Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-10-2016

Multipolaridad apocalptica nuclear o el apocalipsis laboral?

Basem Tajeldine y Laila Tajeldine
Rebelin


Algunas voces desesperadas auguran escenarios "apocalpticos" despus del anuncio hecho por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos de elevar a nivel 3 la alerta de un ataque nuclear, por las supuestas amenazas de Rusia*. Cabe destacar que el denominado DEFCON (Estado de Defensa) es un sistema de alertas utilizado por el ejrcito estadounidense para indicar el riesgo de una guerra nuclear, que cuenta con cinco niveles de alerta, el de menor riesgo se clasifica con DEFCON 5 (nivel 5), y el ms grave con el DEFCON 1 (nivel 1). El DEFCON 3 significa que el ejrcito estadounidense est preparado para movilizarse en slo 15 minutos. Todo un verdadero show apocalptico que han sabido explotar los mercaderes religiosos para vender terrenos en el paraso de los corderos.

Desde la irrupcin de la crisis capitalista mundial reconocida en 2008 y el resurgir de Rusia y China como nuevas potencias mundiales que disputan espacios econmicos y geopolticos al decadente imperialismo estadounidense, las contradicciones, los antagonismos inter-capitalistas y entre los Estados, as como las amenazas de guerra se han puesto a flor de piel. No obstante, muchos parecen haber olvidado las lecciones del pasado no tan lejano, de antes de 1991, sobre todo aquella de la razn del equilibrio que resultaba de la lucha de las fuerzas contrarias entre los bloques capitalistas y comunistas. Con la desaparicin de la Unin de Repblicas Socialistas Sovitica (La URSS), la humanidad perdi el equilibrio, y entr en una fase oscura anti-dialctica, en otras palabras, en una fase anti natura en donde el imperio vencedor impuso con arrogancia su hegemona; el pensamiento nico y el caos neoliberal al resto de los pases del mundo. Los soviticos contaban con una fuerza militar-nuclear impresionante y ocupaban un espacio gigantesco en el mapa mundial que obligaba a EE.UU. y sus vasallos a limitar sus ansias depredadoras y belicistas.

La mayora de los responsables polticos estaban conscientes que la guerra fra nunca iba a desembocar en un invierno nuclear porque, sencillamente, ese paso habra significado el fin de toda la humanidad, sin vencedores ni vencidos. Los capitalistas occidentales entendan que la guerra nuclear entre Estados Unidos y la URSS no era negocio rentable. No habra lucro posible. Tan solo 100 bombas de las ms de 25 mil bombas atmicas contabilizadas y que de paso cuentan con un poder destructivo superior a las utilizadas por Estados Unidos en 1945 contra las poblaciones civiles japonesas de Hiroshima y Nagasaki, acabaran con toda la humanidad. Ese lmite lo entendan todos los actores del pasado, aunque durante el pulso de las fuerzas antagnicas se llegaron a extremos apocalpticos en varias ocasiones. La ms conocida fue en 1962 con la conocida crisis de los misiles.

Con el fin de la guerra fra entre los bloques ideolgicamente antagnicos de poderes mundiales, los neoliberales vencedores se quitaron las mscaras de demcratas y libertarios pasando a la ofensiva directa contra toda la clase trabajadora mundial. En 1991 haba dejado de existir la Unin de Estados Socialistas que, pese de todos sus errores, se identificaba y defenda los intereses la clase trabajadora, el proletariado, y obligaba a los los capitalistas occidentales a disfrazarse de corderos con polticas sociales, a travs del Estado de bienestar social que hoy ha sido desmontado.

El premio Nobel de la Paz de los Sepulcros, Barack Obama, saldr muy pronto de la casa blanca con una nueva medalla al honor por haber arrastrado a la humanidad al borde de una guerra nuclear en tres ocasiones: en 2009 contra la Repblica Islmica de Irn, ms recientemente contra la R.D. de Corea y la Federacin Rusa. Los poderes de Estados Unidos vuelven a desempolvar el viejo formato de la amenaza rusa y la amenaza china como excusa para distraer a sus aliados, y en especial al pueblo estadounidense, por la gran debacle que enfrenta su economa. Pero as como sucedi en el pasado, la fuerza y determinacin de esos pases amenazados marcaron los lmites a los brbaros imperiales. La arrogancia de occidente nunca podr transgredir sus fronteras porque entienden, as como entendieron en el pasado, que ese da sera el fin de todos. La guerra nuclear no es un negocio del que alguien pueda lucrarse.

Sin embargo, el escenario apocalptico se est gestando en otro espacio, directamente contra la clase trabajadora mundial.

Un artculo publicado recientemente por la BBC titulado "Qu es la cuarta revolucin industrial y por qu debera preocuparnos"** describe perfectamente el escenario apocalptico que enfrentar en los prximos aos la clase trabajadora de todo el mundo. Dice el escrito:

" La primera revolucin industrial permiti pasar a la produccin mecanizada, gracias a novedades como el motor a vapor. Para la tercera hubo que esperar a mediados del siglo XX, con la llegada de la electrnica y la tecnologa de la informacin y las telecomunicaciones. Ahora, el cuarto giro trae consigo una tendencia a la automatizacin total de la manufactura - produccin a una total independencia de la mano de obra humana .

La automatizacin corre por cuenta de sistemas ciberfsicos, hechos posibles por el internet de la cosas y el cloud computing o nube.

Los sistemas ciberfsicos, que combinan maquinaria fsica y tangible con procesos digitales, son capaces de tomar decisiones descentralizadas y de cooperar -entre ellos y con los humanos- mediante el internet de las cosas.

Lo que veremos, dicen los tericos, es una "fbrica inteligente". Verdaderamente inteligente.

El principio bsico es que las empresas podrn crear redes inteligentes que podrn controlarse a s mismas, a lo largo de toda la cadena de valor.

Los guarismos econmicos son impactantes: segn calcul la consultora Accenture en 2015, una versin a escala industrial de esta revolucin podra agregar US$14,2 billones a la economa mundial en los prximos 15 aos.

En el Foro de Davos, en enero de este ao, hubo un anticipo de lo que los acadmicos ms entusiastas tienen en la cabeza cuando hablan de Revolucin 4.0: nanotecnologas, neurotecnologas, robots, inteligencia artificial, biotecnologa, sistemas de almacenamiento de energa, drones e impresoras 3D sern sus artfices.

Pero sern tambin los gestores de una de las premisas ms controvertidas del cambio: la cuarta revolucin podra acabar con cinco millones de puestos de trabajo en los 15 pases ms industrializados del mundo.

Otro artculo publicado en 2015 por el diario espaol El Mundo, titulado Los robot amenazan su empleo resalta lo siguiente:

Se llama Baxter, trabaja en una empresa de control de calidad de bebidas de consumo y en sus ratos libres juega sin descanso al cuatro en raya, para mejorar sus habilidades mentales. Su proceso de formacin es constante, su potencial de conflictividad laboral cero y, la mayor ventaja para su empresa, no cobra ningn sueldo ni cotiza a la seguridad social. Porque es un robot.

Un estudio del banco ING-DiBa, con sede en Frncfort, predice que en solo dos dcadas los robots se habrn hecho con 18 millones de empleos en Alemania, aproximadamente la mitad del total. Los enormes avances de la robtica permitirn en la industria que hasta el 59% de los actuales puestos de trabajo sean reemplazados por robots mucho ms productivos y rentables que los humanos. Pero no solamente en la industria.

Al otro lado del charco sucede lo mismo. Un estudio realizado en el 2013 por Carl B. Frey y Michael A. Osborne, de la Universidad de Oxford, concluy que el 47% de los empleos en Estados Unidos podran ser ocupados por robots en los prximos 10 aos. Por no hablar de China, donde esta visin de futuro es ya una realidad. Desde 2013, el gigante asitico es el primer mercado mundial de robots industriales y el tringulo que forman las ciudades de Dongguan, Foshan y Cantn, en el sur, es un referente industrial y tecnolgico para todo el planeta. Las empresas chinas compraron 34.000 robots en 2013 y la cifra subi en 2014 hasta las 56.000 unidades***.

Para alivio de los apocalpticos nucleares, la humanidad debera preocuparse ms por los peligros de la cuarta revolucin industrial que de la guerra nuclear, aunque nadie puede descartar la posibilidad que algn desquiciado halcn imperial pueda desatarla. La revolucin industrial ser el negocio en que s podrn lucrarse los capitalistas, pero Qu harn con las enormes masas de trabajadores desempleados? Enfermedades contagiosas, guerra en la periferia capitalista, fundamentalismos religiosos, neofascismo, etc., son algunas repuestas.

Fuentes:

* Estados Unidos eleva las alertas

http://www.hispantv.com/noticias/ee-uu-/311270/defcon-eleva-alerta-ataque-nuclear-amenaza-rusia

** Qu es la cuarta revolucin industrial

http://www.bbc.com/mundo/noticias-37631834

*** Los robots amenazan el empleo

http://www.elmundo.es/economia/2015/05/25/5562033fca47411e408b457f.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter