Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-10-2016

Debate ante las razones que plantea Jorge Riechmann para no ser "decrecentista"

Julio Garca Camarero
Rebelin


Jorge Riechmann en su ensayo Inter-dependientes y Eco-dependientes (2012), elabora una breve crtica al decrecimiento, cuyo postulado, dice expresamente, no le convence por cuatro motivos.

EL PRIMER MOTIVO es el componente desindustrializador. En este sentido seala que resultara ms acertado mantener la sociedad industrial bajo un sistema eco-socialista que controle los efectos de umbral de tal forma que no termine produciendo un sobre-desarrollo como el actual.

En efecto, esta idea de Riechmann no es un enfoque decrecentista, pues sigue pensando en una sociedad dirigida desde un poder central que es seguro que va a tener claro como se produce de forma eco-socialista Esto es peligroso, pues cabe el riesgo (muy probable) de que estos dirigentes no sean tan infalibles y que sus planes quinquenales centralistas, tal y como parecen asumir, tampoco vayan a resultar tan infalibles. Puede repetirse una vez ms el error (y el horror) que sucedi en la Unin Sovitica cuando se lanz a tope, en plan planificador, a potenciar la agroindustria y la ecolgica revolucin verde. Lo que llev al pas ms grande del mundo a resultados desastrosos de destruccin de: soberana alimentara, libertades laborales, ecosistemas agrarios de ciclo cerrado; y la generacin de hambrunas y extensos procesos de desertificacin debidos a sus intensas acciones verdes. Pongamos solo algunos ejemplos:

- La conversin del sabio agricultor de toda la vida en estandarizado e ignorante obrero de koljoz.

- La destruccin masiva de ecosistemas agrarios de ciclo cerrado al copiar la revolucin verde capitalista.

- La extensin masiva de regados. Con casos tan terrorficamente destructores del entorno como el que sucedi con la desertificacin del mar Aral, que era muy rico en bancales pesqueros.

Y es cierto que existen diversas interpretaciones del decrecimiento, estoy de acuerdo en que las hay simplistas; que solo ven que la solucin al mal causado por un extremismo es pasarse al extremismo opuesto. Y estoy de acuerdo que es rechazable el extremismo del industrialismo (aunque no la industria) pero la solucin no es volver a las cavernas.

Tirar por la borda todo el conocimiento acumulado desde que ramos protozoos.

Pero es que el decrecimiento no tiene nada que ver con eso, aunque existan muchas ideas confusas en este sentido. Es cierto que esta haciendo falta darle al decrecimiento ms rigor y una estructura terica que precise y aclare sus conceptos. Pero el decrecimiento es algo mucho ms complejo y panormico.

SEGUNDO MOTIVO considera al decrecimiento como una reflexin principalmente basada en el consumo, una visin necesaria pero no suficiente y por consecuencia muy parcial teniendo en cuenta que produccin y consumo van de la mano, lo que deja a un lado la verdadera causa de la crisis socio-ecolgica: la acumulacin de capital.

Creo que se equivoca, al considerar al decrecimiento como algo parcial. Todo lo contrario, as como el socialismo se encuentra parcialmente centrado en la productividad estrechamente antropocntrica (vase el ejemplo del koljoz o del mar Aral) ; el decrecimiento (y sobre todo su versin del decrecimiento feliz) tiene unas miras mas panormicas al plan-tearse el eco-centrismo (en cuyo interior se encuentra el ser humano como parte integrante que es de la biosfera) y un verdadero desarrollo humano mas all de un materialismo parcial que se basa solo el lo tocable como lo es la materia.

Adems, el decrecimiento rechaza la parcialidad de este mundo sumido en el industrialismo que solo ve la acumula-cin de plusvala y que es exactamente lo mismo que el crecimiento de la acumulacin de PIB.

En cuanto a visiones y acciones decrecentistas no son nada de parciales, sino mas bien panormicas y complejas. Baste como muestra las veinte transiciones que propongo en mi manifiesto del la transicin hacia el decrecimiento feliz. El Sr. Riechman debera de informarse ms de en que consiste el decrecimiento para poder criticarlo.

TERCER MOTIVO concluye que lo que se precisa es, adems del consumo responsable, una socializacin responsable de los medios de produccin. Tengo el temor de que se empiece por ser socialista responsable, luego social demcrata, luego social traidor y se termine siendo Felipe Gonzlez: cordel con el que Franco, y la CIA, lo dej todo atado y bien atado.

La verdadera socializacin de los medios de produccin no debe ser la de su entrega a un Estado Totalitario, para que luego estos medios los use, sin consultar a los contribuyentes, para beneficio de una aristocracia o para desarrollar ca-rreras armamentistas, astronuticas o peligrosas y carsimas centrales nucleares; todo conseguido a partir de gastos casi infinitos a costa a inacabables jornadas de trabajo asalariado enajenado de la ensalzada clase obrera.

CUARTO MOTIVO la esperanza no puede depositarse sobre la responsabilidad de los consumidores a travs de un cambio en su conducta individual, precisndose adems una serie de transformaciones estructurales que lleven hacia una salida del capitalismo.

El prximo ao 2017 har un siglo que el pueblo sovitico se sali del capitalismo. Es que queremos repetir algo parecido? Es as como se sale del capitalismo, o ms bien es a partir de movimientos de base. Esto es lo que plantea el decrecimiento, el localismo en red a partir de un poder popular que resida en una base apegada al suelo y coordinada en tupida red pero a partir de una comunicacin simtrica en donde cada elemento local sea a la vez emisor y receptor con todos y cada uno de los dems elementos locales. Y no que estn organizados de una forma centralizada y dirigista, se-gn una red de comunicacin asimtrica, en donde exista un solo emisor y todos los dems solo sean receptores y ade-ms que se encuentren incomunicados entre si. Un par de ejemplos de comunicacin asimtrica: la TV, una dictadura.

 

Hay una cosa en la que si que estoy plenamente de acuerdo con Riechmann y es en que hay que temer al anarco-capita-lismo. Pues, al igual que existe el peligro del eco-fascismo global tambin existe el peligro anarco-capitalismo global que podramos identificar como el Neoliberalismo global. Pero hay que decir que los males que ocasiona la oligarqua centralista no se pueden solucionar con otra oligarqua centralista, sino con una democracia participativa localista y muy conectada en red simtrica.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter