Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-10-2016

El activista de la PACD Yago lvarez elabora con mltiples aportaciones esta herramienta para recuperar la soberana
Descifra tu deuda, una gua para la auditora ciudadana de los municipios

Enric Llopis
Rebelin


Ciudadanos, activistas y asambleas vecinales que descubrieron cmo el anterior alcalde amaaba concursos pblicos; o cmo la empresa de recogida de residuos incumpla con el plcet del ayuntamiento- las condiciones de un contrato; o se daba el caso de que el partido en el gobierno cargaba gastos (del mismo partido) a las arcas municipales. Hallazgos a los que se sum la aportacin de vecinos que se presentaron en agrupaciones electorales a los comicios de mayo de 2015, iniciaron Auditoras Ciudadanas o impulsaron Observatorios Municipales; con este agregado de materiales y la experiencia de la Plataforma Auditora Ciudadana de la Deuda (PACD), el activista de la PACD y redactor de El Salmn Contracorriente, Yago lvarez, ha elaborado una gua de auditora ciudadana municipal; Descifra tu deuda, es el ttulo del libro de 198 pginas. Fruto del conocimiento compartido, la gua no pretende ser el manual definitivo, ni la llave secreta que os librar de pagar todas las deudas. Se trata, ms bien, del punto de partida para un proceso sin fin, segn el autor.

Nora Cortias, defensora de los Derechos Humanos y activista de Madres de Plaza de Mayo, adverta sobre la cruenta espiral: Cada deuda que se paga, es un nio ms con hambre; pero en la tarea cotidiana el activista desciende al anlisis de las cuentas municipales, para comprobar posibles modificaciones o desviaciones de crdito; y observa si estn justificados y no contravienen la legislacin. En los aos del boom inmobiliario, muchos ayuntamientos estimaron ingresos muy superiores a los obtenidos al final del ao. As podan planificar gastos que excedan a los que hubieran sido posibles con previsiones ms realistas; el dinero se destinaba principalmente a inversiones electoralistas y grandes obras. La consecuencia fue la obligacin de endeudarse, seala Yago lvarez. No son pocos los consistorios en los que tambin se ha encontrado una cuenta comodn, opaca, una especie de cajn de sastre en el que incluir gastos no justificados o sobrecostes, explica el libro Descifra tu deuda. Una cuenta denominada de gastos varios o informes y estudios.

En el captulo quinto del libro, sobre privatizaciones, externalizaciones y contratacin pblica, el autor explica la importancia de los falsos contratos menores (inferiores a 50.000 euros en las obras, y a 18.000 euros en los servicios y suministros). Se caracterizan porque, segn la Ley de Contratos del Sector Pblico, no necesitan ser publicitados y tampoco recibir un nmero mnimo de ofertas. Adems, la duracin mxima es de un ao. En otros trminos, la Administracin tiene la posibilidad de contratar directamente con la empresa privada, a dedo, sin necesidad de concurso pblico. El punto decisivo estriba en que, a pesar de que la ley exige el no fraccionamiento del objeto del contrato, en la prctica no ha ocurrido as: las administraciones han abusado de la particin de licitaciones para presentarlas como contratos menores (falsos). ste ha sido uno de los principales agujeros negros de dinero pblico en favor de la corrupcin y el clientelismo, resalta Yago lvarez. Otro ejemplo es el de los sobrecostes de servicios pblicos y obras externalizados como el soterramiento de la M30 de Madrid: 4.400 millones de euros de sobrecoste-, que a menudo se adjudicaron a empresas que presentaron la oferta ms barata. O los llamados elefantes blancos u obras megalmanas, cuya auditora puede implicar de manera ms sencilla y rpida a los ciudadanos, destaca el autor.

Una calificacin aparentemente administrativa y jurdica se ha convertido, tambin, en fuente de irregularidades durante los ltimos aos. Ha ocurrido con los contratos de servicios, y con los contratos de concesin o gestin de servicios. En la segunda modalidad existe un riesgo, que el ayuntamiento trasfiere a la empresa con la que acuerda la externalizacin. Ocurre por ejemplo con la gestin del agua, en la que el beneficio empresarial puede verse condicionado por los impagos de los clientes. Este riesgo mercantil no se produce en la recogida de residuos o en la limpieza de las calles y, pese a ello, stas se han adjudicado irregularmente en centenares de municipios como si se tratara de una concesin o gestin de servicios: por plazos de hasta 20 25 aos (en lugar del mximo de cuatro que marca la legislacin). Otro captulo susceptible de auditora es el que tiene su origen en los prstamos a corto plazo, que han de devolverse al banco en menos de un ao, y se refinancian todos los aos con nuevos prstamos tambin a corto plazo. La clave reside en que esta deuda no figura en los presupuestos, sino que directamente se agrega a tesorera. Segn lvarez, de ese modo se maquilla y se presenta una situacin financiera y de endeudamiento irreal.

Adems, en ayuntamientos como el de Madrid, se extendieron durante los gobiernos del PP los Swaps o productos financieros que, tericamente, cubren al municipio que los contrata de posibles alzas en los tipos de inters. Sin embargo, cuando las tasas de inters caen, como ha ocurrido en los ltimos aos, los municipios no pueden beneficiarse de las bajadas. Adems, matiza el autor y activista de la PACD, muchas veces los Swaps esconden clusulas poco transparentes y que pueden llevar al engao. El sobrecoste que estos derivados financieros han supuesto para el Ayuntamiento de Madrid se cifraba, en octubre de 2015, en 247 millones de euros.

Con el sello del ministro de Hacienda, Cristbal Montoro, en febrero de 2012 vio la luz el Plan de Pago a Proveedores. La iniciativa consista la concesin por parte de la banca de prstamos a los ayuntamientos, con el fin de que stos pudieran pagar las deudas a sus proveedores. Una circunstancia importante es que la Administracin central actuara como avalista en los crditos; de ese modo, si el consistorio no devolva la deuda a la entidad financiera, lo hara el estado, y la cantidad se le descontara al ayuntamiento de la Participacin en los Ingresos del Estado (PIE). Ms de cinco mil municipios espaoles se sumaron al plan. Ocurri entonces, explica Yago lvarez, que los municipios aprovecharon para pagar facturas irregulares, retrasadas y que estaban escondidas en los cajones; el Plan de Pago a Proveedores fue un inmenso coladero. A ello se aade que las facturas de los suministradores a los municipios no incluyen el pago de intereses; en cambio los prstamos de los bancos a los ayuntamientos, firmados en el marco del Plan de Pago a Proveedores s, y estos oscilaron entre el 5% y el 6%. La adhesin al Plan de Montoro implicaba adems asumir fuertes restricciones, como una limitacin o techo de gasto, la imposibilidad de contratar directamente personal y la obligacin de utilizar un posible supervit para amortizar deuda pendiente. Cmo se justifica, en este contexto, la declaracin de ilegitimidad del Plan de Pago a Proveedores? La idea es que los municipios pagaron a los bancos intereses muy superiores (5%-6%) a los que las entidades financieras tuvieron que pagar al Banco Central Europeo (0,25% y 0,15% durante la vigencia del Plan de Pago a Proveedores) por financiarse. Y sin que hubiera riesgos, ya que los crditos a los municipios contaron con el aval del Estado.

Pero el libro Descifra tu deuda no se limita a las auditoras sobre gasto y endeudamiento. Incluye un captulo en torno a la poltica de ingresos y recaudacin fiscal. Propone, por ejemplo, revisar las exenciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), muy altas y permisivas para los colegios privados y concertados all donde gobiernan partidos afines, recalca Yago lvarez. Hay adems casos en que las propiedades de la iglesia catlica se arriendan a terceros, que desarrollan una actividad econmica en los inmuebles. Al no dedicarse estos a culto y clero, podra revisarse la exencin del IBI. En la bonificacin del Impuesto de Actividades Econmicas (IAE) a las actividades empresariales se han cometido irregularidades, apunta el autor del texto. Ofrecida para atraer las empresas a los municipios, en muchos casos la exencin se ha prorrogado indefinidamente, o no se ha cobrado el impuesto una vez expirado el plazo. Otro estmulo para la implantacin empresarial que puede analizarse en detalle es la reduccin del Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO). Fuentes de recaudacin de ingresos y tambin de posible examen son las tasas a los bancos por los cajeros automticos que ocupan la calzada pblica; a las compaas telefnicas, por el uso del espacio pblico de las antenas; o a la Cruz Roja, por las donaciones de sangre en las calzadas, ya que el plasma sostienen los ayuntamientos que cobran esta tasa- se vende a la sanidad pblica. En este proceso sin fin, como el autor define a las auditoras, el lenguaje es la principal barrera que debemos derribar. Porque hace que los ciudadanos desistan de leer y entender una documentacin plagada de terminologa difcil. La comprensin es, para el autor, la clave de una ciudadana empoderada.

Prlogos de Miguel Urbn, Ftima Martn y ric Toussaint. eplogo de Snia Farr.

Gua de auditora ciudadana municipal (PDF -2.2 MB)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter