Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-10-2016

El ataque ms grave a la libertad fsica y mental de Julian Assange

Srećko Horvat
El Diario

Hace slo dos semanas, Assange me cont que lo que ms tema era que EEUU presionara a Ecuador para encontrar formas para silenciarle, y eso es lo que ha ocurrido ahora


Cuando la clase dirigente se encuentra en estado de pnico, la primera reaccin suele ser no revelar pnico. Su primera reaccin es cnica. Cuando se revelan sus mscaras, en vez de correr desnudos, se dedican a sealar la mscara que llevan. Estos das, todo el mundo es testigo de una versin posmoderna de la infame frase "dejadles que coman pasteles", atribuida a Mara Antonieta, reina de Francia durante la Revolucin Francesa.

Como reaccin a la publicacin por WikiLeaks de sus emails, John Podesta, el hombre que dirige la campaa de Hillary Clinton, public una foto de la preparacin de una cena y la frase: "Apuesto a que el risotto de langosta est mejor que la comida en la embajada ecuatoriana".

Una versin similar de ese cinismo vulgar surgi a principios de mes cuando Clinton reaccion a la noticia de que haba querido "enviar un drone" al fundador de WikiLeaks, Julian Assange ("no podemos enviar un drone a este tipo?"), cuando era secretaria de Estado de EEUU. En vez de desmentirlo, Clinton dijo que no recordaba ese chiste ("habra sido un chiste si lo hubiera dicho, pero no lo recuerdo").

No es necesario leer entre lneas para comprender que si Clinton hubiera dicho eso, lo habra considerado una broma. Pero cuando bromean los emperadores, habitualmente eso tiene consecuencias terribles para los objetos de la broma.

Durante los ltimos meses, he visitado a Julian Assange varias veces en la Embajada ecuatoriana en Londres. Cada vez que he salido de la Embajada donde est pasando el quinto ao de asilo poltico por el miedo lgico de ser extraditado a EEUU, he pensado lo siguiente: aunque vive sin su familia en una versin posmoderna de confinamiento solitario (incluso a esos presos les permiten salir a pasear una hora al da), aunque no tiene acceso a aire fresco y luz del sol desde hace ms de 2.000 das, aunque el Gobierno britnico le neg recientemente una visita segura a un hospital para una resonancia magntica, si su acceso a Internet se cortara, eso sera el ataque ms grave a su libertad fsica y mental.

La ltima vez que le vi, hace slo dos semanas, me cont que tema que, a causa de la difusin del material sobre las elecciones de EEUU y lo que est por llegar, EEUU encontrara varios formas de silenciarle, incluida la presin sobre Ecuador o tambin cortarle el acceso a Internet.

Lo que pareca una posibilidad lejana hace slo dos semanas ahora se ha convertido en una profeca autocumplida.

Cuando el Gobierno de Obama anunci recientemente, como dijo Joe Biden, que planeaba una ciberaccin encubierta sin precedentes contra Rusia, la primera vctima no result ser Putin, sino Julian Assange, al que han cortado el acceso a Internet slo un da despus del contradictorio anuncio de Biden.

No es extrao que Edward Snowden reaccionara inmediatamente diciendo que "nadie ha dicho a Joe Biden lo que significa 'operacin encubierta'".

Segn el Diccionario de trminos militares y relacionados del Departamento de Defensa, una o peracin encubierta es una "operacin que es planeada y ejecutada de forma que oculte la identidad (del autor) o que permita un desmentido creble de su patrocinador".

Ya no es un secreto que el Gobierno ecuatoriano est bajo una presin extrema desde que Assange difundi los emails del Comit Nacional Demcrata. No sabemos an si EEUU presion a Ecuador para que le bloqueara en Internet, pero est claro que el actual Gobierno de EEUU y el que venga despus estn luchando una guerra contra WikiLeaks que es todo menos "encubierta". Es realmente una coincidencia que el acceso a Internet de Assange se cortara poco despus de la publicacin de los discursos de Clinton para Goldman Sachs?

Si al principio tenamos una versin blanda del McCarthysmo posmoderno, con Hillary llamando espa ruso a todo aquel que se oponga a su campaa (no slo Assange, sino tambin Donald Trump y Jill Stein), luego la situacin se hizo ms grave con la intervencin de Obama.

Con la amenaza por Obama de una ciberguerra, el M cCarthysmo blando no slo adquiri valor geopoltico. Al mismo tiempo, se desvel una nueva mscara. Obviamente, Obama est intentando cerrar el debate pblico y convertir la amenaza rusa en "real", o al menos utilizarla como arma para que Clinton sea elegida. Adems, este nuevo giro en algo que va ms all de las elecciones de EEUU (las elecciones de EEUU no son slo unas elecciones en EEUU!) demuestra que Obama est dispuesto a apoyar la campaa de Hillary y que tambin se prepara una ciberguerra.

No es una ciberguerra contra Rusia, sino contra WikiLeaks. Y no es la primera vez.

En 2010, cuando se difundi el vdeo Collateral Murder y los mensajes sobre las guerras de Irak y Afganistn, fuimos testigos de uno de los ataques ms siniestros contra la libertad de expresin en la historia reciente. Visa , Mastercard, Diners, American Express y Paypal impusieron un bloqueo bancario a WikiLeaks, aunque WikiLeaks no haba sido acusada de ningn delito en ningn tribunal estatal, federal o internacional. Si el Gobierno de EEUU convenci a las empresas financieras que representan ms del 97% del mercado global para que cerraran a un editor independiente, por qu no iban a presionar a Ecuador u otro Estado o compaa para incomunicar a Assange?

EEUU no intenta slo encerrar retricamente a Assange (merece la pena ver el vdeo Assassinate Assange para comprobar la masturbacin verbal de los altos cargos norteamericanos). l representa una amenaza real a la principal faccin en el poder en EEUU. No es extrao que se haya extendido el pnico en EEUU. Ha llegado tan lejos como para que se detenga a un joven britnico de 16 aos en relacin al supuesto hackeo de cuentas de email utilizadas por el director de la CIA, John Brennan, que WikiLeaks public en octubre de 2016.

WikiLeaks ha conseguido desafiar, y quiz algn da se ensee en clases de estrategia militar (la historia la escriben los vencedores, recuerdan?), a lo que el general prusiano y terico militar Carl von Clausewitz llam el "centro de gravedad" (Schwerpunkt), que es "el rasgo central del poder del enemigo".

En vez de hablar sobre los rusos, deberamos empezar a hablar sobre el Schwerpunkt de las filtraciones, su esencia real. Veamos las siguientes citas de Hillary Clinton, desveladas por WikiLeaks, que revelan su autntica naturaleza e ideas polticas: "Vamos a rodear a China con un sistema de defensa antimisiles". "Quiero defender el fracking" y los ecologistas "deberan buscarse una vida". "Necesitas una posicin pblica y otra privada". "Mi sueo es un mercado comn hemisfrico con libre comercio y fronteras abiertas".

Lo que WikiLeaks ha mostrado es que Hillary no es slo una halcn belicista, primero con Libia (ms de 1.700 de los 33.000 emails de Clinton publicados por WikiLeaks se refieren a Libia), luego Siria (en un discurso en Goldman Sachs, dijo en concreto que quera intervenir en Libia), maana en otra guerra.

Est ahora claro y este es el autntico centro de gravedad que debera centrar nuestra atencin que el futuro Gobierno de Clinton ya est nombrado con gente de Wall Street, como lo estaba el de Obama. No es extrao que las revelaciones de WikiLeaks hayan creado un pnico completo en el Partido Demcrata y en la Administracin de Obama.

Queda una cuestin. No est WikiLeaks, con la difusin de todos estos sucios secretos, influyendo en las elecciones de EEUU? S, desde luego, pero las crticas actuales dejan fuera lo importante: no es esa la idea de organizaciones como WikiLeaks, publicar material que pueda influir en la opinin pblica?

Habra que dar la vuelta a la pregunta. No estn los grandes medios de comunicacin norteamericanos influyendo en las elecciones de EEUU? Y no est Obama, al anunciar una ciberguerra con Rusia, influyendo en las elecciones?

WikiLeaks no est slo influyendo en las elecciones de EEUU; las est transformando, como deberan haber hecho desde el principio, en un debate global con serias repercusiones geopolticas. Lo que WikiLeaks hace es revelar esta brutal lucha por el poder, pero, como dice el viejo dicho, "cuando un hombre sabio apunta a la Luna, el idiota mira al dedo". En vez de mirar al dedo apuntando a Rusia, deberamos mirar a las filtraciones (hechas por WikiLeaks).

Si la democracia y la transparencia significan algo hoy da, deberamos decir: dejadles que filtren!

Fuente: http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Wikileaks-Assange-embajada-Ecuador_6_570852930.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter