Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-10-2016

Encuestas anticipan victoria sandinista el 6 de noviembre
Los votos de Nicaragua repercutirn en toda Amrica Latina

Sergio Ferrari
Rebelin


Candidatos de seis fuerzas se confrontan el prximo domingo 6 de noviembre en las elecciones presidenciales en Nicaragua. En las mismas se elegirn tambin los 90 diputados de la Asamblea Nacional as como los 20 representantes al parlamento centroamericano.

De las fuerzas que participan, tres son de orientacin liberal, una conservadora, otra - la Alianza por la Repblica- rene a varias facciones de la antigua contrarrevolucin y la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, liderada por el gubernamental Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN), est integrada por una quincena de partidos y organizaciones de los ms diversos tintes polticos.

Los resultados de las urnas a las que se convocan a 3 millones 400 mil electores tendrn repercusiones internas y regionales. A nivel nacional, en tanto termmetro del respaldo con el que cuenta el sandinismo y cuyo candidato, el actual Presidente Daniel Ortega, aspira a un tercer mandato, acompaado por su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta. Un fuerte voto opositor o una abultada abstencin podran interpretarse como una condena a la actual poltica gubernamental.

En el marco geopoltico de un continente en el que la derecha neoliberal ha recuperado protagonismo en el ltimo ao especialmente con Mauricio Macri en Argentina y con Michel Temer en Brasil- la victoria del FSLN constituira un aval de importancia para gobiernos que apuestan a Estados sociales fuertes y que defienden una visin autnoma de Washington.

Oposicin a pesar de las encuestas y la calle

Las diversas encuestas indican desde hace ya varios meses al FSLN como neto vencedor. La simpata poltica de sus candidatos supera el 70%, segn el sondeo del Sistema de Monitoreo de la Opinin Pblica (SISMO) presentado a fines de octubre por la firma M&R Consultores. Dicha previsin complementa la VI Encuesta Nacional Electoral en la que Ortega y Murillo logran el 64 % de la intencin de voto, en tanto el partido gobernante alcanza el 58% de aceptacin. El 37 aniversario de la revolucin sandinista, el 19 de julio pasado, permiti medir el poder de convocatoria del FSLN: cerca de 350 mil personas se movilizaron en Managua y en otras ciudades y pueblos del interior del pas.

Los indicadores de una casi cierta victoria sandinista pueden explicar porqu no se vivi en el pas centroamericano una campaa electoral apasionada y activa como sucediera en comicios anteriores. El FSLN se confronta hoy a dos tipos de oposicin. Una light, protagonizada por las fuerzas que participarn el 6 de noviembre en la contienda. La otra, ms virulenta, que llama a la abstencin como sancin poltica.

No reconoceremos los resultados de la farsa electoral ya en marcha. Demandamos nuevas elecciones con todas las garantas, enfatizaba el Frente Amplio por la Democracia (FAD) en un reciente comunicado de prensa. El mismo fue publicado como reaccin al acuerdo logrado entre el Gobierno nicaragense y la Organizacin de Estados Americanos (OEA) en la tercera semana de octubre para establecer una mesa de conversacin e intercambio constructivo. Proceso que incluir la confirmada visita del Secretario General del organismo a Managua el prximo 1ero de diciembre y que no pone en cuestin la legitimidad de los comicios de noviembre.

Un sector de intelectuales opositores que elaboran la Revista envo, de la Universidad Centroamericana de Managua, seala en su nmero de octubre que Ortega fue el ms activo deslegitimador de las elecciones del 6 de noviembre. Y enumeran como argumentos: buscar su tercera reeleccin en una contienda sin observadores, excluyendo de la competencia a la nica oposicin creble, dejando participar solamente a partidos apermisados por l, con control total de las estructuras electorales, llevando como frmula a su esposa como sucesora en el cargo y con resultados conocidos de antemano.

Dos meses antes, a fines de julio, 28 diputados 16 titulares y 12 suplentes- del Partido Liberal Independiente (PLI) perdieron sus bancas en el parlamento por decisin del Consejo Supremo Electoral. La oposicin y la gran prensa internacional denunciaron entonces el fin de la democracia y el Golpe de Estado al Poder legislativo. Segn portavoces sandinistas, la decisin del Poder Electoral fue resultado de una crisis con divisin interna de dicho partido opositor. La Corte Suprema de Justicia interpret que esos curules pertenecan al partido por el cual fueron elegidos. El sector del PLI reconocido como oficial, dirigido por Pedro Reyes, pudo de inmediato nombrar sus propios diputados en reemplazo de los destituidos.

La Revista envo de octubre subraya tambin lo que considera como una seria advertencia de los Estados Unidos contra el Gobierno de Nicaragua. El 21 de septiembre, 435 legisladores demcratas y republicanos de la Cmara de Representantes aprobaron la Nicaraguan Investiment Conditionaly, conocida como Nica Act, que condiciona prstamos de instituciones financieras a la realizacin de elecciones libres. La misma no fue aprobada todava por el senado norteamericano pero queda planeando como una amenaza real contra Managua.

Alianzas amplias, infraestructura, crecimiento y programas sociales

Lejos de sorprenderse por la posicin de los diputados norteamericanos, que expresa el intento de una recuperacin de hegemona en Centroamrica, lo que me impact positivamente fue la respuesta crtica de la gran mayora de sectores nacionales, sea polticos, religiosos o empresariales, ante esa actitud norteamericana, explica el socilogo Orlando Nez Soto, director del CIPRES (Centro para la Promocin, la Investigacin y el Desarrollo Rural y Social) con sede en Managua y analista de la Revista Correo.

Un eje programtico esencial del sandinismo en esta nueva etapa de gobierno es la poltica interna de alianzas con todo el mundo, consciente que el piso de base del FSLN corresponde a un 35% del electorado. Alianzas con diversos sectores polticos; con los movimientos sociales que tienen una gran fuerza en el pas centroamericano -; con las iglesias evanglicas y catlica romana. Quizs la ms sobresaliente sea con el sector privado, es decir con las principales cmaras empresariales del pas, incluyendo al capital extranjero, enfatiza Nez.

El argumento y la necesidad de un acuerdo de esta naturaleza? La evidente falta de capital que aqueja a los pequeos y medianos sectores empresariales as como al mismo Gobierno para gestionar su presupuesto, responde.

En el balance retrospectivo desde la vuelta del FSLN al Gobierno, Nez subraya los avances productivos y sociales. El Gobierno sandinista hered en 2007 el segundo pas ms pobre de Amrica Latina, luego de 17 aos de gobiernos neoliberales. En la ltima dcada, gracias a la cooperacin de Cuba, Venezuela y los organismos internacionales, as como a las polticas pblicas, el sandinismo logr aumentar un 40% el Producto Interno Bruto, manteniendo un promedio de crecimiento del 4.5% anual, ms del doble de lo que ha existido en toda Amrica Latina a excepcin de Panam. Con una particularidad, agrega: el 45% del PIB lo produce la economa popular. Nicaragua, enfatiza, logra ya su soberana alimentaria dado la produccin diversificada de alimentos, incluyendo una sobre produccin de carne y leche que va para la exportacin. Datos macros que se trasladan a la vida cotidiana: avances en carreteras y electrificacin que son altamente valorados por la gente. La educacin y salud pblicas y gratuitas. Planes sociales de impacto como Hambre Cero, Usura Cero, Bono Productivo etc. Y la alta seguridad ciudadana que marca la diferencia con respecto a pases como Honduras, El Salvador o Guatemala, en una regin en que se encuentra entre las ms violentas del mundo, enfatiza.

Podr el sandinismo en las urnas y en la eventual continuidad de su gestin escapar a la contraofensiva neoliberal que toma fuerza en Latinoamrica?, preguntamos a manera de balance final. Sin duda, se trata de la excepcin nicaragense -y de una revolucin singular- responde. Y ratifica los elementos que diferencian al sandinismo de otros procesos latinoamericanos en retroceso: la amplitud de las alianzas para disputar la hegemona y las instituciones pblicas; una oposicin dividida; nuestra particular forma de comprender e integrar el mercado; los avances macro de crecimiento que se traducen en la mejora de las condiciones de vida de toda la poblacin, enumera Nez.
Fracasos o tareas pendientes? Poder traducir mejor las conquistas, avances y particularidades del sandinismo en el plano internacional. Y despejar las interrogantes - al decir de algunos el secreto o la frmula- sobre el caso nicaragense, donde el sandinismo en vez de perder sigue ganando popularidad, a diferencia de lo que pasa en otros pases latinoamericanos donde se da un retroceso de los proyectos populares, concluye.


Sergio Ferrari, en colaboracin con la ONG de cooperacin solidaria E-CHANGER y el cotidiano suizo Le Courrier.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter