Portada :: Europa :: Fortaleza Europa. La UE contra los inmigrantes
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-09-2016

Entrevista al politlogo francs Sami Nar
La Unin Europea est legitimando el discurso del odio

Clara Morales
InfoLibre


En Refugiados, su nuevo libro, el politlogo francs analiza el "estallido" del sistema migratorio y de los valores europeos. El experto en el mundo rabe defiende la creacin de un "pasaporte de trnsito" para solucionar los problemas legales de los desplazados.

El nuevo libro del politlogo francs Sami Nar (Tlemcen, Argelia, 1946) no nace, como suelen, de la reflexin reposada. Refugiados. Frente a la catstrofe humanitaria, una solucin real (Crtica) est escrito desde la urgencia. La misma con la que 3,8 millones de sirios piden asilo en el extranjero (no solo en Europa) huyendo de la guerra; con la que 3,4 millones de personas (sirios, pero tambin afganos, iraques, eritreos...) llamaron a las puertas del continente solo en 2013.

En el volumen, que en sus 180 pginas rene y aclara los principales aspectos y datos de la compleja crisis de los refugiados, desde su procedencia hasta el funcionamiento de las mafias que les transportan. En todas estas cuestiones est, de fondo, la voluntad de sonrojar a los gobiernos europeos, a quien el experto en el mundo rabe acusa, en un cntrico hotel de Madrid y sin alterar su tono de voz, de estar abandonando sus responsabilidades y contribuyendo activamente al desamparo de millones de personas.

Porque, aunque urgente, la reflexin de Nar viene de lejos. Sus funciones en el Gobierno francs a finales de los noventa y como eurodiputado hasta 2004 le han hecho consciente de los fallos del sistema migratorio. Y, si hace aos, hablaba de que la Unin estaba a punto de explotar, hoy considera que el modelo de fronteras ha estallado definitivamente. l tambin habla de "la mayor catstrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial", y no cree que Europa haya estado a la altura de sus propios principios. Pero no pierde la esperanza, y afirma de forma clara: "Hay solucin. Hay medios".

Pregunta. Critica que Europa est incumpliendo la Convencin de la ONU de 1951, que reconoce una serie de derechos fundamentales a los refugiados. Cmo lo est haciendo?

R. La Convencin est integrada en los textos fundadores de la Unin Europea, y tiene consecuencias jurdicas: no es moral, sino vinculante, a diferencia de muchos otros textos. De la misma manera, la Unin Europea est incumpliendo varias Cartas vinculantes para los socios en las que la solidaridad y la obligacin jurdica de socorrer a los refugiados es un elemento clave. Han violado y pisoteado esos textos. Por ejemplo, estos documentos impiden las expulsiones colectivas, una triste innovacin de esta Unin Europea.

P. Denuncia, adems, que en el tratado entre Alemania y Turqua se haya sustituido la palabra refugiado por inmigrante. Qu implicaciones tiene esto?

R.
La diferencia es fundamental. Un inmigrante irregular puede ser expulsado aunque desde el punto de vista esto es otro tema, pero un refugiado pide socorro y existe la obligacin legal de ayudarlo. Esto es una violacin de al menos 10 documentos fundamentales.

P. Sita la crisis de los refugiados en un contexto de deriva moral de la Unin Europea. Qu efecto tienen estas polticas sobre los valores europeos?

R. Supone un dao fundamental. Lo ms desastroso es que los pases de la Unin estn naturalizando ante sus poblaciones que violar los derechos es algo normal cuando la situacin econmica o poltica lo requiere. De ah a que una parte de la poblacin se comporte de manera peligrosa, que crezca la extrema derecha y la intolerancia, hay una lnea directa. Objetivamente, la Unin Europea est legitimando el discurso del odio.

P. La crisis de los refugiados llega tras otras que han puesto a prueba las instituciones europeas, como los sucesivos rescates o el referndum griego. Cmo han influido en la situacin actual?

R
. Es un largo proceso, y se arrastra desde 1986, cuando se pone en marcha el Acta nica. En 1989 se derrumb el Muro de Berln, pero se construy el Muro de Schengen, que es un sistema legal para impedir el acceso al empleo de los no-comunitarios y que, adems, ha funcionado bastante mal: ha habido que cambiarlo tres veces con Dubln I, Dubln II y Dubln III, y estall definitivamente en 2015 con la crisis de los refugiados.

P. Qu filosofa ve detrs de esta poltica migratoria?

R. La idea era que podemos construir en Europa, protegidos por ese muro, un mundo rico y prspero. Cerrar un territorio, como quiere hacer ahora Trump, es una utopa negativa: no solo es malo, sino que es imposible. Adems, aqu no se ha conseguido crear ese mundo rico, porque el desarrollo de Europa ha supuesto una destruccin de los acervos sociales. S se ha conseguido, en cambio, una polarizacin del continente: unos pases que se aprovechan de esta situacin, como Alemania, y otros que sufren enormemente.

P. Y defiende que ese muro no funcion.

R
. No. A partir del momento en que ponen en pie el Muro de Schengen, los flujos migratorios crecieron, y con ellos las mafias organizadas. El sistema europeo consiste en que los estados gestionen la legalidad dejando a las mafias la gestin de las ilegalidades. Claro, que esto no funciona as con los capitales, de los que se acepta que la circulacin sea mundial. Los europeos han pensado que podan protegerse del sur, pero el sur est dentro de Europa.

P. En el libro, usted no se refiere solo a los desplazados sirios, que suponen el 51% de los refugiados que llegan a Europa, sino que habla de un estallido del sistema migratorio europeo. Por qu prefiere esa va de anlisis?

R
. Hay refugiados por todas partes. Hay 12,2 millones de refugiados en el mundo, y una poblacin migrante de en torno a 220 millones en total. La situacin ms dramtica fue, primero, la de los iraques, despus de la destruccin de Irak por parte de Estados Unidos y Gran Bretaa, en la que participaron algunos pases europeos, como Espaa. Hay una obligacin de solidaridad por la propia participacin de estos pases. Para los sirios es igual. Nuestro compromiso en esa batalla no puede ser solo militar, sino tambin legal y moral ayudando a las vctimas.

P. La respuesta de los distintos gobiernos europeos frente a la crisis de los refugiados ha sido, en el mejor de los casos, que no se puede hacer ms de lo que se hace (Mariano Rajoy dijo: No conseguimos que vengan ms). Usted qu responde?

R
. Es una idea falsa, por varias razones. Cuando ocurri esta tragedia, hubo por toda Europa una explosin de solidaridad enorme por parte de la sociedad civil. Pero la respuesta de los Gobiernos fue: No podemos hacer nada sin autorizacin de la UE, porque se trata de una poltica exterior de control de fronteras. Y desalentaron la voluntad de generosidad. Los refugiados son ahora casi 4 millones en Europa; los pases de la zona euro tienen 300 millones de habitantes; los 27 tienen 512 millones. Qu representan los refugiados en esa poblacin tan amplia? Pero cuando lleg la hora de repartir, ningn Gobierno acept hacerlo de buena fe.

P. Por qu?

R
. Porque hay una contradiccin fundamental en la Unin Europea, que no puede ser fiel a sus valores fundamentales con el sistema econmico que ha adoptado. No podemos decir a los Gobiernos que respeten los criterios de Maastricht menos del 3% de dficit, menos del 90% de deuda pblica y menos del 2% de inflacin; lo que significa recortes, recortes y recortes y pregonar la importancia de los valores. El sistema econmico destruye el sistema de valores, esa poltica ahoga la solidaridad.

P. Usted propone crear un pasaporte de trnsito para que los refugiados puedan moverse libremente por Europa. Esa idea cabe dentro de las leyes europeas?

R
. De hecho, legalmente no es una innovacin. Existe. El Parlamento Europeo ha avanzado la idea de un visado humanitario, cosa que apoyo, aunque depende del primer pas de acogida y de los pases que quieran otorgarlo. Adems no es vinculante, como todas las decisiones del Parlamento Europeo, el nico del mundo que no hace leyes.

P. Existe algn precedente de lo que usted propone?

R
. Esta idea no me la he inventado yo, sino el explorador Fridtjof Nansen, Premio Nobel por su defensa de las vctimas de la I Guerra Mundial, que haba cambiado las fronteras de los estados y provocado un gran nmero de desplazados. l propuso otorgar a esa gente un documento que les permitiera viajar por todo el continente. Se llam pasaporte Nansen y se nombra en Convencin de la ONU de 1951. Mi idea tiene que ver con eso, y sera un documento adoptado por la Comunidad Europea y por la Unin.

P. Qu acciones polticas se necesitaran para ponerlo en marcha?

R
. La solucin est, como siempre, en varios frentes. Primero, la toma de conciencia: que se mueva la opinin pblica. Que se debata en los parlamentos nacionales esa posibilidad, as como en el Parlamento Europeo. Y, algo que tengo en mente para la segunda fase de la lucha, llevar una propuesta firmada por ms de un milln de personas a la orden del da del Consejo Europeo.

P. Cierra el libro con un captulo titulado La esperanza siempre vuelve. A qu se debe este optimismo?

P
. Hay refugiados en Turqua, en Hungra, en Repblica Checa. Miles y miles y miles de personas. Van a quedarse encerrados ah toda su vida? Vamos a expulsar a todos a un pas en conflicto? Va a llegar un momento, muy pronto, en que habr que liberar a esa gente, no hay otra opcin. Confo en la fuerza de la realidad.

Leer tambin: La UE ha gastado ms de 17.000 millones de euros desde 2014 en tratar de frenar la inmigracin

Fuente: http://www.infolibre.es/noticias/cultura/2016/09/21/sami_nair_quot_union_europea_esta_legitimando_discurso_del_odio_quot_55079_1026.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter