Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2016

La necesidad de inventar un enemigo

Carlos A. Larriera
Rebelin


Muchos gobiernos intentan inventar un enemigo, con la finalidad no explicitada de justificar la represin interna a su propio pueblo y la invasin y destruccin de otros pases.

La demolicin de las torres gemelas es uno de los mximos ejemplos de esta poltica, dado que probablemente fue un autoatentado. Al quedarse sin el supuesto comunismo sovitico como discutible principal enemigo, EEUU necesitaba inventar otro, que finalmente fue el terrorismo internacional.

Al alegar la existencia de este enemigo, el estado norteamericano buscaba, por un lado, legitimar las agresiones militares a otros pases, como en el caso de Irak, invasiones que slo tenan en realidad un objetivo econmico, el saqueo para aumentar la masa y la tasa de ganancia de los grandes conglomerados empresarios, y ocupar territorios con la finalidad de posicionarse mejor para una futura agresin hacia China y Rusia. Y, por el otro, poder reprimir internamente sin afectar en apariencia los derechos democrticos fundamentales, lo que tiene un cierto parecido con una situacin de guerra, en la que el Estado toma medidas dictatoriales con la excusa del conflicto blico.

Esta poltica se viene repitiendo continuamente desde la cada de la URSS, pero no es una novedad. Es ampliamente conocido el caso de Pearl Harbor, en el que todo indica que EEUU permiti el ataque a esa base naval y militar en Hawaii, de manera de encontrar una justificacin para entrar en la Segunda Guerra Mundial.

La probabilidad de que EE.UU. haya tomado la decisin de realizar un autoatentado en las Torres Gemelas se comprende mejor si se compara la dimensin del genocidio y destruccin de Medio Oriente Irak, Siria, etc., con el horror de la matanza de 3.000 personas (y 6.000 heridos) el 11-S de 2001 en Nueva York. Qu escrpulos pueden tener para matar 3.000 quienes estn matando cientos de miles en el exterior? Si tenan ese plan genocida, el autoatentado de las Torres Gemelas tiene completa lgica: lo necesitaban para llevarlo adelante. Un artculo de Tom Engelhardt [1] , si bien por un lado cree que fue un atentado, por el otro proporciona un informe muy detallado del grado de destruccin que ha producido EEUU en Medio Oriente, la infinidad de bombas de varios tipos que han arrojado, etc. Leyendo ese informe, al ver la dimensin del genocidio, no puede haber duda de que EEUU tena planificado hacer lo que ha hecho y sigue haciendo en Medio Oriente antes de las Torres Gemelas, y que solamente lo pudo llevar a cabo utilizando como excusa muy convincente por el tamao de la tragedia a esa masacre.

De todos estos autoatentados y similares hay multitud de pruebas producto de distintas investigaciones de personas que se animaron a hacerlo. Tambin est permanentemente desmentido por el poder dominante su carcter de autoatentados o equivalentes. Pero lo que es evidente es la lgica de stos. Est fuera de discusin que EEUU necesitaba crear un nuevo enemigo y eligi el terrorismo. Refuerza esta interpretacin recordar personajes como Bin Laden, el ex-jefe de la organizacin terrorista Al Qaeda, que era el mismo que trabajaba para la CIA en Afganistn. Quin puede decir fehacientemente que Bin Laden no sigui trabajando para la CIA en Al Qaeda, mientras fue su jefe?

Parece evidente que todos o la mayora de los movimientos terroristas en el mundo, son creados por servicios de inteligencia en especial de EEUU e Israel [2] . Si los crean de la nada o se infiltran en algunos que ya existen no cambia el fondo de la cuestin. En el caso del terrorismo musulmn se puede suponer que utilizan, manipulan a muchos integrantes de estas organizaciones para llevarlos a cometer los atentados.

Pero los ejemplos de invencin de un enemigo son innumerables y se pierden en el fondo de la historia, antigua, media y contempornea. En el capitalismo existen desde que ste alcanz cierto grado de desarrollo.

La razn de esta creacin de autoatentados es la necesidad del capital concentrado de los pases con ms desarrollo capitalista de aplicar su poltica de saqueo y genocidio en todo el mundo ocultando su verdadero sentido, persiguiendo opositores y creando miedo en toda la poblacin para poder controlarla.

Como en el caso del actual gobierno argentino, no pueden decir cul es su verdadero objetivo, y necesitan culpar a un tercero.

El caso del nazismo contra los judos y otros es caracterstico. Pero no se trata de una oposicin absoluta entre nazismo y democracia burguesa (en cualquiera de sus grados de profundizacin parcialmente democrtica). Todos estos estados y gobiernos representan la dictadura del capital y en la actualidad principalmente del capital concentrado, y no pueden evitar disciplinarse en mayor o menor medida a los trminos de su poltica.

El caso de la guerra es tambin paradigmtico. Los distintos gobiernos capitalistas han utilizado las guerras para fomentar el nacionalismo reaccionario, frenar y desviar la lucha de clases, y reprimir a los que persisten en distintas protestas bajo la acusacin de traicin a la patria. Nosotros tuvimos un ejemplo menor con la Guerra de las Malvinas.

El gobierno de Cambiemos tambin necesita crear un enemigo que asuste a la poblacin y le permita la represin a todo opositor. En el Diario Registrado del pasado domingo 11 de septiembre se relata:

El secretario de Seguridad de la Nacin, Eugenio Burzaco, sostuvo que "un trabajo profundo" de las fuerzas de seguridad haban permitido detectar "argentinos que se han formado" en el grupo terrorista Estado Islmico, pero luego lo neg y asegur que se haba referido simplemente a "una lnea de investigacin".

El gobierno macrista est continuamente probando formas de reprimir y de crear un enemigo para justificarla. sta es una ms.

Es la misma necesidad en los principales pases capitalistas de todo el mundo, llevar adelante su poltica de saqueo sin que el pueblo tome conciencia de lo que se trata realmente, reemplazando la responsabilidad del capital concentrado y su gobierno por la del enemigo que hayan logrado instalar.

En nuestro pas es fcil de comprender. Cmo hace este gobierno para impedir las crecientes protestas del pueblo sin reprimirlo? Y cmo lo reprime sin que se produzca una reaccin mayor en toda la poblacin? Se puede citar el ejemplo de la revolucin iran de 1979, que mientras ms ametrallaban a las manifestaciones contra el Sha, ms crecan y se multiplicaban.

Inventar una guerra, un enemigo terrorista, o enemigos ms o menos semejantes es un recurso para cambiar la conciencia de la poblacin y frenar su creciente rebelin. Amrica Latina es el continente ms pacfico en cuanto a la guerra entre naciones. En nuestro pas la necesidad que tienen de inventar un enemigo es todava mayor que en otros pases porque aqu no hay conflictos tnicos graves, ni religiosos, ni con pases limtrofes, etc., y por lo tanto no se pueden incentivar este tipo de enfrentamientos y utilizarlos como excusa para crear una dictadura ms o menos camuflada bajo la apariencia de democracia, ni para justificar la represin interna, como pasa hoy en EEUU y Europa. Hay que inventar algo. Y como todava no se ha inventado un enemigo terrorista para el pas, hablar de supuestos argentinos formados en el Estado Islmico es uno de los intentos para lograrlo. Qu grado de desarrollo tendr esta lnea de engao no se puede saber. Pero si acusan a algn ciudadano argentino de ser, de alguna manera, miembro del ISIS, cmo pueden tener certeza el resto de los ciudadanos de si esto es verdadero o falso?

No se puede descartar que, en algn momento, el capital concentrado internacional llegue al extremo de instrumentar atentados como los de la Embajada de Israel o la AMIA.

No es cuestin de anticiparse previendo hechos que tal vez no sucedan, pero es necesario estar prevenido, porque algo tienen que inventar. En nuestro pas tambin necesitan fabricar un enemigo, porque es un gobierno que responde a los intereses del capital concentrado internacional, cuya poltica, aqu y en todo el planeta, tiene la misma necesidad de saqueo, y en muchos casos utilizan el autoatentado para justificarla.

Es necesario que la poblacin est prevenida, que desarrolle anticuerpos contra estos operativos, impidiendo que puedan someternos, manipularnos y reprimirnos.

Notas:

[1] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=216768 , 16-09-2016, Una visin retrospectiva del 11-S: quince aos de guerra area de Washington, Bombas lanzadas!, Tom Engelhardt.

[2] Ver en el artculo Elementos fascistas en el macrismo, de Carlos A. Larriera, Rebelin, las llamadas 19 y 20 en que figuran los links relacionados con el tema.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=216697, 14-09-2016, El 11-S y los nueve objetivos de la ocupacin de Afganistn, Nazann Armanian.

http://tiempoar.com.ar/articulo/view/60051/las-diversas-hipa-tesis-que-se-apoyan-en-el-autoatentado, Domingo 11 de Septiembre de 2016, Edicin 2082, Torres Gemelas, 11S, 15 aos, Las diversas hiptesis que se apoyan en el autoatentado.

http://tiempoar.com.ar/articulo/view/60050/para-controlarte-mejor-por-telma-luzzani, Sbado 10 de Septiembre de 2016, Para controlarte mejor, por Telma Luzzani.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter