Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2016

La fortuna de Andrs Soliz Rada

Rafael Sagrnaga
El Pas (Bolivia)


Son contadas, y bien contadas, en Bolivia aquellas personalidades que habiendo sido parlamentarios o autoridades de gobierno no hayan aparecido luego con holgados pecunios. Andrs Soliz Rada (diputado, senador y Ministro de Estado) ha sido uno de esos extraos polticos sideralmente distantes a la corrupcin. El ideal de una Bolivia y una Amrica distintas colmaba su vida. Lo haca distinto de tantos que llegan al poder, pretextando ideales o ni eso, solo para costearse la satisfaccin de sus bajas pasiones. La honradez y la vida sencilla eran parte del poder de Don Andrs.

Resultan igualmente pocos, contados, los polticos consecuentes. Abundan los trnsfugas que cambian de bandera o camiseta mientras el nico color que se mantiene es el de sus caras. Son incontables los oportunistas que fungen de operadores y a manera de sicarios o meretrices le sirven a quien mejor les paga. No son menos los pragmticos que acomodan sus smbolos, siglas y discurso al son del gran titiritero de turno. La vida de Soliz Rada, sus discursos, sus artculos, sus libros constituyen y construyen el inclaudicable postulado del nacionalismo de izquierda. Son la lucha sostenida por una nacin indomestiza pletrica de justicia social.

Y si en este suelo, desde hace mucho, son escasos los polticos honrados y consecuentes, hay un grupo an ms selecto. Son todava ms pocos quienes le han plantado cara al dspota poderoso, al traidor solapado y al asaltante del bien comn. Desde Barrientos y Banzer y hasta (por supuesto) Snchez de Lozada y varios intocables del actual Gobierno tuvieron que temer a Don Andrs. Se enfrent a ellos elocuentemente y, en cada caso, cuando ostentaban su mayor grado de poder. El valor, y nunca la irreflexiva bravata pasajera, fue el sello poltico de Soliz Rada. Andrs Soliz Rada fue de esos pocos a los que muchos, miles, millones les debern el hambre saciada, la parcela recuperada, la escuela, probablemente la profesin, quizs el ideal de Patria Es de aquellos cuyas luchas se tradujeron en recuperacin de riqueza para todos, en poder de nacin unificada, en inmenso orgullo de vida.

S, tambin resultaba excepcional su don de gente. Su voz potente, su diccin clara, sus expresiones precisas y meditadas, an cuando el tiempo y la enfermedad ya le quebraban el cuerpo.

Muy pocos como l. Indudablemente no debe haber mayor fortuna que tanta dignidad.

Es por la existencia de hombres como Andrs Soliz Rada que resurgen las carsimas esperanzas en una Bolivia distinta y en la consolidacin de la unidad latinoamericana.

Paz en su tumba, descanse en paz, dirn las formalidades. No don Andrs, los brazos de la Patria Grande lo reciben all donde contados mensajes se vuelven eternos.

Gracias por todo, hasta pronto, hasta siempre, privilegiada fortuna el haberlo conocido.

Fuente: http://www.elpaisonline.com/index.php/blogs/la-mano-del-moto/item/228881-la-fortuna-de-andres-soliz-rada



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter