Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-10-2016

Ayman Odeh desvela el mito de Peres y el "campo de la paz" de Israel

Jonathan Cook
El nacional

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Mientras los lderes mundiales se reunan en Jerusaln la semana pasada para elogiar a Shimon Peres como un "gran pacificador", el campo de la paz del que fue el mascarn de proa fue a la guerra contra sus interlocutores, los palestinos, en Israel.

Ayman Odeh, dirigente del nico partido compuesto por judos y rabes en la legislatura israel, es el representante ms destacado de 1,7 millones de ciudadanos palestinos de Israel. Tambin se desempea como presidente de una coalicin llamada la Lista Comn, formada con otros partidos palestinos, que ahora es la tercera fuerza del Parlamento.

Odeh, sin embargo, enfureci al pblico judo israel al negarse a asistir al funeral de Peres.

El lder de la Lista Comn es conocido por sus esfuerzos para construir puentes hacia las comunidades judas necesitadas y vulnerables. Est comprometido con el fortalecimiento de la confianza entre los judos y palestinos, en lugar de enfatizar el conflicto nacional.

Su defensa de una nueva identidad cvica, la supresin de las categoras tnicas juda y rabe en las instituciones de Israel le vali el ao pasado un lugar en la lista de los 100 pensadores globales compilada por la revista Foreign Policy.

Entonces, lamentan los medios de comunicacin, cmo no va a tributar sus ltimos respetos a Peres, arquitecto de los Acuerdos de Oslo?

El boicot de Odeh a los funerales fue tanto ms chocante para los israeles porque Mahmoud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, lleg para despedirse de Peres, despus de que Israel le otorgase un nada frecuente permiso para entrar en Jerusaln. Las imgenes de Abbas y el primer ministro israel, Benjamin Netanyahu estrechndose las manos subrayaron la ausencia del Odeh.

Pero incluso eso se aprovech a toda prisa para aumentar la beatificacin de Peres. Si Peres haba harto demostrado su dedicacin a la causa de la paz, la conducta de Odeh ante su muerte confirm que Israel carece de un socio palestino, incluso dentro de Israel.

Esta es una narrativa con la cual los judos israeles estn demasiado familiarizados. Despus de que el proceso de Oslo se derrumbase en la cumbre de Camp David del ao 2000, el primer ministro de Israel Ehud Barak -entonces dirigente del campo de la paz- acus el lder palestino Yasser Arafat de no ser "un socio para la paz". Esto abri el camino a la Segunda Intifada.

De manera similar los polticos judos asociados con el movimiento por la paz dirigieron sus ataques contra Odeh. Erel Margalit, un miembro del Parlamento de la Unin Sionista de centro-izquierda, lo acus de "obstructor" en el campo de la paz.

Por el contrario lo que desconcert a la mayora de los palestinos fue la asistencia de Abbas al funeral, no el boicot de Odeh.

Mientras Odeh reconoci la ntima pena de la familia Peres, sostuvo que el funeral era "parte de un da de duelo nacional en el cual no tengo lugar".

El Peres mtico honrado por el mundo es desconocido para los palestinos. Estos consideran incluso su logro ms visible, los Acuerdos de Oslo, una trampa cnica. Nunca estuvieron diseados para dar lugar a un Estado palestino viable, sino ms bien paradejar a la AP en una zona de penumbra de semisoberana y como fuerza de polica servil a la ocupacin.

Adems los ciudadanos palestinos de Israel, como Odeh, encontraron que los acuerdos de Oslo deliberadamente los separ de sus parientes en los territorios ocupados, con la culminacin de un muro de separacin de acero y hormign que fragmenta an ms al pueblo palestino.

La narrativa interna sobre Peres excluy todava ms a los ciudadanos palestinos de Israel,dijo Odeh.

Los elogios en hebreo ensalzaron a un Peres que arm al ejrcito israel para destruir la tierra palestina en la Nakba de 1948; luego supervis dos dcadas de represin militar interna contra la minora palestina de Israel; construy una bomba nuclear para asegurarse deque Israel pudiera intimidar a todo el Medio Oriente y dise el proyecto de colonias como una manera de tornar irreversible la ocupacin.

Estas eran razones suficientes para no asistir. PeroOdeh expres una preocupacin ms personal.

Dada su posicin nica dentro de Israel, los ciudadanos palestinos conectaron con el "dolor histrico" ​​de un pueblo largamente perseguido. Pero esa empata nunca haba sido correspondida, incluso por los partidarios de la paz de Israel.

Odeh no se refera slo a la Nakba. El funeral de Peres coincidi con el aniversario de los sucesos del inicio de la Segunda Intifada, cuando la polica israel mat a 13 manifestantes palestinos desarmados. Entre ellos estaba el hermano de la esposa Odeh.

A pesar de que una investigacin judicial posterior lleg a la conclusin de que la polica tena una visin institucional de la minora palestina de Israel como un enemigo, ningn oficial fue acusado. Tampoco hubo ni siquierauna disculpa formal de Peres, que ocup el cargo de presidente por muchos aos.

En la eleccin de asistir al funeral, Abbas, sin duda, tuvo que sopesar muchos factores, incluyendo su posicin internacional, el protocolo diplomtico y reforzar su propio legado como pacificador.

El objetivo ms importante para Odeh, por el contrario, era si su presencia podra reforzar an ms los autoengaos y evasivas morales del autodenominado campo de la paz de Israel.

La correccin de su decisin tuvo muy ponto repercusin interna. El martes los medios israeles informaron de que Isaac Herzog, jefe del bloque de la paz en el Parlamento liderado por la Unin Sionista, estaba cerca de un acuerdo para unirse al Gobierno ms derechista de la historia de Israel.

Si Herzog se decide a apuntalar un Gobierno comprometido con el militarismo y el afianzamiento de la ocupacin, solo contina el trillado camino del propio Peres.

Fuente: http://www.jonathan-cook.net/2016-10-06/odeh-exposes-myth-peres-israels-peace-camp/

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter