Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-09-2016

[Crnicas sabatinas] Ms ac y por debajo del nacionalismo, soberanismo y secesionismo excluyente
La mirada de un historiador y activista socialista sobre el 11S

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para el maestro Jos Luis Martn Ramos, por supuesto.

 

Naturalmente, Catalua no qued aplastada ni reducida a la nada tras aquel 11 de setiembre de 1714, fecha de la rendicin de Barcelona durante la Guerra de Sucesin tras varios meses de asedio. Catalua sigui siendo una regin importante, prspera y floreciente, el territorio ms rico de Espaa. Este ao [2014], se conmemora el tercer centenario de los acontecimientos de 1714, y este libro [Espaa y Catalua. Historia de una pasin] pretende participar tambin en esta conmemoracin, pero -confo- sin contribuir a la escalada de desinformacin que se est penetrando por todas partes. Los hombres que tomaron la decisin equivocada en 1714 -y perdieron- eran hombres que compartan los valores que la mayora de los catalanes comparten a da de hoy: la creencia en la unidad de Espaa, pero tambin en los valores y el carcter particular del pueblo cataln.

Henry Kamen (2014)


La cita sigue as, vale la pena que no me detenga:

Uno de ellos, a quien he estudiado en profundidad, y ante cuya tumba a menudo me he detenido a reflexionar, fue Narcs Feliu de la Penya, abogado en Barcelona. Sus ideas fueron muy importantes en la Barcelona de 1714, porque se senta cataln y espaol a un tiempo Sin embargo, ahora sus ideas se han apartado del discurso pblico porque no era separatista: un ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, ha afirmado incluso que Feliu de la Penya ya no es un punto de referencia para Catalua. El mismo Jordi Pujol que solemnemente, delante de m, en un discurso pronunciado en la Acadmia de Bones Lletres de Barcelona, el 7 de noviembre de 1983, proclamaba: Para los que tenemos como objetivo bsico la construccin de una Catalua slida y progresiva, la figura de Narcs Feliu de la Penya es del todo actual. El hecho es que ninguno de los hombres de aquella malhadada generacin de 1714 puede ser un punto de referencia, porque todos ellos esgrimieron que su causa era per la patria i per tota Espanya, una frase que ningn poltico separatista pronunciara jams en la actualidad.

Ninguno es ninguno, incluso aquellos que tenan y tienen estatuas en su honor muy visitadas.

Cuatro apuntes breves sobre .Cat: 1. El gobierno cataln de Junts pel s tiene problemas para fichar el futuro director o directora de la Agencia Tributaria de Catalua (el embrin de una de las estructuras del Estado propio o independiente, en el decir secesionista). Olga Toms ha rechazado la propuesta por razones personales al no generar el consenso necesario. Segn parece, la CUP la ha vetado. La posible razn (todo supuestamente por supuesto): el hijo del ex molt honorable, el ex secretario general de CDC, intent utilizar, como se recuerda, su influencia para beneficiar a gente prxima a l y al partido convergente en la adjudicacin de autorizaciones para explotar estaciones de la ITV. Olga Toms trabaj en diferentes etapas a la sombra de Pujol Ferrussola y de otro de los imputados, Josep Tous. A pesar de estas conexiones turbulentas, contentos de conocerse a s mismos y a sus grupos sociales afines, el gobierno de Junts pel S, con Oriol Junqueras en la cartera de Economa, apost por ella. Como un caso Soria, pero a la catalana. 2. El fiscal pide dos aos de crcel para la persona que en 2014 golpe (con un golpe en la espalda y un puetazo luego en la cara) e insult -grandsimo hipo de puta, aix s, en catal- al entonces secretario general del PSC, Pere Navarro, cuando ste asista a un encuentro familiar (una comunin en la catedral de Terrassa). La fiscala acusa a la mujer de un delito de atentado a la autoridad, pide dos aos de crcel para ella y el pago de una multa de 3.600 euros. Me olvidaba: Montserrat C., la mujer implicada, es suegra de un concejal de CiU en Sant Cugat del Valls (Com el Valls no hi ha res, dijo el poeta). 3. Fachn el secesionista, el demcrata ejemplar que acudi a la manifestacin indepe del 11S a pesar de que el 70% de las bases de Podem votaron en contra, amenaza con romper Catalunya s que es pot. Por segunda vez. Su aliado en la direccin, el joven Joan Giner, fue el que intent romper la disciplina de voto en el asunto de la resolucin secesionista del 9N (quera abstenerse para no quedar alineado con el bloque, palabras suyas, del bnker del PSC, PP y Ciudadanos). Lo de Podem en Catalua no tiene nombre o lo tiene: peor imposible. La direccin nacional de Podemos debe estar ms feliz que un cinfilo con Wilder: su organizacin en Catalua no slo est por el DDD (dret a decidir-dividir) sino que asiste a manifestaciones secesionistas y se concentra en Sant Boi, excluyendo sectariamente a otras fuerzas, junto a ERC y la CUP. Quin es el mximo responsable poltico en este tema? Qu estrategia tan impecable! UN 10,9 de nota.. Se estar cocinando, en la sombra sombreada, un gobierno compuesto por ERC, CUP, Podem y la BenC de Ada Colau, Assens y Pisarrello, otra trada netamente secesionista? Fachn o Colau como prximos candidatos a la presidencia de la Generalitat? Lo dicho: como el Valls (y alrededores) no hi ha res, no hay nada. 4. El grupo municipal barcelons de CiU present el pasado martes (20 de septiembre) una proposicin en la Comisin de Derechos Sociales, Cultura y Deportes para frenar la exhibicin de tres esculturas (una de Franco que estaba en Montjuc y otra de F. Mars, Victria, en homenaje a las tropas fascistas, no s nada de la tercera) ante el Born Centro Cultural (esculturas que todava no se han instalado). La exposicin pretende revisar la impunidad del franquismo. El ttulo: Franco. Victoria. Repblica. Impunidad y espacio urbano. A la propuesta convergente se uni, por supuesto, ERC . Votaron en contra el PSC y BenCom. Empataron y el voto de calidad del gobierno hizo que la proposicin fuera rechazada. Se abstuvieron: PP, Ciutadans y la CUP (ningn problema de estos ltimos en votar lo mismo que los dos primeros, si bien por motivos muy distintos). La responsable de Ciutadans, Marilen Barcel, lament que el espacio sea para unos, un mausoleo de la independencia y, para otros, un lugar donde se hace la crtica al franquismo. Y estara mal esa crtica al fascismo? No era Ciutadans un partido demcrata? Lo del PP, que siguen siendo lo que eran, es peor o tal malo: con la exposicin antifascista se hace guerracivilismo, han afirmado. Mira por donde! La CUP, por su parte, apunt la posibilidad de cambiar de ubicacin para encontrar una solucin sencilla. Slo por eso? Pues... no me lo creo del todo. El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, tampoco se qued corto: Las dos memorias, la de 1714 y la de 1939, son complementarias. Complementarias? Como los ngulos no rectos de un tringulo rectngulo? Como las aproximaciones de Marx, Polany, Benjamin y Sacristn a la civilizacin capitalista? Qu significa aqu complementarias? Ambas fueron formas diversas de agresin a Catalua por parte de la Espaa imperial y esclavizadora? De nuevo la misma monserga por parte de uno de los intelectuales orgnicos de BenCom?

La reflexin sobre el 11S del profesor, investigador, activista socialista e historiador de la Autnoma, Jos Luis Martn Ramos. La abre con estas palabras: La conmemoracin del 40 aniversario del acto del 11 de septiembre de 1976 en Sant Boi, ms all de la decisin ciertamente sectaria de no hacer partcipes de ella ni al PSC ni a los herederos de Convergencia Democrtica de Catalua, me sugiri lo mucho que ha cambiado la sociedad catalana desde entonces.

Los cambios: El 11 de septiembre de 1976 gran parte de la plaza de Sant Boi estaba ocupada por militantes de la izquierda obrera, marxista de Convergencia Socialista, del PSUC, del PTE-, con poca presencia de militancia nacionalista y menos independentista, que reivindicaban una autonoma, un autogobierno que formaba parte del paquete de las libertades reclamadas. En cambio, me pareci que hoy, tanto los asistentes al acto de Sant Boi como a los de la manifestacin descentralizada firmada por ANC y Omnium, tenan en su gran mayora un perfil social bien diferente (aparatos sindicales aparte). Para ellos el paquete se presentaba al revs, se centrada en la reivindicacin nacional, con los ismos que quieran incluirse,

El sueo de una Catalua terciaria, el sueo del nacionalismo de los aos veinte, prosigue el autor de El Frente Popular. Victoria y derrota de la democracia en Espaa, se est cumpliendo (Enric Ucelay da Cal y David Martnez Fiol tienen texto escrito sobre ello). Al finalizar la dictadura franquista la industria catalana aportaba el 45% del PIB cataln y ocupaba ms del 40% de la poblacin activa. En 1995, despus del largo gobierno del PSOE en Espaa y de CDC en Catalua, el porcentaje de poblacin activa industrial se haba reducido al 28% y la del sector servicios haba pasado a ser ya la mayor, con el 59%. El Valor Aadido Bruto [VAB] de la industria pas al 27% frente al 64% del sector servicios en 2001. Y sigui siendo as.

En 2013, en el despegue del denominado procs, la poblacin ocupada industrial ya solo constitua el 18%, mientras que la de servicios segua subiendo, hasta el 74%; y el turismo aparece como la slida opcin de futuro, significando el 12% del PIB total de Catalua, ms o menos una sexta parte del VAB aportado por los servicios. En sntesis, de la Manchester del sur, de la fbrica de Espaa, Catalua va camino de ser la Florida del Mediterrneo. Recordemos el asunto de Eurovegas y la clara conversin de Barcelona, sobre todo en sus nudos ms visitados, en un exitoso -pero muy destructivo y publicstico- parque temtico.

No pretende caer en las heladas aguas del determinismo sociolgico, seala Martn Ramos pero tampoco puedo obviar las consecuencias de ese proceso de "desproletarizacin" de la poblacin que vive de su trabajo asalariado (proletariado en sentido estricto y de auto-reconocimiento de esa condicin). Cuntos asalariados del sector servicios se consideran proletarios, se pregunta y nos pregunta. Un argumento fuerte para hacer frente al nacionalismo, quizs el ms fuerte, es el de la solidaridad de clase, pero esa solidaridad de clase, prosigue, se descompone por la base con la desproletarizacin, con la difusin de la identificacin con la clase intermedia, con la aspiracin a seguir o empezar a ser clase media que predomina en el sector servicios. Sus asalariados pueden ser sindicalmente conflictivos, como el que ms aunque todava no tanto en trminos relativos como los del sector industrial- , pero no parece que su identidad poltica, ms all de la reivindicacin material legtima e indispensable- se plantee en trminos de clase. En ese aspecto, en opinin de Martn Ramos, el referente colectivo principal es mayoritariamente el de la comunidad nacional.

Lo peor, por otra parte, es que el proletariado no slo ha perdido cuerpo, tampoco tiene cabeza, como dira Revueltas. Ni el proletariado ni los asalariados a los que alguien tendra que convencer que su bando, que su inters social es otro. Tal vez cuando se haya consumado la terciarizacin y disuelto el mito de la identidad de intereses en la comunidad nacional, sus trabajadores asalariados asumirn la nica identidad que les es propia y exclusiva.

Por lo dems, punto nada marginal, las "cabezas" de la izquierda huyen del discurso solidario y se refugian en el discurso nacional; con ello hoy por hoy favorecen el anclaje mesocrtico de los asalariados que tendran que buscar la causa comn con el resto de la clase trabajadora. Se refugian en el cmo, pero evitan hablar del qu; en lo constituyente, escondiendo o desconociendo lo contenido.

Sus palabras finales, las de un historiador con conocido y reconocidos trabajos de investigacin: Todo queda en manos de la historia, pero la historia es imprevista y, como tras tantas cosas, la carga el diablo. Hoy por hoy tenemos por fin un pas de "saltataulells, pixatinters, i treballadors de coll blanc; un pas hecho de y por comarcas (o campanarios) que conquistan Barcelona; mientras la locomotora urbana de Catalua y sobre todo sus barrios populares duermen un sueo de extincin cvica progresiva.

No para siempre en todo caso. No estamos dispuestos a despertarnos? El sueo de la razn solidaria y de clase, su inactividad cvica, acaso no dijimos que produce monstruos?

PS. Una invitacin, no se la pierdan.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter