Portada :: Espaa :: Proceso en Euskal Herria
(el Pueblo quiere la paz)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2016

Profundizando en la espiral represiva: los muros populares a juicio

Daniel Gonzlez Alonso
Rebelin


El 6 de mayo del 2015 la Ertzaintza puso en marcha un operativo con la intencin de detener y encarcelar a 7 jvenes vascos. Con el comienzo de las detenciones conocimos la sentencia de la Audiencia Nacional: 6 aos de crcel por pertenencia a Segi. La Audiencia responda as afirmativamente al requerimiento realizado por la Ertzaintza unos meses antes con la intencin de evitar muestras de solidaridad. Solicitaba ser informada de la sentencia antes que los propios jvenes, para poder detenerlos preventivamente. El procedimiento rutinario es la notificacin con un plazo para presentarse voluntariamente en prisin, pero qu ms da. Una excepcin ms en este curioso pueblo donde la excepcin es norma.

Pero tres jvenes esquivaron la redada. Materializamos fsicamente en torno a ellos la proteccin y el compromiso que desebamos mostrar a todos y todas. Fueron diez das vivsimos, locos, intensos a ms no poder. Se nos desbordaron lgrimas, rabias, solidaridades y compromisos. Tambin las agendas. Tras una semana de macro-auzolan que ti Euskal Herria de naranja, el 17 de mayo nos reunimos en Gasteiz por miles con nuestros rostros pintados, portando camisetas naranjas y coloridas pelucas. Ocupamos la plaza central de la ciudad, y construimos all el Askegune, la zona liberada. En la plaza de la Virgen Blanca representamos una pequea muestra de lo que deseamos ser: pueblo autoorganizado, con la ayuda mutua por base, alegre, desbordante de humor y energa vital. El lunes se present la Ertzaintza. El Askegune mut en muro popular, y demostramos lo que estamos dispuestas a ser cada vez que sea necesario: pueblo terco y solidario, que se indigna ante las injusticias, dispuesto a defender con sus propios cuerpos a quienes sufren represin, que confronta y desobedece leyes injustas.

El ataque contra el harresi de Gasteiz fue el ms violento de todos los perpetrados por la Ertzaintza. Las imgenes de aquel da dan testimonio de ello, al igual que la ms de 40 denuncias presentadas en los juzgados. Fue tambin la ms represiva desde el punto de vista de las consecuencias judiciales. La Consejera de Interior imput a 15 personas. A las trece que se encadenaron o se tiraron pintura encima les acusa de desobediencias y resistencias. A las dos restantes, de lesiones y atentado a la autoridad. Posteriormente la Ertzaintza trat de imputar a una dieciseisava tras elaborar un extenso informe donde se le acusaba de responsable, pero no fue admitida en el juzgado.

Ahora, tenemos fechas de juicios sobre la mesa. El 10 de octubre juzgarn a Adam y Oier. El 13 de diciembre a Izaskun, Jon, Pablo, Xabier, Galder, Endika, e Iaki. Denunciamos ambos porque tienen por base la misma injusticia, pero, hoy, queremos subrayar la gravedad del juicio ms cercano.

A Oier y Adam les acusan de lesiones y atentado. Atacar y lesionar a la polica! Hay que tener un rostro de cemento. La Ertzaintza se ha presentado como acusacin particular, y solicita mayor castigo que la propia fiscala. 2 aos para Oier, y dos y medio para Adam. En definitiva, la Consejera de Interior y el Gobierno Vasco opinan que deben ser encarcelados. La situacin de Oier es especialmente delicada, ya que al tener antecedentes podra entrar en prisin an con la condena ms leve. Y es que Oier acababa de salir de la crcel tras varios aos, apenas un mes en libertad. Por qu estaba all? Pues, entre otras cosas para proteger a Igarki, que adems de ser uno de los tres jvenes imputados es primo suyo.

Estos juicios son una estacin ms de un largo recorrido que mezcla injusticia, crueldad y surrealismo en dosis difcilmente igualables. En octubre del 2010 la Guardia Civil ejecuta una redada contra 28 jvenes independentistas. Las personas detenidas son torturadas y encarceladas. En el 2015, a los cinco aos, juicio: La Audiencia Nacional decide que 21 son inocentes y 7 culpables de terrorismo. La Ertzaintza consigue detener en un primer momento a cuatro, sino ilegalmente cuanto menos de manera alegal. Para detener a los tres restantes apaliza a otras cientos de personas y detiene a 20. Unos meses ms tarde el Supremo decide que 5 de esos 7 son inocentes, y que 2 al menos muy terroristas tampoco, ya que les rebaja la condena dos grados de manera que salen en libertad inmediatamente por tener la pena cumplida. Es decir, el tribunal de excepcin afirma explcita o implcitamente que las acusaciones tenan nada de jurdicas y todo de polticas. Entre tanto, otras quince personas reciben imputaciones por defender a estos jvenes inocentes -inocentes pero torturados, encarcelados y neutralizados para la lucha popular a lo largo de aos-. Finalizado todo (!ja): Por defender entonces a quienes hoy son inocentes, juzgaran prximamente a nuevos imputados. Pero no en Madrid y por iniciativa del Gobierno Espaol y de sus tribunales de excepcin, sino en Gasteiz, promovido por la polica del Gobierno Vasco y con duras peticiones de crcel de por medio. Qu decir.

Muchas cosas han cambiado desde el 2010. Otras, en cambio, apenas.

La espiral de represin e injusticia parece no tener fin. Que nos lo pregunten a nosotras, o a las personas imputadas por la protestas contra la Troika, a los 34 jvenes independentistas a los que se mult con la Ley Mordaza por un encadenamiento, a las compaeras de Stop Desahucios a quienes se prohibi acercarse a la casa que iba a ser deshauciada para protestar, a las dos jvenes que fueron retenidas por la polica municipal de malos modos durante media hora mientras ponan carteles (en algn otro lugar alguien denunci haber visto a dos chicas jvenes poniendo una pancarta. Y claro, eran dos, eran chicas y eran jvenes...). Todos estos ejemplos son de Gasteiz y de estos ltimos meses. Distintos grados y caractersticas, la misma lgica punitiva de excepcin.

Nuestra solidaridad tampoco tiene fin. Hoy como ayer, nos reafirmamos en que cada vez que nos obliguen a elegir entre ley y justicia optaremos por esta ltima. Hoy como ayer, decimos a las personas imputadas que ellas son nosotros, que nosotras somos ellas. Hoy como ayer, continuamos reivindicando y practicando solidaridad y compromiso en defensa de nuestros derechos civiles y polticos. El 10 de octubre, a las nueve de la maana, concentracin frente a los juzgados de Gasteiz para transmitir apoyo y cario a Oier y Adam.

Daniel Gonzlez Alonso. Gasteizko Harresia (muro popular de Gasteiz)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter