Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2016

Observaciones en torno a un artculo de Xavier Domnech
Una nueva fuerza poltica? Para Catalua?

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Una nueva fuerza poltica para Catalunya - para Catalua!- es el ttulo del artculo que el diputado Xavier Domnech [XD] ha publicado recientemente en La Vanguardia [1]. Sus tesis y reflexiones y mis observaciones.

Hemos andado mucho, nos recuerda XD, desde que Ada Colau pronunci la palabra confluencia (que no entrecomilla) en la presentacin de lo que sera BCN en Com, un trmino que por supuesto no es la primera vez que pronunciamos. La idea de confluencia, prosigue el diputado de En Com, expresaba en este caso algo diferente que la vieja idea de unidad de las izquierdas. Vieja, tal vez, pero en absoluto despreciable ni ubicada en el archivo de los trastes inservibles. De dnde ese algo diferente?

Segn XD: 1. Porque haca referencia a un proceso de construccin que interpelaba ampliamente a toda la ciudadana, a personas de los ms diversos campos que haban vivido la experiencia del 15-M como un momento claramente transformador, y a las fuerzas polticas que haban ledo el cambio de ciclo histrico en el que estamos inmersos. Pero tambin, aade, y sobre todo, porque no se trataba de agregar slo fuerzas, no se trataba de sumar sino de multiplicar, haciendo del todo algo ms, mucho ms, que la suma de las partes. No consigo ver la novedad de la supuesta novedad; lo hemos intentado muchas veces. Sin ir ms lejos, el Frente Cvico pretenda algo muy similar. Desde aquel 2014, remarca el diputado de En com, han sido varios los procesos de confluencia en una historia extraordinaria. No s si la historia es tan extraordinaria pero no hay que quitar mrito alguno a lo que a continuacin seala: La capital catalana [dejo lo de capital catalana que no es expresin inocente por supuesto] est gobernada precisamente por una confluencia y el espacio de los comunes ha ganado -la primera vez contra todo pronstico- por dos veces las elecciones generales en Catalunya. Vale, un exitazo. En todo caso, sabido es y a nuestras historias podemos remitirnos, no se trata slo de ganar y gobernar sino de qu practicas se siguen realmente al conseguir resultados exitosos.

Ahora, en opinin de XD, es el momento de dar un paso ms en el que las confluencias se conviertan ya definitivamente en una nueva fuerza poltica catalana. Este es el punto, el paso siguiente . Los resultados electorales de las dos ltimas convocatorias, 20D y 26J, confirman una verdad que ahora nos parece a todos evidente (a pesar de que no lo fuera antes del 20-D): los comunes se pueden convertir en una fuerza hegemnica en la Catalunya metropolitana. No s si la verdad a la que alude XD nos parece a todos evidente, me da que no, y, desde luego, los comunes pueden convertirse -o no, claro est- en lo que XD llama la Catalunya metropolitana. De ser posible, es posible. Pero, adems, tambin confirman esos resultados en su opinin otra verdad que quizs ha pasado ms desapercibida: los comunes pueden ser una fuerza real y presente por toda Catalunya. Y eso es as no tan slo por los resultados en la segunda y tercera corona metropolitana, sino tambin por los resultados de Lleida ciudad, las Terres de lEbre , Tremp, Berga, Ripoll u Olot. El PSUC, en su da, tambin alcanz esos resultados. Por lo dems, y como XD sabe mejor que yo, parte de esos votos a los que hace referencia tienen que ver con los votantes hurfanos de la CUP en las elecciones generales, elecciones en las esta formacin que se dice de izquierda radical transformadora, y comunista en algunas aristas, tiene a gala, superando a Batasuna o a Bildu, no mezclarse con el resto de ciudadanos espaoles en asuntos que conciernen al conjunto. Ellos no son de Espaa, son de los Pases Catalanes y punto y a punto.

Las causas de estos xitos electorales, de nuevo es XD quien escribe, pueden analizarse de muchas formas, pero mi impresin es que este espacio se ha constituido para muchos como la mejor representacin de la necesaria respuesta a la crisis social y econmica del pas, de todo el pas. Dicho as, de forma tan genrica, es posible que sea parcialmente cierto. Para muchos o para bastantes tal vez ese sea el caso; no es la opinin de muchos otros.

Prosiguiendo por la misma senda, XD considera que a pesar de la progresiva sustitucin de la antigua CiU por ERC a nivel local en algunas partes del pas, lo cierto es que la articulacin de alternativas territoriales es algo cada vez ms urgente. No me queda clara la idea expresada pero es igual. Sea como dice. La crisis social, econmica y ecolgica se encarna tambin en una crisis territorial. La crisis social, econmica y ecolgica se encarna tambin en una crisis territorial? Y cmo se encarna, curioso trmino el elegido, y quin o quines estn provocando esa encarnacin? Por supuesto, supongo, los peperos neofranquistas pero algo han hecho tambin a este respecto las fuerzas secesionistas .Cat que, en sus sectores ms derechistas, han pasado cinco aos-luz de la crisis social, econmica y ecolgica a la que alude XD (de hecho, algunos listillos han sacado tajado) y han usado adems el conflicto territorial para desviar la atencin de los sectores sociales populares que han sido esquilmados por ellos mismos (no por negra Espaa-araa). No lo digo yo, que no cuento, lo ha dicho todo un conseller, Santi Vila, la esperanza blanca, segn dicen, de la ex CDC sin nombre en estos momentos.

Todo ello, opina XD, en el marco de una economa globalmente poco competitiva, a pesar de haber conseguido tener los niveles de precariedad laboral ms altos de los pases ricos, con los ndices de productividad estancados en niveles del ao 2000 y excesivamente terciarizada y dependiente. No slo de precariedad sino de paro y de duras condiciones de trabajo, por no hablar lo que sucede en la economa sumergida y en la situacin de centenares de miles de jvenes. Sea como fuere, el paso est escrito en un lenguaje bastante raro siendo el que escribe un lder o responsable poltico de izquierdas: pases ricos, ndices de productividad, excesivamente terciarizada. Raro, muy raro.

Partiendo de aqu, va concluyendo XD, la construccin de la nueva fuerza poltica tiene que ser bsicamente una construccin programtica hacia fuera, hasta conseguir aglutinar las demandas sociales, nacionales y democrticas que son mayoritarias y transversales en el pueblo cataln. Y cules con esas demandas mayoritarias y transversales? Alguna concrecin? En el mbito de las demandas nacionales, se est hablando del derecho de autodeterminacin, del derecho a dividir-decidir? Alguna posicin al respecto? Se apuesta por el federalismo? La construccin, adems, no tiene que ser principalmente organizativa, sino de pas para una nueva Catalunya. De pas? Y qu ser eso? Para una nueva Catalunya? Dnde habremos odo eso de nueva Catalunya? No les suena?

Para XD todo esto es un proceso -de nuevo la palabra mgica!- que tendra que culminar, en no ms de medio ao, con una gran convencin constituyente como momento fundacional de esta nueva fuerza poltica. De dnde las urgencias? Medio ao! En todo caso, si no entiendo mal, lo que propone XD es la constitucin de una nueva (es un decir) fuerza poltica en la que se disuelvan todas las fuerzas que en ella confluyan. Cito algunas: Podemos, EUiA, ICV, En Com, PCC, Psuc-viu. Vamos, en su perspectiva que no es la ma, como si hablramos de la fundacin de un nuevo PSUC-POUN, juntos ambos, 80 aos despus.

El programa de la que parece ser la nueva formacin: su camino se inicia con un amplio proceso de debates y elaboracin en los prximos meses, extendido por todo el territorio, que urda al mismo tiempo la trama del nuevo espacio poltico y nos permita salir de la situacin actual. Un poco lo de siempre, lo que hemos intentado en repetidas ocasiones. Estamos, en opinin de XD, en un callejn sin salida histrico, donde la propuesta de cambio progresista de los comunes tiene que poder ir ms all del keynesianismo, basndose en la justicia social y los bienes comunes y en una democracia que llegue a todas las esferas de nuestras vidas. Lo de la justicia social est mejor que bien pero la falta de concrecin es tambin evidente. La justicia social, desgraciadamente, como el ser aristotlico se dice de muchas maneras (incluso el PP, Ciudadanos o la antigua CDC hablan en esos trminos). La transparencia, el rendimiento de cuentas, el reconocimiento nacional, revertir los recortes o luchar contra la corrupcin, afirma el lder de En com, tan slo pueden ser un primer paso en este sentido. Como primer paso, dejando aparte el reconocimiento nacional que tal vez quiera decir que en la Constitucin espaola se debe dejar constancia que Catalua es una nacin (y qu pasa si lo fuera?, tendra que tener ms derechos y ms poder que Aragn o Andaluca por ejemplo?), no est mal del todo pero no hay nada especial ni muy de izquierdas en lo sealado. Es transversal en el sentido menos interesantes del trmino. Demandas mnimas, nada comunero. Muchsimas fuerzas y colectivos, no todos ellos de izquierda, estn en la misma onda (aunque sea de palabra).

El cierre es lenguaje muy usado, muy genrico y un peln confuso. El proceso de nacimiento de esta fuerza poltica se tiene que tejer as con la propia construccin de un pas que est viviendo tiempos constituyentes, con un marco autonmico claramente en quiebra. La concrecin, en este sentido, de una propuesta sobre la cuestin nacional, de nuevo el gran tema-monotema, parte de la certeza de que tenemos que construir Catalunya no desde un horizonte antes del cual todo parece subordinado a su misma realizacin, sino desde la articulacin de alternativas concretas y, por concretas, realmente globales. Es el aqu y el ahora y no la llegada de un da D que nos instala en un tiempo de espera vaco de cambio. Lo del da D debe ser crtica a los cupaires y afines. Lo otro es lenguaje de especialistas y politlogos. Lo de concretas y globales puede estar muy bien o ser un lema publicitario.

No queda oculta la perspectiva nacionalista del anlisis, escrita con el nuevo e intrincado lenguaje: La opcin aqu es construir el pas desde una amplia mayora soberanista, que quiere poder hablar de todas las soberanas, e incluir en este marco el derecho a decidir, no desde la parte, sino desde el todo. Se trata de construir para decidir, no de decidir para construir. Lo ltimo suena hermoso pero se entiende poco polticamente. Una crtica a la perspectiva de la CUP? Seguramente. De todas soberanas implica aqu las relaciones de Catalua no slo con el resto de Espaa sino con la UE? A qu todo refiere ese todo? Ya se nos aclararn las cosas, supongo, en su momento. El articulo, esto no es una crtica, tiene una clara dimensin de propaganda poltica y no se puede decir todo en una nota por supuesto.

Ciertamente, seala finalmente, XD, se tendr que precisar una propuesta tambin en este terreno, pero tiene que ser una propuesta llena de horizontes de cambio, tiene que ser una propuesta que parta de las mayoras existentes. Aqu, resalta, la cuestin no puede ser de poder, tiene que ser de pas, no puede ser de hojas de ruta y elecciones, tiene que ser de alternativas concretas, y por concretas, globales. Y por qu tiene que partir de mayoras existentes que han sido construidas a lo largo de aos y aos? No pueden alterarse esas mayoras? Una cuestin de pas que no sea de poder? Pero esto va en serio? Alternativas concretas, y por concretas, globales, opuestas a hojas de ruta y nuevas elecciones? Y esto cmo se come? Qu tendr XD y sus comunes en la cabeza? Lo ignoro, escriben en clave aunque en el fondo se les entiende.

Lo dejo aqu. En sntesis: una fuerza poltica nueva (no tan nueva) que tiene como horizonte Catalua .Cat, que intenta unir (y posteriormente desmantelar tal vez) a un conjunto de fuerzas, con un programa social muy genrico pero, sobre todo, desde una perspectiva nacional-nacionalista. Lo conocido, el lodazal en el que ha cado un sector muy importante de la izquierda catalana, que no debera ser por o para Catalua. Por cierto, y qu pensar Podem .Cat?

Cuntas veces aparecen las palabras Catalua (perdn: Catalunya), pas, soberana o catalanes en el artculo de XD? Cuntas el trmino federalismo, federalista, desigualdades sociales, explotacin, unin de trabajadores, fraternidad de pueblos y ciudadanos? Pueden contar, es fcil. No me atrevo a preguntar por Espaa, que debe ser sonar a muy rancio a pesar de que los comunes forman parte en el Congreso de una fuerza espaola como Unidos Podemos, cuyos diputados no parece que sean zafios, brutos, uniformistas, taurinos y neofranquistas. Incluso estn, errneamente aunque con buena voluntad, por el inexistente derecho a decidir-dividir.

Nota:

1) http://www.caffereggio.net/2016/09/14/una-nueva-fuerza-politica-para-catalunya-de-xavier-domenech-en-la-vanguardia/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter