Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2016

11 de septiembre: Quince aos del gran negocio de Bush y Bin Laden

Luis Gonzlez Segura
Pblico



No son conspiraciones de pelcula, son realidades de documental. Lo que se cuenta a continuacin est publicado y puede encontrarse en Fahrenheit 9/11 (2004) de Michael Moore, documental que debera emitirse con regularidad en todas las cadenas de televisin, especialmente las pblicas, y ser visionado por todos los alumnos tanto en los institutos como en las universidades.



10 claves para entender por qu el 11-S result beneficioso para los negocios de las familias Bin Laden y Bush

El 6 de agosto de 2001, antes del ataque sobre las Torres Gemelas, George Bush recibi un informe titulado Bin Laden decidido a atacar el interior de los EE.UU.. En dicho informe se adverta que la intencin de Osama Bin Laden era la de secuestrar aviones y atentar con ellos. Bush se fue de pesca. El FBI saba que haba agentes de Bin Laden en EE.UU. que estaban dando clases de vuelo, por lo que informaron al Fiscal General. Este respondi que no quera que se volviera a hablar del tema. Asunto cerrado y ms de tres mil atades en espera.

Una vez producido el atentado, el espacio areo norteamericano fue cerrado en los das posteriores al atentado a todos los ciudadanos excepto a los Bin Laden y los saudes, que dispusieron de seis aviones privados y casi dos docenas de aviones comerciales para salir del pas (142 saudes, de ellos 24 de la familia Bin Laden).

La familia Bin Laden afirm que desde principios de los aos noventa no mantenan relaciones con Osama, pero lo cierto es que en el verano de 2001, poco antes del atentado, varios miembros de la familia acudieron a la boda de uno de los hijos de Osama Bin Laden en Afganistn. Ninguno de ellos fue interrogado para poder encontrar el paradero de Osama.

Estados Unidos financi a Bin Laden desde los aos ochenta cuando los muyahidines luchaban por liberar Afganistn de la ocupacin de la URSS. De esa poca quedan las fotografas de estos con Ronald Reagan y, con posterioridad, las visitas a un George Bush hijo y gobernador de Texas (1995-2000) a pocos aos del 11-S. Entonces los combatientes fundamentalistas eran una inspiracin para los que aman la libertad.

James R. Buth, compaero de George Bush en el servicio militar de la Guardia Nacional (fueron incluso sancionados a la vez), era el administrador de los Bin Laden en EE.UU. De hecho, cuando terminaron el servicio militar, ambos comenzaron su carrera profesional. Buth vendi su primer avin a los Bin Laden, consigui convertirse en su administrador y financi, con el dinero de los Bin Laden, la empresa petrolfera Arbusto de George Bush (empresa que arruin, como casi todas). Ms tarde Bush entr en Harken, empresa petrolfera, en la que vendi acciones por valor de 840.000 dlares poco antes del anuncio de prdidas de 23 millones de dlares. Esta maniobra, no muy legal, requiri de la ayuda de Robert Jordan para evitar el delito que haba cometido y poco despus de la victoria electoral de Bush este fue nombrado embajador en Arabia Saud.

El 11 de septiembre, mientras los aviones se estrellaban en Nueva York, el expresidente George H. W. Bush y Shafig Bin Laden celebraban una reunin del grupo Carlyle en un conocido hotel (Hotel Ritz Carlton de Washington). Este conglomerado multinacional contaba con la empresa United Defense (vehculo de combate Bradley), en el que trabajaron los Bush junto a la familia Bin Laden, que eran uno de los principales inversores. En esencia, el inters comn de ambos era que el gasto armamentstico aumentase y es innegable que el ataque terrorista de septiembre de 2001 fue la excusa perfecta para la campaa global contra el terrorismo. As pues, tanto los Bush como los Bin Laden recibieron con el ataque terrorista un cheque en blanco para sus futuros negocios y aseguraron la estabilidad de la maquinaria blica norteamericana (y su grupo empresarial) para las siguientes dos o tres dcadas. El vehculo Bradley se intent sustituir en dos ocasiones sin xito, claro, y contina en activo a da de hoy. Poco despus del atentado del 11-S, en diciembre, la salida a bolsa de esta empresa signific ganancias de ms de 130 millones de dlares para la misma en un solo da.

Los periodistas norteamericanos, que nada tienen que ver con los de este pas, preguntaron por la relacin de Bush (padre) y del exsecretario de Estado, Jim Baker, con Arabia Saud, los Bin Laden y su intermediacin en la venta de armas. En nuestro pas ningn periodista hubiese tenido el valor de preguntar a Juan Carlos I por su intermediacin en diversos negocios, de ellos varios de ventas de armas, o la aparicin de Jos Mara Aznar en los Papeles de Panam relacionndole en una empresa de Miguel Blesa con la que se vendan armas a la Libia de Gadafi. Si el gran negocio en EE.UU. lo hicieron los Bush y los Bin Laden, en nuestro pas las migajas de las guerras que nacieron de aquel atentado fueron a parar a los Aznar, Agag, El Assir, Juan Carlos o Corinna.

El prncipe Bandar, embajador de Arabia Saud, cen con George Bush en la Casa Blanca solo dos das despus del 11-S.

La intervencin en Afganistn fue lenta e inicialmente compuesta por pocos militares (11.000), permitiendo as la huda de Bin Laden y los miembros ms importantes de Al Qaeda a Pakistn. Despus de la misma, se acord la construccin del gasoducto afgano, un gigantesco tendido energtico que enlazara la ciudad turkmena de Dovletabad con la paquistan de Multn, atravesando Afganistn (Herat y Kandahar). Se trata de una inversin de 2.000 millones de dlares por un gasoducto que podra alcanzar los 30.000 millones de metros cbicos anuales. Por supuesto, Unocal, empresa norteamericana vinculada a George Bush y sus donantes, era la principal beneficiada.
Como consecuencia de los ataques del 11-S se elabor una dura ley antiterrorista que recortaba los derechos y libertades de los ciudadanos. La llamaron Ley Patritica, curioso patriotismo el de aquellos que se enriquecen y venden armas a los que atentan contra su propio pueblo.

5 consecuencias

La guerra de Irak tuvo tres evidentes motivaciones: petrleo, venta de armas y poder en la partida geopoltica (a partir de 1 hora y 48 minutos, cuando se celebra una conferencia para repartir Irak o se explica la participacin de la empresa Halliburton con frases como en cuanto el petrleo fluya, no hay otra zona en el mundo con las posibilidades de hacer negocio que Irak o de no ser por el petrleo all no habra nadie son reveladoras). Es innegable que se manipularon informes y/o se minti para convertir Irak en objetivo blico tanto en EE.UU. como en Reino Unido, Espaa u otros pases.

El atentado del 11-S signific, para acometer esta guerra y otras que estaban planificadas, un acelerador y facilitador de dichos planes.

Las familias Bush y Bin Laden ganaron mucho dinero con una de las mayores tragedias de la historia de los EE.UU. y, lo peor de todo, lo hicieron juntos.

Espaa particip en esa guerra y lo hizo mediante las mentiras de Jos Mara Aznar, el cual saba, segn Jorge Dezcallar, director del CNI en esos momentos, que Irak no colaboraba con Osama Bin Laden y que careca de armas de destruccin masiva.

La guerra de Irak fue determinante para el surgimiento del Estado Islmico y todos los atentados que se han producido con posterioridad, los cuales siguen alimentando el bucle de terrorismo-aumento del gasto en armamento-guerra-subdesarrollo-recortes de derechos-supresin de libertades-terrorismo.

Conclusin: Si esto fuese una dictadura, todo sera muchsimo ms fcil, no cabe duda. Esta frase de George Bush resume de forma excelente la involucin de las democracias occidentales en los ltimos quince aos y el verdadero deseo de muchos gobernantes supuestamente demcratas.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejrcito de Tierra.
Tal vez te puedan interesar las novelas Cdigo rojo (2015) y Un paso al frente (2014).

Fuente: http://blogs.publico.es/un-paso-al-frente/2016/09/10/4224/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter