Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2016

Respuesta a Joan B. Culla
Sobre los muertos de la Anti-Espaa (incluidos los de la Catalua republicana)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


El historiador Joan B. Culla public el pasado viernes en El Pas -Catalua [1] un artculo en el que criticaba un escrito del profesor Francisco Morente, crtico a su vez de u na nota anterior de Culla sobre la guerra civil y Catalua. Nadie mejor que el tambin historiador de la UAB para responder a esta ltima crtica de Culla. Por mi parte, m e limito a tres observaciones:

1. Pues bien, escribe Culla, insisto (y lo hago sin mensajes implcitos, ni subtextos): los militares golpistas del verano de 1936 (ellos, no 'Espaa') libraron su guerra 'de Liberacin' contra la especificidad catalana, contra sus mltiples expresiones y matices: el catalanismo 'fenicio' y 'plutocrtico' (los miembros de la Lliga rallis a Franco tuvieron mucho que expiar, y nunca dejaron de ser sospechosos), el 'separatismo' de Esquerra, el revolucionarismo de libertarios y comunistas que, durante la guerra, haban rivalizado a tiros, etctera. En el Camp o de la Bota, recuerda Culla, cayeron, indistintamente, castellanohablantes y catalanohablantes, miembros de la CNT y del PSUC, nacionalistas de Esquerra y gente cuya nica patria era la humanidad. Pero, para el franquismo, todos eran enemigos, todos haban surgido de aquella Catalua dotada de una personalidad especfica y, por consiguiente, todos representaban 'la Anti-Espaa'. Junto con los 'rojos' del resto del Estado, claro. Dejando aparte la curiosa referencia (un peln exculpatoria) a la Lliga y el comentario, innecesario en mi opinin, a las rivalidades entre el PSUC y la CNT, los asesinados en el Camp de la Bota no cayeron, sino que fueron fusilados por el fascismo. No hay diferencias con Culla en este nudo. Pero, eso s, conviene sealar que muchos de los asesinados, mi abuelo entre ellos, unos 1.800 en total hasta 1953, no lo fueron por ser catalanes o por haber surgido de aquella Catalua con personalidad especfica sino, en su caso y a no ser que consideremos que toda colectividad humana tiene su personalidad especfica, por ser militante de la CNT, por ser miembro de una organizacin anarcosindicalista que, como es sabido, no fue secesionista ni nacionalista. Por ser parte, como seala el propio Culla, de la Anti-Espaa. De hecho, tambin como l mismo indica, la Catalua republicana formaba parte de la Espaa republicana, de la anti-Espaa, y esta Espaa democrtica, popular y republicana, todo ella, fue el objetivo a destruir por parte del fascismo. Eso no quita, por supuesto, que el triunfo del fascismo tambin supusiera un ataque infame y despiadado a la lengua y la cultura catalana, como ocurri en el caso de Euskadi y Galicia o de otras comunidades espaolas.

2. La referencia posterior de Culla al discurso de Franco de 1944 desmiente en mi opinin su observacin anterior. Su reflexin: No s si el profesor Morente conoce aquella frase de un discurso de Franco de 1944 en la que habla de la conveniencia de descongestionar las grandes y peligrosas concentraciones industriales de Barcelona y Vizcaya. Aunque tal idea no llegara a ejecutarse, prosigue Culla, resulta sintomtica de la actitud profunda del rgimen con respecto a los dos territorios, Catalua y el Pas Vasco, que presentaban sendas identidades especficas percibidas como antagnicas respecto a la idea y el proyecto de Espaa que la dictadura encarnaba. Como es evidente, la actitud del Rgimen fascista en este punto no tiene nada que ver con las sendas identidades especficas que el historiador de la UAB indica sino con la propia arista sealada por el dictador golpista: las concentraciones industriales, la clase obrera que, en aquellos momentos, se ubicaba fundamentalmente, aunque no nicamente, en Barcelona y en Vizcaya. No hay ninguna duda de que el fascismo espaol (sin exclusiones en este caso), fue un Rgimen poltico fuertemente anti-obrero y antipopular que arremeti salvajamente, torturas y asesinados incluidos, contra el conjunto de la clase obrera espaola (con el apoyo entusiasta de las burguesas respectivas) y no porque las concentraciones industriales de Catalua y Pas Vasco representaran identidades especficas antagnicas al Rgimen franquista. Culla parece querer transformar aqu lo que fue una guerra y un Rgimen contra la clase obrera (adems de muchas otras cosas) en un Rgimen contra las naciones o nacionalidades espaolas.

3. Todo ello no obsta, seala Culla, para que existieran catalanes franquistas, y catalanes beneficiarios del franquismo, y catalanes acomodados al franquismo. De acuerdo en este punto, desde luego, un punto no siempre aceptado por parte de algunos intelectuales orgnicos del Rgimen secesionista cataln. Ahora bien, prosigue Culla, equiparar ese franquismo cataln por asentimiento o inhibicin con la actitud de 'muchos alemanes' respecto de Hitler me parece una barbaridad en trminos histrico y una insidia en trminos morales. Por qu? Porque a Hitler le votaron libremente, a lo largo de una dcada, millones de alemanes, hasta auparlo al poder por la va constitucional. Culla no lo indica, no hay error aqu, pero hay que recordar que el partido nazi no gan nunca las elecciones por mayora absoluta y que si Hitler lleg a ser canciller germano (ms tarde lder y canciller imperial) por una decisin, en absoluta inocente, del presidente alemn, Paul von Hindenburg, y de los intereses y colectivos que representaba. Por lo dems, no est en absoluto claro que la ciudadana alemana pudiera votar libremente a lo largo de la dcada que seala Culla.

4. Finalmente comenta Culla que a Franco nunca le vot libremente nadie, y desde luego no 'centenares de miles de catalanes'. Amoldarse y aprovechar el resultado de una guerra civil no es lo mismo que ayudar al fascismo a ganar unas elecciones. Pero no fue eso slo, no fue solo amoldarse y aprovecharse del resultado de una guerra civil, sino. como l mismo ha sealado en otras ocasiones, ayudar y formar parte del complejo militar y civil fascista que atent contra la Repblica democrtica de todos los trabajadores, una Repblica que haba renunciado a la guerra como instrumento de poltica exterior.

Nota:

1) http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/09/08/catalunya/1473357921_004691.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter