Portada :: Opinin :: J. Petras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2016

La poltica de las bombas: al por mayor, al por menor e improvisadas

James Petras
Rebelin

Traducido del ingls para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


Introduccin

En la actualidad, las bombas, en casa o en el extranjero, son un elemento definitorio fundamental de la poltica en Estados Unidos, la Unin Europea y grupos e individuos islamistas radicales. La escala y alcance de la poltica de bombardeos vara en funcin de quien la practica. Los Estados practican bombardeos al por mayor, campaas de uso de bombas a gran escala y largo plazo cuyo objetivo es destruir gobiernos o movimientos enemigos. Los bombardeos al por menor son practicados por grupos o individuos que participan en atentados espordicos y a pequea escala para provocar el miedo y conseguir resultados simblicos.

Adems de los atentados y bombardeos planificados, hay atentados improvisados que cometen individuos perturbados que participan en ataques suicidas sin ningn trasfondo poltico ni propsito coherente.

Este artculo se centrar en la naturaleza del uso de bombas al por mayor y al por menor, su frecuencia, consecuencias polticas e impacto a largo plazo sobre el poder poltico global.

Los bombardeos como sucesos cotidianos

Estados Unidos y la Unin Europea son los ms destacados practicantes del bombardeo al por mayor del mundo. Utilizan ataques en serie contra mltiples pases sin declararles la guerra ni introducir en el territorio tropas terrestres de su propio pas. Estn especializados en ataques indiscriminados sobre poblacin civil desarmada: mujeres, nios, ancianos y hombres no combatientes. Es decir, utilizan los bombardeos al por mayor para desatar el terror cotidiano en las sociedades.

Los EE.UU. y la U.E. practican la guerra total desde los cielos, sin perdonar ningn mbito de la vida civil cotidiana. Bombardean barrios, mercados, infraestructuras vitales, fbricas, escuelas y centros sanitarios. Las consecuencias de sus bombardeos diarios y normales es la eliminacin total de las propias estructuras necesarias para la existencia civil, provocando la desposesin masiva y la migracin forzosa de millones de personas que buscan su seguridad.

No es sorprendente que los refugiados busquen refugio en los pases que han destruido sus medios normales de existencia. Los bombardeos al por mayor de EE.UU-UE no caen sobre sus propias ciudades, por lo que millones de desposedos intentan desesperadamente encontrar un hueco en ellas.

Las polticas de bombardeos masivos han surgido porque las guerras prolongadas sobre el terreno en los pases que estn en su punto de mira provocan una fuerte oposicin interna de los ciudadanos que se niegan a aceptar bajas de soldados de EE.UU. o la U.E. Los bombardeos masivos provocan mucha menos oposicin interna porque el que bombardea sufre menos bajas.

Pero estos bombardeos areos masivos, a la vez que reducen el riesgo de bajas nacionales, aumentan y profundizan la hostilidad en el extranjero. La salida masiva de refugiados hacia los centros de poblacin estadounidenses y europeos permite la entrada de combatientes violentos que trasladarn a casa de sus invasores sus propias versiones de las estrategias de guerra total.

La resistencia civil sola enfrentarse a los soldados enemigos, ya fueran invasores imperiales o mercenarios yihadistas. Sus ataques eran fundamentalmente contra el ejrcito. Pero enfrentados a las polticas a largo plazo de bombardeos masivos, la oposicin civil resulta ineficaz. Cuando disminuye la oposicin civil, surgen las tropas combatientes etno-religiosas.

Los islamistas se han hecho cargo de la resistencia, adaptando sus tcticas a la poltica imperial de la guerra total.

La guerra de atentados al por menor

Al carecer de fuerza area, los terroristas islamistas practican guerras sobre el terreno para contrarrestar las guerras areas imperiales. Su respuesta a la guerra con drones son las bombas improvisadas de fabricacin casera que matan a miles de civiles. Sus vctimas pueden ser decapitadas mediante espadas en lugar de serlo mediante misiles controlados por ordenador. Capturan a la poblacin hostil, cometen pillaje, torturan y saquean en vez de bombardear desde lejos, para desposeer y empujar al exilio.

Los terroristas al por menor suelen estar descentralizados y ser captados en otros pases. Son atentados son primitivos e indiscriminados. Pero, al igual que los bombardeos al por mayor, sus objetivos son los centros de poblacin y su intencin es provocar el pnico y la desesperacin entre la poblacin civil.

Los terroristas islamistas al por menor pretenden ampliar el alcance de sus acciones atacando los pases que practican terrorismo al por mayor: EE.UU. y la U.E. Estos atentados son un arma de propaganda y no constituyen ninguna amenaza para los objetivos militares estratgicos imperiales pero ponen al descubierto la vulnerabilidad de la poblacin civil de sus enemigos.

Aunque los bombardeos imperiales y los atentados islamistas han estado en guerra mutua, tambin pueden ser aliados de conveniencia. Podemos pensar en varios casos recientes que lo ilustran.

La campaa de bombardeos implementada por EE.UU. y la U.E. contra Libia, Yemen y Siria actu en conjunto con mercenarios islamistas in situ. Los bombardeos al por mayor devastaron la infraestructura y las instalaciones militares de los gobiernos de Siria y Libia para apoyar a las tropas islamistas que avanzaban sobre el terreno. Es decir, los bombardeos al por mayor no bastan por s solos para provocar el buscado cambio de rgimen, por lo que recurren a los atentados terroristas al por menor y los cortacabezas yihadistas para avanzar en sus objetivos locales y regionales.

El ejemplo reciente ms descarado de la convergencia de bombardeos masivos imperialistas en apoyo de terroristas islamistas al por menor fue el ataque del 17 de septiembre de 2016 a instalaciones militares sirias en el que murieron o fueron heridos cerca de doscientos soldados sirios que haban participado en combates contra terroristas del Estado Islmico (ISIS). Aunque Washington declar que el bombardeo areo -que dur horas- contra soldados del gobierno sirio fue un error, este permiti a los terroristas yihadistas lanzar una ofensiva y apoderarse de la base militar. Al actuar como apoyo areo para el ISIS, el Pentgono cerr cualquier posibilidad de negociar la paz y sabote el frgil alto el fuego. Fue una gran victoria de la poltica de bombardeos permanentes y cambio de rgimen de Washington.

Al mismo tiempo que EE.UU. lanzaba su propaganda y su bombardeo al por mayor contra el gobierno sirio, en Estados Unidos surgi una campaa improvisada de atentados al por menor, en Manhattan y Nueva Jersey! La ltima serie de atentados con bomba al por menor en Estados Unidos provoc tres docenas de heridos, la mayora leves, mientras que el brutal bombardeo al por mayor del gobierno EE.UU. mat a 62 soldados sirios e hiri a muchos ms. El impacto y las consecuencias polticas de los bombardeos al por mayor y por menor en ambas regiones fueron muy significativos. Estados Unidos no tena ms derecho a lanzar un ataque areo contra las tropas del gobierno sirio que participaban en la defensa de su pas del que tena el terrorista al por menor residente en EE.UU. (un afgano-estadounidense) en colocar bombas improvisadas en ciudades estadounidenses. Ambas acciones fueron ilegales.

Consecuencias polticas de la guerra de bombas

El ataque coordinado de Estados Unidos-ISIS de soldados sirios ha sentado las bases para la guerra total. Las conversaciones de paz fueron violentamente saboteadas por la Administracin Obama. Siria y Rusia se enfrentan ahora a las fuerzas combinadas de ISIS, Turqua y EE.UU. sin esperanzas de una solucin negociada. La batalla por el control de Alepo crecer en intensidad. Los negociadores rusos no han sido capaces de hacer cumplir a sus cnicos aliados estadounidenses su compromiso en la tan cacareada guerra contra el terror. No les queda otra alternativa que continuar suministrando apoyo areo a sus aliados del gobierno sirio. Estados Unidos ha aceptado la invasin turca de Siria, traicionando tanto a sus aliados kurdos como a algunos elementos de sus socios del ISIS. Los bombardeos siguen siendo la principal solucin de Washington para Oriente Prximo.

La ltima campaa de terror al por menor en Estados Unidos ha tenido las consecuencias previstas: unos medios de comunicacin lanzados a una campaa frentica para sembrar el miedo. La cara del enemigo (un joven afgano-estadounidense cuyo propio padre haba intentado entregar al FBI sus conexiones yihadistas) est continuamente presente en 100 millones de pantallas de televisin. A la campaa electoral se le hace la boca agua anticipndose a la guerra contra el terror que emprender quienquiera que gane la presidencia. El debate poltico se centra en el miedo ciego en lugar de hacerlo en propuestas econmicas concretas.

Los inmigrantes, los musulmanes y los terroristas reemplazan a los evasores de impuestos de Wall Street, los usureros y los especuladores en el papel de villanos de un pas atrapado en crisis econmicas y sociales. Las polticas econmicas que han creado inseguridad y miseria masivas se ven empaadas por la retrica militarista.

El militarismo, la guerra y los bombardeos masivos reemplazan a los avances graduales de las relaciones productivas y pacficas con Cuba e Irn.

El uso generalizado de bombardeos como estrategia y modo de vida afecta a la poltica interior y a la exterior aunque la inmensa mayora de los votantes estadounidenses busquen alternativas, empleo, vivienda y educacin e intenten vivir sin miedo y sin amenazas.

Las guerras al por mayor provocan guerras al por menor. Las bombas en naciones extranjeras nos traen bombas en casa. Las invasiones y las ocupaciones provocan indignacin y represalias. La respuesta no es hacer a los otros lo que no quieres que te hagan a ti.

El presente artculo puede reproducirse libremente siempre que se respete su integridad y se nombre a su autor, traductor y a Rebelin como fuente del mismo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter