Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-11-2016

Desenlace en pleno desarrollo, Toma II
De la mano de Shannon y Francisco

Carlos Carcione
Rebelin


Despus de cerrar de golpe la ltima ventana democrtica por donde el pueblo venezolano podra hacer escuchar su voz con la suspensin del procedimiento de activacin del Referendo Revocatorio, Maduro llam a dialogar a la oposicin organizada en la Mesa de Unidad Democrtica (MUD), con el auspicio del Vaticano y el espaldarazo de cuerpo presente, del jefe de poltica de Estados Unidos para el continente.

Hubo un cambio abrupto de escenografa entre la suspensin del RR, la ocupacin violenta de la Asamblea Nacional de mayora opositora por parte de los llamados colectivos, y el ms actual y clido apretn de manos entre Maduro y Chuo Torrealba secretario ejecutivo de la MUD, en un museo de Caracas donde se inici el Dialogo que auspician Francisco y Shannon.

Sin embargo son escenografas intercambiables, parte de la trama de la obra que estamos presenciando: El desenlace de la tremenda crisis poltica que junto con la econmica y social, le da contexto al colapso integral al que Maduro y la cpula del PSUV est llevando al proyecto bolivariano heredado de Chvez.

Como previmos los das finales de octubre fueron tormentosos1. El intento, por ahora exitoso, de supresin del Revocatorio y de postergacin hasta una fecha indeterminada y de cumplimiento incierto, de las elecciones a gobernadores para el segundo semestre del ao prximo, se hizo desde la cpula del PSUV-Gobierno al altsimo costo de eliminar todo procedimiento democrtico y constitucional, en una accin que se podra nombrar con la voz popular quemar las naves. Imagen que la escenografa buclica y amable de la instalacin del Dialogo intenta anestesiar.

Lo que espera a la salida de la actual situacin es la alternativa que planteamos luego de la suspensin del Revocatorio entre democracia o dictadura2. Cul de estos caminos finalmente se imponga, con todos sus grados, matices y mediaciones, depende nicamente de la actitud del pueblo venezolano, en especial del sector de este que vive de su trabajo, y de su disposicin a convertir el extremo malhumor actual, en accin independiente.

El rumbo elegido por el PSUV y el gobierno Maduro es quedarse como sea en el gobierno y para ello apela a todo tipo de maniobras represivas y violatorias de garantas y libertades. Pero tambin queda a la vista que la cpula de la MUD no busca una salida democrtica, es decir, abierta a la participacin popular o incluso de otros actores polticos y sociales. Por eso inmediatamente conocida la suspensin del revocatorio lo dio por muerto y enterrado como antes haba aceptado sin replica la postergacin sine die, de las elecciones de gobernadores.

Este desprecio por la participacin popular muestra, para el que quiera ver, que detrs de la pelea entre las cpulas subyace un punto de acuerdo de dos rostros, uno econmico y otro poltico. Con diferencia de matices, sectores a incluir y discursos, grosso modo ambos coinciden como muestra la realidad, en adaptar el pas a las caractersticas depredadoras que exige el capital financiero internacional en la actualidad.

Mientras que desde el punto de vista del sistema poltico, ambos se manejan ms cmodos en una democracia vigilada o lo que es lo mismo una dictadura con fachada electorera. La contradiccin irresoluble, por ahora, que explica la disputa, radica en que el modelo que podran pactar, no tiene espacio para todas las partes de cada una de las cpulas. Por lo que la condicin para el pacto es la traicin al interior de los bloques.

Por otra parte, la presencia de esos actores internacionales, a veces visibles y otras veces ocultos, es como garantes de que el precio de la adaptacin del pas a la contraofensiva que est desarrollando el capital financiero en la regin, se haga al menor costo posible.
En este marco, el Dialogo, sino se modifica como est planteado y no se incorpora el principal actor hasta hoy ausente de la escena: el pueblo humilde y sus necesidades, es apenas la Toma II del Desenlace Tormentoso que facilitara la consolidacin del autoritarismo y la entrega.

Por estas razones entre otras, es que la Plataforma en Defensa de la Constitucin de la que hace parte Marea Socialista, se ha puesto en la tarea de estimular la lucha popular por la reactivacin del cronograma del Referendo Revocatorio y de todas las formas posibles de participacin democrtica. Porque estamos seguros que la crisis slo se resolver con ms democracia y nunca con menos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter