Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-10-2016

Neoliberalismo y la financiarizacin de la economa

Juan Luis Berterretche
Rebelin


El neoliberalismo desarrolla una nueva acumulacin de capital centrada en el capital financiero. No la que Marx nos describi en El Capital sobre el funcionamiento del capitalismo liberal y su concentracin en el desarrollo de las fuerzas productivas. Ni tampoco la del capitalismo apoyado en la alianza del fordismo y el keynesianismo luego de la segunda guerra mundial del siglo XX. Sino una acumulacin centrada en el desarrollo de tecnologas y fuerzas destructivas. Se trata de una verdadera guerra de exterminio contra el planeta y sus habitantes.

Hay que recordar que el neoliberalismo puede ser dividido en varias etapas con algunas diferencias importantes en sus contenidos programticos y orientaciones. Que fueron variando en las ltimas cuatro dcadas y media de economa poltica internacional neoliberal. Esto ha sido una de las dificultades que ha presentado su caracterizacin para las corrientes que se le oponen. Pero lograr formular con precisin qu es el neoliberalismo es imprescindible para enfrentarlo.

Etapas del neoliberalismo

La primera fue la de su fundacin por los austracos Friedrich von Hayek y Ludwik von Mises y la constitucin del Mont Pelerin Society en 1947, y dur hasta fines de los 60. All se propona promover el bienestar humano por medio de la plena libertad empresarial del individuo y se defina un marco institucional caracterizado por derechos de propiedad privada, fuertes mercados libres y libertad de comercio. A esa reunin fundacional en un balneario de Suiza tambin concurri Milton Friedman que luego asumira el liderazgo internacional de la corriente. El papel del Estado deba ser impulsar el desarrollo de estas prcticas incluso en reas donde no existiera el mercado: la tierra, el agua, la educacin, la atencin sanitaria, la seguridad social o la contaminacin medioambiental, etc.- All haba que imponerlo. Estas intenciones se mantienen hasta ahora como aspectos programticos bsicos neoliberales. Pero en su fundacin y hasta la dcada del 70 el neoliberalismo era una corriente econmica casi ignorada.

La segunda etapa del neoliberalismo es cuando a fines de la dcada del 60 y principios de los 70 entra en crisis la economa poltica de alianza entre el fordismo *y el keynesianismo ** que haba conducido la economa de pos guerra en las dcadas de 50 y 60, generando altas tasas de crecimiento econmico. A fines de la dcada del 60 ese liberalismo comenz a desmoronarse. En todas partes se hacan evidentes los signos de una grave crisis de acumulacin de capital. Hasta all el neoliberalismo permaneci en los mrgenes de influencia tanto poltica como acadmica. La teora neoliberal empez a ganar respetabilidad gracias a la concesin del Premio Nobel de Economa a F. von Hayek en 1974 y a M. Friedman en 1976. En realidad no eran parte de los Nobel originales sino un premio de economa en honor a Nobel creado por la banca sueca utilizando el prestigio de los premios originales. Esta premiacin coincidi con golpes militares en Chile (1973) y en Argentina (1976) donde la teora neoliberal se aplicara sin ninguna resistencia o negociacin con los pueblos de esos pases sumidos en una represin sangrienta bajo dictaduras miliares. Y sobre todo al imponerla se comprobara que era eficiente en trminos de restauracin del poder de clase del Capital aumentando los porcentajes de ingreso empresarial a costa de los trabajadores. Entonces se explay a todo el continente y luego al tercer mundo en general

La tercera etapa del neoliberalismo fue despus que se extendiera la infiltracin en las universidades de los institutos privados y thing thang neoliberales y se realizara una purga total de las influencias keynesianas en el FMI en 1982. Y en 1984 Reagan impusiera a Mxico una refinanciacin de su deuda externa a cambio de exigir la aplicacin de profundas reformas neoliberales en su economa. Usndose desde ese momento las usureras deudas del tercer mundo como puente para imponer sin resistencia la concepcin neoliberal a gobiernos colaboradores. A pesar de denuncias tardas y parciales de esta estrategia, las corrientes de izquierda del siglo XX en el mundo llegaron con retraso a entender en toda su magnitud la ofensiva neoliberal. Cuando llegaron... El stalinismo internacional y sus aliados contest esta brutal ofensiva con la coexistencia pacfica de Jrushchov -iniciada en 1955- y que se mantuvo hasta 1984. Y la Socialdemocracia europea fue cediendo al atlantismo estadounidense hasta encaminarse sin restricciones con el neoliberalismo.

La cuarta etapa del neoliberalismo que se centr en la financiarizacin mundial de la economa comenz siendo conducida desde la Reserva Federal (Fed) por Alan Greenspan que sustituy a Paul Volcker en 1987 bajo el gobierno Reagan. En una continuidad y profundizacin del neoliberalismo de Volcker, Greenspan se mantuvo en la institucin hasta enero de 2006 impulsando con las autoridades estadounidenses y el apoyo de demcratas y republicanos un cambio radical en el contenido del neoliberalismo.

En esos aos la intervencin de Alan burbujas Greenspan desde la presidencia de la Fed fue decisiva. Entre 1995 y mediados de 1999 mantuvo sin elevar los tipos de inters en EUA y auxili a los inversores en Wall Street con inyecciones de crdito para superar cualquier amague de inestabilidad financiera. Para contrarrestar el aumento del dlar y las restricciones presupuestarias de Clinton, la Fed facilit el crdito a las empresas y las familias para estimular la inversin y la demanda de consumo, en gran medida suntuario. Esto es lo que se conoci como efecto riqueza que consisti en las elevaciones de las cotizaciones burstiles durante toda la segunda mitad de los noventa. Se inici all la gran burbuja burstil en la bolsa de valores que a corto plazo termin en el 2000 con la desaparicin d el 90% de las empresas Puntocom y un torrente de quiebras -Enron, Worldcom, Vivendi-Universal, etc.

Esta burbuja no se trat de un efecto inesperado sino deliberado de Greenspan, lo prueban sus declaraciones al Comit Econmico Conjunto del Congreso de junio de 1998. Al final de la dcada de los 90, cuando la burbuja burstil se aproximaba a su apogeo, el inicio de la burbuja inmobiliaria ofreci al sector financiero otro exorbitante campo de ejercicios con mltiples oportunidades para obtener cuantiosos beneficios a partir de la especulacin con el capital ficticio con que la Fed inund el mercado internacional.

Mientras tanto desde el gobierno Clinton, su Secretario del Tesoro, Robert Rubin -que provena del ncleo de la aventura financiera de Goldman Sachs- impuso una amplia desregulacin bancaria que permiti los supermercados financieros integrados (holdings) que podan combinar, con gran aumento de sus beneficios, las tareas hasta entonces separadas de la banca comercial y la banca de inversiones y seguros anulando la Glass-Steagall Act (de 1933) que separaba estas bancas porque se haba comprobado que las maniobras de esos holdings haban sido los principales culpables de la gran Depresin iniciada en 1929.

El nuevo capitalismo monetario

En 2001 se inici tambin una multiplicacin de escndalos de manipulacin contable de las corporaciones -para inflar las cotizaciones de las acciones- con la complicidad de las compaas auditoras y de los bancos de negocios. Esto es demostrativo de que las burbujas de capital ficticio siempre transportan en su seno el fraude y la estafa especulativa. Y signific, en aquel momento, la prdida del trabajo para medio milln de estadounidenses.

A mediano plazo la segunda burbuja de Greenspan desembocara en el colapso econmico mundial de 2007-2008. La mundializacin y predominio del capital financiero se expandi antes y continu con ms intensidad luego de esa crisis. En esos aos la Europa socialdemcrata se transform en un sirviente de la financiarizacin econmica.

En 2008 para enfrentar la crisis financiera que se haba expandido a todo el mundo, la Reserva Federal lanz su Quantitative Easing (Flexibilizacin Cuantitativa) comenzando con una emisin de U$A 600 mil millones sin respaldo en la economa real -emisin que a la Fed le cuesta los costos de impresin de los billetes- por ser el dlar an la moneda internacional por excelencia-. La emisin se realiz para comprar ttulos pblicos y poner dinero a disposicin de las grandes corporaciones sin inters o con inters negativo, para que especulen sin control en los mercados financieros del mundo.

Pero esto fue la mnima parte de la denominada con el eufemismo flexibilizacin cuantitativa. Al mismo tiempo que cubra las necesidades ms acuciantes de los fondos y corporaciones financieras especulativas, la Fed en total secreto imprima 16 billones de dlares (millones de millones o trillones en ingls y portugus) para repartir entre los grandes bancos estadounidenses y europeos en pleno apogeo de la crisis.

En total, los prstamos ms grandes fueron hechos a una pequea cantidad de instituciones. Durante esos tres aos, Citigroup pidi prestados un total de 2,5 billones de dlares, Morgan Stanley, pidi 2 billones; Merrill Lynch, que fue adquirido por el Bank of America, recibi prstamos por 1,9 billones y el Bank of America pidi 1,3 billones. Tambin recibieron dinero de la FED bancos extranjeros, como el Barclays del Reino Unido, Grupo Royal Bank de Escocia (Reino Unido), Deutsche Bank (Alemania), UBS (Suiza), Credit Suisse Group (Suiza), Bank of Scotland (Reino Unido), BNP Paribas (Francia), Dexia (Blgica), Dresdner Bank (Alemania) y Societe General (Francia). A pesar de estas operaciones estar prohibidas sin autorizacin del Congreso y el presidente. Y entre otras cosas ayud a rescatar empresas quebradas como Bear Stearns y American International Group (AIG) y compr hipotecas basura sub-prime sin ningn valor. Al mismo tiempo que se impulsaron grandes ajustes fiscales en Europa para que cayeran sobre la poblacin todos los costos de la crisis.

De esto se trata principalmente la financiarizacin de la economa mundial.

El neoliberalismo con la financieaizacin de la economa est centrado en la acumulacin de capital monetario. Y este capital monetario ha subordinado al capital industrial y al mercantil en nuevas corporaciones, luego de un proceso de quiebras y fusiones que unificaron la produccin, la comercializacin y los intereses financieros. Lo que se expresa en el neoliberalismo -como bien remarc David Harvey- en que pas a ser central la cotizacin de las acciones de las corporaciones en las bolsas de valores y no la acumulacin de plusvala que como precio de la mercanca se realiza tan solo en la circulacin de stas. Como bien expresa D. Harvey En definitiva, la neoliberalizacin ha significado la financiarizacin de todo. Esto intensific el dominio de las finanzas sobre todas las restantes facetas de la economa, as como sobre el aparato estatal... Indudablemente, se produjo un desplazamiento del poder desde la produccin hacia el mundo de las finanzas.

Fetichizacin del capital que devenga inters.

La financiarizacin econmica no se trata ms que de una fetichizacin del capital que produce inters. La baja de la tasa de ganancia de las dcadas posteriores a principios de los 70 hizo buscar atajos absurdos por fuera de la produccin industrial o agrcola, que condujeran a obtener plusvalor. Pero el plusvalor slo proviene de la capacidad del Capital de transformarse en medios de produccin y de esa forma movilizar constantemente trabajo impago, convirtiendo al proceso de produccin y circulacin de mercancas en la produccin de plusvalor para su poseedor. Sin trabajo ajeno impago no existe plusvalor. Antes de El Capital, ya en Elementos Fundamentales para la Crtica de la Economa Poltica (Grundrisse), Marx haba afirmado:

El propio inters empero, ya implica que el capital surge de la produccin como plusvala, pues el inters mismo es tan slo una forma de la plusvala.

No fue Marx quien descubri que el inters es slo una parte de la ganancia bruta; fueron los propios economistas burgueses quienes lo determinaron: Joseph Massie (?-1784) primero, y luego de l, David Hume (1711-1776), a mediados del siglo XVIII.

En El Capital Marx se explay con ms claridad sobre este concepto:

En el capital que devenga inters, la relacin de capital alcanza su forma ms enajenada y fetichista

Segn Marx, cualquier capital prestado, sea cual fuere su forma y como quiera que se haga el reintegro, por la naturaleza de su valor de uso, siempre es slo una forma particular de capital dinerario. Es decir, todas las formas del capital dado en prstamo derivan del capital dinerario. En el proceso de reproduccin del capital, la forma dineraria es evanescente, no es ms que una fase de transicin. En cambio en el mercado dinerario el capital siempre existe en esa forma.

En el caso de las restantes mercancas, al llegar a las manos de su ltimo poseedor se consume el valor de uso, y con ello desaparece la sustancia de la mercanca, y con dicha sustancia el valor mercantil. En cambio la mercanca capital tiene la peculiaridad de que en virtud del consumo de su valor de uso, su valor y su valor de uso no slo se conservan, sino que se incrementan. De esta forma se procesa el fetichismo del capital dinerario: con la apariencia de dinero que incuba dinero.

en el capital que devenga inters queda consumada la idea del fetiche capitalista, la idea que atribuye al producto acumulado del trabajo, y por aadidura fijado como dinero, la fuerza de generar plusvalor en virtud de una cualidad secreta e innata, como un autmata puro, en progresin geomtrica, de manera que este producto acumulado del trabajo () ya ha descontado desde hace muchsimo tiempo toda la riqueza del mundo y a perpetuidad como pertenecindole y correspondindole por derecho.

A mediados de siglo XIX, Marx haba advertido sobre lo absurdo de una transformacin del capital total en capital dinerario, anulando la intervencin de capitalistas que compren y valoricen los medios de produccin: Esto encierra la insensatez an mayor de que, sobre la base del modo capitalista de produccin, el capital arrojara un inters sin actuar como capital productivo, es decir sin crear plusvalor, del cual el inters slo constituye una parte; que el modo capitalista de produccin seguira su curso sin la produccin capitalista.

Y aqu Marx adverta cuales seran las consecuencias prcticas de un desatino de esa naturaleza: Si una parte desproporcionadamente elevada de los capitalistas transformase su capital en capital dinerario, la consecuencia sera una enorme desvalorizacin del capital dinerario y una tremenda cada del tipo de inters; muchos quedaran de inmediato en la imposibilidad de vivir de sus intereses

Aunque esto pudiera retrasarse -como en efecto se est realizando- desde 2008 por medio de maniobras financieras sofisticadas y una onda de invenciones de nuevos papeles financieros para producir no slo interconexiones mucho ms enmaraadas en el nuevo mercado mundial surgido de la Globalizacin, sino tambin por la irrupcin de supuestos servicios financieros basados en la titularizacin de instrumentos derivados de crdito y en toda una gran variedad imaginativa de operaciones basadas en el riesgo de apostar a cotizaciones de futuro de commodities. Que nada tienen que ver con la produccin capitalista real, pero que intervinieron negativamente manipulando los mercados de materias primas -en especial minerales-, los mercados agrcolas -especficamente en el de granos- e incluso en la estabilidad del mercado de Seguros, entre otros. Y sobre todo que representan en la economa poltica mundial la amenaza de un desbocado y hoy imprevisible capital ficticio.

Describiendo la crisis inglesa de 1847-1848, Marx afirmaba que al valor aumentado del capital dinerario dedicado a la especulacin le corresponda directamente, el valor dinerario disminuido del capital real (del capital productivo y el capital mercantil). El valor del capital en una forma aumentaba porque disminua el valor del capital en la otra.

La economa estadounidense en declive es el ejemplo ms destacado de este proceso llamado financiarizacin de la economa en la actualidad. El intento global de EUA de centrar su poder en el dominio del capital financiero internacional, ha hecho ingresar su economa en la estagnacin secular -como afirma Larry Summers, uno de sus principales artfices-. En medio de una nueva burbuja de cotizaciones en Wall Street la economa real estadounidense denota su total decadencia.

La participacin del PBI estadounidense en el PBI mundial caer desde el 23% en 1980 a menos del 15% en 2021 -segn el FMI- y esto hace afirmar a la mayora de los economistas que se trata de un proceso irreversible e inevitable. En la balanza comercial respecto a China, EUA no tiene un saldo positivo desde 1975. En el segundo gobierno George W. Bush, de 2005 a 2008, el dficit comercial de EUA ultrapas U$S 800 mil millones anuales. En ese perodo la participacin de las exportaciones estadounidenses en el mercado mundial se desplom para el 8% -la mitad del porcentaje de 1950-. Y los datos de 2016 indican que sigue cayendo. El 29 de Junio de este ao el senador Bernie Sanders public un artculo en el New York Times donde destac la situacin del mercado de trabajo: en los ltimos 15 aos cerca de 60 mil fbricas fueron cerradas y se perdieron ms de 4,8 millones de empleos industriales. Luego de cada recesin desde 1980, la recuperacin subsiguiente fue cada vez menor. Pas de 4,5% de 1982 a 1989, a 4,2% de 1991 a 1998, a 2,8% de 2001 a 2007 y al 2,1% luego de la crisis 2007-08. La agresiva liberalizacin financiera de EUA los ha llevado a una abierta decadencia en la economa real, que se encubre bajo tramposas operaciones encadenadas en los mercados de capital ficticio.

Neoliberalismo: la financiarizacin opuesta a la creacin de condiciones materiales de un nuevo mundo

Para Marx la conquista de la India por Inglaterra tena un doble objetivo: Inglaterra tiene que cumplir en la India una doble misin destructora por un lado y regeneradora por otro. Tiene que destruir la vieja sociedad asitica y sentar las bases materiales de la sociedad occidental en Asia. Al mencionar la sociedad occidental se refiere al capitalismo liberal que predominaba en los pases ms avanzados de occidente.

Y nos explicaba: Los rabes, los turcos, los trtaros y los mogoles que conquistaron sucesivamente la India, fueron rpidamente hinduizados. De acuerdo con la ley inmutable de la historia, los conquistadores brbaros son conquistados por la civilizacin superior de los pueblos sojuzgados por ellos. Los ingleses fueron los primeros conquistadores de civilizacin superior a la hind, y por eso resultaron inmunes a la accin de esta ltima. Los britnicos destruyeron la civilizacin hind al deshacer las comunidades nativas, al arruinar por completo la industria indgena y al nivelar todo lo grande y elevado de la sociedad nativa. Las pginas de la historia de la dominacin inglesa en la India apenas ofrecen algo ms que destrucciones. Tras los montones de ruinas a duras penas puede distinguirse su obra regeneradora. Y sin embargo, esa obra ha comenzado.

Para Marx la colonizacin burguesa de la India por Inglaterra, y el dominio supremo del Capital cumplira un objetivo regenerador en el pas ocupado porque:

Los devastadores efectos de la industria inglesa en la India pas de dimensiones no inferiores a las de Europa y con un territorio de 150 millones de acres son evidentes y aterradores. Pero no debemos olvidar que esos efectos no son ms que el resultado orgnico de todo el actual sistema de produccin. Esta produccin descansa en el dominio supremo del capital. El perodo burgus de la historia est llamado a sentar las bases materiales de un nuevo mundo: a desarrollar, por un lado, el intercambio universal, basado en la dependencia mutua del gnero humano, y los medios para realizar ese intercambio; y, de otro lado, desarrollar las fuerzas productivas del hombre y transformar la produccin material en un dominio cientfico sobre las fuerzas de la naturaleza. La industria y el comercio burgueses van creando esas condiciones materiales de un nuevo mundo del mismo modo como las revoluciones geolgicas crearon la superficie de la tierra.

La reflexin de Marx en que El perodo burgus de la historia est llamado a sentar las bases materiales de un nuevo mundo era vlida en el siglo XIX pero hoy, con la nueva forma de acumulacin neoliberal de capital financiero, el perodo burgus actual de la historia dej de sentar las bases materiales de un nuevo mundo. El desarrollo de las fuerzas productivas fue sustituido por el predominio de un acelerado desarrollo en todo el Planeta de las fuerzas destructivas contra el hbitat humano y contra la propia humanidad. Y el dominio cientfico y la tecnologa en la produccin de mercancas tienen como nico objetivo maximizar los beneficios de la ultra-explotacin de los bienes naturales, sin tomar en cuenta las consecuencias nefastas sobre el gnero humano y el planeta.

Esto tiene un reflejo directo en la llamada Globalizacin que se trata fundamentalmente de la creacin de un mercado del trabajo a escala mundial. Tema que no abarcaremos en esta nota, pero es donde con ms claridad se expresa el neoliberalismo en su desprecio sobre la vida humana, al hacer retroceder la explotacin del trabajo a las condiciones que se imponan en el siglo XIX, como bien seala D. Harvey.

Neoliberalismo: la expansin del desarrollo de las fuerzas destructivas

Las nuevas tecnologas neoliberales de explotacin de las riquezas naturales slo expanden destruccin. En esta nota mencionaremos dos ejemplos destacados de esta orientacin en nuestro continente: el mtodo de la minera a cielo abierto que ha impuesto en la extraccin de minerales una tcnica que produce regularmente todo tipo de crmenes ambientales con consecuencias nefastas para la naturaleza y las personas. Y la generalizacin de las semillas bio-degradadas transgnicas acompaadas por volmenes crecientes de agro-txicos envenenando el agua y los alimentos, los territorios agrcolas y poblaciones adyacentes.

A estos dos modelos podran agregarse mltiples tecnologas actuales, como el fracking, la extraccin de petrleo en el ocano, en el rtico o en el pre-sal, etc. E innumerables industrias que se convirtieron en las ltimas dcadas en una amenaza destructiva contra la humanidad, como gran parte de la farmacutica.

Aunque la prensa burguesa habla de accidentes mineros, en 2015 se produjeron los dos mayores crmenes ambientales comprobados, de grandes mineras en Latinoamrica. Nos referimos al desastre de la mina Veladero en la Provincia de San Juan, en Argentina y la ruptura de un dique de contencin de residuos mineros contaminados de la empresa Samarco en Minas Gerais, Brasil.

Entre el 12 y 13 de setiembre de 2015, en la planta Veladero, de la minera canadiense Barrick Gold, hubo un derrame de un milln de litros de solucin cianurada que contamin una cuenca con cinco ros -Potrerillos, Jachal, Blanco, Palca y Las Taguas- uno de ellos el Blanco con 320 km de longitud. Se trata de un atentado contra la produccin agrcola de una amplia regin provincial que obtiene sus alimentos por medio del riego proveniente de glaciares de la Codillera de los Andes.

Para el hidrogelogo Robert Morn, ...el derrame estuvo contaminado con algo mucho ms peligroso que el cianuro... los metales pesados y altamente txicos como uranio, zinc, arsnico, bario, cadmio, cromo o cobalto, caen en la solucin.

Menos de dos meses despus -05 11 2015- se rompi un dique (barragem) de nombre Fundo de la empresa Samarco, propiedad de las grandes mineras Vale -Brasil- y BHP Billinton -australiana/britnica-. Es considerado el mayor desastre minero en la historia de Brasil. Adems de 19 muertes en la poblacin Bento Gonalves en el camino del desborde de residuos mineros, la marea de barro envenenado accedi a la cuenca del rio Doce, la tercera cuenca hidrolgica de Brasil, expandiendo la contaminacin y la muerte entre la fauna y flora de la regin por los estados de Minas Gerais, Esprito Santo y desembocando en el Ocano Atlntico en las cercanas delParque Nacional Marinho de Abrolhos, donde existe -o quiz debemos decir exista- el mayor banco de corales y la ms amplia biodiversidad ocenica del Atlntico Sur.

En Veladero haba por lo menos tres derrames anteriores al conocido, no declarados y cubiertos por el secretismo total de funcionamiento de la mina favorecido por el gobierno provincial de San Juan. Y volvi a repetirse una nueva ruptura de la caera que traslada la solucin cianurada a mediados de setiembre de 2016.

En el caso de Samarco, hoy se sabe por un informe independiente que la minera estaba enterada de la posibilidad de una catstrofe desde 2009, sin haber tomado ninguna medida para proteger a la poblacin de Bento Gonalves, que sufri el sacrificio de 19 vidas en el desastre.

Lo que demuestra, tanto para Veladero en Argentina como para Samarco en Brasil, que la nueva tecnologa de mineras a cielo abierto tan expandida en el continente es un ejemplo claro de desarrollo consciente de las fuerzas destructivas por parte del neoliberalismo.

El progresismo extractivista

Las corrientes polticas ms o menos contestatarias al capitalismo que prevalecieron en nuestro continente en el siglo XX, mayoritariamente despreciaron el problema ambiental del planeta o lo trataron como algo secundario. Y cuando llegaron al gobierno en algunos pases en el siglo XXI, en el momento de tomar decisiones que garantizaran el crecimiento econmico y un supervit en el mercado exterior, directamente ignoraron las consecuencias de ese deteriorado componente ambiental victimizado por el neoliberalismo de la globalizacin y la financiarizacin.

Mencionaremos slo dos ejemplos de nuestro continente: Brasil y Argentina. Sin profundizar en detalles, pero con la certeza de que se repiten en todo Latino Amrica y el Caribe. Y que representan -en el caso minero continental un tercio de las inversiones destructivas mineras del mundo.

En Brasil el lulismo en sus planes econmicos utiliz una combinacin de keynesianismo por medio de los Proyectos de Aceleracin del Crecimiento (PAC) para impulsar la expansin del mercado de trabajo, con construccin de obras pblicas -carreteras, puentes, hidroelctricas, etc.- y servicios estatales -transporte, puertos, aeropuertos, etc- ambos destinados a privatizarse, para lograr alianzas con la burguesa nacional. A la vez que con respecto al mercado mundial adopt un extractivismo neoliberal de los bienes naturales del pas con gran expansin de la agricultura de semillas bio-degradadas y una amplia contaminacin por agro-txicos. Y una agresiva desforestacin de la Amazonia para expandir la ganadera y la minera a cielo abierto. Esta ltima utilizando un nutrido espectro de productos qumicos contaminantes para la extraccin de hierro, bauxita, oro y otros minerales.

De los mltiples extractivismos mineros en Brasil no podemos dejar de mencionar el complejo a inaugurar en este semestre por la Vale S.A. de Ferro Carajs S11D que abarca varios municipios del estado de Par y que pretende extraer 230 millones de toneladas de hierro por ao a partir de 2016 -lo que la ubica como la mayor mina de hierro del mundo-. All Vale ocupa cientos de miles de h de florestas nacionales y tierras reclamadas por indgenas y quilombolas. Entre los psimos indicadores socio-econmicos de toda esa regin resalta, adems de la violencia en la que sobreviven sus pobladores, que all en ningn municipio la renta per cpita alcanza el salario mnimo.

El extractivismo lulista condujo a un retroceso productivo y tecnolgico en la industria. Es decir intent una mixtura entre keynesianismo privatizador y neoliberalismo que result un desastre. Y desemboc en un golpe institucional made in USA y un proyecto neoliberal extremo, conducido ahora por una cuadrilla de parlamentarios y gobernantes corruptos.

En Argentina el desarrollismo kirchnerista se desplaz por un camino similar. Impuls la alianza con Monsanto iniciada por el neoliberal Carlos Menem para transformar las exitosas praderas trigueras de Argentina en campos de semillas transgnicas y abundancia perniciosa de glifosato. A fines del siglo pasado la antigua izquierda continental fue incapaz de formular un programa contra la nueva tecnologa destructiva de Monsanto y no solo sta se expandi en el pas sino que cruz las fronteras hacia Paraguay, Uruguay y Brasil e incluso hacia Bolivia, siendo recibida en esos pases con entusiasmo por los gobiernos progresistas y logrando conformar el mayor enclave transgnico mundial. En la zafra 2014-2015 super los 160 millones de toneladas, muy superior a los 108 millones de toneladas producidas por EUA. Las diez principales compaas productoras de semillas degradadas biolgicamente -ahora 9 con la fusin de Bayer y Monsanto- y sus correspondientes agro-qumicos(insecticidas, plaguicidas y fertilizantes) asociados, controlan casi el 70% del mercado mundial de organismos genticamente modificados. Es una produccin en su mayor parte dedicada a la exportacin. Y regida por mercados externos -el mercado internacional de commodities, subordinado al mercado financiero- y no por necesidades soberanas de alimentacin de la poblacin del pas o sus intereses econmicos. Se trata de un oligopolio que disfruta de leyes y disposiciones permisivas y favorables a los pool sojeros, similares o iguales en los cinco pases, aprobadas por los gobiernos.

Las relaciones sojeras con los gobiernos progresistas y desarrollistas en el Cono Sur impidieron hasta ahora cualquier intento amplio de investigar el envenenamiento de las personas y el medio ambiente y la mayora de las tentativas populares en defensa de la salud de la poblacin. Pero se sabe, por ejemplo,-segn la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuria (Embrapa)-, que Brasil es el mayor consumidor de agro-txicos del mundo. Con el ingreso de la soja transgnica hubo un aumento anual del 17,5% del uso de venenos lanzados sobre las plantaciones y poblaciones vecinas, mientras la produccin creci 1,9% anual en el mismo perodo.

Las deficiencias programticas frente a la defensa del medio ambiente de la izquierda del siglo XX y las ilusiones en el comportamiento que tendran los gobiernos progresistas y desarrollistas provoc un gran retraso en la reaccin popular contra los crmenes ambientales y permiti que en menos de tres dcadas un puado de corporaciones multinacionales haya creado un fulminante y feroz cerco corporativo en torno de las semillas, el primer eslabn de la cadena alimentaria, encuadrndolo en los patrones de acumulacin neoliberal y amenazando todos sus ecosistemas y su poblacin continental.

Como contrapartida, la resistencia social a la minera a cielo abierto y su envenenamiento del agua de los glaciares ha producido un enorme conflicto continental con xitos significativos contra las mineras. Ms an ahora que la contaminacin de Veladero, en San Juan dej de ser un secreto celosamente guardado por la canadiense Barrick Gold y el gobierno provincial. En Argentina la minera soporta el enfrentamiento programtico ms firme y claro. Con las derrotas sucesivas al proyecto Pascua Lama (San Juan) y la expulsin de cuatro mineras del valle de Famatina (La Rioja) en menos de una dcada, el pas se perfila como ejemplar contra los planes destructivos mineros. Con el nuevo gobierno de Mauricio Macri la ofensiva minera se ha centrado en Mendoza que an resiste. Desde Argentina la resistencia se contagi a Chile en proyectos fronterizos en los Andes y con ms fuerza an a Per en su defensa del agua.

Segn el mapa del Observatorio de Conflictos Mineros de Amrica Latina y el Caribe con una base de datos actualizada que consultamos en agosto de 2016, hay en esa fecha 215 conflictos en 225 proyectos de la regin. Las comunidades afectadas por esos proyectos son 327. Del total de conflictos 6 son transfronterizos. Recordemos que un tercio de las inversiones mundiales de sta minera destructiva est dirigido a nuestro continente. Per tiene el mayor nmero de conflictos (38) y a partir de la fuerte resistencia al proyecto Conga se ha logrado un proceso de desinversin minera en la mayora de las minas en funcionamiento. Le siguen Mxico y Chile con 37 y 36 respectivamente y Argentina y Brasil con 26 y 20 conflictos cada uno. Uruguay, no dejemos de mencionarlo derrot el nico proyecto minero intentado -Aratir-. Pero sigue amenazado por las corporaciones de la celulosa y una tercera planta ya anunciada mayor que las dos instaladas. Y por ser parte del enclave sojero sudamericano..

La novedad negativa minera en el continente es el proyecto del Arco Minero del Orinoco en Venezuela, que profundiza la condicin rentista de su economa, pasando del recurso petrolero -ahora en crisis por la baja del precio del petrleo- al minero; considerado este ltimo como comprobadamente contaminante adems de violentar los derechos de las comunidades indgenas y del pueblo en general, poniendo en peligro de contaminacin a toda la cuenca del Orinoco. Es un proyecto que haba sido descartado bajo el gobierno del comandante Hugo Chvez en 2008 luego de pulsar la opinin de residentes en esas tierras ancestrales. Ahora con 150 empresas mineras de 35 pases, un rea de ms de 111 mil km2 en el sur del pas ser afectada por la minera a cielo abierto. Con los mismos cuentos ilusorios con que se inician esos emprendimientos se establece ahora la ampliacin de la frontera minera del pas profundizando el modelo extractivo de desarrollo que condujo Venezuela hacia la crisis econmica actual. Se trata de un proyecto de fuga de naturaleza encuadrado en los patrones de acumulacin neoliberal y amenazando sus ecosistemas y pobladores.

Quiero ver bailar las cenizas

Una vez Curtis LeMay, el general, compareci ante una comisin del Senado para pedir diez mil cabezas nucleares para la Fuerza Area, y uno de los senadores, Evere Dirksen, le dijo: Pensaba que nos haba dicho que con seis mil cabezas nucleares podran reducir toda la Unin Sovitica a cenizas. Para qu quiere diez mil? Y LeMay le contest: Senador, quiero ver bailar las cenizas. Tom Wolfe, A Man in Full.

Con los retrocesos democrticos del ltimo quinquenio, la mayora de las corrientes, partidos y organizaciones polticas en latino Amrica ha sido incapaz de asimilar que la principal amenaza del neoliberalismo actual pasa por su ofensiva destructiva del planeta y sus habitantes. E ignorar que la mayor parte de sus nuevas tecnologas en mltiples industrias impulsan el desarrollo de las fuerzas destructivas.

En ese sentido, no es casual que hoy el nico keynesianismo vigente en Estados Unidos sea el que se aplica a su industria armamentstica. En primer lugar los gobiernos estadounidenses de ambos partidos tradicionales han logrado legitimar el destino militar de recursos presupuestarios tratando como un deber patritico los desperdicios de dicho complejo militar-industrial. A la vez que aloca una parte creciente de recursos materiales y humanos de la sociedad a una forma de produccin parasitaria que se auto consume, opuesta a las necesidades humanas y que tiene como finalidad ltima la destruccin de la humanidad.

La legitimidad ideolgica-poltica del armamentismo se realiza a travs de la fusin entre productor/comprador/consumidor que asume el Estado, liberando a esa industria de las incertidumbres del mercado, ayudado por la manipulacin de la opinin pblica y el control total de los medios de comunicacin. As, de la guerra fra se pas a la guerra contra el terrorismo que comenz por justificar la invasin a dos pases (Afganistn e Irak) y el ingente consumo-por-la-destruccin de vidas, ciudades y armamentos. Y continu con diversas agresiones en todas las regiones del planeta, desarrollando nuevas tecnologas de exterminio como los drones, la novsima serie de robots programados para matar y un nuevo y amplio desarrollo de armamento nuclear.

Tenemos que ser entonces conscientes de qu es lo que est en mayor peligro frente a la ambicin desatada del neoliberalismo en nuestro continente. De los diez pases con mayor biodiversidad mundial, cinco estn en Latino Amrica y el Caribe: Brasil, Colombia, Ecuador, Mxico, y Per. Estos pases tambin son hogares de los Andes, la zona con mayor biodiversidad del mundo. Y recordar que alrededor del 27% de los mamferos del mundo viven en Amrica Latina y el Caribe, as como tambin el 34% de su vegetacin. El 40% de la vegetacin del Caribe es nica de esta zona. Y por supuesto estn amenazando tambin la vida de cada uno de nosotros, los 625 millones de personas que habitamos en 2016 Latino Amrica y el Caribe.

Brasil, octubre de 2016.

*El fordismo apareci en el siglo XX promoviendo la especializacin del obrero en una tarea, la transformacin del esquema industrial con la lnea de montaje y la reduccin de costos. Implica tambin una estrategia de expansin del mercado. La razn es que si hay mayor volumen de unidades de un producto cualquiera (debido a la tecnologa de ensamblaje) y su costo es reducido (por la razn tiempo/ejecucin) habr un excedente de lo producido que superar numricamente la capacidad de consumo de la lite tradicional y nica consumidora de tecnologas con anterioridad. Supone tambin la aparicin de un obrero especializado en una tarea nica, expropiando el capital a los trabajadores del ritmo y el tiempo de la produccin industrial.

** La teora econmica impulsada por John Maynard Keynes se centr en el anlisis de las causas y consecuencias de las variaciones de la demanda agregada desde el Estado y sus relaciones con el nivel de empleo y los ingresos salariales. El inters final del denominado keynesianismo fue dotar al Estado del poder de controlar la economa en las pocas de recesin o crisis.

Referencias

David Harvey. Breve historia del neoliberalismo. 2005 Versin PDF dochub. Muchos de los pasajes de este artculo se basan en las conclusiones de este libro. Un texto insustituible para la comprensin de los distintos zig-zag de la expansin mundial del neoliberalismo.

Testimony of Chairman Alan Greenspan Before the Joint Economic Comit, US Congress: An update on economic conditions in the United States 10 de junio de 1998, disponible en: http://federalreserve.gov/pubs/feds/200121abs.html

U.S. Governement Bank Governance (GAO)

Federal Reserve. Exist to Broaden Director Recruitment Efforts and Increase Transparency GAO-12-18: Published: Oct 19, 2011. PDF 127 Pages.

http://www.gao.gov/products/GAO-11-616

Matthew Cardinale, First Federal Reserve Audit Reveals Trillions in Secret Bailout, Inter Press Service (IPS Common) Dreams, August 28, 2011, http://www.commondreams.org/headline/2011/08/28-3.

http://www.mediafreedominternational.org/2011/10/24/first-federal-reserve-audit-revels-trillions-loaned-to-major-banks/

Karl Marx. Elementos Fundamentales para la Crtica de la Economa Poltica (Grundrisse) 1857-1858. Siglo Veintiuno Editores. Vigsima edicin 2007. Volmen 1.

Karl Marx. El Capital, Tomo III, Vol. 7, Siglo XXI editores, Mxico, 5ta. Edicin 1982. Pag. 440-502.

Jos Eustquio Diniz Alves. Declnio do Imprio Americano e populismo nas eleioes dos Estados Unidos. EcoDebate 24 02 2016. Con informacin obtenida en:

CBO. The Budget and Economic Outlook: 2016 to 2026, janeiro 2016

Chris Martenson. The Return Of Crisis, Monday, February 8, 2016

Gail Tverberg. The Physics of Energy and the Economy, February 8, 2016

Robert J. Gordon. The Rise and Fall of American Growth: The U.S. Standard of Living since the Civil War (The Princeton Economic History of the Western World), January 2016.

Larry Summers. The Age of Secular Stagnation, blog, 17/02/2016

Jos Eustquio Diniz Alves. Exportaes americanas, crisis internas, e o mito da grande ptencia. EcoDebate 17 08 2016

Karl Marx, Futuros resultados de la dominacin britnica en la India. Londres, 22 de julio de 1853. https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/1853-india.htm

J L Berterretche La minera a cielo abierto en Latinoamrica y el Caribe 2016 (En preparacin)

Por el derrame de cianuro, cinco ros terminaron contaminados en San Juan. Infobae 23 02 2016. http://www.infobae.com/2016/02/23/1792316-por-el-derrame-cianuro-cinco-rios-terminaron-contaminados-san-juan/

Juan Pablo Parrilla Hubo otros tres derrames de cianuro de la Barrick Gold que no se hicieron pblicos. Infobae 27 de marzo,2016

http://www.infobae.com/2016/03/27/1799738-hubo-otros-tres-derrames-cianuro-la-barrick-gold-que-no-se-hicieron-publicos/

Juan Pablo Parrilla El derrame minero en San Juan tena algo ms peligroso que el cianuro. Entrevista a Robert Morn. 13 04 2016

http://www.infobae.com/2016/04/13/1803986-el-derrame-minero-san-juan-tenia-algo-mas-peligroso-que-el-cianuro/

Cristiane Faustino e Fabrina Furtado. O Projeto Ferrro Carajs S11D da Vale SA - Relatrio da Misso de Investigao e Incidncia 1era Edicin 2013. Realizacin DHESCA Brasil

http://www.justicanostrilhos.org/IMG/pdf/resumo_recomendacoes.pdf

Emiliano Teran Mantovani. Venezuela Los peligros del Arco Minero del Orinoco un breve anlisis desde la economa ecolgica. Alai 26 05 2016

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=212183

Mszros, Istvn, Para Alm do Capital. Editorial Boitempo, So Paulo, 2002. ( Beyond Capital, Towards a Theory of Transition, Merlin Press, Londres, 1995)


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter