Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-10-2005

Piratas y emperadores
Dobles raseros en el decadente imperio de EE.UU.

Ian Buckley

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Los chinos lo describan con una expresin. Utilizaban la frase perder el mandato del cielo, lo que significaban los tiempos en los que caan las antiguas dinastas, un proceso acompaado a menudo por desastres naturales.

Al contemplar a Estados Unidos de [Norte] Amrica de nuestros das, azotado por el fuego, el viento y el agua, empantanado en guerras que no puede ganar, y sufriendo de una degeneracin econmica prolongada, quin puede dudar de que ha llegado el fin del mandato de EE.UU.?

Como durante el tardo Imperio Romano, el Imperio Estadounidense se basa en la coercin, as que no puede sorprender que el pnico, los saqueos y los disturbios hayan estallado despus del huracn Katrina. Al desaparecer la coercin, reventaron los inevitables sentimientos reprimidos, como la espuma por sobre los diques.

Como lo hace Shamir, yo tambin he esperado desde hace tiempo un acercamiento entre la extrema derecha, la extrema izquierda y los musulmanes contra el Nuevo Orden Mundial. As que fue una especie de desilusin cuando le a varios comentaristas derechistas que se concentraron en los saqueadores en Nueva Orleans, y por extensin sobre los supuestos peligros y defectos de los negros de EE.UU. Es, desde mi punto de vista un paso retrgrado, y una distraccin que aleja de una posicin slida contra la guerra, contra el gobierno y contra el sionismo. Seguramente, nada deleitara ms a la nomenklatura corrupta y en bancarrota de Washington que un conflicto tnico de baja intensidad. Divide et impera, como solan decir...

Atento al dictamen de Confucio, de que tienes que considerar la causa en tu interior, preguntara: Y si discutiramos los defectos del whitey [hombre blanco]? Este grupo tnico, sin duda alguna, ha producido ms traidores que cualquiera otra raza, que van de polticos falaces comprados y vendidos a shiksas rubias y blanduchas que pululan por los estudios de la televisin de los medios oficiales de desinformacin.

Estos tipos anglosajones son tambin en general penosamente obedientes, se forman en filas apretadas en el desierto iraqu, para matar y ser muertos, slo porque Levy le pas unos pocos millones de libras al ficticio fondo fiduciario de la oficina de Tony [Blair] hace siete u ocho aos. Si no fuera tan trgico, sera ridculo.

Tampoco soy ni por mucho un torpe cascarrabias, pero tiendo a interesarme cuando alguien o algo es sometido a una satanizacin persistente en los medios. Una vctima predilecta de tales tcticas ha sido Louis Farrakhan de la Nacin del Islam. Me parece que la gente de Farrakhan representa la parte mejor y ms disciplinada de la comunidad negra. As que es natural que no reciba casi ninguna ayuda estatal, la ayuda de EE.UU. a los guetos negros es generosa slo cuando se trata de la distribucin encubierta de grandes cantidades de crack, cocana y herona por agentes clandestinos de inteligencia. El que dude o no lo crea hara bien en leer Narco-dlares para principiantes de Catherine Austin Fitts que explica de modo muy claro la situacin. (2)

Farrakhan es un hombre muy malo y peligroso, segn los medios corporativos. Pero una lectura real de sus discursos revela que es un moralista, un genuino hombre de Dios, aunque algo verboso. Una cita como muestra slo a ttulo de prueba: Es errneo degradar a otro ser humano que ya ha sido degradado. Y es una declaracin muy profunda. El hombre blanco en EE.UU. y el hombre negro en EE.UU. han sido ambos degradados de diferentes maneras por el Sistema.

Quin sabe qu tipo de degradacin es peor? Funciona en los dos sentidos. Los respetables, extenuados habitantes caucsicos de los suburbios de Connecticut nunca van a hacer la Segunda Revolucin Estadounidense hay quien dice que debiera haber ocurrido hace tiempo. Pero los estigmatizados como saqueadores y alborotadores, son los que podran hacerla.

Los medios gustan de generar y utilizar una indignacin falsa: Mira, espectador, ese horrible individuo que se lleva la televisin con pantalla de plasma bajo el brazo! Pero los verdaderos saqueadores no estn en las tiendas daadas por la inundacin, estn en el parlamento, aceptando sobornos de los lobbyistas.

Los verdaderos malhechores son los lderes nombrados por la elite esnifando cocana. ocultando dinero en cuentas suizas, librando guerras devastadoras no la pobre mujer que sale corriendo de un establecimiento, con su carrito de supermercado cargado de electrnica. Es el gran robo contra el pequeo hurto. Nuestros deshonrosos desgobernantes, los verdaderos atracadores depravados, son cscaras vacas, hombres fantasma en un juego fantasma. La poltica del fracaso ha fracasado. Es hora de obligarlos a que vuelvan a trabajar. (3)

En nuestros das, la gente debe tener la memoria tan frgil como el proverbial pez de colores en su pecera. No se acuerda nadie del escndalo de Ahorros y Prstamos, un saqueo en gran escala de mucha gente estadounidense decente, de clase media, que implic a un miembro de la dinasta Bush? Y los fraudes perpetrados por Boesky y sus amigos aproximadamente en la misma poca? Y Enron, quin se acuerda? Billones de dlares que desaparecieron en Irak? Sangre y oro, los inmensos beneficios obtenidos por los que saben en opciones put de acciones de aerolneas, das antes del 11-S?

En Gran Bretaa, tambin, el chanchullo Thatcher-Blair que result en la mayor transferencia de riqueza del sector pblico a manos privadas de la historia, que hace parecer pequeas incluso los Cercamientos del siglo XVIII y la Disolucin de los Monasterios dos siglos antes. Fred Pasley predijo en su biografa de Al Capone que ambiciosos criminales seran ms hbiles y sabios que Caracortada Al y entraran en poltica como su prximo crimen. El dantesco do arriba mencionado prueba que Pasley no se equivocaba.

Sera sensato que en el futuro no se atacara a simples piratas y que los ataques se concentraran en la denuncia de lo que los emperadores han cometido en nuestras respectivas sociedades. Uno de los pocos polticos estadounidenses que admiro, es una mujer negra, que ha investigado incansablemente los engaos imperiales. Que siga hacindolo durante mucho tiempo!

(1) Para ms informacin, vea comentarios de Tam Dalyell, un tipo formidable y probablemente el ltimo gran socialista que queda en el parlamento britnico. http://www.telegraph.co.uk/news/main.jhtml?xml=/news/2003/05/04/ndaly04.xml

(2) http://www.usmjparty.com/article_5.htm, [Narco-dlares para principiantes de Catherine Austin Fitts ser traducido y publicado dentro de poco en Rebelin]

(3) Clinton pero slo en la reinterpretacin verdica en Los Simpson



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter