, pues el anonimato con que generalmente se acta en ella permite que el ridculo, la ignorancia, la zafiedad o la desvergenza no se tengan que asociar con nombres y apellidos concretos de una persona. Pero lo que resulta ya mucho peor es cuando esa manera de actuar se lleva a la vida pblica, a la poltica. Quiz en ella no se oigan exabruptos tan gigantescos como en la red pero la descalificacin e incluso el insulto a la inteligencia, la mentira y la carencia total de rendicin de cuentas, la embestida de unos contra otros, empiezan a ser ya la moneda comn en dirigentes de todos los partidos, sin excepcin. Y eso s que es preocupante. Se empieza as y se acaba a tiros entre amigos y hermanos. No hay futuro en paz, es decir, no hay futuro ninguno, sin reflexin, sin respeto y sin afecto mutuo. Hagamos todo lo que est a nuestro alcance para frenar esta deriva a la barbarie.

Juan Torres Lpez es catedrtico de Economa Aplicada de la Universidad de Mlaga (Espaa). Pgina web: www.juantorreslopez.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter