Portada :: Mundo :: "La amenaza de los Tratados de comercio"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-10-2016

TPP: Cuando el poder corporativo se impone a los derechos humanos

Luis Hallazi
Rebelin


El Acuerdo Transpacfico de Cooperacin Econmica (TPP por sus siglas en ingls) es un tratado multilateral firmado entre 12 pases para favorecer a las corporaciones transnacionales principalmente estadounidenses y japonesas,con el fin de consolidar una nueva arquitectura normativa donde se otorgan derechos ilimitados a los inversionistas, en perjuicio de los derechos humanos y de los intereses de los gobiernos receptores de inversiones.

El tratado fue presentado como un acuerdo comercial y est impulsado por EE.UU, negociado en secreto los ltimos cinco aos, entre funcionarios estadounidenses, asesores de las lites corporativas y algunos pocos funcionarios de los otros pases firmantes. En octubre 2015, cuando el gobierno peruano se alistaba a recibir en Lima a lo ms selecto de la lite financiera en la Reunin Anual del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, se aprovech para que el ex presidente Humala anunciara el final de las negociaciones, tras ms de veinte rondas negociadoras desde marzo del 2010, sin que probablemente se sepa el contenido del TPP, ni los derechos que seran vulnerados.

El 4 de febrero fue firmado por el mandatario y la Ministra de Comercio Exterior y Turismo, Magali Silva, con muy poca cobertura en los medios de comunicacin; meses antes el texto del tratado con ms de cinco mil pginas, divididos en treinta captulos en un ingls tcnico-jurdico, compuesto adems por cuatro Acuerdos paralelos no haba sido traducido al castellano, lo poco que se saba antes de la firma del TPP fue filtrado por los WikiLeaks.

Esta opacidad desde el nacimiento del tratado se fue acentuando durante los ltimos meses, el Poder Ejecutivo hasta el da de hoy no ha dado muestras de transparencia en el trmite del TPP. No se tiene informacin sobre los informes tcnico- legales de los sectores correspondientes, los que habran dado el visto bueno al tratado.Se sabe sin embargo que el Ministerio de Salud emiti un informe cuestionando el tratado en lo referente al acceso a la salud, pero no se conoce en detalle su contenido. Son estos informes los que sustentan la posicin del Poder Ejecutivo, a pesar de que la mayora hayan sido realizados despus de la firma del tratado; adems sonrequisitos necesarios para el ingreso al Congreso de la Repblicadonde finalmente ser ratificado o no.

En el gobierno de Humala se busc acelerar el proceso y se prepar el proyecto de ley para la ratificacin del TPP, una estrategia muy osada, tratndose deun Congreso que estaba de salida. Recientemente el 23 de setiembre el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski retomo el proyecto y lo presental nuevo Congreso,tal como obliga la Constitucin. El inters del Ejecutivo aparentemente es aprobar el TPP antes de la realizacin del Foro de Cooperacin Econmica Asia- Pacifico (APEC por sus siglas en ingls) que se celebra en Lima a inicios de noviembre y donde se espera la llegada del presidente de Estados Unidos Barack Obama, principal impulsor del tratado.

Movimiento social-urbano Peruanos contra el TPP

La gran mayora de la poblacin hasta hoy no sabe de lo que se trata el Acuerdo Transpacfico de Cooperacin Econmica- TPP, a pesar de los esfuerzos que desde octubre del ao pasado vienen realizando el movimiento social urbano de Las Zonas, grupo de ciudadanos y ciudadanas que surgi en respuesta a las polticas de flexibilizacin laboral que impulso el gobierno de Humala, cuando a partir de la aprobacin de la Ley de Rgimen Laboral Juvenil o la Ley Pulpn los jvenes se pudieron organizar logrando movilizar a miles de personas en diferentes partes del pas hasta lograr la derogacin de la norma.

Las Zonas, entre ellas la Zona 9 que articula a ciudadanos de los distritos de Lince, Brea, Jess Mara y Pueblo Libre, realizaron diversos conversatorios sobre las serias consecuencias para los derecho sociales que traera la firma del TPP, la informacin obtenida fue partir de las filtraciones de WikiLeaks, pero adems cont con un trabajo de traduccin de textos y anlisis acuciosos por parte de los mismos miembros del movimiento.

Fue as que a partir de piquetes informativos, charlas, conversatorios, carraedas (informacin que se brinda durante viajes en el transporte pblico) y convocatorias virtuales lograron acumular hasta la firma del tratado cinco movilizaciones contra del TPP. Despus de ello el proceso electoral tuvo nica cobertura en los medios y fue invisibilizando las actividades realizadas contra el TPP; sin embargo Las Zonas siguieron organizndose hasta constituir la Plataforma de Peruanos contra el TPP y TISA; que aglutina a ms de treinta organizaciones sociales, polticas, sindicatos, organizaciones indgenas y diversos colectivos que han ido realizando acciones diversas para informar y movilizar a la ciudadana en contra del TPP.

Super derechos de inversionistas vs. derechos humanos

Se menciona que el TPP es el tratado comercial ms grande de la historia, puesto que comprende el 40% del PBI mundial, los que no se menciona es que solo EE.UU y Japn representan ms del 85% de ese PBI, de la misma manera que representa el 30% de las exportaciones globales o el 11% de la poblacin mundial, solo entre EE.UU y Japn suman ms de 450 millones de habitantes, ms de la mitad de los 800 millones de habitantes que comprende este tratado. Qu significa esto? El TPP es un instrumento geopoltico de EE.UU. y Japn dirigido a detener el avance econmico de China. Pero no solo eso, sino que es una estrategia de las empresas transnacionales que son quienes tienen el poder en ambos pases, puesto que son las corporaciones transnacionales las que controlan los dos tercios (2/3) del comercio global. 

Este juego geopoltico tiene que ver muy poco con el Per, cuya relacin ha sido completamente asimtrica en las negociaciones y que incluso va a contracorriente de su poltica econmica internacional puesto que China es su principal socio. Pero lo peor de todo es que este tratado pretende consolidar una estrategia perversa de esta globalizacin nicamente econmica: Reformar de facto el sistema jurdico internacional donde se privilegian los tratados comerciales y de inversiones frente al derecho internacional de los derechos humanos.

El modo de hacerlo ha sido a travs de la imposicin del paradigma del libre comercio que ayudado de la intrumentalizacin del derecho internacional ha ido quebrando los avances en garantizar la supremaca de los derechos humanos. El caso del TPP es la consolidacin de esa lgica por ejemplo en el captulo IX se establece nuevas reglas de proteccin a los inversionistas a travs de un Sistema Internacional de Solucin de Controversias entre Inversionistas y Estados (ISDS por sus siglas en ingls) este sistema busca eludir la competencia de los tribunales nacionales cuando haya conflictos entre inversionistas y Estado, recurriendo directamente a tribunales arbitrales que finalmente son tribunales privados.

Otra estrategia de este quiebre del derecho internacional es los relacionado a derechos de propiedad intelectual, estos han ido sofisticndose ms a desnaturalizar su objetivo cuando se entra a normar temas relacionados con el acceso a la salud no para garantizar la salud de los seres humanos sino para asegurar mayores ganancias a las corporaciones farmacuticas cuando se extienden las patentes o derechos exclusivos de fabricacin en los medicamentos, lo que hace inaccesible la adquisicin de ciertas medicinas a determinadas personas.

Bajo la misma frmula de los derechos de propiedad intelectual el TPP extiende los derechos de autor por encima de los 70 aos y en el caso de internet le otorga derechos a los intermediarios del servicio (Movistar, Claro, etc.) para que puedan retirar contenidos cuando una empresa o persona denuncia alguien a violado los derechos de autor, lo que causara restricciones graves a derechos fundamentales ejercidos en internet como libertad de expresin, informacin y privacidad. En esa misma direccin bajo el argumento de proteccin de derechos de propiedad intelectual tambin se obligara a que agricultores y campesinas restrinjan prcticas tradicionales como el intercambio de semillas, puesto que algunas empresas transnacionales han patentado dichas semillas o les interesa hacerlo.

A estas nuevas prerrogativas se unen las clusulas o principios comerciales y de inversin, que empezaron a utilizarse en los llamados Tratados Bilaterales de Inversin (TBIs) y en los Tratados de Libre Comercio (TLC); pero que ahora estn fortalecidas en este tratado multilateral del TPP, nos referimos a los principios de Trato Nacional, Trato justo y equitativo, Trato de la Nacin ms favorecida, la Expropiacin Indirecta y los Requisitos de desempeo; que en resumidas cuentas son medidas de proteccin para que no obstaculicen la inversin, ni contravengan las expectativas de ganancias futuras que puedan tener las empresas transnacionales.

Para que esto funcione, es necesario que el Estado firmante del TPP renuncie a su jurisdiccin nacional en el caso de una controversia Estado- inversionista y se someta a una corte arbitral con rbitros privados, sin doble instancia y donde muchos de los rbitros son parte de las puertas giratorias. La principal corte arbitral es el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a las Inversiones (CIADI) institucin del Banco Mundial que ha suscrito un Convenio sobre Arreglo de Diferencias con el Per.

Las experiencias en el CIADI, como es lgico son mayormente favorables a las empresas transnacionales obligado a los Estados a pagar sumas millonarias de indemnizaciones e incluso truncando la implementacin de leyes y polticas pblicas por parte del Estado, bajo el argumento de que dichas normas o poltica contravienen los principios comerciales suscritos en los TBI o TLC y ahora fortalecidos con el TPP. En el caso del Per ha sido enjuiciado por ms de 2500 millones de dlares y le hasta ahora le ha costado ms de quince millones de dlares la defensa.

El TPP no solo ha tenido deficiencias serias en la transparencia de su elaboracin, sino tambin en los procesos de firma y ratificacin en cada pas. Las razones de esa opacidad se encuentra en su contenido, diferentes artculos que mediante una tcnica jurdica sofisticada busca beneficiar claramente a los inversionistas, otorgndoles super derechos que los ponen en una cmoda posicin en relacin a Estados con debilidad en sus instituciones y que finalmente quiebran el marco de proteccin de los derechos humanos. Diferentes instancias de las Naciones Unidas han manifestado las amenazas del TPP y la liberalizacin extrema de los tratados comerciales y con esto la necesidad de un instrumento internacional vinculante para que las empresas transnacionales respeten los derechos humanos. En el caso de Per ha sido el movimiento social emergente el que ha puesto en cuestin la ratificacin del TPP, esto sera un mensaje directo al actual presidente y congresistas, el mensaje de que estaremos vigilantes de los lobbys los prximos cinco aos.

Luis Hallazi es abogado y politlogo, investigador en derechos humanos

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter