Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-10-2016

Por qu hoy ms que nunca los militantes socialistas espaoles deben aprender del coraje de Salvador Allende?

Emilio Pizocaro
Rebelin


No se equivocan quienes afirman que este domingo 23 de octubre se ha vivido un momento histrico en la calle Ferraz . Al resolver votar por la abstencin los barones del PSOE han dado un enorme vuelco poltico ; por primera vez , en su larga historia partidaria, la lite dirigente entregar la llave del gobierno al presidente de un partido conservador calificado por instancias policiales como una organizacin criminal .

Pero eso no es todo, ni mucho menos, la decisin del Susanismo tendrn inevitablemente efectos ssmicos porque profundizar la profunda crisis que vive el Partido y colocar a sus militantes en una grave encrucijada.

A pesar de los arrestos de independencia de los socialistas catalanes, todo indica que la inefable Susana Daz impondrn la disciplina partidaria y los diputados partidarios del No es NO terminarn bajando la cerviz (pese que sus votos superaron el 40 por ciento del Comit Federal). Al fin y al cabo, la mayora de estos diputados necesitan sus cupos parlamentarios para sobrevivir polticamente : o por lo menos eso creen.

La siguiente historia puede demostrar que la cobarda poltica muy pocas veces da beneficios; ocurri all por el ao 1952 en un pequeo pas - ubicado en el culo del mundo- cuando un socialista llamado Salvador Allende se atrevi a saltar la disciplina de su partido.

En esa poca el Partido Socialista de Chile decidi apoyar en las elecciones presidenciales a un ex-militar populista y de centro derecha , el general Carlos Ibez del Campo; el entonces senador Salvador Allende se resisti acatar esta resolucin que calific de oportunista y falta de principios.

Fue un momento difcil; haba que dividir el partido que ayud a fundar, pero el Doctor Allende se atrevi y dio el salto, cruz el Rubicn. Se fue del Partido Socialista oficial, form el Partido Socialista Popular, se uni a otras fuerzas de izquierda y se present a las elecciones como candidato a Presidente. Obtuvo un magro 5,4 por ciento, pero logr levantar una alternativa contra la oligarqua criolla. En las siguientes elecciones perdi por solo 10 mil votos la presidencia de la Repblica que finalmente gan el 4 de Septiembre de 1970: su triunfo fue producto de la perseverancia, honestidad y consecuencia poltica.

Visto lo visto, los diputados socialistas del NO la tendrn muy difcil de ahora en adelante. La abstencin del Susanismo no solo implica que gobierne Rajoy tambin involucra votar a favor de los presupuestos generales y la consiguiente poltica de recortes impuesta por Bruselas.

Por tanto, son farisaicos aquellos que argumentan que harn una oposicin dura a Rajoy . En Espaa el presidente del gobierno tiene la potestad de llamar a elecciones cuando estime conveniente. Este puro hecho coloca una espada de Damocles al PSOE, porque si Rajoy ve que sus leyes no son aprobadas , tardar muy poco en llamar a nuevos comicios dejando al PSOE en una posicin irrelevante.

No nos engaemos, la resolucin del Comit Federal es una rendicin en toda regla. Es el primer paso para un gobierno que en la prctica ser un gobierno de gran coalicin del PP, PSOE y Ciudadanos . Despus de mucho juego de media cancha el equipo del IBEX 35 gan por goleada, lo que pas es que el maletn y las puertas giratorias se pasearon por los camarines de un equipo contrincante que dej la portera descubierta.

En estas circunstancias que pueden hacer militantes y dirigentes de base del Partido Socialista Obrero Espaol? Parece que a esta altura del partido las explicaciones torticeras ya no valen para los votantes. Se acerca la hora de las definiciones.

Sern capaces los socialistas espaoles de dar el salto que dio en su momento Salvador Allende? No lo sabemos , tampoco sabemos si existe el coraje poltico de Allende en algn dirigente importante espaol. Sin embargo , s creemos que esta cerca el da que la militancia recupere la dignidad socialista , esa dignidad inquebrantable, del obrero tipgrafo que fund el partido.

Emilio Pizocaro es periodista

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter