Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-09-2016

MonBayer, la debilidad del dinosaurio

Gustavo Duch
Rebelin


Si los tribunales de la competencia no lo echan para atrs, el prximo ao asistiremos al estreno de una nueva supermultinacional, MonBayer , o como decidan llamar a la fusin, entre Bayer y Monsanto despus de que la primera haya comprado a la segunda. Y bien, qu puede suponer esto?

Una primera respuesta se sita en la lgica habitual de lo que puede representar una empresa tan poderosa como indestructible. Encontramos a quienes lo valoran como un paso natural en el devenir de nuestro modelo econmico, afirmando que con empresas as, con su tecnologa infinita , con su capacidad de llegar a cualquier lugar, con su eficiencia, todo ser inmejorable. MonBayer, con sus semillas mgicas y pesticidas infalibles , ser el dios que acabar con el hambre en el mundo y un sueo ser cada vez ms cercano: pedir comida va Google desde nuestro apple , que sea servida pocos segundos despus por un dron de Amazon y ser felices comiendo perdices MonBayer.

Tambin encontramos a quienes, como muchos de mis colegas, explican que la aparicin de esta corporacin puede suponer resultados bastante trgicos . Despus de la fusin entre Dow AgroSciencies y Dupont , y la fusin entre Syngenta y la empresa paraestatal ChemChina el pasado febrero, la operacin entre Monsanto y Bayer deja el sector agrcola -el que nos da de comer- en manos de solo tres imperios, todos ellos, por cierto, vinculados desde su nacimiento no con la alimentacin o la sanidad, sino con el sector qumico (que bien supo encontrar sinergias con la industria de la guerra).

En concreto, en el negocio de las semillas, entre los tres controlan el 60% de las convencionales y casi el 100% de las transgnicas , y aseguran ms del 65% de toda la produccin de pesticidas . Como dice la investigadora Silvia Ribeiro de ETC, nos tiene que preocupar la fuerza de estos gigantes industriales para moldear a su favor acuerdos de comercio agrcola, subvenciones y programas rurales, leyes laborales, de semillas y patentes, normativas de uso del suelo, de uso de agroqumicos y hasta gastos pblicos en infraestructuras, todo a favor de sus negocios. Es la prdida total de la capacidad de decidir respecto a nuestra agricultura y alimentacin . Solo las abejas y otros insectos polinizadores pueden estar ms preocupados que las personas que defendemos este derecho.

DOS MONSTRUOS

Pero, hay algn resquicio que nos permita suponer que sumar dos monstruos en uno haga del nuevo Frankestin algo tan enorme como frgil, patoso y dbil? O,puede ocurrir que estos tres dinosaurios, en su juego de tronos particular, peleen a muerte y el resultado final sea su total extincin?

Bien sabemos que el metabolismo de estas empresas funciona en base a un crecimiento continuo, entre otras cosas porque la devolucin de los crditos con los que trabajan les obliga a ello. Hasta ahora buena parte del crecimiento lo han logrado ingiriendo a otras empresas, pero ese alimento se agota y ya se zamparon a las 7.000 pequeas empresas de semillas que existan hace apenas 30 aos. Les queda canibalismo?

De la misma manera, se les acaba la facilidad de disponer a precio barato del ingrediente clave en todos los eslabones del negocio de la agricultura industrial: el petrleo . Pero tambin el producto por el que apuestan fuerte, los transgnicos, est encontrando techos que hacen que peligre el pago que la deuda de la nueva empresa va a tener que gestionar, unos 60.000 millones de euros. El glifosato , herbicida estrella que forma parte del paquete tecnolgico de los cultivos transgnicos , est dejando de ser eficaz y ya se contabilizan 24 malezas que lo resisten.

LA APUESTA TRANSGNICA

Tampoco le ha hecho ningn bien a sus ventas que haya sido declarado por la OMS como probable cancergeno . Muchos de estos cultivos, por ejemplo el maz en EEUU o Aragn, estn dando productividades menores de lo esperado. Y desde luego la sociedad civil sigue marcando distancia con estos productos, de hecho la mayora de pases europeos no los autorizan. Se juegan todo a la carta de que el TTIP permita nuevos cultivos transgnicos en Europa o a la entrada de estos desde EEUU?

En cualquier caso, como estamos hablando de lo ms esencial, de la alimentacin de todos, de la tierra que la permite, de la salud, de respetar el territorio y la cultura que nos acoge, requerimos de un esfuerzo colectivo y creativo para no esperar que los dinosaurios se arruinen en sus xitos y sea con movilizaciones, boicots y el compromiso con la agricultura campesina , cercana y a pequea escala, con lo que logremos que esta ocupe el espacio que le corresponde. Generar medios de vida que alimentan y cuidan el mundo .

Blog del autor: https://gustavoduch.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter