Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-10-2016

Carta abierta al Secretario General de la ONU
"Es hora de que la comunidad internacional reconozca el fracaso de sus estrategias y ponga fin a la intervencin en Hait"

Rebelin


Mientras el pueblo y estado haitiano enfrenta la terrible devastacin humana y material del huracn Matthew unos de los peores a pasar por el Caribe en el ltimo siglo el Consejo de Seguridad se prepara a votar, el jueves 13 de octubre, sobre la recomendacin del secretario general que es la de renovar la presencia de la MINUSTAH sin cambios hasta abril 2017, mientras EE.UU. prepara un ingreso mayor de Canad, ya que esta ha mantenido oficiales en inteligencia y la comandancia general.

Es de vital importancia en estos momentos, hacer sentir todas las acciones de solidaridad que podamos movilizar en apoyo al pueblo y organizaciones populares haitianas. Entre otras, mismo entregando la presente en las sedes locales de la ONU, gobiernos y embajadas antes del da de la votacin (jueves 13 de octubre 2016). De la misma manera invitamos a sumar sus adhesiones, haciendo clic aqu (https://goo.gl/forms/zxiRtmydFZLbofPU2), y compartir la presente con las distintas redes y organizaciones en la regin.

+++

Al Secretario General de la ONU Ban-ki Moon

Al Presidente del Consejo de Seguridad y dems Estados integrantes

A los gobiernos de los Estados que contribuyen tropas a la MINUSTAH

A la comunidad internacional y la opinin pblica en general

El huracn Matthew acaba de asolar a Hait, provocando la prdida de vidas e inmensos daos que impactarn para largos aos en los derechos humanos de una poblacin que an enfrenta grandes desafos para superar el desastroso terremoto de enero de 2010. Ms de 55.000 haitianas y haitianos buscaban resguardarse de los poderosos vientos y el aguacero todava desde carpas y refugios provisorios!

Pedimos que colaboren activamente con el gobierno, las instituciones y organizaciones populares haitianas, para posibilitar la ayuda de urgencia necesaria.

Pero ms que eso, pedimos que este nuevo desastre, no tan natural como a veces se quiere hacer pensar, sirva para cambiar radicalmente el trato y las prioridades que la comunidad internacional ha venido marcando con Hait, sobre todo a partir de la instalacin de la MINUSTAH en 2004.

Este digno pueblo no constituye una amenaza para la seguridad hemisfrica, como el Consejo de Seguridad afirma cada ao para renovar su injerencia. Hait no necesita la presencia de tropas extranjeras ni tutela internacional. Lo que necesita es el respeto de sus derechos fundamentales de soberana y autodeterminacin, el pago de las deudas histricas, sociales y ecolgicas que siguen acumulndose con el pas y su pueblo, y la reparacin de los crmenes perpetrados en su contra.

Es hora que la ONU, la comunidad internacional, reconozcan el fracaso de sus estrategias y pongan fin a una intervencin que, despus de 12 aos, no solo ha malogrado los objetivos oficialmente planteados sino que en muchos sentidos ha contribuido alevosamente a empeorar la situacin. Entre otras, la coyuntura electoral actual pone de manifiesto las consecuencias nefastas de la manipulacin extranjera tolerada, cuando menos, por la MINUSTAH. Quin quiere puede or el grito desahuciado de las mujeres y hombres de todas las edades, vctimas de las violaciones y el abuso sexual, la represin y muerte perpetradas directamente por la MINUSTAH, as como tambin vctimas de los desplazamientos, contaminacin, saqueo y explotacin provocados por el modelo econmico que su tutela busca acrecentar. Y como si eso fuese poco, la criminal introduccin del clera seguido por seis aos de negacin e impunidad de parte de quienes se plantean los defensores de los derechos humanos.

Este ao, la misma ONU que aprueba un presupuesto de USD 346 millones para mantener en Hait a una fuerza multilateral de ocupacin, confiesa que apenas logra juntar promesas de USD 8 millones para contribuir a asegurar el derecho humano de la poblacin de acceso a agua potable y saneamiento.

Basta! Es hora que la ONU encamine una redefinicin completa de las relaciones con Hait sobre la base del respeto, la defensa y la promocin integral de su soberana y autodeterminacin, la vida y el bienestar de su poblacin y la convivencia solidaria entre todos los pueblos y pases. En ese sentido, hacemos nuestras las demandas de muchas organizaciones y movimientos populares haitianos y reclamamos que:

1. Retiren ya a todo el personal militar extranjero de Hait;

2. Dejen de calificar a Hait como una amenaza a la seguridad hemisfrica y empiecen a reconocer y respetar la dignidad y capacidad de su pueblo;

3. Rechacen toda renovacin de la MINUSTAH as como cualquier forma de ocupacin o tutela sobre Hait;

4. Reconozcan la responsabilidad jurdica de la ONU y los pases participantes por las violaciones a los derechos humanos cometidas en el marco de la MINUSTAH, incluyendo en particular la introduccin del clera, sancionando a los responsables y formando una comisin especial para asegurar la indemnizacin y reparacin de las vctimas y/o sus familias;

5. Redirijan el presupuesto ahora asignado a la MINUSTAH al apoyo necesario para erradicar el clera y garantizar el derecho humano al agua potable y saneamiento.

Hace ms de doscientos aos, el pueblo de Hait supo poner fin a la esclavitud y el control colonial y universalizar de verdad los derechos humanos. Supo adems compartir con generosidad su libertad, apoyando las luchas emancipatorias de los dems pueblos de Amrica latina y el Caribe. Es hora que el conjunto de la comunidad internacional deje de servir a los intereses de control y provecho de unos pocos poderes y le retribuya al pueblo haitiano con una mano realmente fraterna y solidaria.

Primeras firmas:

Jubileo Sur / Amricas Plataforma Haitiana de Incidencia para un Desarrollo Alternativo PAPDA Dilogo 2000-Jubileo Sur Argentina Rede Jubileu Sul Brasil Comuna Caribe, Puerto Rico


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter