Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2016

Las 10 claves que explican el Nuevo Sistema Mundo

Ignacio Ramonet
Rebelin

Conferencia del autor presentada en Caracas el pasado 27 de septiembre con ocasion del 11 aniversario de la creacion, por Hugo Chvez, del Comando Estratgico Operacional.


Cmo es el Nuevo Sistema Mundo? Cules son sus principales caractersticas? Qu dinmicas estn determinando el funcionamiento real de nuestro planeta? Qu caractersticas dominarn en los prximos 15 aos, de aqu a 2030?

Para tratar de describir este Nuevo Sistema Mundo y prever su futuro inmediato, vamos a utilizar la brjula de la geopolitica, una disciplina que nos permite comprender el juego general de las potencias y evaluar los principales riesgos y peligros. Para anticipar, como en un tablero de ajedrez, los movimientos de cada potencial adversario.

Qu nos dice esa brjula?

EL DECLIVE DE OCCIDENTE

La principal constatacin es: el declive de Occidente. Por vez primera desde el siglo XV, los pases occidentales estn perdiendo podero frente a la subida de las nuevas potencias emergentes. Empieza la fase final de un ciclo de cinco siglos de dominacin occidental del mundo. El liderazgo internacional de Estados Unidos se ve amenazado hoy por el surgimiento de nuevos polos de podero (China, Rusia, India) a escala internacional. El "desclasamiento estratgico" de Estados Unidos ha empezado. El "siglo americano" parece llegar a su final, a la vez que va desvanecindose el "sueo europeo"...

Aunque Estados Unidos sigue siendo una de las principales potencias planetarias, est perdiendo su hegemona econmica en favor de China. Y ya no ejercer su hegemona militar solitaria como lo hizo desde el fin de la guerra fra (1989). Vamos hacia un mundo multipolar en el que los nuevos actores (China, Rusia, India) tienen vocacin a constituir slidos polos regionales y a disputarle la supremaca internacional a Washington y a sus aliados histricos (Reino Unido, Francia, Alemania, Japn).

En tercera linea aparecen ahora una serie de potencias intermediarias, con demografas en alza y fuertes tasas de crecimiento econmico, llamadas a convertirse tambin en polos hegemnicos regionales y con tendencia a transformarse, de aqu a 15 aos, en un grupo de influencia planetaria (Indonesia, Brasil, Vietnam, Turqua, Nigeria, Etiopa).

Para tener una idea de la importancia y de la rapidez del desclasamiento occidental que se avecina, baste con sealar estas dos cifras : la parte de los pases occidentales en la economa mundial va a pasar del 56% hoy, a un 25% en 2030... O sea que, en menos de quince aos, Occidente perder ms de la mitad de su preponderancia econmica... Una de las principales consecuencias de esto es que EE UU y sus aliados ya no tendrn los medios financieros para asumir el rol de gendarmes del mundo... De tal modo que este cambio estructural podra lograr debilitar durablemente a Occidente.

IMPARABLE EMERGENCIA DE CHINA

El mundo pues se "desoccidentaliza" y es cada vez ms multipolar. Destaca, una vez ms, el rol de China que emerge, en principio, como la gran potencia en ciernes del siglo XXI. Aunque China se halla lejos an de representar un autntico rival para Washington. Por una parte, la estabilidad del Imperio del Medio no est garantizada porque coexisten en su seno el capitalismo ms salvaje y el comunismo ms autoritario. La tensin entre esas dos dinmicas causar, tarde o temprano, una quebradura que podra debilitar su potencia.

De todos modos, hoy por hoy, en 2016, los Estados Unidos siguen ejerciendo una indiscutible dominacin hegemnica sobre el planeta. Tanto en el dominio militar (fundamental) como en varios otros sectores cada vez ms determinantes : en particular, el tecnolgico (Internet) y el soft power (cultura de masas). Lo cual no significa que China no haya realizado prodigiosos avances en los ltimos treinta aos. Nunca en la historia, ningn pas creci tanto en tan poco tiempo.

Por el momento, mientras declina el podero de Estados Unidos, el ascenso de China es imparable. Ya es la segunda potencia economica del mundo (delante de Japn y Alemania).

Para Washington, Asia es ahora la zona prioritaria desde que el presidente Obama decidi la reorientacin estratgica de su poltica exterior. Estados Unidos trata de frenar all la expansin de China cercndola con bases militares y apoyndose en sus socios locales tradicionales : Japn, Corea del Sur, Taiwn, Filipinas. Es significativo que el primer viaje de Barack Obama, despus de su reeleccin en 2012, haya sido a Birmania, Cambodia y Tailandia, tres Estados de la Asociacin de naciones de Asia del Sureste (ASEAN), una organizacin que rene a los aliados de Washington en la regin, la mayora de cuyos miembros tienen problemas de lmites martimos con Pekn.

Los mares de China se han convertido en las zonas de mayor potencial de conflicto armado del rea Asia-Pacfico. Las tensiones de Pekn con Tokyo, a propsito de la soberana de las islas Senkaku (Diaoy para los chinos). Y tambin la disputa con Vietnam y Filipinas sobre la propiedad de las islas Spratly est subiendo peligrosamente de tono. China est modernizando a toda marcha su armada. En 2012, lanz su primer portaaviones, el Liaoning, y est construyendo un segundo, con la intencin de intimidar a Washington. Pekn soporta cada vez menos la presencia militar de Estados Unidos en Asia. Entre estos dos gigantes, se est instalando una peligrosa desconfianza estratgica que, sin lugar a dudas, podra marcar la poltica internacional en esta regin de aqu a 2030.

EL TERRORISMO YIHADISTA

Otra de las amenazas globales que nos indica nuestra brjula es el terrorismo yihadista practicado ayer por Al Qaeda y hoy por la Organizacin Estado Islmico o Daesh (ISIS, en ingls). Las principales causas de ese terrorismo yihadista actual hay que buscarlas en los desastrosos errores y los crmenes cometidos por las potencias que invadieron Irak en 2003. Adems de los disparates de las intervenciones en Libia (2011) y en Siria (2014).

En Oriente Prximo se sigue situando el actual foco perturbador del mundo. En particular en torno a la inextricable guerra civil en Siria. Lo que est claro es que, en ese pas, las grandes potencias occidentales (Estados Unidos, Reino Unido, Francia), aliadas a los Estados que ms difunden por el mundo una concepcin arcaica y retrgrada del islam (Arabia Saudta, Qatar y Turqua), decidieron apoyar (con dinero, armas e instructores) a la insurgencia islamista sunn. Estados Unidos constituy en esa regin un amplio eje sunn con el objetivo de derrocar a Bachar El Asad y despojar as a Tehern de un gran aliado regional. Pero el gobierno de Bachar El Asad, con el apoyo de Rusia e Irn, ha resistido y sigue consolidndose. El resultado de tantos errores es el terrorismo yihadista actual que multiplica los atentados odiosos contra civiles inocentes en Europa y Estados Unidos.

Algunas capitales occidentales siguen pensando que la potencia militar masiva es suficiente para venir a cabo del terrorismo. Pero, en la historia militar, abundan los ejemplos de grandes potencias incapaces de derrotar a adversarios ms dbiles. Basta recordar los fracasos norteamericanos en Vietnam en 1975, o en Somalia en 1994. En un combate asimtrico, aqul que puede ms, no necesariamente gana. El historiador Eric Hobsbawn nos recuerda que En Irlanda del Norte, durante cerca de treinta aos, el poder britnico se mostr incapaz de derrotar a un ejrcito tan minsculo como el del IRA; ciertamente el IRA no tuvo la ventaja, pero tampoco fue vencido.

Los conflictos de nuevo tipo, cuando el fuerte enfrenta al dbil o al loco, son ms fciles de comenzar que de terminar. Y el empleo masivo de medios militares pesados no permite necesariamente alcanzar los objetivos buscados.

La lucha contra el terrorismo tambin est autorizando, en materia de gobernacin y de poltica interior, todas las medidas autoritarias y todos los excesos, incluso una versin moderna del autoritarismo democrtico que toma como blanco, ms all de las organizaciones terroristas en s mismas, a todos los insumisos y protestatarios que se oponen a las polticas globalizadoras y neoliberales.

HAY CRISIS PARA LARGO...

Otra constatacin importante: los pases ricos siguen padeciendo las consecuencias del terremoto econmico-financiero que fue la crisis del 2008. Por primera vez, la Unin Europea, (y el Brexit lo confirma), ve amenazada su cohesin y hasta su existencia. En Europa, la crisis econmica durar al menos un decenio ms, es decir hasta por lo menos 2025...

Decimos que hay crisis, en cualquier sector, cuando algn mecanismo deja de pronto de actuar, empieza a ceder y acaba por romperse. Esa ruptura impide que el conjunto de la maquinaria siga funcionando. Es lo que est ocurriendo en la economa mundial desde que estall la crisis de las sub-primes en 2007-2008.

Las repercusiones sociales de ese cataclismo econmico han sido de una brutalidad indita: 23 millones de desempleados en la Unin Europea y ms de 80 millones de pobres Los jvenes en particular son las vctimas principales; generaciones sin futuro. Pero las clases medias tambin estn asustadas porque el modelo neoliberal de crecimiento las abandona al borde del camino.

La velocidad de la economa financiera es hoy la del relmpago, mientras que la velocidad de la poltica, por comparacin, es la del caracol. Resulta cada vez ms difcil conciliar tiempo econmico y tiempo poltico. Y tambin crisis globales y gobiernos nacionales. Todo esto provoca, en los ciudadanos, frustracin y angustia.

La crisis global produce perdedores y ganadores. Los ganadores se encuentran, esencialmente, en Asia y en los pases emergentes, que no tienen una visin tan pesimista de la situacin como la de los europeos. Tambin hay muchos ganadores en el interior mismo de los pases occidentales cuyas sociedades se hallan fracturadas por las desigualdades entre ricos cada vez ms ricos y pobres cada vez ms pobres.

En realidad, no estamos soportando una crisis, sino un haz de crisis, una suma de crisis mezcladas tan ntimamente unas con otras que no conseguimos distinguir entre causas y efectos. Porque los efectos de unas son las causas de otras, y as hasta formar un verdadero sistema. O sea, enfrentamos una autntica crisis sistmica del mundo occidental que afecta a la tecnologa, la economa, el comercio, la poltica, la democracia, la identidad, la guerra, el clima, el medio ambiente, la cultura, los valores, la familia, la educacin, la juventud, etc.

Desde el punto de vista antropolgico, estas crisis se estn traduciendo por un aumento del miedo y del resentimiento. La gente vive en estado de ansiedad y de incertidumbre. Vuelven los grandes pnicos ante amenazas indeterminadas como pueden ser la prdida del empleo, los electrochoques tecnolgicos, las biotecnologas, las catstrofes naturales, la inseguridad generalizada... Todo ello constituye un desafo para las democracias. Porque ese terror se transforma a veces en odio y en repudio. En varios pases europeos, y tambin en Estados Unidos, ese odio se dirige hoy contra el extranjero, el inmigrante, el refugiado, el diferente. Est subiendo el rechazo hacia todos los "otros" (musulmanes, latinos, gitanos, subsaharianos, "sin papeles", etc.) y crecen los partidos xenfobos y de extrema derecha.

DECEPCIN Y DESENCANTO

Hay que entender que, desde la crisis financiera de 2008 (de la que an no hemos salido), ya nada es igual en ninguna parte. Los ciudadanos estn profundamente desencantados. La propia democracia, como modelo, ha perdido credibilidad. Los sistemas polticos han sido sacudidos hasta las races. En Europa, por ejemplo, los grandes partidos tradicionales estn en crisis. Y en todas partes percibimos subidas de formaciones de extrema derecha (en Francia, en Austria y en los pases nrdicos) o de partidos antisistema y anticorrupcin (Italia, Espaa). El paisaje poltico aparece radicalmente transformado.

Ese fenmeno ha llegado a Estados Unidos, un pas que ya conoci, en 2010, una ola populista devastadora, encarnada entonces por el Tea Party. La irrupcin del multimillonario Donald Trump en la carrera por la Casa Blanca prolonga aquello y constituye una revolucin electoral que ningn analista supo prever. Aunque pervive, en apariencias, la vieja bicefalia entre demcratas y republicanos, la ascensin de un candidato tan heterodoxo como Trump constituye un verdadero sesmo. Su estilo directo, populachero, y su mensaje maniqueo y reduccionista, apelando a los bajos instintos de ciertos sectores de la sociedad, le ha conferido un carcter de autenticidad a ojos del sector ms decepcionado del electorado de la derecha.

A ese respecto, el candidato republicano ha sabido interpretar lo que podramos llamar la rebelin de las bases. Mejor que nadie, percibi la fractura cada vez ms amplia entre las lites polticas, econmicas, intelectuales y mediticas, por una parte, y la base del electorado conservador, por la otra. Su discurso violentamente anti-burocracia de Washington, anti-medios y anti-Wall Street seduce, en particular, a los electores blancos, poco cultos, y empobrecidos por los efectos de la globalizacin econmica.

SESMOS Y MS SESMOS

A este respecto podramos decir que otra gran caracterstica del Nuevo Sistema Mundo son los sesmos. Sesmos financieros, monetarios, burstiles, sesmos climticos, sesmos energticos, sesmos tecnolgicos, sesmos sociales, sesmos geopolticos como el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, o, en otro sentido, el reciente golpe de Estado institucional en Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff... Sesmos electorales como la reciente victoria del no en Colombia a los Acuerdos de Paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC; o el reciente Brexit en el Reino Unido, o el xito de la extrema derecha en Austria, o la derrota de Angela Merkel en varias elecciones parciales en Alemania. O el enorme seismo que podra constituir efectivamente la eventual victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos

Acontecimientos imprevistos irrumpen con fuerza sin que nadie, o casi nadie, los haya visto venir. Hay una falta de visibilidad general. Si gobernar es prever, vivimos una evidente crisis de gobernanza general. En muchos pases, el Estado que protega a los ciudadanos ha dejado de existir. Hay una crisis de la democracia representativa: "No nos representan!", decan los "indignados". La gente reclama que la autoridad poltica vuelva a asumir su rol conductor de la sociedad. Se insiste en la necesidad de reinventar la poltica y de que el poder poltico le ponga coto al poder econmico y financiero de los mercados.

INTERNET, EL CIBER-ESPIONAJE Y LA CIBER-DEFENSA

El Nuevo Sistema Mundo tambin se caracteriza por la multiplicidad de rupturas estratgicas cuyo significado a veces no comprendemos. Hoy, Internet es el vector de la mayora de los cambios. Casi todas las crisis recientes tienen alguna relacin con las nuevas tecnologas de la comunicacin y de la informacin, con la desmaterializacin y la digitalizacin generalizadas, y con la explosin inaudita de las redes sociales. Ms que una tecnologa, Internet es pues un actor fundamental de las crisis. Basta con recordar el rol de WikiLeaks, Facebook, Twitter y las dems redes sociales en la aceleracin de la informacin y de la conectividad social a travs del mundo.

De aqu a 2030, en el Nuevo Sistema Mundo, algunas de las mayores colectividades del planeta ya no sern pases sino comunidades congregadas y vinculadas entre s por Internet y las redes sociales. Por ejemplo, Facebooklandia: ms de mil millones de usuarios... O Twitterlandia, ms de 800 millones... Cuya influencia, en el juego de tronos de la geopoltica mundial, podra revelarse decisivo. Hoy, las estructuras de poder se difuminan gracias al acceso universal a la Red y el uso de nuevas herramientas digitales.

Por otra parte, por las estrechas complicidades que algunas grandes potencias han entablado con las grandes empresas privadas que dominan las industrias de la informtica y de las telecomunicaciones, la capacidad en materia de espionaje de masas ha crecido tambin de forma exponencial. Las mega empresas, como Google, Apple, Microsoft, Amazon y ms recientemente Facebook han establecido estrechos lazos con el aparato del Estado en Washington, especialmente con los responsables de la poltica exterior. Esta relacin se ha convertido en una evidencia. Comparten las mismas ideas polticas y tienen idntica visin del mundo. En ltima instancia, los estrechos vnculos y la visin comn del mundo, por ejemplo, de Google y la Administracin estadounidense estn al servicio de los objetivos de la poltica exterior de los Estados Unidos.

Esta alianza sin precedentes Estado + aparato militar de seguridad + industrias gigantes de la Web- ha creado un verdadero imperio de la vigilancia cuyo objetivo claro y concreto es poner Internet bajo escucha, todo Internet y a todos los internautas, como lo denunciaron Julian Assange y Edward Snowden.

El ciberespacio se ha convertido en una especie de quinto elemento. El filsofo griego Empdocles sostena que nuestro mundo estaba formado por una combinacin de cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego. Pero el surgimiento de Internet, con su misterioso interespacio superpuesto al nuestro, formado por miles de millones de intercambios digitales de todo tipo, por su roaming, su streaming y su clouding, ha engendrado un nuevo universo, en cierto modo cuntico, que viene a completar la realidad de nuestro mundo contemporneo como si fuera un autntico quinto elemento.

En este sentido, hay que sealar que cada uno de los cuatro elementos tradicionales constituye, histricamente, un campo de batalla, un lugar de confrontacin. Y que los Estados han tenido que desarrollar componentes especficos de las fuerzas armadas para cada uno de estos elementos: para la tierra: el ejrcito de Tierra; para el aire, el ejrcito del Aire; para el agua, la Armada; y, con carcter ms singular, para el furgo: los bomberos o guerreros del fuego. De manera natural, desde el desarrollo de la aviacin militar en 1914-1918, todas las grandes potencias estn aadiendo hoy, a los tres ejrcitos tradicionales y a los combatientes del fuego, un nuevo ejrcito cuyo ecosistema es el quinto elemento: el ciberejrcito, encargado de la ciberdefensa, que tiene sus propias estructuras orgnicas, su Estado mayor, sus cibersoldados y sus propias armas: superordenadores preparados para defender las ciberfronteras y llevar a cabo la ciberguerra digital en el mbito de Internet.

UNA MUTACIN DEL CAPITALISMO: LA ECONOMA COLABORATIVA

Treinta aos despus de la expansin masiva de la Web, los hbitos de consumo tambin estn cambiando. Se impone poco a poco la idea de que la opcin ms inteligente hoy es usar algo en comn, y no forzosamente comprarlo. Eso significa ir abandonando poco a poco una economa basada en la sumisin de los consumidores y en el antagonismo o la competicin entre los productores, y pasar a una economa que estimula la colaboracin y el intercambio entre los usuarios de un bien o de un servicio. Todo esto plantea una verdadera revolucin en el seno del capitalismo que est operando, ante nuestros ojos, una nueva mutacin.

Es un movimiento irresistible. Miles de plataformas digitales de intercambio de productos y servicios se estn expandiendo a toda velocidad. La cantidad de bienes y servicios que pueden alquilarse o intercambiarse mediante plataformas online, ya sean de pago o gratuitas (como Wikipedia), es ya literalmente infinita.

A nivel planetario, esta economa colaborativa crece actualmente entre el 15% y el 17% al ao. Con algunos ejemplos de crecimiento absolutamente espectaculares. Por ejemplo Uber, la aplicacin digital que conecta a pasajeros con conductores, en solo cinco aos de existencia ya vale 68.000 millones de dlares y opera en 132 pases. Por su parte, Airbnb, la plataforma online de alojamientos para particulares surgida en 2008 y que ya ha encontrado cama a ms de 40 millones de viajeros, vale hoy en Bolsa (sin ser propietaria de ni una sola habitacin) ms de 30.000 millones de dlares, o sea ms que los grandes grupos Hilton, Marriott o Hyatt.

A este respecto, otro rasgo fundamental que est cambiando y que fue nada menos que la base de la sociedad de consumo, es el sentido de la propiedad, el deseo de posesin. Adquirir, comprar, tener, poseer eran los verbos que mejor traducan la ambicin esencial de una poca en la que el tener defina al ser. Acumular cosas (viviendas, coches, neveras, televisores, muebles, ropa, relojes, libros, cuadros, telfonos, etc.) constitua para muchas personas la principal razn de la existencia. Pareca que, desde el alba de los tiempos, el sentido materialista de posesin era inherente al ser humano.

La economa colaborativa constituye pues un modelo econmico basado en el intercambio y la puesta en comn de bienes y servicios mediante el uso de plataformas digitales. Se inspira de las utopas del compartir y de valores no mercantiles como la ayuda mutua o la convivialidad, y tambin del espritu de gratuidad, mito fundador de Internet. Su idea principal es: lo mo es tuyo , o sea compartir en vez de poseer. Y el concepto bsico es el trueque. Se trata de conectar, por va digital, a gente que busca algo con gente que lo ofrece. Las empresas ms conocidas de ese sector son: Uber, Airbnb, Netflix, Blabacar, etc.

Muchos indicios nos conducen a pensar que estamos asistiendo al ocaso de la 2 revolucin industrial, basada en el uso masivo de energas fsiles y en unas telecomunicaciones centralizadas. Y vemos la emergencia de una economa colaborativa que obliga, como ya dijimos, al sistema capitalista a mutar.

Por otra parte, en un contexto en el que el cambio climtico se ha convertido en la amenaza principal para la sobrevivencia de la humanidad, los ciudadanos no desconocen los peligros ecolgicos inherentes al modelo de hiperproduccin y de hiperconsumo globalizado. Ah tambin, la economa colaborativa ofrece soluciones menos agresivas para el planeta.

En un momento como el actual, de fuerte desconfianza hacia el modelo neoliberal y hacia las elites polticas, financieras, mediticas y bancarias, la economa colaborativa parece aportar respuestas a muchos ciudadanos en busca de sentido y de tica responsable. Exalta valores de ayuda mutua y ganas de compartir. Criterios todos que, en otros momentos, fueron argamasa de teoras comunitarias y de ambiciones socialistas. Pero que son hoy que nadie se equivoque el nuevo rostro de un capitalismo mutante deseoso de alejarse del salvajismo despiadado de su reciente periodo ultraliberal.

Nuestra brjula tambin nos seala la aparicin de tensiones entre los ciudadanos y algunos gobiernos en unas dinmicas que varios socilogos califican de post-polticas o post-democrticas... Por un lado, la generalizacin del acceso a Internet y la universalizacin del uso de las nuevas tecnologas estn permitiendo a la ciudadana alcanzar altas cuotas de libertad y desafiar a sus representantes polticos (como durante la crisis de los indignados). Pero, a la vez, estas mismas herramientas electrnicas proporcionan a los gobiernos, como ya vimos, una capacidad sin precedentes para vigilar a sus ciudadanos.

AMENAZAS NO MILITARES

La tecnologa seala un reciente informe de la CIA continuar siendo el gran nivelador, y los futuros magnates de Internet, como podra ser el caso de los de Google y Facebook, poseen montaas enteras de bases de datos, y manejan en tiempo real mucha ms informacin que cualquier gobierno. Por eso, la CIA recomienda a la administracin de EE.UU. que haga frente a esa amenaza eventual de las grandes corporaciones de Internet activando el Special Collection Service, un servicio de inteligencia ultrasecreto -administrado conjuntamente por la NSA (National Security Service) y el SCE (Service Cryptologic Elements) de las Fuerzas Armadas- especializado en la captacin clandestina de informaciones de origen electromagntico. El peligro de que un grupo de empresas privadas controle toda esa masa de datos reside, principalmente, en que podra condicionar el comportamiento a gran escala de la poblacin mundial e incluso de las entidades gubernamentales. Tambin se teme que el terrorismo yihadista sea sustituido por un ciberterrorismo an ms sobrecogedor.

La CIA toma tanto ms en serio este nuevo tipo de amenazas que, finalmente, el declive de Estados Unidos no ha sido provocado por una causa exterior sino por una crisis interior: la quiebra econmica acaecida a partir de 2007-2008. El informe insiste en que la geopoltica de hoy debe interesarse por nuevos fenmenos que no poseen forzosamente un carcter militar. Pues, aunque las amenazas militares no han desaparecido, algunos de los peligros principales que corren hoy nuestras sociedades son de orden no-militar: cambio climtico, mutacin tecnolgica, conflictos econmicos, crimen organizado, guerras electrnicas, agotamiento de los recursos naturales...

Sobre este ltimo aspecto, es importante saber que uno de los recursos que ms aceleradamente se est agotando es el agua dulce. En 2030, el 60% de la poblacin mundial tendr problemas de abastecimiento de agua, dando lugar a la aparicin de conflictos hdricos... En cuanto al fin de los hidrocarburos en cambio, gracias a las nuevas tcnicas de fracturacin hidrulica, la explotacin del petroleo y del gas de esquisto est alcanzado niveles excepcionales. Ya Estados Unidos es casi autosuficiente en gas, y en 2030 podra serlo en petroleo, lo cual tiende a abaratar sus costes de produccin manufacturera y exhorta a la relocalizacin de sus industrias. Pero si EE.UU. principal importador actual de hidrocarburos- deja de importar petroleo, es de prever que los precios del barril se reducirn. Cules sern entonces las consecuencias para los grandes pases exportadores?

HACIA EL TRIUNFO DE LAS CIUDADES Y DE LAS CLASES MEDIAS

En el mundo hacia el que vamos, el 60% de las personas vivirn, por primera vez en la historia de la humanidad, en las ciudades. Y, como consecuencia de la reduccin acelerada de la pobreza, las clases medias sern dominantes y triplicarn, pasando de los 1.000 a los 3.000 millones de personas. Esto, que, en s, es una revolucin colosal, acarrear como secuela, entre otros efectos, un cambio general en los hbitos culinarios y, en particular, un aumento del consumo de carne a escala planetaria. Lo cual agravar la crisis medioambiental.

En 2030, los habitantes del planeta seremos 8 500 millones pero el aumento demogrfico cesar en todos los continentes menos en frica, con el consiguiente envejecimiento general de la poblacin mundial. En cambio, el vnculo entre el ser humano y las tecnologas protsicas acelerar la puesta a punto de nuevas generaciones de robots y la aparicin de superhombres capaces de proezas fsicas e intelectuales inditas.

El futuro es muy pocas veces predecible. No por ello hay que dejar de imaginarlo en trminos de prospectiva. Preparndonos para actuar ante diversas circunstancias posibles, de las cuales una sola se producir. A este respecto, la geopoltica es una herramienta extremadamente til. Nos ayuda a tomar conciencia de las rpidas evoluciones en curso y a reflexionar sobre la posibilidad, para cada uno de nosotros, de intervenir y fijar el rumbo. Para tratar de construir un futuro ms justo, ms ecolgico, menos desigual y ms solidario.

Ignacio Ramonet. Doctor en Semiologa. Profesor Emrito de la Universidad de Paris. Director de Le Monde Diplomatique en espaol. Autor de El Imperio de la vigilancia (Clave Intelectual, Madrid, 2016).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter